36 Amor y se­xo:

Perfil (Costa Rica) - - Contenido - Cris­ti­na Mo­ra Ji­liu­ta Cor­te­sía de Cra­ve y Art of Sex Shop

Jo­yas eró­ti­cas, lu­jo que se ex­hi­be y se sien­te.

Ves­tir sus no­ches de lu­jo es po­si­ble con la in­cor­po­ra­ción de jo­yas eró­ti­cas. En Cos­ta Ri­ca exis­ten mu­chas op­cio­nes que ha­rán que us­ted y su pa­re­ja vi­bren de pla­cer.

El se­xo pue­de ser lu­jo­sa­men­te per­fec­to con co­lla­res vi­bra­do­res, pul­se­ras que ha­cen las ve­ces de es­po­sas y ani­llos ca­pa­ces de mo­ti­var al­gu­nas zo­nas sen­si­bles del cuer­po.

Jo­yas que son tan úti­les en la ca­lle co­mo en la ha­bi­ta­ción son una pro­pues­ta pa­ra va­riar la ru­ti­na y des­per­tar la ima­gi­na­ción con su­ti­les pe­ro su­ge­ren­tes ador­nos pa­ra el cuer­po.

Con es­ta nue­va ten­den­cia, mar­cas co­mo la es­ta­dou­ni­den­se Cra­ve han re­vo­lu­cio­na­do el di­se­ño de los ju­gue­tes eró­ti­cos pa­ra dar­les un do­ble pro­pó­si­to. Un collar de­ja de ser so­lo eso y se con­vier­te en un po­de­ro­so vi­bra­dor de cua­tro ve­lo­ci­da­des, que ade­más se ve ele­gan­te en una reunión so­cial o con el out­fit de la ofi­ci­na.

La di­se­ña­do­ra de es­tos pro­duc­tos re­vo­lu­cio­na­rios, Ti Chang, co­men­tó a Per­fil que es­te collar de ace­ro inoxi­da­ble lla­ma­do Ves­per es re­car­ga­ble me­dian­te USB y se ofre­ce en co­lor do­ra­do, pla­tea­do y oro ro­sa. Chang di­se­ñó es­ta jo­ya pa­ra que hi­cie­ra una de­cla­ra­ción de li­ber­tad y ni un so­lo rui­do.

Co­mo un jue­go en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do, Chang se di­vier­te idean­do pro­duc­tos con do­ble fun­ción. Una pul­se­ra de cue­ro y ace­ro inoxi­da­ble se ve ele­gan­te en el día y atre­vi­da por la no­che cuando se uti­li­za en un jue­go pre­vio a mo­do de es­po­sas.

Pe­ro Ti Chang no es la úni­ca que se de­di­ca a la in­dus­tria de la jo­ye­ría eró­ti­ca. Adria­na Sa­las es la pro­pie­ta­ria de Art of Sex Shop, una tien­da vir­tual que ofre­ce más de 250 op­cio­nes de ju­gue­tes se­xua­les de lu­jo. Es­ta em­pre­sa­ria cos­ta­rri­cen­se tra­ba­ja co­mer­cia­li­zan­do pro­duc­tos di­rec­ta­men­te con mar­cas co­mo Cra­ve, Bor­de­lle, Alp­ha One, Fräu­lein Kink, Ro­se­buds y Le­lo, en­tre mu­chas otras.

En su tien­da en lí­nea, Sa­las ofre­ce más de 50 di­se­ños de jo­ye­ría eró­ti­ca con fo­tos, am­plias ex­pli­ca­cio­nes y has­ta vi­deos ilus­tra­ti­vos.

“El 90% de lo que ofre­ce­mos son pro­duc­tos eu­ro­peos de lu­jo. Hay ob­je­tos de to­do pre­cio, des­de $30 has­ta $4.000 o más, por­que hay di­se­ños per­so­na­li­za­dos y pro­duc­tos que trae­mos por en­car­go”, co­men­tó Sa­las.

prin­ci­pal ob­je­ti­vo con es­te ne­go­cio es pre­sen­tar una al­ter­na­ti­va di­fe­ren­te pa­ra po­ner pi­car­día a las re­la­cio­nes se­xua­les y pa­ra ello ha for­ma­do la­zos co­mer­cia­les y de amis­tad con mu­chos di­se­ña­do­res de ac­ce­so­rios se­xua­les lu­jo­sos. Tam­bién ha to­ma­do cur­sos en Eu­ro­pa so­bre uso de ac­ce­so­rios du­ran­te el se­xo, ten­den­cias y prác­ti­cas se­xua­les es­pe­cí­fi­cas.

Parte de su tra­ba­jo es abrir men­tes y pro­cu­rar pa­re­jas más uni­das o por lo me­nos ayu­dar­les a me­ter un po­co de pi­car­día y emo­ción a la re­la­ción. Ase­gu­ra que apren­de mu­cho de sus clien­tes, que han cre­ci­do en nú­me­ro y su­man unos 275 al año. Es­ta ci­fra pa­re­ce pe­que­ña, pe­ro es un mer­ca­do re­gu­lar que in­vier­te su­mas al­tas en sus pro­duc­tos pues se tra­ta de lí­neas de lu­jo.

De mo­men­to, Adria­na pla­nea man­te­ner la tien­da vir­tual pues con­si­de­ra que el mer­ca­do cos­ta­rri­cen­se aún no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra una tien­da fí­si­ca por tra­tar­se de pro­duc­tos de lu­jo es­pe­cia­li­za­dos y de­bi­do a que aún exis­ten es­tig­mas so­cia­les al­re­de­dor de los ac­ce­so­rios eró­ti­cos.

Li­vi­lla La­ti­ni es pro­pie­ta­ria de una tien­da eró­ti­ca vir­tual lla­ma­da Black Cherry. Es­ta es otra op­ción en te­rri­to­rio nacional pa­ra ex­pe­ri­men­tar con jo­ye­ría eró­ti­ca de do­ble fun­ción y otros pro­duc­tos. Su­ma­do a la ven­ta en lí­nea, La­ti­ni or­ga­ni­za even­tos pri­va­dos lla­ma­dos “pas­sion par­ties”, don­de se reúnen gru­pos de 8 a 10 chi­cas pa­ra co­no­cer pro­duc­tos de su in­te­rés. Es­tos even­tos son com­ple­ta­men­te per­so­na­li­za­dos y no tie­nen nin­gún cos­to. La pro­pie­ta­ria se en­car­ga de mos­trar pro­duc­tos de in­te­rés a gru­pos de ami­gas y co­men­ta que es­ta mo­da­li­dad es muy uti­li­za­da en Cos­ta Ri­ca pa­ra fies­tas de cum­plea­ños o des­pe­di­das de sol­te­ra.

Le de­ja­mos al­gu­nas op­cio­nes que pue­de ir in­cor­po­ran­do en su re­per­to­rio se­xual y ade­más, la ha­rán lu­cir es­pec­ta­cu­lar gra­cias a sus di­se­ños ele­gan­tes y con­tem­po­rá­neos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.