30 Salud:

Perfil (Costa Rica) - - Contenido - Mó­ni­ca Mo­ra­les Shut­ters­tock.com

Las cau­sas y efec­tos de la tes­tos­te­ro­na ba­ja en hom­bres.

Ex­ce­so de sue­ño, po­co in­te­rés se­xual e in­clu­so in­fer­ti­li­dad po­drían ocu­rrir por ba­jos ni­ve­les de es­ta hor­mo­na

Tes­tos­te­ro­na. La hor­mo­na mas­cu­li­na por ex­ce­len­cia. Se pro­du­ce en los tes­tícu­los y es res­pon­sa­ble del desa­rro­llo y man­te­ni­mien­to de ca­rac­te­res se­xua­les se­cun­da­rios, es de­cir, aque­llos sig­nos fí­si­cos de ma­du­rez se­xual co­mo el cre­ci­mien­to de ve­llo, au­men­to de ma­sa mus­cu­lar, voz más gra­ve que la de las mu­je­res, alar­ga­mien­to y au­men­to en el gro­sor del pe­ne, en­tre otras ca­rac­te­rís­ti­cas.

Si bien, es la hor­mo­na se­xual más im­por­tan­te en los va­ro­nes, su pa­pel en el or­ga­nis­mo va mu­cho más allá, pues es­tá im­pli­ca­da en el ba­lan­ce emo­cio­nal de los in­di­vi­duos, com­po­si­ción cor­po­ral (dis­tri­bu­ción de ma­sa ósea, múscu­lo y gra­sa), de­seo se­xual y bie­nes­tar ge­ne­ral.

De he­cho, man­te­ner ni­ve­les nor­ma­les de tes­tos­te­ro­na en hom­bres de ter­ce­ra edad ha de­mos­tra­do la me­jo­ra de va­rias con­di­cio­nes que se re­la­cio­nan con un me­nor ries­go de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, ta­les co­mo el in­cre­men­to de la ma­sa ma­gra, las dis­mi­nu­ción de la gra­sa vis­ce­ral, dis­mi­nu­ción del co­les­te­rol to­tal y el con­trol so­bre los ni­ve­les glu­cé­mi­cos.

Exis­ten exá­me­nes mé­di­cos pa­ra de­ter­mi­nar si un hom­bre tie­ne los ni­ve­les de es­ta hor­mo­na en­tre lo nor­mal, o si es­tá por en­ci­ma o por de­ba­jo de los pa­rá­me­tros usua­les. Sin em­bar­go, los sín­to­mas que pre­sen­te una per­so­na orien­tan en gran me­di­da el diagnóstico.

Ta­les sín­to­mas van des­de can­san­cio, de­bi­li­dad, cam­bios en el es­ta­do de áni­mo (de­pre­sión e irri­ta­bi- li­dad), pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar y ósea (ma­yor ries­go de os­teo­po­ro­sis), has­ta otros más lla­ma­ti­vos co­mo dis­fun­ción eréc­til, dis­mi­nu­ción del de­seo se­xual, dis­mi­nu­ción en la fre­cuen­cia de ra­su­ra­do, ex­ce­so de sue­ño, cam­bios en la voz e in­clu­so in­fer­ti­li­dad.

Los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na en los humanos dis­mi­nu­yen gra­dual­men­te con la edad y hay un desacuer­do so­bre cuán­do tra­tar a los hom­bres con la te­ra­pia de re­em­pla­zo de tes­tos­te­ro­na.

Sin em­bar­go, sí exis­ten tra­ta­mien­tos y al­ter­na­ti­vas pa­ra los hom­bres que cuen­ten con ni­ve­les ba­jos de tes­tos­te­ro­na y, por en­de, es­tén pa­de­cien­do sus sín­to­mas. Lo pri­me­ro y más im­por­tan­te es de­ter­mi­nar cuál es la cau­sa y tra­tar­la. En el ca­so de que se do­cu­men­te un dé­fi­cit de la hor­mo­na sin otra ra­zón es­pe­cí­fi­ca, el tra­ta­mien­to es la sus­ti­tu­ción hor­mo­nal con pre­pa­ra­dos de tes­tos­te­ro­na (in­yec­cio­nes in­tra­mus­cu­la­res, par­ches o ge­les trans­dér­mi­cos).

Ser can­di­da­to a es­tas te­ra­pias de re­em­pla­zo hor­mo­nal es una de­ci­sión que se de­be to­mar con el mé­di­co, eva­luan­do efec­tos se­cun­da­rios ver­sus be­ne­fi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.