Del trans­por­te que te­ne­mos al que que­re­mos

Perfil (Costa Rica) - - Actualidad - Mó­ni­ca Ara­ya, di­rec­to­ra de Cos­ta Ri­ca Lim­pia

Glen­da vi­ve en Car­ta­go y tra­ba­ja en He­re­dia. Pa­sa cua­tro ho­ras al día en bu­ses, que su­man 800 ho­ras al año. Lo iró­ni­co es que po­dría lle­gar en me­nos de una ho­ra a su des­tino si hu­bie­ra me­jor mo­vi­li­dad co­lec­ti­va. Al fin y al ca­bo so­lo 38 ki­ló­me­tros se­pa­ran a Car­ta­go de He­re­dia.

He­le­na tie­ne ca­rro e igual su­fre con las pre­sas de Lin­do­ra. Pier­de 40 mi­nu­tos en re­co­rrer los 4 ki­ló­me­tros que di­vi­den su ca­sa de la ofi­ci­na. Y no va a pie o en bi­ci al tra­ba­jo por­que no hay bue­nos cru­ces pea­to­na­les ni ci­clo­vías. Di­ce que no quie­re mo­rir atro­pe­lla­da. Se frus­tra de es­tar atra­pa­da en un can­tón que prio­ri­za las ofi­ci­nas y los ca­rros, no la ca­li­dad de vi­da.

Otro trans­por­te y mo­de­lo de ciu­dad son po­si­bles: sin hu­mos y po­cas pre­sas, con con­duc­to­res más tran­qui­los don­de el trán­si­to flu­ye con bu­ses mo­der­nos y lim­pios co­nec­ta­dos a lí­neas de tren eléc­tri­co. Es po­si­ble un mo­de­lo de ciu­dad ami­ga­ble con ciu­da­da­nos que ne­ce­si­tan bue­nas ace­ras y pa­sos pea­to­na­les pa­ra cru­zar se­gu­ros y lle­gar a sus des­ti­nos.

Hay ciu­da­des de la es­ca­la de San Jo­sé, por ejem­plo Os­lo, don­de se ha lo­gra­do en la prác­ti­ca lo que en San Jo­sé pen­sa­mos que es uto­pía. Ciu­da­des más com­ple­jas, co­mo Me­de­llín, han lo­gra­do rein­ven­tar­se.

El pa­so vi­tal no es con­se­guir la pla­ta pa­ra crear mo­vi­li­dad co­lec­ti­va de pri­me­ra –se con­si­gue– o in­ven­tar nue­vas tec­no­lo­gías ya exis­ten y son ren­ta­bles . El pa­so trans­for­ma­dor ra­di­ca en nues­tras pro­pias ma­nos. No­so­tros se­re­mos el cam­bio: co­mo ciu­da­da­nos, co­mo usua­rios de ta­xis, bu­ses y tre­nes, co­mo so­ña­do­res con ci­clo­vías, co­mo padres y ma­dres, co­mo vo­tan­tes. So­mos 5 mi­llo­nes y to­dos te­ne­mos que in­vo­lu­crar­nos.

Hoy más que nun­ca de­be­mos su­pe­rar la men­ta­li­dad de “eso le to­ca al Go­bierno”. El trans­por­te lim­pio sig­ni­fi­ca su­pe­rar el pe­tró­leo. Nos to­ca­rá apo­yar la tran­si­ción a au­tos, bu­ses, tre­nes eléc­tri­cos. Con­ta­mos con una es­ca­la de país ma­ne­ja­ble y con elec­tri­ci­dad (ce­le­bra­da en el mun­do) que pro­vie­ne en ca­si 100% de fuen­tes re­no­va­bles: ríos, vol­ca­nes, vien­to, sol y re­si­duos agrí­co­las.

Usar nues­tra elec­tri­ci­dad lim­pia pa­ra trans­por­te es esen­cial pa­ra cum­plir con nues­tras me­tas co­mo parte del Acuer­do cli­má­ti­co de Pa­rís. Un lo­gro glo­bal his­tó­ri­co en cu­ya ne­go­cia­ción Christiana Figueres desem­pe­ñó un rol de­ter­mi­nan­te.

Los cam­bios ya avan­zan en otras la­ti­tu­des. Ho­lan­da prohi­bi­rá los ca­rros que fun­cio­nan con pe­tró­leo a par­tir de 2025. Chi­na ya tie­ne unos 100.000 bu­ses eléc­tri­cos. Ale­ma­nia apo­ya­rá con $1.000 mi­llo­nes el trans­por­te eléc­tri­co. Uru­guay in­ver­ti­rá en ta­xis eléc­tri­cos. 35% de las ven­tas de ca­rros nue­vos son eléc­tri­cos o hí­bri­dos en No­rue­ga, siendo país pe­tro­le­ro. La Asam­blea Le­gis­la­ti­va de­ba­ti­rá un pro­yec­to de ley pa­ra pro­mo­ver ca­rros y bu­ses eléc­tri­cos con atrac­ti­vos in­cen­ti­vos. Co­noz­ca­mos el pro­yec­to y mos­tre­mos in­te­rés en có­mo vo­ta­rá el con­gre­so.

Hay mu­chas for­mas de for­ta­le­cer la mus­cu­la­tu­ra ciu­da­da­na. Ha­brá que ejer­ci­tar nues­tro in­vo­lu­cra­mien­to a tra­vés de par­ti­ci­pa­ción en co­lec­ti­vos ur­ba­nos, do­nan­do tiem­po y ex­per­ti­se, par­ti­ci­pan­do en tours y en tra­ba­jo can­to­nal, mo­ni­to­rean­do el desem­pe­ño de Al­cal­des, fir­man­do pe­ti­cio­nes ciu­da­da­nas po­si­ti­vas. Com­par­ta­mos, con­ta­gie­mos, ins­pi­re­mos. So­lo si crea­mos ma­sa crí­ti­ca pa­sa­re­mos del trans­por­te que te­ne­mos al que que­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.