Los pla­nes de la trazabilidad

El ras­treo es una he­rra­mien­ta que se uti­li­za pa­ra co­no­cer el ori­gen de los pro­duc­tos Ani­ma­les y ve­ge­ta­les y el pro­pó­si­to fi­nal De­be ser Apli­car­lo A lo lar­go de to­da la ca­de­na de pro­duc­ción.

Productor Agropecuario - - SALUD ANIMAL -

For Dr. Luis Al­ber­to Es­pi­no­za Ro­dezno, di­rec­tor Re­gio­nal de Sa­ni­dad Ani­mal, OIRSA.

Hoy en día no hay ma­ne­ra de sa­ber de dón­de pro­vino un tro­zo de car­ne. No exis­te la trazabilidad en to­da la ca­de­na pro­duc­ti­va pe­se a que se es­tán rea­li­zan­do es­fuer­zos en di­fe­ren­tes paí­ses de la re­gión. Es­to es un re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble que de­be cum­plir el ga­na­de­ro y to­do pro­duc­tor agro­pe­cua­rio y a me­diano pla­zo, to­das las na­cio­nes de­be­rán rea­li­zar la trazabilidad de sus ga­na­dos, ha­tos, ave­ríos, etc; mo­ti­va­dos por el co­mer­cio.

Pe­ro aho­ra, po­co o na­da se pue­de sa­ber so­bre el ori­gen de los ani­ma­les, el ma­ne­jo que se ha he­cho y las con­di­cio­nes en las que fue pro­ce­sa­da la car­ne. Por ello, el Or­ga­nis­mo In­ter­na­cio­nal Re­gio­nal de Sa­ni­dad Agro­pe­cua­ria (Oirsa) es­tá tra­ba­jan­do en la im­ple­men­ta­ción de una pla­ta­for­ma in­for­má­ti­ca de re­gis­tro, ini­cial­men­te de bo­vino pe­ro que se am­plia­rá a otras especies, co­mo par­te de la trazabilidad que de­ben lo­grar to­dos los paí­ses ads­cri­tos al Oirsa.

A tra­vés del ras­treo del ga­na­do se po­drá me­jo­rar la se­gu­ri­dad alimentaria del con­su­mi­dor, te­ner ma­yo­res con­tro­les en los re­gis­tros del ga­na­do, un con­sor­cio de mer­ca­dos exi­gen­tes en el ma­ne­jo del ha­to, así co­mo man­te­ner la inocui­dad de la car­ne y la re­duc­ción del abi­gea­to.

Otra ven­ta­ja de la trazabilidad es que se pue­de dar se­gui­mien­to al ro­bo de ani­ma­les gra­cias al sis­te­ma del Oirsa de la im­ple­men­ta­ción del chip elec­tró­ni­co, sin im­por­tar dón­de se en­cuen­tren, se pue­den lo­ca­li­zar.

Ca­da pla­ta­for­ma de iden­ti­fi­ca­ción, pa­ra ca­da país, es dis­tin­ta pues to­dos ma­ne­jan de di­fe­ren­tes ma­ne­ras sus da­tos, sin em­bar­go es im­por­tan­te re­sal­tar que pa­ra po­der tra­ba­jan en ca­da uno de los paí­ses Oirsa, ne­ce­si­ta de un mar­co le­gal, pues no se pue­de ha­cer trazabilidad sino es­tá nor­ma­da y El Sal­va­dor es el úni­co país de la re­gión que no ha ra­ti­fi­ca­do el re­gla­men­to. El Oirsa po­ne a dis­po­si­ción 40.000 are­tes, co­mo ca­pi­tal se­mi­lla pa­ra arran­car con el pro­yec­to, pe­ro mien­tras no se ra­ti­fi­que el re­gla­men­te no se pue­de ini­ciar el pro­gra­ma.

Be­li­ce con un 96% de la po­bla­ción de bo­vi­nos iden­ti­fi­ca­dos, es el país más ade­lan­ta­do. Hon­du­ras ha en­tra­do con más ím­pe­tu es­te año, le si­gue Ni­ca­ra­gua, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Pa­na­má.

Aun­que la ma­yo­ría de paí­ses de la re­gión po­seen sis­te­mas de iden­ti­fi­ca­ción in­di­vi­dual, es­tos re­gis­tros aun­que no se han he­cho de ma­ne­ra más in­ten­si­va, sin em­bar­go, ya es un pa­so pa­ra al­can­zar la trazabilidad de ani­ma­les, pro­duc­tos y sub­pro­duc­tos en ar­mo­nía con el Es­tán­dar Re­gio­nal de Trazabilidad Bo­vi­na y es­te pro­yec­to, que se ini­ció ha­ce tres años, pre­ten­de lo­grar la trazabilidad, no so­lo en bo­vi­nos, sino de la miel, ca­ma­ro­nes, aves y cer­dos.

¿Cuá­les son los pro­yec­tos pa­ra 2017?

En Bo­vi­nos

Ac­tual­men­te se es­tá tra­ba­jan­do en la par­te de la pro­duc­ción pri­ma­ria en el área de sa­lud y sa­ni­dad ani­mal pa­ra lo­grar la iden­ti­fi­ca­ción y se pre­ten­de dar con­ti­nui­dad con el con­trol de mo­vi­li­za­ción de ani­ma­les, lo que im­pli­ca que se po­drá te­ner un re­gis­tro de los no­vi­llos en el mo­men­to que en­tren o sal­gan de un país pues ya se cuen­ta con una pla­ta­for­ma elec­tró­ni­ca don­de se po­drá re­gis­trar di­cha in­for­ma­ción me­dian­te el chip elec­tró­ni­co que se co­lo­ca a los ani­ma­les.

Es­ta pla­ta­for­ma per­mi­ti­rá in­tro­du­cir to­da la in­for­ma­ción so­bre el ani­mal: de dón­de es­tá sa­lien­do, ha­cia qué des­tino va, en cuál ex­plo­ta­ción na­ció y cuál la com­pró, has­ta lle­gar al sa­cri­fi­cio.

Y es que al en­trar al pro­gra­ma, los ani­ma­les son iden­ti­fi­ca­dos con un are­te vi­sual y uno elec­tró­ni­co que po­see to­da la in­for­ma­ción de la historia del ani­mal y se pue­de co­no­cer me­dian­te un lec­tor. Ya en el ma­ta­de­ro, se pro­ce­de a re­ti­rar los are­tes de iden­ti­fi­ca­ción.

Pe­ro, jun­to con la pla­ta­for­ma de iden­ti­fi­ca­ción se es­tá mon­ta­rá una pla­ta­for­ma sa­ni­ta­ria que se­rá útil en el con­trol de en­fer­me­da­des co­mo la bru­ce­lo­sis o tu­bercu­losis bo­vi­na. Cuan­do los pro­duc­to­res de­ci­den en­trar al pro­gra­ma de con­trol, los ve­te­ri­na­rios y asis­ten­tes po­drán rea­li­zar aná­li­sis en los ani­ma­les, to­mar los nú­me­ros de iden­ti­fi­ca­ción y las res­pec­ti­vas mues­tras que se­rán lle­va­das al la­bo­ra­to­rio pa­ra iden­ti­fi­car ca­sos po­si­ti­vos de am­bas en­fer­me­da­des.

La ven­ta­ja que da la trazabilidad es que es­ta­mos se­gu­ros que el ani­mal que se en­vía al ma­ta­de­ro es el ani­mal co­rrec­to.

Por lo ge­ne­ral, los me­jo­res ani­ma­les son los que se en­fer­man de­bi­do a que to­da su ca­pa­ci­dad es­tá tra­ba­jan­do pa­ra pro­du­cir le­che, no pa­ra pro­du­cir de­fen­sas y por ello son más sus­cep­ti­bles a las en­fer­me­da­des, en­ton­ces sue­le ocu­rrir que cuan­do los ve­te­ri­na­rios lle­gan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.