Ca­sos de éxi­to

Productor Agropecuario - - NOTA DE PORTADA -

La RSE lle­vó a las si­guien­tes em­pre­sas y aso­cia­cio­nes al éxi­to.

La pro­duc­ción de es­ta fru­ta, que des­pun­tó en las ex­por­ta­cio­nes has­ta agos­to de 2016 por so­bre el ca­fé, no so­la­men­te se ha cer­ni­do a as­pec­tos agrí­co­las, sino ade­más am­bien­ta­les y la­bo­ra­les.

En 2015, la Aso­cia­ción de Pro­duc­to­res In­de­pen­dien­tes de Ba­nano (APIB) de Guatemala fue se­lec­cio­na­da por im­pul­sar un mo­de­lo de desa­rro­llo que, ade­más de crear opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo, im­pul­sa nue­vas prác­ti­cas agrí­co­las en­fo­ca­das en el me­dio am­bien­te, de la mano de po­lí­ti­cas de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial ape­ga­das al mar­co le­gal del país.

“Se re­co­no­cie­ron las bue­nas prác­ti­cas, la ca­pa­ci­dad de ni­vel sec­to­rial pa­ra sa­car sus pro­duc­tos e in­di­ca­do­res y pa­sar por un pro­ce­so de re­gu­la­ción. Pa­sa­ron de la au­to­rre­gu­la­ción a la re­gu­la­ción, tuvieron una mi­ra­da pro­gre­sis­ta y di­je­ron: ‘an­tes de que ven­ga una re­vo­lu­ción, ela­bo­ra­mos un es­tán­dar que apli­ca­re­mos y re­co­no­ce­mos co­mo una ten­den­cia que ins­pi­re a otros sec­to­res’, afir­mó Juan Pablo Mo­ra­ta­ya, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Cen­trar­se.

La APIB se ri­ge por va­rios ejes es­tra­té­gi­cos, en­tre los cua­les so­bre­sa­le un pro­gra­ma per­ma­nen­te pa­ra el res­pe­to de las po­lí­ti­cas y nor­mas am­bien­ta­les y la­bo­ra­les, so­bre la ba­se de es­tán­da­res lo­ca­les y ex­tran­je­ros, co­mo las au­di­to­rías. Tres ve­ces al año, la se so­me­te a ins­pec­cio­nes am­bien­ta­les y la­bo­ra­les.

Las pri­me­ras pro­mue­ven que se cui­de, res­pe­te y pro­mo­cio­ne los re­cur­sos na­tu­ra­les, me­dian­te la eva­lua­ción del cumplimiento de re­qui­si­tos le­ga­les del país y nor­mas in­ter­na­cio­na­les so­bre: diag­nós­ti­cos am­bien­ta­les, con­tar con li­cen­cias de hi­dro­car­bu­ros, rea­li­zar es­tu­dios téc­ni­cos de aguas, con­tar con sis­te­mas de ges­tión am­bien­tal y li­cen­cias sa­ni­ta­rias pa­ra ex­por­tar.

Pa­ra cum­plir con las cer­ti­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, co­mo Glo­bal­gap, Rain­fo­rest Allian­ce y ISO 4001 , la APIB se ri­ge por as­pec­tos so­bre re­duc­ción de ries­gos de con­ta­mi­na­ción am­bien­tal, usar ade­cua­da­men­te los sue­los, efi­cien­tar los re­cur­sos na­tu­ra­les dis­po­ni­bles y em­plear solo agro­quí­mi­cos cer­ti­fi­ca­dos y ava­la­dos, pa­ra res­pe­tar el me­dio am­bien­te.

Las prác­ti­cas sos­te­ni­ble con­tri­bu­ye­ron con el cre­ci­mien­to del sec­tor ba­na­ne­ro que re­pre­sen­ta el ter­cer pro­duc­to agrí­co­la de ex­por­ta­ción del país, apor­ta el 7% de di­vi­sas y ge­ne­ra más de 28,800 em­pleos for­ma­les, de los cua­les el 18% lo llevan a cabo mu­je­res.

Ha­ce una dé­ca­da Di­sa­gro de­ci­dió em­pren­der co­mo pro­yec­to de RSE el ca­pa­ci­tar a los pro­duc­to­res, ini­cial­men­te de maíz, pa­ra que lo­gra­ran te­ner más ren­di­mien­tos en sus cul­ti­vos.

Fue así co­mo. En­ton­ces na­ció “Maíz pa­ra To­dos”, un pro­gra­ma que sur­gió en Guatemala y que ya ha lle­ga­do a El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Ni­ca­ra­gua, y es­te año, a Co­lom­bia.

El pro­gra­ma que ini­ció en Guatemala ya se ha ex­ten­di­do a to­do el CA-4 y a Co­lom­bia. Los pro­duc­to­res re­ci­ben un acom­pa­ña­mien­to de cin­co años has­ta que ver sus ren­di­mien­tos in­cre­men­ta­dos. La idea sur­gió a par­tir de ver la baja pro­duc­ti­vi­dad y ren­di­mien­tos que la gran ma­yo­ría de pe­que­ños pro­duc­to­res de gra­nos tie­ne en Cen­troa­mé­ri­ca.

“El pro­gra­ma es­tá di­ri­gi­do a pe­que­ños pro­duc­to­res de gra­nos y per­si­gue in­cre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad y los ren­di­mien­tos a tra­vés de una me­to­do­lo­gía de ex­ten­sión de ru­ral”, ex­pli­có Al­ber­to Ma­za­rie­gos, coor­di­na­dor re­gio­nal del pro­gra­ma.

El pro­yec­to lo com­po­nen cua­tro pi­la­res. El pri­me­ro tie­ne que ver con trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca, es de­cir, edu­car a los pro­duc­to­res so­bre có­mo es­co­ger la se­mi­lla ade­cua­da y có­mo sem­brar­la.

“Es­te es el pri­mer pa­so pa­ra pro­du­cir más pues la si­tua­ción de los dos mi­llo­nes de pro­duc­to­res de gra­nos es muy des­fa­vo­ra­ble; la ma­yo­ría de ellos tie­ne ba­jos ren­di­mien­tos y pro­du­cen tan po­co que no al­can­za ni pa­ra cu­brir su con­su­mo. Por ejem­plo, Es­ta­dos Uni­dos pro­du­ce en pro­me­dio 15 TM por hec­tá­rea, Cen­troa­mé­ri­ca pro­du­ce unas 2 TM por hec­tá­rea”, se­ña­ló el ex­per­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.