Cré­di­to en plás­ti­co sí, pe­ro con ma­ne­jo in­te­li­gen­te

Perfil (Costa Rica) - - Salud - An­drea Gon­zá­lez M. Shut­ters­tock.com

Fe­chas de cor­te, días de pa­go y le­tra pe­que­ña son de­ta­lles que de­be co­no­cer si se de­ci­de por una tar­je­ta de cré­di­to

La tar­je­ta de cré­di­to es uno de los me­dios de pa­go más uti­li­za­dos ac­tual­men­te. A sim­ple vis­ta es so­lo un tro­zo de plás­ti­co que lo­gró sus­ti­tuir al dinero en efec­ti­vo, con la ven­ta­ja de que con ellas es po­si­ble ade­lan­tar com­pras por has­ta 30 días.

En de­fi­ni­ti­va es una ex­ce­len­te he­rra­mien­ta de pa­go. Sin em­bar­go, exis­ten pe­que­ños de­ta­lles que nun­ca de­be de­jar de la­do si desea man­te­ner sa­nas sus fi­nan­zas.

Lo pri­me­ro es sa­ber que si bien se llama tar­je­ta de cré­di­to no de­be­ría con­si­de­rar­se co­mo un mé­to­do de fi­nan­cia­mien­to. Pa­ra ello, exis­ten prés­ta­mos per­so­na­les –o a la me­di­da– que le per­mi­ti­rán ad­qui­rir bie­nes de mu­cho más va­lor.

“La tar­je­ta es un me­dio de pa­go, no es pa­ra fi­nan­cia­mien­to. Es un ins­tru­men­to ca­ro, de­be­ría de com­prar aque­llo que es­té en po­si­bi­li­dad de pa­gar a fin de mes o má­xi­mo en seis me­ses”, co­men­tó Cynt­hia Za­pa­ta, di­rec­to­ra de la ofi­ci­na de apo­yo al Con­su­mi­dor del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía In­dus­tria y Co­mer­cio (MEIC).

Ma­ri­cruz Ro­drí­guez, di­rec­to­ra de Pro­duc­tos de Pa­go e In­ver­sio­nes del Ban­co Nacional, ex­pli­có que una tar­je­ta de cré­di­to se otor­ga pro­duc­to del aná­li­sis de la ca­pa­ci­dad de pa­go y ré­cord cre­di­ti­cio. Es una ex­ce­len­te fuen­te pa­ra ade­lan­tar al­gu­nas com­pras que de con­ta­do no se po­drían rea­li­zar en ese mo­men­to, pe­ro es muy im­por­tan­te sa­ber có­mo fun­cio­na y usar­la res­pon­sa­ble­men­te.

Can­ce­lar a tiem­po la fac­tu­ra de su tar­je­ta es in­dis­pen­sa­ble pa­ra evi­tar in­tere­ses. De ahí la ido­nei­dad de so­li­ci­tar una fe­cha de pa­go pró­xi­ma al día que re­ci­be su sa­la­rio, pa­ra fa­ci­li­tar el con­trol de su pre­su­pues­to y con­tro­lar los mo­vi­mien­tos de su tar­je­ta son in­dis­pen­sa­bles pa­ra no caer en deu­das in­ne­ce­sa­rias.

Ten­ga en con­si­de­ra­ción que su cuen­ta de cré­di­to dis­po­ne de va­rias fa­ses y ele­men­tos que nun­ca de­be ol­vi­dar.

Una de ellas es la fe­cha de cor­te, que co­rres­pon­de a la agru­pa­ción de to­das la com­pras que reali­zó du­ran­te los úl­ti­mos 30 días, en es­te pla­zo se le ge­ne­ra­rá el mon­to a pa­gar por los servicios o pro­duc­tos que ya dis­fru­tó.

Pa­ra can­ce­lar­los exis­ten la fe­cha de pa­go, que co­rres­pon­de al día en que el clien­te de­be de­po­si­tar el to­tal del mon­to o la cuo­ta mí­ni­ma; en es­te úl­ti­mo ca­so em­pie­zan a co­rrer los in­tere­ses, que son aque­llos que se apli­can por usar el fi­nan­cia­mien­to de la tar­je­ta.

Las fe­chas de pa­go no cam­bian, a no ser de que lo so­li­ci­te, y un día ha­ce la di­fe­ren­cia. En ca­so de que se le ol­vi­de de­be­rá su­mar a su deu­da los in­tere­ses de mo­ra, que son los mon­tos car­ga­dos por la fal­ta de pa­go y son mu­cho más al­tos que los in­tere­ses or­di­na­rios.

Es­te mé­to­do de pa­go cuen­ta con le­tra pe­que­ña. Re­vi­se las con­di­cio­nes por anua­li­dad, pe­na­li­dad por con­su­mo en el ex­te­rior, san­ción por atra­so y co­bro por ade­lan­to de efec­ti­vo.

En ca­so de man­te­ner deu­das tra­te de can­ce­lar las que le ge­ne­ran ma­yor in­te­rés, si es po­si­ble abo­ne más de lo in­di­ca­do en el con­tra­to. Otra al­ter­na­ti­va es re­fun­dir sus deu­das pe­ro no en un ins­tru­men­to de cré­di­to re­vo­lu­ti­vo -co­mo la tar­je­ta de cré­di­to- bus­que un cré­di­to per­so­nal y op­te por una tar­je­ta de aho­rros.

Man­te­ner unas fi­nan­zas sa­nas so­lo re­quie­re de un po­co de or­den, coor­di­nar fe­chas, ser cons­cien­te de lo que con­su­me y por su­pues­to can­ce­lar a tiem­po sus cré­di­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.