Cons­truir cul­tu­ra en vez de ca­rri­les

Perfil (Costa Rica) - - Actualidad - Ro­ber­to Guz­mán, co­fun­da­dor de Che­pe­cle­tas

Cos­ta Ri­ca tie­ne va­rios re­tos por de­lan­te y uno de los más im­por­tan­tes y que re­per­cu­te en la ca­li­dad de vi­da de to­dos no­so­tros es el trans­por­te.

Dia­ria­men­te nos tras­la­da­mos pa­ra ir al su­per­mer­ca­do, a la uni­ver­si­dad o a nues­tro lu­gar de tra­ba­jo. La ló­gi­ca di­ría que vi­vi­mos cer­ca de los lu­ga­res que fre­cuen­ta­mos, sin em­bar­go ca­da vez re­co­rre­mos más dis­tan­cias en­tre el lu­gar don­de vi­vi­mos y don­de pa­sa­mos la ma­yor parte del día, prin­ci­pal­men­te nues­tro tra­ba­jo.

La man­cha ur­ba­na se ex­tien­de ca­da vez más y la ciu­dad se ha­ce me­nos den­sa. Las ne­ce­si­da­des de trans­por­te au­men­tan así co­mo la flo­ta vehi­cu­lar y con ello los tiem­pos de tras­la­do, las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, la in­ver­sión en com­bus­ti­bles fó­si­les, el se­den­ta­ris­mo, el es­trés y las pre­sas. Las pre­sas y los pro­ble­mas de trans­por­te no es­tán re­la­cio­na­dos so­la­men­te con la for­ma en que nos mo­ve­mos sino con la for­ma en que vi­vi­mos.

Pa­ra me­jo­rar la for­ma en que nos mo­vi­li­za­mos es ne­ce­sa­rio re­du­cir el uso del au­to­mó­vil par­ti­cu­lar y uti­li­zar al­ter­na­ti­vas. No se tra­ta de uti­li­zar un so­lo me­dio de trans­por­te sino una com­bi­na­ción de me­dios. La in­ter­mo­da­li­dad nos per­mi­te cam­biar de sis­te­ma de ma­ne­ra sen­ci­lla y efi­cien­te y es al­go que po­dría cam­biar pa­ra bien el trans­por­te en nues­tro país. Una com­bi­na­ción de sis­te­mas, por ejem­plo, rea­li­zar parte del tra­yec­to más lar­go en au­to­bús o en tren y rea­li­zar el tra­yec­to fi­nal en bi­ci­cle­ta. Po­der in­ter­cam­biar del tren in­ter­pro­vin­cial a un au­to­bús lo­cal y fi­na­li­zar el tra­yec­to ca­mi­nan­do.

Ac­tual­men­te la in­ter­mo­da­li­dad no es una po­si­bi­li­dad pa­ra to­dos pe­ro es de­fi­ni­ti­va­men­te al­go que de­be­mos pro­mo­ver y exi­gir a las au­to­ri­da­des del Go­bierno y de las em­pre­sas que ac­tual­men­te pres­tan el ser­vi­cio de trans­por­te pú­bli­co.

Es po­si­ble em­pe­zar con pro­yec­tos pe­que­ños, por ejem­plo, fa­ci­li­tan­do es­pa­cios pa­ra el tras­la­do de bi­ci­cle­tas en los au­to­bu­ses o el tren o es­ta­ble­cien­do pro­gra­mas de prés­ta­mo o al­qui­ler de bi­ci­cle­tas pú­bli­cas que se com­ple­men­ten con es­ta­cio­nes o pa­ra­das de bus o tren (al­go que ya exis­te de ma­ne­ra in­ci­pien­te en la ciu­dad de Car­ta­go).

La em­pre­sa pri­va­da pue­de ser un im­por­tan­te alia­do en la bús­que­da de una mo­vi­li­dad más efi­cien­te y me­nos de­pen­dien­te del au­to­mó­vil par­ti­cu­lar. Es po­si­ble em­pe­zar por ofre­cer fa­ci­li­da­des pa­ra via­jar en bi­ci­cle­ta a los co­la­bo­ra­do­res de las em­pre­sas. En­tre ellas ves­ti­do­res, du­chas y es­ta­cio­na­mien­tos pa­ra bi­ci­cle­ta. In­clu­so es po­si­ble ofre­cer in­cen­ti­vos de tiem­po o dinero por via­jar en bi­ci­cle­ta al tra­ba­jo. El aho­rro que pue­de sig­ni­fi­car pa­ra las em­pre­sas el he­cho de con­tar con me­nos es­ta­cio­na­mien­tos pa­ra vehícu­los pue­de ser muy im­por­tan­te, ade­más de po­der con­tar con co­la­bo­ra­do­res más sa­nos, con me­nos es­trés y más fe­li­ces.

¿Cuán­to tiem­po in­ver­ti­mos ca­da año en tras­la­dar­nos de nues­tra ca­sa al tra­ba­jo? Es sin du­da tiem­po que po­dría­mos in­ver­tir en tra­ba­jo, es­tu­dio, com­par­tien­do con nues­tra fa­mi­lia o sim­ple­men­te en tiem­po de ocio.

No se tra­ta de cons­truir más ca­rri­les, se tra­ta de cons­truir una cul­tu­ra me­nos de­pen­dien­te del au­to­mó­vil, una cul­tu­ra me­nos in­di­vi­dual, una cul­tu­ra más sa­lu­da­ble, efi­cien­te y de­fi­ni­ti­va­men­te más fe­liz.

Me­jo­rar el trans­por­te no sig­ni­fi­ca re­du­cir pre­sas, me­jo­rar el trans­por­te sig­ni­fi­ca me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de to­das y to­dos los ciu­da­da­nos y no de­be­mos es­pe­rar más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.