El en­va­se de­fi­ne la ca­li­dad

Gua­te­ma­la se es­tá con­so­li­dan­do en la in­dus­tria de plás­ti­cos gra­cias al cre­ci­mien­to en ru­bro ma­nu­fac­tu­re­ro.

Productor Agropecuario - - CIENCIA Y TECNOLOGÍA - Por Juan Jose Lo­pez Torres / juan­jo­se.lo­pez@gru­po­cer­ca.com

Al­re­de­dor de la in­dus­tria alimentaria gua­te­mal­te­ca hay una im­por­tan­te par­ti­ci­pa­ción pro­duc­tos fle­xi­bles y rí­gi­dos lo­ca­les pa­ra em­pa­que de ali­men­tos y pa­ra el re­ci­cla­je de desechos plás­ti­cos que se ri­gen ba­jo im­por­tan­tes es­tán­da­res y cer­ti­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, así co­mo otras ca­rac­te­rís­ti­cas in­dus­tria­les de den­si­dad y re­sis­ten­cia que per­mi­ten a los pro­duc­tos ali­men­ti­cios ga­nar com­pe­ti­ti­vi­dad en el ex­tran­je­ro.

Kha­lil de León, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Co­mi­sión de Plás­ti­cos en la Aso­cia­ción Gua­te­mal­te­ca de Ex­por­ta­do­res, se­ña­ló que las ven­ta­jas del plás­ti­co pa­ra em­pa­ques ra­di­can en la bio­se­gu­ri­dad pues ase­gu­ra que los ali­men­tos pre­pa­ra­dos y ver­du­ras sean ap­tos pa­ra el con­su­mo in­me­dia­to y se con­ser­ven en el me­jor el es­ta­do po­si­ble en cual­quier par­te del mun­do.

Las ven­ta­jas ade­más re­dun­dan en di­ver­sas apli­ca­cio­nes y me­di­das de inocui­dad, nor­mas ape­ga­das a la de­ci­sión del con­se­jo de mi­nis­tros de Eco­no­mía de la re­gión so­bre em­pa­que y eti­que­ta­do.

“La in­dus­tria ali­men­ti­cia en el país tie­ne pro­duc­tos de ca­li­dad mun­dial, por ello, si quie­ren ven­der a los gran­des mer­ca­dos tie­nen que cum­plir con lo que se­ña­lan las mar­cas”, di­jo De León.

En los úl­ti­mos cin­co años ha ha­bi­do un im­por­tan­te cre­ci­mien­to en el uso de em­pa­ques que al­can­zó el 10%, lo cual es una se­ñal so­bre la co­lo­ca­ción de los ali­men­tos en otros mer­ca­dos. La in­dus­tria del plás­ti­co se tra­du­ce en al me­nos 30,000 fuen­tes de tra­ba­jo di­rec­to y al­re­de­dor de 150,000 in­di­rec­tos.

El ma­te­rial se ca­rac­te­ri­za por ser du­ra­ble, te­ner cos­tos de fa­bri­ca­ción com­pe­ti­ti­vos y vol­ver efi­cien­te el uso de los ener­gé­ti­cos al pro­du­cir­lo. Se­gún la em­pre­sa Co­mer­cio de Plás­ti­cos (Com­plast), que dis­tri­bu­ye Eu­ro­pet, pa­ra las apli­ca­cio­nes con re­ci­cla­do PET (Te­ref­ta­la­to de Po­lie­ti­leno), el ma­te­rial re­gra-

Gua­te­ma­la ha con­so­li­da­do la fa­bri­ca­ción de plás­ti­cos gra­cias al cre­ci­mien­to de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra.

nu­la­do pue­de ser em­plea­do co­mo un sus­ti­tu­to par­cial o to­tal de re­si­na vir­gen pa­ra en­va­ses de be­bi­das o pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos.

En con­se­cuen­cia, la hue­lla eco­ló­gi­ca es me­nor, al­go que ha des­per­ta­do in­te­rés en la in­dus­tria de ali­men­tos que se mues­tra ca­da vez más in­tere­sa­da en su re­duc­ción, ade­más po­si­bi­li­ta la re­uti­li­za­ción y re­ci­cla­je pa­ra crear pro­duc­tos me­jo­ra­dos.

Por ejem­plo, en la dé­ca­da pa­sa­da, los su­per­mer­ca­dos em­plea­ron bol­sas más grue­sas, en cam­bio en la ac­tua­li­dad son de me­nor pe­so, tie­nen la mis­ma re­sis­ten­cia y me­nos ma­te­rial al es­tar he­chas con HDPE, un po­lie­ti­leno de al­ta den­si­dad.

Otro ejem­plo sus­tan­cial es­tá re­la­cio­na­do con la pro­duc­ción fle­xi­ble de en­va­ses con me­nos ma­te­rial y pre­cios com­pe­ti­ti­vos de has­ta un 15 y 20%. Su uso en la in­dus­tria ali­men­ti­cia su­pera por mu­cho al vi­drio o alu­mi­nio por su re­sis­ten­cia y pe­so, se­gún Ro­que Do­na­dío, ge­ren­te de com­pras en Com­pras de Plás­ti­cos (Com­plast).

“Es be­ne­fi­cio­so pa­ra los pro­duc­to­res lo­ca­les por­que la ma­te­ria pri­ma es­ta aquí y no de­ben es­pe­rar se­ma­nas a que ven­ga de Asia, al­guien que ne­ce­si­ta ha­cer bo­te­llas pue­de con­se­guir PET R, o re­si­na re­ci­cla­da, en pla­za y la en­tre­ga es in­me­dia­ta, in­clu­so se aho­rra el fle­te por­que los ven­de­do­res lo in­clu­yen”, di­jo Do­na­dío.

Se­gún Com­plast, la ma­yo­ría de desechos PET co­rres­pon­de a en­va­ses de be­bi­das que son re­cu­pe­ra­dos, pro­ce­sa­dos y re­ci­cla­dos de­bi­do a que es­te es 100% re­ci­cla­ble y ello ge­ne­ra aho­rros de has­ta 60% de elec­tri­ci­dad, de acuer­do con es­tu­dios ale­ma­nes.

Lí­de­res

En Amé­ri­ca Cen­tral, Gua­te­ma­la tie­ne me­jor con­so­li­da­da la in­dus­tria de plás­ti­cos, en par­te por el cre­ci­mien­to en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra.

El tra­ta­mien­to de la re­si­na vir­gen se ha­ce en el ex­tran­je­ro, pe­ro el re­ci­cla­do ocu­rre en Gua­te­ma­la. Si bien se tra­ta de pro­duc­to re­ci­cla­do no im­pli­ca que el pro­ce­so no es­té ape­ga­do a los es­tán­da­res de ca­li­dad que re­quie­re la in­dus­tria de ali­men­tos. Eu­ro­pet es­tá cer­ti­fi­ca­da por la Agen­cia de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos de Es­ta­dos Uni­dos.

Otro ejem­plo es Eco­plast, que tie­ne más de 15 años de ex­pe­rien­cia en re­ci­cla­je de desechos plás­ti­cos in­dus­tria­les no con­ta­mi­na­dos y de post­con­su­mi­dor, es de­cir que ha te­ni­do con­tac­to con sus­tan­cias químicas y or­gá­ni­cas. Es­tos úl­ti­mos pro­vie­nen de re­co­lec­to­res que cla­si­fi­can los ma­te­ria­les, los ven­den a in­ter­me­dia­rios y a em­pre­sas re­ci­cla­do­ras.

“El re­ci­cla­je de plás­ti­cos post­con­su­mi­dor ne­ce­si­ta for­zo­sa­men­te uno o más pro­ce­sos que in­clu­yen cla­si­fi­ca­ción, tri­tu­ra­do, la­va­do y pe­le­ti­za­do”, se­gún Eco­plast.

En con­se­cuen­cia, las ca­rac­te­rís­ti­cas an­tes des­cri­tas entregan va­lor a los pro­duc­tos que se im­por­ten ha­cia la re­gión, el res­to del con­ti­nen­te o Eu­ro­pa y Asia.

“Us­ted pue­de to­mar un pro­duc­to en Gua­te­ma­la y se abre fres­co en Ale­ma­nia o In­gla­te­rra; la agroin­dus­tria ha

avan­za­do a la pri­me­ra ca­te­go­ría”, se­gún De León.

Los re­tos

A pe­sar la bue­na con­di­ción en la que es­tá, la in­dus­tria del plás­ti­co en­fren­ta re­tos aso­cia­dos al ma­ne­jo ade­cua­do por par­te de los con­su­mi­do­res co­mo re­sul­ta­do de la fal­ta de edu­ca­ción am­bien­tal y la ca­ren­cia de in­fraes­truc­tu­ra ase­qui­ble pa­ra la po­bla­ción.

A ini­cios de no­viem­bre pa­sa­do, el Congreso de la Re­pú­bli­ca re­ci­bió una ini­cia­ti­va de ley pa­ra im­pul­sar ma­te­ria­les bio­de­gra­da­bles y re­uti­li­za­bles pa­ra sus­ti­tuir de for­ma pau­la­ti­na las bol­sas plás­ti­cas por me­dio del ra­cio­na­mien­to tan­to en el uso co­mo en la fa­bri­ca­ción y dis­tri­bu­ción.

En al­gu­nos si­tios del país, co­mo San Pe­dro La La­gu­na, So­lo­lá, la al­cal­día apro­bó una re­gu­la­ción so­bre la ven­ta y dis­tri­bu­ción de bol­sas plás­ti­cas pa­ra uso úni­co y no re­uti­li­za­ble, la cual con­tem­pla mul­tas des­de Q300 (US$39) pa­ra per­so­nas y has­ta de Q15.000 (US$1.959) pa­ra em­pre­sas que no aca­ten la dis­po­si­ción.

A jui­cio de Aí­da Fer­nán­dez, ge­ren­te del Sec­tor de Ma­nu­fac­tu­ras de AGEXPORT, la prohi­bi­ción no re­sol­ve­rá el pro­ble­ma y se tra­du­ci­rá en un pro­ble­ma pa­ra las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas.

Mien­tras que Do­na­dío con­si­de­ró que es­to es el re­sul­ta­do del des­co­no­ci­mien­to so­bre los be­ne­fi­cios en el ma­ne­jo de desechos tan­to por la po­bla­ción co­mo los go­ber­nan­tes y le­gis­la­do­res, pues­to que los re­sul­ta­dos se­rían po­si­ti­vos si se lo­gra­ra re­cu­pe­rar el 50% de las bo­te­llas y el 40% de las bol­sas plás­ti­cas que se po­nen en el mer­ca­do.

“Las mul­tas no de­ben ir por el pun­to san­ción, la nor­ma­ti­va de­be­ría ayu­dar a ge­ne­rar nue­vas opor­tu­ni­da­des, no hay que cas­ti­gar, esa épo­ca que­dó atrás. Se de­be in­cen­ti­var la re­cu­pe­ra­ción y ven­ta. En Pa­na­ja­chel, AMSCLAE in­vo­lu­cró a la co­mu­ni­dad y el al­cal­de an­te­rior man­tu­vo un es­pí­ri­tu de par­ti­ci­pa­ción y sin san­cio­nes”, di­jo el ge­ren­te de Com­plast.

Otro re­to tie­ne que ver con que los plás­ti­cos sean bio­de­gra­da­bles, en es­pe­cial pa­ra los em­pa­ques, una de­man­da de las gran­des ca­de­nas de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos en el ex­tran­je­ro, en don­de el ma­te­rial se ri­ge en par­te por el re­ci­cla­do. Así co­mo ocu­rre con una bo­te­lla lue­go de ser usa­da y se con­vier­te en re­si­duo re­ci­cla­ble, la me­ta de la in­dus­tria es apli­car el mis­mo pre­cep­to en los em­pa­ques, un re­to que de­pen­de en gran me­di­da de las ex­pec­ta­ti­vas y con­di­cio­na­mien­to de los em­pre­sa­rios.

Hay as­pec­tos so­bre­sa­lien­tes so­bre la re­duc­ción de ma­te­rial uti­li­za­do y que sea, en­tre otras co­sas, re­sis­ten­te. Por ejem­plo, la ta­sa PET de has­ta 35% im­pli­ca un tra­ba­jo in­ten­so pa­ra que des­de el re­ci­cla­je se ob­ten­ga la ma­te­ria pri­ma pa­ra ge­ne­rar los em­pa­ques, co­mo ocu­rre con el po­lie­ti­leno de al­ta y baja den­si­dad.

“Se de­be to­mar en con­si­de­ra­ción el pro­ce­so po­sin­dus­trial en el que se re­ci­cla en un 100% ya que na­die quie­re per­der ma­te­ria pri­ma, el có­mo nos po­si­cio­na en la re­gión, por su ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da es el país que más re­ci­cla de la re­gión, y eso ló­gi­ca­men­te le da una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va”, hi­zo ver De León.

Esa ca­rac­te­rís­ti­ca ha pro­pi­cia­do in­clu­so que lo pro­du­ci­do sea ex­por­ta­do en pa­cas a Chi­na, Sue­cia y Co­rea, por men­cio­nar al­gu­nos des­ti­nos, los cua­les es­tán muy in­tere­sa­dos en ac­ce­der al pro­duc­to ya que si bien ellos es­tán in­tere­sa­dos en im­por­tar desechos, las ta­sas de re­ci­cla­je son ele­va­das, tal es el ca­so de Ale­ma­nia.

“Ha­blar de cos­tos no de­be­ría ser una va­rian­te pa­ra usar ma­te­rial re­ci­cla­do; no por ser re­ci­cla­do es más ba­ra­to, es más en Eu­ro­pa, por ejem­plo, es más ca­ro; de­be ver­se des­de el as­pec­to am­bien­tal”, se­gún el ge­ren­te de Com­plast.

Al­gu­nos da­tos de la Co­mi­sión de Plás­ti­cos de 2016 se­ña­la­ron ex­por­ta­cio­nes de has­ta 14,000 to­ne­la­das a 35 paí­ses pa­ra fa­bri­car dis­tin­tos pro­duc­tos que re­pre­sen­ta­ron US$6.1 mi­llo­nes en cuan­to a di­vi­sas que in­gre­sa­ron a Gua­te­ma­la, y en com­pa­ra­ción con 2015, tu­vie­ron un au­men­to del 57.91%

La in­dus­tria de plás­ti­cos en­fren­ta re­tos aso­cia­dos al ma­ne­jo ade­cua­do por par­te de los con­su­mi­do­res, que en mu­chos ca­sos en­fren­tan la fal­ta de edu­ca­ción am­bien­tal.

CRE­CIÓ el uso de em­pa­ques en los úl­ti­mos 5 años.

Im­pac­tos y ex­pec­ta­ti­vas

La com­pe­ti­ti­vi­dad en la pro­duc­ción de plás­ti­cos en Gua­te­ma­la, de­ri­va­da de la ca­li­dad que re­quie­ren los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les y los gran­des mer­ca­dos ha­cia don­de se des­ti­nan las fru­tas, ve­ge­ta­les y le­gum­bres, pro­pi­cia un im­por­tan­te im­pac­to eco­nó­mi­co: US$212,445.9 mi­llo­nes, co­rres­pon­dien­tes a 114.108 ki­los de plás­ti­cos y sus ma­nu­fac­tu­ras, se­gún el Ban­co de Gua­te­ma­la has­ta agos­to pa­sa­do, ya que es­ta es una in­dus­tria de vo­lú­me­nes: a ma­yor com­pra se tie­nen me­jo­res pre­cios.

La pro­duc­ti­vi­dad ha­ce que los por­cen­ta­jes de aho­rro ron­den en­tre el 3 y el 5% a di­fe­ren­cia de los cos­tos por im­por­ta­ción, lo cual ha des­per­ta­do el in­te­rés de la in­dus­tria gua­te­mal­te­ca de ali­men­tos.

La plas­ti­cul­tu­ra re­fuer­za la ca­de­na de pro­duc­ción des­de las zo­nas de cul­ti­vo con te­las plás­ti­cas o ma­llas pa­ra in­ver­na­de­ros, al­go que se­gún la Co­mi­sión ha cre­ci­do de ma­ne­ra po­si­ti­va, so­bre to­do por la irre­gu­la­ri­dad del cam­bio cli­má­ti­co, y ga­ran­ti­za que el re­torno de la in­ver­sión se dé por me­dio de la co­lo­ca­ción de pro­duc­tos de me­jor ca­li­dad.

Por otro la­do, los pro­duc­to­res tie­nen la ca­pa­ci­dad de ase­gu­rar la ca­de­na de cus­to­dia por­que el pro­duc­to les sir­ve co­mo in­su­mo pa­ra sus ne­go­cios. Por ejem­plo, el uso de re­de­ci­llas co­mo me­di­da de bio­se­gu­ri­dad y re­gla que ga­ran­ti­za la inocui­dad de los ali­men­tos.

Ta­les nor­mas de se­gu­ri­dad son de re­le­van­cia pa­ra ga­ran­ti­zar la ca­li­dad de los pro­duc­tos y con­tar con re­glas cla­ras ha­cia el país que los ad­qui­ri­rá, as­pec­tos que es­tán ba­jo la tu­te­la de la Co­mi­sión Gua­te­mal­te­ca de Nor­mas (Co­gua­nor) y el Or­ga­nis­mo Gua­te­mal­te­co de Acre­di­ta­ción (OGA), que ve­lan por la apli­ca­ción y co­no­ci­mien­to de nor­ma­ti­vas.

En el ám­bi­to pri­va­do, se da un pro­ce­so de cer­ti­fi­ca­ción que exi­ge la in­dus­tria ali­men­ti­cia, co­mo las cer­ti­fi­ca­cio­nes de bue­nas prác­ti­cas, re­gu­la­cio­nes am­bien­ta­les, de ma­nu­fac­tu­ras, ISO 90000 y 14000, re­le­van­tes ya que si una em­pre­sa las po­see es su car­ta de pre­sen­ta­ción que in­di­ca­rá que el pro­ce­so in­terno se ri­ge ba­jo un sis­te­ma de ges­tión de ca­li­dad, un ter­ce­ro que lo au­di­te y un co­mi­té que lo ga­ran­ti­ce.

Ha­cia los años ve­ni­de­ros, el sec­tor tie­ne la vis­ta pues­ta en los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, el for­ta­le­ci­mien­to tan­to de las nor­ma­ti­vas y la apli­ca­ción de es­tas, par­ti­cu­lar­men­te por­que los clien­tes de los mer­ca­dos es­ta­dou­ni­den­ses, eu­ro­peos y asiá­ti­cos son mer­ca­dos en cre­ci­mien­to ca­da vez más exi­gen­tes con el tra­ta­mien­to y ma­ne­jo de los pro­duc­tos ali­men­ti­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.