El ne­go­cio del odio

Perfil (Costa Rica) - - Carta Editorial - Ka­ri­na Sal­gue­ro Mo­ya Di­rec­to­ra Re­vis­tas Gru­po Na­ción

To­dos so­mos di­fe­ren­tes y to­dos so­mos igua­les. Más que una con­duc­ta, es con­di­ción. Aun­que so­mos gre­ga­rios, vi­vir en so­cie­da­des nos su­pera, y lo con­tra­rio no exis­te. El odio, el amor, la felicidad y la so­li­da­ri­dad son emo­cio­nes hu­ma­nas, pe­ro tam­bién con­ven­cio­nes de las cua­les ha­ce­mos ope­rar in­dus­trias enor­mes. Esas in­dus­trias que lu­cran con los va­lo­res, un con­cep­to to­que­tea­do por to­dos, que con­sis­te en “nun­ca en­ten­der qué son, pe­ro sí acu­sar la fal­ta de ellos”. Lo in­tan­gi­ble de una emo­ción, tie­ne un cos­to gi­gan­te. Vis­tas así, y con­tex­tua­li­za­das en ma­sa­cre, las emo­cio­nes co­mo los va­lo­res son tan su­bli­mes co­mo de­vas­ta­do­res.

El mes pa­sa­do, ha­bía fies­ta la­ti­na en el club Pul­se, una dis­co­te­ca en Or­lan­do. To­dos sa­be­mos que no hay eti­que­tas, pe­ro una dis­co gay siem­pre es su­pe­rior: buen gus­to, bue­na mú­si­ca, gen­te apun­ta­da, en fin, fies­tón. Esa no­che, Omar Ma­teen, un hom­bre jo­ven, ase­si­nó a 49 per­so­nas e hi­rió a otras 53 más que es­ta­ban pa­sán­do­la bien en Pul­se. Una ma­tan­za eje­cu­ta­da sin nin­gu­na in­frac­ción, es de­cir, Ma­teen te­nía li­cen­cia pa­ra dis­pa­rar el ar­ma­men­to so­fis­ti­ca­do que por­ta­ba.

Aun­que el au­men­to en ata­ques de es­te ti­po lle­va años en de­ba­te, la Aso­cia­ción Na­cio­nal del Ri­fle de Es­ta­dos Uni­dos no pue­de prohi­bir que los ciu­da­da­nos de ese país ac­ce­dan a ar­ma­men­to, por­que los com­pra­do­res se am­pa­ran en la Se­gun­da En­mien­da de su Cons­ti­tu­ción, que per­mi­te a los ciu­da­da­nos por­tar ar­mas pa­ra la de­fen­sa de sus ho­ga­res.

En­ton­ces, to­do apun­ta a que Ma­teen con­si­de­ró, no sa­be­mos con cuán­ta an­te­la­ción, que la co­mu­ni­dad gay, aten­ta­ba con­tra su ho­gar (sus creen­cias, que son lo mis­mo), y en de­fen­sa de esa en­mien­da pro­ba­ble­men­te com­pró su ar­ma­men­to; y ase­si­nó bru­tal­men­te a 49 se­res hu­ma­nos que per­te­ne­cían a otros ho­ga­res, per­so­nas que­ri­das por mi­les, y por las que el mun­do que­dó ab­sor­to, mu­ti­la­do, pa­ra­li­za­do y des­pro­te­gi­do.

Co­mo Ma­teen, hay cien­tos de po­ten­cia­les ase­si­nos que ya tie­nen su odio de­fi­ni­do. Hay odios que no dis­pa­ran, pe­ro ma­tan si­co­ló­gi­ca­men­te, y odios ató­mi­cos. La mis­ma en­mien­da que pro­te­ge, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es la que ma­ta. Las ar­mas no se dis­pa­ran so­las. No se tra­ta de sa­ta­ni­zar la pól­vo­ra co­mo me­di­da de pro­tec­ción, ni pen­sar que es­to no vol­ve­ría a pa­sar. Las per­so­nas se ma­tan to­dos los días en de­fen­sa de al­gu­na de las gran­des con­ven­cio­nes, muer­tes que so­lo ex­pli­ca la his­to­ria.

Si bien es cla­ro que no se va a de­te­ner to­da la vio­len­cia agi­li­zan­do los pro­ce­sos de aper­tu­ra ha­cia so­cie­da­des igua­li­ta­rias, por­que es evi­den­te que van a in­ven­tar­se más an­ta­go­nis­mos, lo la­men­ta­ble es que sea­mos tan anacró­ni­cos. So­mos tan di­ver­sos co­mo el en­torno en que vi­vi­mos, y va­mos a ser aún más di­ver­sos, lo he­mos de­mos­tra­do por si­glos. No es po­si­ble que to­da­vía crea­mos que hay un con­tra­lor que de­ci­de quié­nes se unen y quié­nes no. Uno quie­re a otra per­so­na, asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad, ejer­ce ese de­re­cho y prue­ba que fun­cio­ne. La so­cie­dad de­be pro­pi­ciar­lo y dar es­pe­ran­za, por­que jus­to es esa ope­ra­ti­vi­dad la que re­la­ti­vi­za y dis­mi­nu­ye las ten­sio­nes.

La in­dus­tria de la vio­len­cia es­tá allí, de la mano de los dis­pa­ros, del odio a la di­fe­ren­cia, es­pe­cu­lan­do, es­pe­ran­do la opor­tu­ni­dad pa­ra fac­tu­rar, se­gún el ni­vel del desastre.

El ase­si­na­to ma­si­vo de Or­lan­do no es pa­ra na­da le­jano, no pa­só a ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de su se­gu­rí­si­ma ca­sa. Pa­só más cer­ca de us­ted, ver las fo­tos de las víc­ti­mas es re­pa­sar los ros­tros de no­so­tros y nues­tros ami­gos. Fue aquí, en el ba­rrio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.