Des­de la fin­ca has­ta la ta­za

Vi­va Es­pres­so es un cof­fee shop sal­va­do­re­ño que ha lo­gra­do co­lo­car­se, pe­se a la fuer­te com­pe­ten­cia de ca­de­nas in­ter­na­cio­na­les.

Productor Agropecuario - - CASO DE ÉXITO - Por Ge­ral­di­ne Va­re­la / ge­ral­di­ne.va­re­la@gru­po­cer­ca.com

Adiez años de ha­ber ini­cia­do una ca­fe­te­ría, Vi­va Es­pres­so se ha con­ver­ti­do en uno de­los lu­ga­res pre­di­lec­tos de­los sal­va­do­re­ños pa­ra dis­fru­tar de una ta­za de ca­fé, no so­lo por­que sus cof­fee shop son am­bien­tes agra­da­bles sino por­que su ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal, el ofre­cer los me­jo­res ca­fés de ca­da zo­na ca­fe­ta­le­ra del país, les ha da­do esa dis­tin­ción. Ade­más, es una de las po­cas ca­fe­te­rías que pue­den dar fe la trazabilidad del ca­fé que ven­den.

No siem­pre fue así. Vi­va Es­pres­so abrió sus puer­tas en el 2006 y el cre­ci­mien­to vino po­co a po­co. La pri­me­ra ca­fe­te­ría fun­cio­nó en un cen­tro co­mer­cial de la ca­pi­tal. Lue­go se tras­la­dó a uno de los más im­por­tan­tes cen­tros de ne­go­cio de San Sal­va­dor, el Word Tra­de Cen­ter y por mu­chos años se man­tu­vo una so­la su­cur­sal. Es­te año abrió dos tien­das más y aho­ra cuen­ta con tres mo­der­nas ca­fe­te­rías.

Pe­ro más allá de la can­ti­dad de ca­fe­te­rías, de las mi­les de ta­zas de ca­fé que ven­den ca­da día, del cre­ci­mien­to que co­mo ne­go­cio han te­ni­do en el úl­ti­mo año; Vi­va Es­pres­so es la ca­ra y el pre­sen­te de to­da una historia de una fa­mi­lia em­pren­de­do­ra que vio más allá del grano de ca­fé.

Fe­de­ri­co Bo­la­ños, ad­mi­nis­tra­dor de las ca­fe­te­rías, y es­po­so de su pro­pie­ta­ria, Lily Pa­cas, cuen­ta có­mo Vi­va Es­pres­so sur­gió co­mo un sue­ño, con un plan de ne­go­cios sim­ple pe­ro con una vi­sión a fu­tu­ro muy cla­ra: ven­der el me­jor ca­fé de El Sal­va­dor y en­se­ñar a los clien­tes a to­mar ca­fé.

Y es que en Vi­va Es­pres­so se pue­de ele­gir la va­rie­dad de ca­fé; pa­ca­ma­ra, bour­bon, ma­ra­go­gi­pe, pa­cas, tam­bién la zo­na ca­fe­ta­le­ra y la fin­ca de don­de pro­vie­ne el grano y ade­más se pue­de es­co­ger el mo­do de pre­pa­ra­ción.

“To­da la fa­mi­lia de mi es­po­sa ha si­do ca­fe­ta­le­ra por va­rias ge­ne­ra­cio­nes pe­ro a mí no me gus­ta­ba el ca­fé, siem­pre lo sen­tí amar­go. Un día, an­tes de una reunión fa­mi­liar, Lily me dio una ta­za de ca­fé pa­ra que no me dur­mie­ra por­que yo es­ta­ba muy can­sa­do y cuan­do pro­bé esa be­bi­da, pen­sé que era cho­co­la­te. Me que­dé muy sor­pren­di­do de su sa­bor y en ese mo­men­to yo co­men­cé a in­tere­sar­me por el ca­fé, por co­no­cer más so­bre su pre­pa­ra­ción y có­mo re­sal­tar su sa­bor”,

Vi­va Es­pres­so ha pre­pa­ra­do a mu­chos ba­ris­tas, la ma­yo­ría de ellos no te­nían co­no­ci­mien­to al­guno del ba­ris­mo, pe­ro lo­gra­ron pre­mios in­ter­na­cio­na­les, in­clu­so, el pre­mio mun­dial en The World Ba­ris­ta Cham­pions­hip.

cuen­ta Bo­la­ños.

“Pa­ra­dó­ji­co”, di­ce Fe­de­ri­co, re­fi­rién­do­se a que no le gus­ta­ba el ca­fé pe­se a es­tar ca­sa­do con la hi­ja de quien, en 1949, des­cu­brie­ra una nue­va va­rie­dad de ca­fé a la que bau­ti­za­ron “Pa­cas”. Es­ta va­rie­dad, en fu­sión con la ma­ra­go­gi­pe die­ron co­mo re­sul­ta­do el pa­ca­ma­ra, es­ta úl­ti­ma que es una va­rie­dad ori­gi­na­ria de El Sal­va­dor que se pro­du­jo en la­bo­ra­to­rio y que es qui­zás la más de­man­da­da en paí­ses eu­ro­peos.

Aho­ra, la mi­sión de Lily y de Fe­de­ri­co es es­co­ger el me­jor ca­fé na­cio­nal de las me­jo­res zo­nas ca­fe­ta­le­ras del país pa­ra co­mer­cia­li­zar en las tien­das. “El Sal­va­dor pro­du­ce un ex­ce­len­te ca­fé, tan bueno que es co­di­cia­do en los mer­ca­dos eu­ro­peos. El pro­ble­ma es que an­tes, ha­ce mu­chos años, el me­jor ca­fé que se pro­du­cía en el país se iba al ex­te­rior, aho­ra no es así. El me­jor ca­fé se ex­por­ta pe­ro tam­bién se con­su­me in­ter­na­men­te. Por eso el con­cep­to de Vi­va Es­pres­so es en­se­ñar­le a los clien­tes a de­gus­tar las di­fe­ren­tes va­rie­da­des, de las di­fe­ren­tes zo­nas y que ellos de­ci­dan cuál les gus­ta más”, sos­tie­ne Fe­de­ri­co.

Ana Ruth Gue­va­ra, quien ase­gu­ra ser clien­te fre­cuen­te de di­chas ca­fe­te­rías, ase­gu­ra son mu­chas las co­sas que le gus­ta­ron a de Vi­va Es­pres­so, pe­ro po­der es­co­ger la es­pe­cia­li­dad del ca­fé la ha­ce sen­tir con un gra­do de ex­pe­rien­cia al res­pec­to.

Vi­va Es­pres­so tam­bién ha pre­pa­ra­do ya a va­rios ba­ris­tas sal­va­do­re­ños que han lo­gra­do tan­to los pri­me­ros lu­ga­res en cam­peo­na­tos in­ter­na­cio­na­les, co­mo bue­nas po­si­cio­nes, ade­más, po­nien­do el nom­bre de El Sal­va­dor en al­to y de su ca­fé 100% de las me­jo­res fin­cas del país.

La ma­yo­ría de ba­ris­tas de Vi­va Es­pres­so, y de al­gu­nos que han ga­na­do los cam­peo­na­tos in­ter­na­cio­na­les, son jó­ve­nes que te­nían ce­ro co­no­ci­mien­tos de ca­fé, pe­ro que gra­cias a Fe­de­ri­co y a su es­po­sa, lo­gra­ron ha­cer del ar­te de pre­pa­rar ca­fé una pro­fe­sión.

El más no­ta­ble, por ob­te­ner el tí­tu­lo mun­dial en The World Ba­ris­ta Cham­pions­hip, fue Ale­jan­dro Mén­dez. En 2011, a sus 24 años, Ale­jan­dro se agen­ció di­cho tí­tu­lo y sin res­tar mé­ri­to a las ca­pa­ci­da­des del cam­peón mun­dial, en Vi­va Es­pres­so en­con­tró el apren­di­za­je y a un men­tor que se pro­pu­so con­ver­tir­lo en ga­na­dor.

Fe­de­ri­co Bo­la­ños fue quien pre­pa­ró a Ale­jan­dro pa­ra es­te tor­neo. El jo­ven, lle­gó a la ca­fe­te­ría con un ob­je­ti­vo: tra­ba­jar; y en el ca­mino en­con­tró que po­día re­plan­tear su vi­da y de­di­car­se a aque­llo en lo que ha­bía des­cu­bier­to que po­día ser bueno, gra­cias a las en­se­ñan­zas que en­con­tró en aquel cof­fee shop.

En 2013 tam­bién, Wi­lliam Her­nán­dez ob­tu­vo el pri­mer lu­gar en el cam­peo­na­to de Ba­ris­tas World Grand Prix, en Seúl, Co­rea del Sur. Un ba­ris­ta más pre­pa­ra­do por Vi­va Es­pres­so quien pu­so en al­to la ca­li­dad del ca­fé sal­va­do­re­ño al uti­li­zar en di­cha com­pe­ten­cia un ca­fé de la fin­ca San­ta Pe­tro­na, “es­pres­so El Bru­jo”, que es el re­sul­ta­do de com­bi­nar la “cer­ve­za bru­ja” fa­bri­ca­da por la em­pre­sa Ca­de­jo, y una ba­se de ca­fé la­va­do, na­tu­ral y “ho­ney”. Es­ta es­pe­cia­li­dad fue la que lle­vó a Vi­va Es­pres­so a ob­te­ner el ter­cer lu­gar co­mo me­jor ca­fé del mun­do, en 2014 en el cam­peo­na­to ba­ris­ta de Aus­tra­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.