DO­ñA DAISY

Perfil (Costa Rica) - - Talento Perfil -

Guár­de­lo siem­pre de­bi­da­men­te do­bla­do en su em­pa­que ori­gi­nal.

Al la­var­lo pue­de re­cu­rrir al dry clea­ning o bien a mano con una go­ta de de­ter­gen­te.

No lo re­tuer­za el la­var.

Dé­je­lo se­car ex­ten­di­do o con un pa­ño aba­jo y otro en­ci­ma. luz. Esa ima­gen fue el re­fe­ren­te pa­ra tra­du­cir­lo en nue­vos tra­zos, don­de do­mi­na­ban los to­nos ro­sa y el azul. A par­tir de un se­llo cua­dri­cu­la­do re­creó la tex­tu­ra y, en las zo­nas don­de no pre­sio­nó bien, en­con­tró ese en­can­to de lo or­gá­ni­co e im­per­fec­to.

“Apro­ve­cho esos erro­res pa­ra ha­cer los pa­ñue­los más es­pe­cia­les. Siem­pre tra­to de di­se­ñar pri­me­ro di­bu­jan­do, re­cor­tan­do y en­su­cián­do­me… es lo que más dis­fru­to de to­do el pro­ce­so. La compu­tado­ra vie­ne has­ta des­pués, ya cuan­do ten­go la com­po­si­ción lis­ta y so­lo ne­ce­si­to re­to­ques fi­na­les”, ex­pli­ca Del­ga­do en su blog.

De ese es­tu­dia­do pro­ce­so de di­se­ño na­ce una co­ne­xión es­pe­cial en­tre Ji­me­na y ca­da uno de sus tra­ba­jos que se trans­mi­te en las fe­rias de di­se­ño don­de pue­de con­ver­sar con los clien­tes. Ade­más, sus pa­ñue­los pue­den en­con­tra­se en Ca­sa 13 30, tien­da de di­se­ño ubi­ca­da en el co­ra­zón de San Jo­sé.

CAM­BIO DE RUM­BO

Con Do­ña Daisy, la di­se­ña­do­ra ha lo­gra­do dar­le for­ma a su sue­ño de te­ner su pro­pia em­pre­sa a par­tir de un ac­ce­so­rio po­co usual en Cos­ta Ri­ca, pe­ro muy ver­sá­til: los pa­ñue­los y bu­fan­das. Su ma­te­ria pri­ma es la se­da, tex­til ver­sá­til, que ofre­ce abri­go en los días fríos pe­ro per­mi­te a la piel res­pi­rar cuan­do el sol se im­po­ne. Ca­rac­te­rís­ti­ca que la ha­ce más atrac­ti­va pa­ra nues­tro cam­bian­te cli­ma. Pun­to de ven­ta: Ca­sa 13 30 en San Jo­sé Cen­tro (50 me­tros oes­te del Re­gis­tro Ci­vil, so­bre la Cues­ta de Nú­ñez) o a tra­vés de la pá­gi­na de fa­ce­book: fa­ce­book.com/do­na­daisy­de­sign

Pá­gi­na web: do­na­daisy.com

Ran­go de pre­cios: de 22.600 a 42.500 co­lo­nes.

Asi­mis­mo, la mar­ca Do­ña Daisy –nom­bre que le ha­ce ho­nor su abue­la– le ha per­mi­ti­do re­di­rec­cio­nar su vi­da y en­con­trar su ver­da­de­ra pa­sión. Tras pa­sar por las au­las de di­se­ño pu­bli­ci­ta­rio, en­ten­dió que lo su­yo no era la agen­cia de pu­bli­ci­dad y las cam­pa­ñas pa­ra pro­mo­cio­nar pro­duc­tos ma­si­vos, sino la ilus­tra­ción. Fue así co­mo de­ci­dió con­ti­nuar su pre­pa­ra­ción en el Vie­jo Con­ti­nen­te y cam­biar el rum­bo ha­cia el di­se­ño tex­til.

“Te­nía esa ne­ce­si­dad de ex­pre­sar­me, de di­bu­jar, de ha­cer lí­neas que no ne­ce­sa­ria­men­te fue­ran a ter­mi­nar en un di­bu­jo lin­dí­si­mo sino na­da más ra­yar. Las tex­tu­ras me en­can­tan. Que­ría ha­cer al­go con to­do eso”, ex­pli­ca.

Fue al re­gre­sar, ha­ce año y me­dio, que na­ció la em­pre­sa. Sus pa­ñue­los son idea­les pa­ra com­ple­men­tar el atuen­do si se lle­van en cue­llo, co­mo adorno en un bol­so o in­clu­so co­mo un de­ta­lle co­lo­ri­do dentro de un tra­je mas­cu­lino.

La par­te pre­fe­ri­da, tan­to de Ji­me­na co­mo de quien se con­vier­te en due­ño de un pa­ñue­lo, es la his­to­ria que hay pa­ra con­tar de­trás de ca­da una de las crea­cio­nes, la ins­pi­ra­ción que se es­con­de en esas lí­neas. Son el sos­tén de una em­pre­sa que se edi­fi­ca ca­da día y se des­do­bla en to­nos de azul. “Sa­bía que era más di­fí­cil ini­ciar pe­ro creo que a fu­tu­ro va a ser más gra­ti­fi­can­te”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.