40 Ta­len­to:

Perfil (Costa Rica) - - Contenido - Cris­ti­na Mo­ra Ji­liu­ta Dia­na Mén­dez y cor­te­sía de Lau­ra Ber­nal, Lui­za Ca­val­can­te y Ka­ren Ernst

La di­se­ña­do­ra Step­ha­nie Mo­ra, crea pie­zas ami­ga­bles con el cuer­po y con el me­dio am­bien­te.

Step­ha­nie Mo­ra, di­se­ña pie­zas ami­ga­bles con el cuer­po y con el me­dio am­bien­te, cu­yos des­per­di­cios le ca­ben en la pal­ma de la mano.

Po­blar las pren­das co­mo si fue­ran es­pa­cios fue la idea que bro­tó de Step­ha­nie Mo­ra. Ella hil­va­na ro­pa en la que la gen­te pue­da afin­car­se. Así na­ció Mo­ra S., su mar­ca.

Sus pie­zas ar­mo­ni­zan per­fec­ta­men­te con el mo­vi­mien­to na­tu­ral del cuer­po y se adap­tan a ta­llas, gé­ne­ros, am­bien­tes y oca­sio­nes, con te­ji­dos co­mo al­go­dón, lino y la­na, que re­sal­tan la na­tu­ra­li­dad de sus pie­zas.

“Des­de la ho­ra de pen­sar el di­se­ño sien­to có­mo pue­do apro­ve­char con pren­das que se adap­ten a di­fe­ren­tes ti­pos de cuer­po. Así, so­lo ha­go uno o dos ta­lles y no seis. Eco­no­mi­zo ti­za­das, pa­pel, te­la y tiem­po”, con­tó la di­se­ña­do­ra de 25 años.

SO­ñAR TEJIDO

Sus vo­lá­ti­les blu­sas de lino y va­po­ro­sos ves­ti­dos lla­ma­ron la aten­ción en la fe­ria Pu­ro Di­se­ño, even­to de al­ta im­por­tan­cia pa­ra la in­dus­tria en Ar­gen­ti­na, país en el que Mo­ra es­tu­dió di­se­ño de in­du­men­ta­ria en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res. Su pro­pues­ta gus­tó tan­to que fue acree­do­ra del pre­mio “Uni­ver­sal adap­ta­bi­li­dad a dis­tin­tos cuer­pos”.

Sus pie­zas crean un mun­do eté­reo, nos­tál­gi­co y evo­ca­dor de una inocen­cia ca­si in­fan­til. Co­mo pre­mi­sa, Step­ha­nie usa tex­ti­les no­bles, trans­pa­ren­cias e in­cor­po­ra for­mas geo­mé­tri­cas. A tra­vés de la ro­pa que crea, la jo­ven di­se­ña­do­ra des­con­trac­tu­ra la ves­ti­men­ta y pro­pi­cia la li­be­ra­ción del mo­vi­mien­to. Pa­ra ella, la ro­pa no pue­de ser in­có­mo­da ni apre­ta­da. Ves­tir de­be ser na­tu­ral.

Mo­ra no quie­re en­ca­si­llar sus di­se­ños ni eti­que­tar­los co­mo “eco­ló­gi­cos” o “slow fas­hion”.

“To­da la mo­da de­be­ría ser slow fas­hion. Me pa­re­ce que ya, en la al­tu­ra en la que es­ta­mos, ni si­quie­ra de­be­ría dis­cu­tir­se. Si a es­tas al­tu­ras lo que creas no es eco­ló­gi­co ni sus­ten­ta­ble, sos un im­bé­cil”, ase­ve­ró la di­se­ña­do­ra.

PREN­DAS PEN­SA­DAS

Apro­ve­char los re­cur­sos al má­xi­mo es parte de sus prin­ci­pios. Step­ha­nie tie­ne muy pre­sen­te to­do el pro­ce­so pro­duc­ti­vo de sus ma­te­rias pri­mas.

“No es­tá de más re­fle­xio­nar so­bre las ca­de­nas de pro­duc­ción de una pren­da. Có­mo lle­ga a mis ma­nos, de dón­de vie­ne y cuán­to uso le pue­do dar. Yo ofrez­co pren­das pen­sa­das. Apro­ve­cho al má­xi­mo los re­cur­sos. Pien­so en to­do lo que im­pli­ca con­fec­cio­nar un me­tro de al­go­dón o de lino. Pa­ra ha­cer una ca­mi­se­ta de al­go­dón, se siem­bran seis me­tros cua­dra­dos de al­go­dón. To­do eso con pes­ti­ci­das, con el agua que eso im­pli­ca. Es un im­pac­to am­bien­tal muy gran­de”, opi­nó la cos­ta­rri­cen­se.

Quien ad­quie­re una pren­da di­se­ña­da por Step­ha­nie, pue­de es­tar se­gu­ra de que el des­per­di­cio de te­la es cer­cano a un 2% y ca­be en la pal­ma de la mano. Mien­tras tan­to, las ti­za­das in­dus­tria­les lle­gan a des­per­di­ciar has­ta el 40% de so­bran­tes de te­las.

PREN­DAS CON VI­DA

Step­ha­nie siem­pre tu­vo en men­te el di­se­ño de mo­das. A sus 14 años to­mó el pri­mer cur­so de cos­tu­ra. Sin em­bar­go, la vi­da la em­pu­jó a la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca, don­de co­men­zó es­tu­dian­do comunicación co­lec­ti­va y se ma­ra­vi­lló con las po­si­bi­li­da­des es­té­ti­cas de la pro­duc­ción au­dio­vi­sual.

Des­pués, en­con­tró una ma­ne­ra de fu­sio­nar­las. Di­se­ñó parte del ves­tua­rio de la pe­lí­cu­la Via­je, de la ci­neas­ta ti­ca Paz Fá­bre­ga. El tra­je del oso y los vo­lá­ti­les ves­ti­dos de la pro­ta­go­nis­ta sa­lie­ron de su in­ven­ti­va.

Un ami­go su­yo se fue a es­tu­diar a Ar­gen­ti­na y esa po­si­bi­li­dad le que­dó dan­do vuel­tas en la ca­be­za.

In­ter­mi­na­bles días en call cen­ters y la ayu­da de su her­ma­na y su fa­mi­lia fue­ron el me­dio pa­ra jun­tar dinero y de­jar que Bue­nos Ai­res le abrie­ra un mun­do de po­si­bi­li­da­des in­fi­ni­tas.

INSPIRACIóN COTIDIANA

Pa­ra Step­ha­nie, el di­se­ño es­tá en to­das par­tes. El ojo se en­tre­na a no­tar pe­que­ños ges­tos y sis­te­mas co­ti­dia­nos. “Lo que uno ne­ce­si­ta pa­ra el di­se­ño es una ex­cu­sa”, ase­gu­ró.

Pa­ra crear una de sus blu­sas más em­ble­má­ti­cas, se ins­pi­ró en el me­ca­nis­mo de las puer­tas co­rre­di­zas de los cló­sets, pues siem­pre le llama la aten­ción el mo­vi­mien­to de los ob­je­tos y tra­ta de tra­du­cir­lo al di­se­ño.

Step­ha­nie ven­de sus pie­zas en dos tien­das de di­se­ño lo­cal en Ar­gen­ti­na y a tra­vés de su pá­gi­na web de ca­tá­lo­gos en lí­nea. Has­ta el mo­men­to ha pro­du­ci­do cer­ca de 200 pren­das. Sus di­se­ños tie­nen pre­cios ac­ce­si­bles pues no cree en ais­lar la mo­da de la gen­te por un te­ma de cos­tos. Sus pie­zas pue­den cos­tar des­de $30 has­ta unos $100.

Aho­ra que se ha co­men­za­do a po­si­cio­nar en Ar­gen­ti­na, don­de re­si­de, bus­ca alian­zas pa­ra traer sus di­se­ños a Cos­ta Ri­ca: “Veo que aho­ra hay una mo­vi­da su­per­in­te­re­san­te en el mun­do del di­se­ño de mo­das ti­co y no me lo quie­ro per­der, por­que es mi país”.

MO­RA S.

Ins­ta­gram.com /mo­ra.s.ba/ Fa­ce­book.com/mo­ra.s.ba Tien­da en lí­nea: www.indy­buy.com/tien­da/ mo­ra-s

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.