Sis­te­ma de rie­go efi­cien­te y ren­ta­ble

Una red hi­dráu­li­ca per­fec­ta pa­sa por un di­se­ño ma­te­má­ti­co con el que se pue­de evi­tar un fu­tu­ro co­lap­so.

Productor Agropecuario - - INNOVACIÓN -

El rie­go es tan ur­gen­te en el ist­mo cen­troa­me­ri­cano que de no im­ple­men­tar­lo ra­cio­nal­men­te sin abu­sar de los re­cur­sos hí­dri­cos –lo que es per­fec­ta­men­te fac­ti­ble­que­da­ría­mos con muy po­ca pro­tec­ción an­te fac­to­res cli­má­ti­cos ad­ver­sos; ur­gen­tes fac­to­res so­cio­eco­nó­mi­cos por re­sol­ver y lo más im­por­tan­te, la se­gu­ri­dad alimentaria que de­be­mos ga­ran­ti­zar a co­mo dé lu­gar.

Sin em­bar­go, pa­ra lo­grar las me­tas an­te­rio­res es ne­ce­sa­rio in­te­grar tec­no­lo­gía a las ac­ti­vi­da­des agro­pe­cua­rias con el fin de au­men­tar y di­ver­si­fi­car su pro­duc­ti­vi­dad y ren­ta­bi­li­dad, pe­ro se de­be sa­ber que ta­les cam­bios son re­la­ti­va­men­te com­pli­ca­dos por la gran can­ti­dad de ele­men­tos que se de­ben te­ner en cuen­ta.

Di­se­ño co­rrec­to

Un sis­te­ma de rie­go es una red hi­dráu­li­ca y és­ta a su vez el re­sul­ta­do de un cálcu­lo ma­te­má­ti­co; ra­zón por la cual, si no se tie­ne una ba­se só­li­da -co­mo to­da obra de in­ge­nie­ría- co­rre­rá el ries­go de co­lap­sar al pri­mer mo­vi­mien­to o fac­tor ad­ver­so; por tan­to, los as­pec­tos que obli­ga­to­ria­men­te se de­ben con­si­de­rar al mo­men­to de di­se­ñar co­rrec­ta­men­te un sis­te­ma de rie­go son los si­guien­tes:

Cul­ti­vos a ex­plo­tar y plan de di­ver­si­fi­ca­ción a fu­tu­ro. Es­pe­cial aten­ción a la fi­sio­lo­gía de los cul­ti­vos.

Tra­ba­jo con­jun­to en­tre el In­ge­nie­ro que de­be­rá di­se­ñar el sis­te­ma y el agró­no­mo a car­go.

Eva­lua­ción y afo­ro de las fuen­tes de agua y de la ener­gía dis­po­ni­ble en el si­tio.

Aná­li­sis fí­si­co de sue­los pa­ra de­ter­mi­nar la tex­tu­ra y ca­pa­ci­dad de re­ten­ción de hu­me­dad.

Se­lec­ción, cálcu­lo y di­se­ño del sis­te­ma que me­jor res­pon­da los in­tere­ses del pro­duc­tor.

Lis­ta­do de com­pe­to de ma­te­ria­les y pre­su­pues­to to­tal el sis­te­ma.

Mano de Obra ne­ce­sa­ria.

Cos­to del rie­go

Se pue­de de­cir que la in­ver­sión pa­ra es­ta­ble­cer un sis­te­ma de rie­go es con­si­de­ra­ble pe­ro a la vez ren­ta­ble; si no lo fue­ra, na­die es­ta­ría ha­cien­do uso del rie­go; no obs­tan­te es una ac­ti­vi­dad en franco cre­ci­mien­to en to­dos los paí­ses del mun­do con un so­lo im­pe­di­men­to: la dis­po­ni­bi­li­dad de agua. En al­gu­nos paí­ses hay su­fi­cien­te y es gratis, en otros no lo es tan­to, la man­tie­nen ra­cio­na­da y se pa­ga por ella; en al­gu­nos lu­ga­res in­clu­so se rie­ga con aguas ne­gras y en otros el dé­fi­cit es tal que el uso del agua es­tá se­ve­ra­men­te res­trin­gi­do. En cual­quier ca­so, el buen fun­cio­na­mien­to de­pen­de­rá de la efi­cien­cia que se ha­ya lo­gra­do con­se­guir en la se­lec­ción del equi­po y en su di­se­ño hi­dráu­li­co.

En Cen­troa­mé­ri­ca, en par­ti­cu­lar, se ven­den sis­te­mas muy avan­za­dos y otros que no lo son tan­to, pe­ro es muy im­por­tan­te sa­ber tam­bién que un sis­te­ma de rie­go no se pue­de va­lo­rar di­vi­dien­do el cos­to to­tal de la in­ver­sión en­tre el nú­me­ro de hec­tá­reas re­ga­das da­do que exis­ten mu­chas for­mas y tru­cos pa­ra re­du­cir es­te va­lor. El ver­da­de­ro va­lor lo da­rán los cos­tos de ope­ra­ción en­tre ellos el cos­to ener­gé­ti­co y el con­su­mo del mo­tor; la mano de obra ne­ce­sa­ria; el cos­to por man­te­ni­mien­to, la vi­da útil, en­tre otros. Es­tas son las ci­fras con las que to­do pro­duc­tor con rie­go ten­drá que ba­ta­llar en los años por ve­nir que bien po­drían ser de 25 a 30 años de­pen­dien­do de los equi­pos que se ad­quie­ran. Es im­por­tan­te des­ta­car que la se­lec­ción del sis­te­ma de­pen­de­rá de los cul­ti­vos a ex­plo­tar.

Sis­te­mas de rie­go

Rie­go por go­teo

Es así co­mo en el rie­go por go­teo, es por su uso muy ge­ne­ra­li­za­do úl­ti­ma­men­te, ya que en­tre las ven­ta­jas a con­si­de­rar es­ta su al­ta efi­cien­cia, que al­can­za cer­ca del 95%. Ade­más es­te ti­po de sis­te­ma es muy uti­li­za­do pa­ra re­gar cul­ti­vos a los que no se pue­de mo­jar el fo­lla­je o el fru­to; ta­les co­mo me­lón de ex­por­ta­ción, ta­ba­co pa­ra ela­bo­ra­ción de pu­ros, al­gu­nos ve­ge­ta­les cu­bier­tos con plás­ti­cos, en­tre otros. Tra­ba­ja con pre­sio­nes muy ba­jas y so­la­men­te hu­me­de­ce las zo­nas ra­di­cu­la­res de­jan­do en se­co don­de po­drían cre­cer ma­las hier­bas.

Nos obs­tan­te el sis­te­ma co­mo mu­chos otros me­ca­nis­mos, tie­ne tam­bién cier­tas des­ven­ta­jas a con­si­de­rar co­mo ser su cos­to, pues es el más ca­ro de to­dos y su vi­da útil la más cor­ta; las du­ra­bi­li­dad de las man­gue­ras de­pen­de­rá del es­pe­sor de sus pa­re­des (2-3 años) y la can­ti­dad de man­gue­ra por hec­tá­rea de la den­si­dad de la red.

Es muy im­por­tan­te que los pro­duc­to­res se­pan que las man­gue­ras re­pre­sen­tan apro­xi­ma­da­men­te el 75% del cos­to to­tal del sis­te­ma y una re­po­si­ción sus­tan­cial ca­da cier­to tiem­po. El rie­go por go­teo re­quie­re aguas com­ple­ta­men­te lim­pias y libres de re­si­duos, de allí la ne­ce­si­dad de di­fe­ren­tes ti­pos de fil­tros y des­are­na­do­res. Una vez di­se­ña­do pa­ra un de­ter­mi­na­do cul­ti­vo es muy di­fí­cil con­ver­tir­lo pa­ra re­gar otras co­sas. El con­su­mo ener­gé­ti­co es ba­jo pe­ro el tiem­po de bom­beo en la ma­yo­ría de los ca­sos al­can­zan las 24 ho­ras de tal for­ma que la ener­gía que con­su­me un mo­tor pe­que­ño po­dría ser igual o su­pe­rar el con­su­mo de otros ti­pos de rie­go con mo­to­res de ma­yor po­ten­cia fun­cio­nan­do me­nos tiem­po.

As­per­sión mó­vil

Po­si­ble­men­te es­te sea el pri­mer sis­te­ma de rie­go pre­su­ri­za­do que sa­lió al mer­ca­do. Si las tu­be­rías la­te­ra­les son de alu­mi­nio la vi­da útil pue­de ser de más de 30 años. Con tu­be­rías de PVC su­per­fi­cia­les se­rá bas­tan­te me­nos. Sin

Un sis­te­ma de rie­go no se pue­de va­lo­rar di­vi­dien­do el cos­to to­tal de la in­ver­sión en­tre el nú­me­ro de hec­tá­reas re­ga­das da­do que exis­ten mu­chas for­mas y tru­cos pa­ra re­du­cir es­te va­lor.

em­bar­go una de sus ven­ta­jas es que pue­de ser uti­li­za­do pa­ra to­do ti­po de cul­ti­vo, es fá­cil de ope­rar y prác­ti­ca­men­te no re­quie­re de man­te­ni­mien­to, por­que es muy re­sis­ten­te.

Su des­ven­ta­ja ra­di­ca en que la efi­cien­cia di­fí­cil­men­te su­pera el 65% de­pen­dien­do del si­tio y las con­di­cio­nes del vien­to, es­to por la pre­sión en bo­qui­lla de as­per­sor que os­ci­la en­tre 30 y 40 PSI y a ve­ces más; a es­tas pre­sio­nes un buen por­cen­ta­je del agua se di­si­pa en el am­bien­te co­mo ae­ro­sol. Los cons­tan­tes cam­bios de po­si­ción de las tu­be­rías de día y de no­che de­man­dan mu­cha mano de obra y en cier­tos cul­ti­vos co­mo la ca­ña de azú­car los cam­bios noc­tur­nos ca­si nun­ca se cum­plen por lo di­fí­cil que es en­trar de no­che a un ca­ña­ve­ral a cam­biar y tras­la­dar tu­bos.

La­te­ra­les mó­vi­les so­bre rue­das

Po­co co­no­ci­dos en Cen­troa­mé­ri­ca son muy co­mu­nes en Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos, Nor­te de Áfri­ca, Me­dio Orien­te, y otros paí­ses del mun­do. Se pue­de de­cir que fue el pri­mer sis­te­ma de rie­go me­ca­ni­za­do con mo­vi­mien­to in­de­pen­dien­te. Tie­nen dos ver­sio­nes pa­ra el tras­la­do en­tre hi­dran­tes: con mo­to­res de ga­so­li­na y con tras­la­do ma­nual. Am­bas ope­ra­cio­nes muy sen­ci­llas.

Es­te se ca­rac­te­ri­za por su ba­jo cos­to, son re­sis­ten­tes y de lar­ga vi­da útil. Ca­si no re­quie­ren de mano de obra, una so­la per­so­na pue­de ma­ne­jar va­rios sis­te­mas; es el ti­po de rie­go ideal pa­ra pequeños y me­dia­nos pro­duc­to­res. La ma­yo­ría de las mar­cas dis­po­nen sus hi­dran­tes es­pa­cia­dos a 18 me­tros re­ga­do siem­pre la mis­ma ban­da lo­gran­do con es­to una efi­cien­cia de rie­go de 75% apro­xi­ma­da­men­te. Pe­ro su des­ven­ta­ja ra­di­ca en que so­la­men­te pue­den re­gar cul­ti­vos cu­ya al­tu­ra no su­pere 1.5 me­tros.

Tra­ve­llers o ca­ño­nes via­je­ros

Es­te ti­po de rie­go es­tu­vo por mu­cho tiem­po ex­clui­do por las al­tas pre­sio­nes que exi­gían las tur­bi­nas hi­dráu­li­cas que re­traen las man­gue­ras y el ca­ñón, re­sul­tan­do en con­su­mo ener­gé­ti­co muy ele­va­do. Otra li­mi­tan­te era la ne­ce­si­dad de aguas muy lim­pias pa­ra no obstruir o atas­car las tur­bi­nas, en re­su­men no se re­co­men­da­ba re­gar con aguas con re­si­duos ve­ge­ta­les o aguas con me­la­za. Ha­ce al­gu­nos años, a un fa­bri­can­te ca­na­dien­se se le ocu­rrió sus­ti­tuir las tur­bi­nas por pequeños mo­to­res de 4 hp, de ga­so­li­na o dié­sel y con es­to dio so­lu­ción a las dos prin­ci­pa­les fallas de los Tra­ve­llers; re­du­cir la pre­sión de ope­ra­ción y no exis­tien­do ya tur­bi­nas, se po­dían uti­li­zar aguas de cual­quier cla­se in­clu­so la apli­ca­ción de es­tiér­col di­lui­do pa­ra fer­ti­li­zar los pas­tos ba­jo rie­go en las fin­cas ga­na­de­ras.

Los nue­vos mo­de­los de Tra­ve­ller sin tur­bi­nas hi­dráu­li­cas rie­gan con una efi­cien­cia com­pro­ba­da de 82%; ade­más cuen­tan con cier­tos ac­ce­so­rios que po­si­bi­li­tan gran exac­ti­tud en la apli­ca­ción de las lá­mi­nas de agua que de­man­da el cul­ti­vo en sus di­fe­ren­tes fa­ses de desa­rro­llo. Es­to es im­por­tan­tí­si­mo por­que per­mi­te re­du­cir mu­chas ho­ras de bom­beo con la re­duc­ción in­me­dia­ta de la fac­tu­ra men­sual por ener­gía. Equi­pa­da con un pe­que­ño trac­tor una so­la per­so­na es­ta­ría en ca­pa­ci­dad de ma­ne­jar 8 sis­te­mas de 45 hec­tá­reas ca­da uno. Sin em­bar­go no es re­co­men­da­do pa­ra te­rre­nos pla­nos o con in­cli­na­cio­nes no ma­yo­res al 15%.

Pi­vo­tes cen­tra­les y li­nea­les

Es­te ti­po de sis­te­ma es apro­pia­do pa­ra cual­quier cul­ti­vo. Exis­ten ac­cio­na­dos por mo­to­res eléc­tri­cos o por acei­te hi­dráu­li­co a pre­sión co­mo cual­quier ma­qui­na­ria agrí­co­la. Po­si­ble­men­te és­te sea el me­jor sis­te­ma de rie­go in­ven­ta­do por el hom­bre. Es el más ba­ra­to, con una efi­cien­cia de rie­go de 93-95%, muy si­mi­lar al go­teo pe­ro con me­nor con­su­mo de ener­gía, vi­da útil de 30 años, no re­quie­re de mano de obra, mí­ni­mos gas­tos de man­te­ni­mien­to so­bre to­do los pi­vots de trac­ción por acei­te a pre­sión; pue­den fer­ti­li­zar y apli­car cual­quier agro­quí­mi­co con una pre­ci­sión que los avio­nes ja­más po­drían igua­lar abrien­do la po­si­bi­li­dad de pres­cin­dir de es­te ser­vi­cio; ade­más, con las de­bi­das mo­di­fi­ca­cio­nes se pue­den re­gar me­lo­nes y ta­ba­co apli­can­do el agua di­rec­ta­men­te a los sur­cos. Se de­be men­cio­nar que una fá­bri­ca es­pa­ño­la ya pro­du­ce pi­vo­tes mul­ti­cen­tros ac­cio­na­dos por ener­gía so­lar.

Im­ple­men­tar un rie­go efi­cien­te en la re­gión es ca­da vez más ur­gen­te pa­ra pro­te­ger la agri­cul­tu­ra de los cam­bios cli­má­ti­cos ad­ver­sos. Ed­win Cas­ti­llo, Pre­si­den­te de Aquaa­gro.

En es­te sis­te­ma el agua se apli­ca en for­ma de una llu­via más o me­nos in­ten­sa y uni­for­me.

El sis­te­ma de pi­vo­tes cen­tra­les son apro­pia­dos pa­ra cual­quier cul­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.