ELE­MEN­TOS IN­DIS­PEN­SA­BLES

Perfil (Costa Rica) - - En Forma - Mó­ni­ca Mo­ra­les Shutterstock.com

Su mas­co­ta pue­de ser un ex­ce­len­te com­pa­ñe­ro e in­clu­so un mo­ti­va­dor pa­ra sa­lir a ha­cer ejer­ci­cio. En el as­pec­to fí­si­co es un mo­ti­va­dor pa­ra los dos, le per­mi­te ejer­ci­tar­se, ba­jar de pe­so, me­jo­rar la con­di­ción fí­si­ca y ali­via­nar el es­trés. En el emo­cio­nal, se crea un víncu­lo más gran­de y más fuer­te en­tre am­bos, al pun­to de co­no­cer­se cuan­do es­tán bien y cuan­do es­tán mal, el preo­cu­par­se más el uno por el otro y se con­vier­ten en el me­jor com­pa­ñe­ro de en­tre­na­mien­to.

Ade­más, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca ayu­da a que el ani­mal sa­cie su ne­ce­si­dad de mo­ver­se, lo pon­drá en for­ma y es­ta­rá tran­qui­lo el res­to del día (no ha­rá desas­tres en ca­sa, no se co­me­rá los si­llo­nes y es­pe­ra­rá su pa­seo pa­ra ha­cer sus ne­ce­si­da­des fue­ra). To­dos ga­nan.

Los pe­rros, al igual que las per­so­nas, de­ben em­pe­zar el ejer­ci­cio de ma­ne­ra gra­dual, pri­me­ro con ca­mi­na­tas cor­tas, mí­ni­mo tres ve­ces a la se­ma­na por pe­rio­dos de 20 a 30 mi­nu­tos.

Lue­go de un pe­rio­do de adap­ta­ción, que pue­de ser de un mes, o in­clu­so más si el pe­rro tie­ne so­bre­pe­so, en cu­yo ca­so de­be­mos vi­gi­lar­le la die­ta tam­bién, se pue­den em­pe­zar a in­cluir tro­tes de al­gu­nos mi­nu­tos du­ran­te la ca­mi­na­ta, los cua­les se pue­den ir ha­cien­do más ex­ten­sos y más se­gui­dos, has­ta que la ca­mi­na­ta se con­vier­te en una sa­li­da a tro­tar, a par­tir de ahí po­de­mos em­pe­zar a in­cluir más tiem­po o más in­ten­si­dad, y re­co­rrer tri­llos con ma­yor di­fi­cul­tad co­mo as­cen­sos o des­cen­sos.

LA SA­LUD PRI­ME­RO

An­tes de ini­ciar un en­tre­na­mien­to, es fun­da­men­tal ha­cer­le un chequeo mé­di­co a su mas­co­ta. Lo prin­ci­pal es un exa­men bá­si­co pa­ra de­tec­tar que no hay pro­ble­mas car­dia­cos, ni de as­pec­to ar­ti­cu­lar.

Des­pués del exa­men fí­si­co se pue­den ha­cer prue­bas com­ple­men­ta­rias co­mo he­mo­gra­ma com­ple­to, elec­tro­car­dio­gra­ma Co­llar re­flec­ti­vo

Ro­pa re­flec­ti­va pa­ra el amo Ar­nés (pa­ra pe­rros acos­tum­bra­dos a co­rrer)

Bol­si­tas pa­ra re­co­ger los ex­cre­men­tos

Agua pa­ra su pe­rro y pa­ra us­ted

Bo­zal (so­lo pa­ra pe­rros agre­si­vos) y ra­dio­gra­fías, en­tre otros, to­do de­pen­dien­do de lo que ha­ya de­tec­ta­do el mé­di­co tras exa­mi­nar al pe­rro, y se­gún su his­to­ria y edad.

De igual for­ma los ani­ma­les se pue­den le­sio­nar o en­fer­mar, una vez ini­cia­do el en­tre­na­mien­to, en­ton­ces hay que es­tar pen­dien­tes de ellos. La re­la­ción cer­ca­na que se crea con el pe­rro cuan­do se co­rre per­mi­te re­co­no­cer cam­bios de com­por­ta­mien­to que pue­de su­ge­rir sus­pen­der la ac­ti­vi­dad e in­clu­so vi­si­tar de nue­vo al ve­te­ri­na­rio.

El pe­rro da se­ña­les de que es ho­ra de des­can­sar. Uti­li­za el ja­deo pa­ra re­gu­lar su tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, por lo que de­be­mos po­ner mu­cha aten­ción a su res­pi­ra­ción, un ja­deo ex­ce­si­vo po­dría ser in­di­ca­ti­vo de hi­per­ter­mia (tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral al­ta). Por lo ge­ne­ral, el ani­mal que no es­tá bien se va a rehu­sar a se­guir el ejer­ci­cio y en ese ca­so hay que con­si­de­rar si es­tá muy ca­lien­te o des­hi­dra­ta­do.

Al ob­ser­var­los con aten­ción po­de­mos de­tec­tar si es­tán su­frien­do de al­gu­na le­sión; ren­que­ras, re­nuen­cia a sa­lir a co­rrer, la­mi­do ex­ce­si­vo en el área de la le­sión, piel da­ña­da.

En ca­so de ac­ci­den­te o le­sión lo me­jor es acu­dir al ve­te­ri­na­rio. Si el pe­rro mues­tra sig­nos de hi­per­ter­mia o gol­pe de ca­lor hay que pro­ce­der a re­fres­car­lo, pa­ra eso pue­de usar agua fría pa­ra mo­jar su piel y de esa ma­ne­ra eli­mi­na­rá el ca­lor ex­ce­si­vo.

Hay que te­ner en cuen­ta que el as­fal­to o ce­men­to ca­lien­te es una tor­tu­ra pa­ra las al­moha­di­tas de las pa­tas, pue­den su­frir le­sio­nes si ca­mi­nan o co­rren en su­per­fi­cies muy ca­lien­tes o ás­pe­ras. Lo re­co­men­da­ble es la tie­rra y el za­ca­te.

En cuan­to a la ali­men­ta­ción, es im­por­tan­te man­te­ner una bue­na nu­tri­ción de su mas­co­ta, lo cual se pue­de lo­grar con ali­men­tos ba­lan­cea­dos, ellos traen las vi­ta­mi­nas y otros nu­trien­tes que el pe­rro ne­ce­si­ta. Si el ni­vel de ac­ti­vi­dad es al­to se pue­den ele­gir ali­men­tos con­cen­tra­dos que ya vie­nen for­mu­la­dos. Hay una gran ga­ma de pro­duc­tos pa­ra pe­rros de­por­tis­tas, uno bá­si­co es un su­ple­men­to pa­ra ar­ti­cu­la­cio­nes.

CA­RAC­TE­RíS­TI­CAS DEL PE­RRO

Hay una enor­me va­rie­dad de ra­zas de pe­rros crea­das pa­ra di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des y pre­sen­tan ca­rac­te­rís­ti­cas muy va­ria­das en­tre sí. Al­gu­nas ra­zas co­mo las bra­quio­ce­fá­li­cas (na­riz cor­ta), por ejem­plo, tie­nen un sis­te­ma res­pi­ra­to­rio no ap­to pa­ra ha­cer de­por­te, por lo que con ellos hay que te­ner ma­yor cui­da­do y su ac­ti­vi­dad fí­si­ca de­pen­de­rá mu­cho del es­ti­lo del vi­da que ha lle­va­do. Al­gu­nas de es­tas ra­zas son bull­dog in­glés, bos­ton te­rrier, pe­qui­nés, pug, shih-tzu y bó­xer, en­tre otras.

De igual for­ma exis­ten ra­zas con ca­rac­te­rís­ti­cas que los ha­cen co­rre­do­res na­tu­ra­les co­mo el wei­ma­ra­ner, rho­de­sian rid­ge­back, husky, poin­ter in­glés, en­tre otros. Su es­truc­tu­ra es­que­lé­ti­ca y mus­cu­lar, lar­go de na­riz, pa­tas lar­gas y otras ca­rac­te­rís­ti­cas, los ha­cen co­rre­do­res so­bre­sa­lien­tes. Asi­mis­mo, el po­pu­lar za­gua­te es un pe­rro ideal pa­ra co­rrer, son unos su­per­vi­vien­tes de las con­di­cio­nes ex­tre­mas y con for­ta­le­za ex­tra.

Los pe­rros con ca­pa­ci­da­des es­pe­cia­les, co­mo tres pa­tas o en si­llas de rue­das po­drían a pri­me­ra vis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.