Lo me­jor del con­cier­to de Ale­jan­dro Sanz.

Perfil (Costa Rica) - - Contenido - Glo­ria­na Co­rra­les Me­lis­sa Fer­nán­dez

El cie­lo no de­ja­ba de ro­ciar ce­ni­za vol­cá­ni­ca so­bre el Es­ta­dio Nacional la no­che del 19 de ma­yo, pe­ro no ha­bía obs­tácu­lo que im­pi­die­ra el re­en­cuen­tro de dos aman­tes lue­go de tres años de le­ja­nía. Ale­jan­dro Sanz y su pú­bli­co ti­co es­ta­ban se­pa­ra­dos por el Atlán­ti­co, pe­ro una vez más se vol­ve­rían a unir pa­ra pro­bar la dul­zu­ra del Si­ro­pe, co­mo ti­tu­la su más re­cien­te ál­bum.

El es­pa­ñol di­jo que te­nía un sue­ño des­de muy ni­ño: can­tar fren­te a las mul­ti­tu­des. En 27 años de ca­rre­ra, ese sue­ño se ha vis­to ali­men­ta­do por los aplau­sos y los sus­pi­ros de sus fa­ná­ti­cas. Al fi­nal del con­cier­to, Sanz on­deó una ban­de­ra de Cos­ta Ri­ca y has­ta to­có el piano ata­via­do con una ca­mi­sa del por­te­ro Key­lor Na­vas.

San­dra Ara­ya y Re­be­ca Ovie­do par­tie­ron des­de el me­dio­día de Ti­la­rán pa­ra su ci­ta con Ale­jan­dro Sanz. Ellas pre­pa­ra­ron una se­rie de car­te­les con pí­ca­ros men­sa­jes.

La es­ce­no­gra­fía fue uno de los pun­tos al­tos del con­cier­to. Du­ran­te ca­si dos ho­ras, las lu­ces subían y ba­ja­ban des­de el te­cho, co­mo en un in­ten­to de su­mar­se al bai­le que Sanz y sus mú­si­cos ha­bían co­men­za­do en la ta­ri­ma.

Las in­te­gran­tes del club de fans Co­ra­zo­nes San­ze­ros re­bo­sa­ban emo­ción pre­vio al con­cier­to con el in­tér­pre­te de Ami­ga mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.