El te­so­ro es­con­di­do tras la col­me­na

El re­to de los pro­duc­to­res apí­co­las es abrir la ventana pa­ra pro­du­cir y ex­por­tar apro­ve­chan­do la ca­de­na de miel.

Productor Agropecuario - - INDUSTRIA ALIMENTARIA -

De pa­sar a ven­der la miel en bo­te­llas re­ci­cla­das de vod­ka u otras be­bi­das al­cohó­li­cas, Ma­ría de Je­sús Men­jí­var aho­ra co­mer­cia­li­za su pro­duc­to en en­va­ses es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­dos pa­ra miel. Tam­bién cam­bió la ven­ta al de­ta­lle a ori­llas de ca­rre­te­ra pa­ra par­ti­ci­par en fe­rias y en los agro­mer­ca­dos que el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra de El Sal­va­dor rea­li­za y allí pue­de ven­der su pro­duc­to a un me­jor pre­cio.

“Ha­ce diez años que apren­dí a pro­ce- sar el pro­duc­to pe­ro des­de ha­ce un par de años es que he co­men­za­do a ven­der más for­mal­men­te”, ase­gu­ra la se­ño­ra.

Do­ña Ma­ría es par­te de la Coo­pe­ra­ti­va Agro­mer­ca­do Su­chi­to­to, ella jun­to a va­rios pro­duc­to­res de otras coope­ra­ti­vas del país son be­ne­fi­cia­dos con las ca­pa­ci­ta­cio­nes y el apor­te de ca­pi­tal se­mi­lla que rea­li­zan di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, ONG´S y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les den­tro del mar­gen del pro­yec­to Ca­de­na de la Miel.

La pro­duc­ción de la miel des­de la col­me­na has­ta el con­su­mi­dor fi­nal, in­vo­lu­cra a di­ver­sos ac­to­res, en­tre pro­vee­do­res tan­to de ma­te­rias pri­mas co­mo de ser­vi­cios me­dian­te la ven­ta de en­va­ses, plás­ti­cos, di­se­ño e im­pre­sión de eti­que­tas, em­pa­ca­do­res, trans­por­te, im­por­ta­do­res, dis­tri­bui­do­res ma­yo­ris­tas y los mi­no­ris­tas que lle­van el pro­duc­to a las ma­nos de los con­su­mi­do­res.

To­do es­te pro­ce­so, que se pue­de re­su­mir en po­cas pa­la­bras, re­quie­re de co­no­ci­mien­tos más allá de la me­ra pro­duc­ción en el cam­po, si el pro­pó­si-

to es lo­grar un pro­duc­to de ca­li­dad. Es así co­mo las en­ti­da­des in­vo­lu­cra­das en el pro­gra­ma Ca­de­na de la Miel, apor­tan ca­da uno lo su­yo pa­ra lo­grar que los pro­duc­to­res ob­ten­gan los me­jo­res ren­di­mien­tos y un pro­duc­to fi­nal de ca­li­dad que pue­dan ven­der a me­jo­res pre­cios e in­clu­so, pue­dan ex­por­tar.

El Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría (MAG), me­dian­te su Pro­gra­ma de Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar (PAF), la Fun­da­ción Sal­va­do­re­ña pa­ra el Desa­rro­llo Em­pre­sa­rial y So­cial, FU­SA­DES, la Fun­da­ción Sui­za de Coope­ra­ción pa­ra el Desa­rro­llo Téc­ni­co (Swiss­con­tact), el Or­ga­nis­mo In­ter­na­cio­nal Re­gio­nal de Sa­ni­dad Agro­pe­cua­ria (OIRSA), la Agen­cia de los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra el Desa­rro­llo In­ter­na­cio­nal (USAID), el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de Es­ta­dos Uni­dos (USDA), el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) y el Fon­do Mul­ti­la­te­ral de In­ver­sio­nes (FOMIN) son al­gu­nas de las en­ti­da­des que apo­yan ac­ti­va­men­te es­te pro­yec­to.

“Me­dian­te los ta­lle­res y las ca­pa­ci­ta­cio­nes me han en­se­ña­do de cos­teo, de có­mo mer­ca­dear mi pro­duc­to tam­bién me di­se­ña­ron una vi­ñe­ta y una mar­ca y me ex­pli­ca­ron que de­bía te­ner una me­jor pre­sen­ta­ción en el en­va­sa­do, que se vie­ra más hi­gié­ni­co por­que an­tes lo en­va­sa­ba en bo­te­llas de ga­seo­sa o de otras be­bi­das. Mi sue­ño es te­ner el re­gis­tro sa­ni­ta­rio y po­der ven­der por ma­yor”, ex­pli­ca Ma­ría de Je­sús.

De acuer­do a la pro­duc­to­ra, en la Coo­pe­ra­ti­va ela­bo­ran di­fe­ren­tes pro­duc­tos y que aho­ra es­tán en­va­san­do y pro­du­cien­do de me­jor ma­ne­ra, al igual que la miel. Por ejem­plo, un bre­ba­je de plan­tas me­di­ci­na­les co­no­ci­do co­mo la esen­cia co­ro­na­da; o el vino de ro­sa de Ja­mai­ca. Las ca­pa­ci­ta­cio­nes tam­bién les han ser­vi­do pa­ra pro­ce­sar y me­jo­rar la ca­li­dad de to­dos los pro­duc­tos que en la coo­pe­ra­ti­va ela­bo­ran.

Ma­xi­mi­li­ano Navarro, de la Aso­cia­ción Coo­pe­ra­ti­va de Api­cul­to­res de Cha­la­te­nan­go, (Aco­pi­de­cha de R.L.) tam­bién ha sa­bi­do apro­ve­char las ca­pa­ci­ta­cio­nes y ta­lle­res que por me­dio del pro­gra­ma re­ci­be y ase­gu­ra que el co­no­ci­mien­to ad­qui­ri­do le ha ayu­da­do a los coope­ra­ti­vis­tas a po­si­cio­nar su pro­duc­to a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Ac­tual­men­te ex­por­tan a Ale­ma­nia.

“He­mos apren­di­do (los api­cul­to­res) a ha­cer un buen ma­ne­jo de la abe­ja, có­mo ex­traer la miel de las ca­jas, có­mo aco­piar­la y con­ser­var­la. Aho­ra tam­bién sa­be­mos có­mo en­va­sar­la y eti­que­tar­la. To­do el pro­ce­so, de ma­ne­ra co­rrec­ta, nos ha ser­vi­do pa­ra po­der ob­te­ner los per­mi­sos in­ter­nos pa­ra ex­por­tar a Ale­ma­nia”, di­jo el pro­duc­tor.

De acuer­do a Clau­dia Áva­los, quien es re­pre­sen­tan­te de la Aso­cia­ción Ca­de­na de Miel y, jun­to a su fa­mi­lia, pro­pie­ta­ria de una la em­pre­sa ex­por­ta­do­ra de miel Mie­les Jo­ya de Ce­rén, la ma­yor par­te de em­pre­sas api­cul­to­ras sal­va­do­re­ñas son ini­cia­ti­vas fa­mi­lia­res en bus­ca de me­jo­rar sus con­di­cio­nes.

Es­ta la­bor pue­de di­na­mi­zar la eco­no­mía de una fa­mi­lia y de una co­mu­ni­dad pues es­tas agroem­pre­sas, que co­mien­zan co­mo la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de una fa­mi­lia, ge­ne­ran más em­pleos a me­di­da van cre­cien­do. La jo­ven re­cuer­da có­mo su pa­dre ad­qui­rió unas 20 ca­jas sin co­no­cer na­da de pro­duc­ción de miel. Em­plea­ron a va­rios jó­ve­nes y al año si­guien­te ya ne­ce­si­ta­ban de más ma­nos pa­ra tra­ba­jar en las col­me­nas. Aho­ra Mie­les Jo­ya de Ce­rén, es una de las em­pre­sas que par­ti­ci­pa brin­dan­do ca­pa­ci­ta­cio­nes téc­ni­cas a los api­cul­to­res.

Sa­muel Sa­la­zar, di­rec­tor del Pro­gra­ma de In­no­va­ción Tec­no­ló­gi­ca de Fu­sa­des, ase­gu­ra que los pro­duc­to­res de miel sal­va­do­re­ña pue­den lo­grar ser más com­pe­ti­ti­vos si, en pri­mer lu­gar, se ca­pa­ci­tan pa­ra me­jo­rar sus pro­duc­cio-

“Pa­ra ser más com­pe­ti­ti­vos es ne­ce­sa­rio que los api­cul­to­res bus­quen al­ter­na­ti­vas de pro­duc­ción con un va­lor agre­ga­do” Sa­muel Sa­la­zár, ana­lis­ta de Fu­sa­des.

nes ha­cien­do un ma­ne­jo ade­cua­do de las abejas y de los pla­gui­ci­das.

“El país tie­ne que po­si­cio­nar la mar­ca de la miel sal­va­do­re­ña y pa­ra ser más com­pe­ti­ti­vos es ne­ce­sa­rio que los api­cul­to­res bus­quen al­ter­na­ti­vas de pro­duc­ción con un va­lor agre­ga­do, es de­cir, no pro­du­cir y ex­por­tar úni­ca­men­te miel sino pro­duc­tos pro­ce­sa­dos”, sos­tu­vo Sa­la­zar.

Va­rios api­cul­to­res han co­men­za­do a di­ver­si­fi­car sus pro­duc­cio­nes ela­bo­ran­do pro­duc­tos co­mo por ejem­plo, mer­me­la­da pro­ce­sa­da en la que se sus­ti­tu­ye el azú­car por la miel; mien­tras que otros ex­traen el ve­neno de la abe­ja y lo es­tán uti­li­zan­do en pro­duc­tos mé­di­cos, in­clui­dos el tra­ta­mien­to del si­da y sus­ti­tu­to de bó­tox.

Ale­jan­dro Flo­res es uno de los api­cul­to­res que ha sa­bi­do sa­car el me­jor pro­ve­cho de sus abejas obre­ras. Ade­más de pro­du­cir ri­ca miel, apro­ve­char la po­li­ni­za­ción de las abejas pa­ra su ca­fe­tal y ha­cer ve­las de cera de abe­ja, aho­ra es­tá in­cur­sio­nan­do en el mun­do de los in­su­mos far­ma­céu­ti­cos.

Flo­res ex­trae la api­to­xi­na de las abejas, es de­cir, el ve­neno que se­cre­tan las obre­ras pa­ra ob­te­ner, por ca­da 10.000, 1 gra­mo de api­to­xi­na. Lue­go ven­de es­ta sus­tan­cia a la­bo­ra­to­rios en Es­ta­dos Uni­dos. De acuer­do al pro­duc­tor, los 5 gra­mos del ve­neno pue­den te­ner un cos­to de US$250.

Es­te es el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de la ca­de­na de la miel, tec­ni­fi­car y pro­fe­sio­na­li­zar a los api­cul­to­res, con­ver­tir­los en gran­des pro­duc­to­res con el po­ten­cial de ex­por­tar, da­da la re­le­van­cia de es­te pro­duc­to y la de­man­da que tie­ne, prin­ci­pal­men­te en Eu­ro­pa.

El pa­no­ra­ma

De acuer­do al di­rec­tor re­gio­nal de Sa­lud Ani­mal del Oirsa, Luis Es­pi­no­za, los api­cul­to­res en El Sal­va­dor, y en ge­ne­ral en to­da la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na en­fren­tan un di­fí­cil pa­no­ra­ma en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Los pre­cios pa­ra la ex­por­ta­ción de miel na­tu­ral han caí­do mien­tras que la se­quía, que afec­tó a la re­gión en­tre 2014 y 2015, tu­vo efec­tos ad­ver­sos en los pe­río­dos de po­li­ni­za­ción y pro­duc­ción.

En El Sal­va­dor es­to re­pre­sen­tó un al­to pa­ra una dé­ca­da de cre­ci­mien­to en las ex­por­ta­cio­nes de miel na­tu­ral, ade­más, la de­lin­cuen­cia con­ti­núa im­pac­tan­do al país. “Co­no­ce­mos ca­sos en los que a un pro­duc­tor le han ro­ba­do en una so­la no­che 200 ca­jas (col­me­nas). Es una pér­di­da enor­me”, ase­gu­ró Es­pi­no­za.

Sin em­bar­go, ini­cia­ti­vas co­mo el pro­gra­ma de ca­de­na de la miel, son puer­tas que dan al­ter­na­ti­vas a los pequeños y me­dia­nos pro­duc­to­res que bus­can ser más com­pe­ti­ti­vos en el mer­ca­do.

Ade­más el clima y la de­lin­cuen­cia, otro de los obs­tácu­los que de­ben su­pe­rar los api­cul­to­res es el cos­to y la dis­po­ni­bi­li­dad del azú­car, ya que al no ha­ber plan­tas de las que se ali­men­ten las abejas de­bi­do a la se­quía, el azú­car se con­vier­te en su prin­ci­pal ali­men­to y es­to les re­pre­sen­ta un cos­to adi­cio­nal.

Tam­bién los pre­cios del trans­por­te han in­cre­men­ta­do, de­bi­do a las al­zas en el com­bus­ti­ble, lo que afec­ta di­rec­ta­men­te a los pro­duc­to­res que de­ben tras­la­dar sus col­me­nas ca­da ve­rano en bus­ca de lu­ga­res don­de ha­ya flo­ra­ción, es­to con el ob­je­ti­vo de evi­tar la com­pra de azú­car pa­ra ali­men­tar a las abejas.

El Dr. Es­pi­no­za ase­gu­ra, que pe­se a es­te pa­no­ra­ma hay ini­cia­ti­vas im­por­tan­tes que bus­can po­ten­ciar la pro­duc­ción de miel. En Gua­te­ma­la, por ejem­plo, se tra­ba­ja en la trazabilidad de es­te pro­duc­to con el ob­je­ti­vo de en­trar a mer­ca­dos eu­ro­peos más exi­gen­tes. Gua­te­ma­la ya cuen­ta con un fi­nan­cia­mien­to in­ter­na­cio­nal pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo que de con­cre­tar­se, lo­gra­rá po­si­cio­nar a Gua­te­ma­la co­mo uno de los paí­ses ex­por­ta­do­res de la miel de más al­ta ca­li­dad, pues po­drá com­pro­bar­se que no se uti­li­cen quí­mi­cos en las col­me­nas y que sea una miel pu­ra, sin adul­te­rar­se.

En con­clu­sión, la api­cul­tu­ra, no es so­lo una ac­ti­vi­dad que mue­va a em­pre­sas ex­por­ta­do­ras, ini­cia en co­mu­ni­da­des que bus­can sea su me­dio de tra­ba­jo pe­ro que pue­de lle­gar a ser una ac­ti­vi­dad di­na­mi­za­do­ra de la eco­no­mía y que ade­más tie­ne un im­pac­to po­si­ti­vo en el me­dio am­bien­te.

La Ca­de­na de Miel da esa opor­tu­ni­dad a los api­cul­to­res, am­plía su co­no­ci­mien­to y les mues­tras po­si­bi­li­da­des que an­tes no ha­bían con­tem­pla­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.