Cien­cia y tec­no­lo­gía

Acua­ma­ya es un ejem­plo de per­se­ve­ran­cia en la in­ves­ti­ga­ción y el buen uso de las tec­no­lo­gías.

Productor Agropecuario - - CONTENIDO - Por Juan Jo­se Lo­pez To­rres / juan­jo­se.lo­pez@gru­po­cer­ca.com

Si us­ted vi­ve en Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor o Cos­ta Ri­ca y es aman­te de los ca­ma­ro­nes, con to­da se­gu­ri­dad los que ha de­gus­ta­do tu­vie­ron sus orí­ge­nes en el la­bo­ra­to­rio de lar­vas de ca­ma­rón La Can­de­la­ria de Acua­ma­ya, en Mon­te­rri­co, a unos 125 ki­ló­me­tros de ciu­dad de Gua­te­ma­la.

Des­de ha­ce 17 años, el la­bo­ra­to­rio pro­vee lar­vas de ca­ma­rón ba­jo nor­mas in­ter­na­cio­na­les pa­ra un pro­duc­to sano, nu­tri­ti­vo y tra­za­ble, pa­ra lo cual le ha to­ma­do una lar­ga tra­yec­to­ria.

Ale­xan­der De Beaus­set, vi­ce­pre­si­den­te de pro­duc­ción y ope­ra­cio­nes de Acua­ma­ya, fun­da­da ha­ce 32 años, re­la­tó los orí­ge­nes de la ope­ra­ción, los re­tos de cre­cer an­te la in­cre­du­li­dad de la ban­ca y el Go­bierno so­bre apos­tar por es­te cul­ti­vo y có­mo aho­ra son un ac­tor cla­ve pa­ra abas­te­cer a la­bo­ra­to­rios sal­va­do­re­ños y cos­ta­rri­cen­ses, así co­mo ex­por­tar a Asia y Eu­ro­pa.

De Beaus­se es un bió­lo­go de ori­gen es­ta­dou­ni­den­se. Se crió y se for­mó en bio­lo­gía en Hon­du­ras, com­ple­tó su maes­tría en Es­ta­dos Uni­dos, emi­gró por tra­ba­jo a Ecua­dor, al ser una área de gran ex­plo­sión en acui­cul­tu­ra, y fi­nal­men­te, ha­ce 31 años, se asen­tó en Gua­te­ma­la pa­ra acom­pa­ñar el cre­ci­mien­to de la em­pre­sa.

En 1986, jun­to con Ga­briel Bi­gu­ria pa­dre, iden­ti­fi­có el po­ten­cial de la cos­ta pa­cí­fi­ca de Gua­te­ma­la pa­ra el cul­ti­vo de ca­ma­rón y que, li­te­ral­men­te, por aque­lla épo­ca es­ta­ba des­per­di­cia­da: se apro­ve­cha­ba me­nos del 1% de la re­co­lec­ción.

“Lo que hi­ci­mos fue ce­rrar el ci­clo de vi­da del ani­mal. Eso no exis­tía en Gua­te­ma­la. To­da la in­dus­tria ca­ma­ro­ne­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na re­co­gía la se­mi­lla sil­ves­tre de los es­te­ros pa­ra me­ter­la en áreas pro­te­gi­das y lo­grar el 80% de su­per­vi­ven­cia”, re­la­tó De Beaus­set.

En 1994 el cul­ti­vo fue blan­co del Sín-

dro­me de qau­ra, una en­fer­me­dad vi­ral y de­vas­ta­do­ra que ata­có al ca­ma­rón. An­te la ca­ren­cia de tec­no­lo­gía, de in­ves­ti­ga­ción y de pro­ce­di­mien­tos, la em­pre­sa se en­fo­có en ha­cer más re­sis­ten­te al ca­ma­rón con téc­ni­cas de la­bo­ra­to­rio, bio­lo­gía mo­le­cu­lar y ge­né­ti­ca.

Así se dio un gi­ro al cul­ti­vo del ca­ma­rón fren­te a las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas, lo cual es una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes pa­ra que la­bo­ra­to­rios sal­va­do­re­ños y cos­ta­rri­cen­ses mues­tren un gran in­te­rés en las lar­vas cria­das en el la­bo­ra­to­rio, tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas ge­né­ti­cas más re­sis­ten­tes y un sa­bor de pri­me­ra ca­li­dad.

Co­mo re­sul­ta­do del Sín­dro­me de qau­ra, se­lec­cio­na­ron los me­jo­res es­pe­cí­me­nes y co­men­za­ron a re­pro­du­cir ge­ne­ra­cio­nes más re­sis­ten­tes y a sem­brar más ani­ma­les por me­tro cua­dra­do pa­ra apro­ve­char las po­cas y cos­to­sas tie­rras.

“Gua­te­ma­la es el úni­co país en don­de pro­du­ce más ca­ma­rón por me­tro cua­dra­do que en cual­quier otro país. En 2,000 hec­tá­reas pro­du­ci­mos lo que pro­du­ce eon­du­ras en 19,000 hec­tá­reas; ese ca­mino nos lle­vó a pro­te­ger el cul­ti­vo de las en­fer­me­da­des”, re­fle­xio­nó el bió­lo­go.

eoy, Acua­ma­ya es una de las prin­ci­pa­les em­pre­sas acuí­co­las de Amé­ri­ca Cen­tral que pro­du­ce, pro­ce­sa y co­mer­cia­li­za ca­ma­rón pro­ve­nien­te de fin­cas a qai­wán, ga­pón, Ita­lia, cran­cia, Su­dá­fri­ca, EE. UU. y Mé­xi­co. Me­dian­te tra­za­bi­li­dad, los clien­tes sa­ben dón­de es­tá su pro­duc­to, de qué fin­ca pro­vie­ne o a qué fa­mi­lia ge­né­ti­ca per­te­ne­ce.

La ope­ra­ción tie­ne tres fin­cas de pro­duc­ción y una plan­ta de pro­ce­sa­mien­to cer­ti­fi­ca­da en la ca­pi­tal, ade­más in­te­gra la Co­mi­sión de Pes­ca y Acui­cul­tu­ra de Ageu­ploq.

¿Có­mo se me­jo­ra el ca­ma­rón?

La Can­de­la­ria se di­vi­de en 12 pis­ci­nas, una área de ma­du­ra­ción y los cria­de­ros, en don­de los hue­vos eclo­sio­na­dos cre­cen has­ta con­ver­tir­se en postlar­vas pa­ra en­viar­las a las fin­cas o los la­bo­ra­to­rios de los paí­ses de la re­gión.

La se­lec­ción de los me­jo­res es­pe­cí­me­nes ocu­rre en las pis­ci­nas, las cua­les cons­tan de un ai­rea­dor pa­ra re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra del agua y mez­clar el agua dulce con la sa­la­da, tie­nen 85 me­tros de lar­go, 20 de an­cho y una pro­fun­di­dad má­xi­ma de tres me­tros pa­ra su lim­pie­za. Pa­ra que no se fil­tre ni sa­le los te­rre­nos ale­da­ños, em­plean una mem­bra­na de po­li­eti­leno.

En las pri­me­ras pis­ci­nas, co­lo­can 9,000 ca­ma­ro­nes, ci­fra que se re­du­ce a 2,000 en la dé­ci­mo se­gun­da de­bi­do al cre­ci­mien­to y au­men­to de pe­so del ani­mal, el cual pue­de al­can­zar en­tre Q0 y 50 gra­mos. En es­ta eta­pa, seis per­so­nas ve­ri­fi­can uno a uno que los ma­chos no ten­gan man­chas en los ojos pa­ra la co­rrec­ta co­pu­la­ción e in­se­mi­na­ción de la hem­bra y que las de­más par­tes del cuer­po es­tén en bue­nas con­di­cio­nes.

“Mi­ra­mos si el ma­cho tie­ne los ojos sa­nos; sino es así, van pa­ra el con­ge­la­dor. Ve­ri­fi­ca­mos su ta­ma­ño, que el ros­tro es­té bien, los pi­nó­po­dos y que el es­per­ma sea blan­co. Los ma­chos son más pe­que­ños que las hem­bras y es­tas no tie­nen los mis­mos pro­ble­mas”, di­jo Mil­ton Ale­mán, su­per­vi­sor de las pis­ci­nas.

Los ca­ma­ro­nes no duer­men, en su lu­gar, tie­nen pe­rio­dos de ac­ti­vi­dad al­ta y ba­ja; al ser ani­ma­les de gran ac­ti­vi­dad noc­tur­na, la ali­men­ta­ción, cui­da­do y tra­ta­mien­to re­quie­re de aten­ción las 2Q ho­ras al día du­ran­te su vi­da útil, la cual pue­de lle­gar a ser de dos años.

Aque­llos que al­can­zan las me­jo­res ca­rac­te­rís­ti­cas: pe­so, ta­ma­ño y sa­lud, son los que me­jo­ran ge­né­ti­ca­men­te a ca­da ge­ne­ra­ción. Des­de la afec­ta­ción del sín­dro­me de qau­ra, Acua­ma­ya ha lle­ga­do a la dé­ci­mo­sex­ta ge­ne­ra­ción.

qo­dos los pro­ce­sos ocu­rren en un am­bien­te con­tro­la­do y emu­lan el en­torno na­tu­ral: la tem­pe­ra­tu­ra del agua, la sa­li­ni­dad y la ali­men­ta­ción de al­ta ca­li­dad que ocu­rre de sie­te a 10 ve­ces al día en to­das

las eta­pas e in­clu­ye una die­ta de ca­la­mar, po­li­que­to (gu­sano ma­rino), al­gas y me­ji­llo­nes, al­ta­men­te ri­cos en pro­teí­na, lo cual me­jo­ra su sa­bor y con­di­ción.

En la zo­na de ma­du­ra­ción, el lu­gar don­de ocu­rre el cor­te­jo y la có­pu­la, el agua, la den­si­dad de ma­chos y hem­bras así co­mo las con­di­cio­nes de luz es­tán ba­jo con­trol; por ejem­plo, se re­crea la pues­ta de sol pa­ra que se ex­tien­da de me­dia ho­ra a cua­tro ho­ras con luz ar­ti­fi­cial, eso pro­du­ce en­tre 20 y 30 mi­llo­nes de nau­plios (el pri­mer es­ta­dío) dia­rios. Aun­que fue di­se­ña­do pa­ra el 4% de có­pu­la dia­rio, el la­bo­ra­to­rio ha al­can­za­do el 16%.

Lue­go se iden­ti­fi­ca a la hem­bra, se la apar­ta a un si­tio os­cu­ro pa­ra que desove y pos­te­rior­men­te es re­gre­sa­da a su tan­que res­pec­ti­vo pa­ra que si­ga co­pu­lan­do. Los hue­vos flo­tan­tes son co­se­cha­dos, lim­pia­dos y eclo­sio­na­dos pa­ra que 24 ho­ras más tar­de naz­can los nau­plios. En es­te mo­men­to, pue­den ser en­via­dos a otros paí­ses o se cul­ti­van pa­ra los si­guien­tes es­ta­díos: zoea, my­sis y postlar­va.

“Ca­da es­ta­dío re­quie­re de ali­men­to las 24 ho­ras día; co­men has­ta 200 to­ne­la­das de al­gas dia­rias, en otra fa­se se vuel­ven car­ní­vo­ros-om­ní­vo­ros, in­clu­so se ali­men­tan de su pro­pio com­pa­ñe­ro; lue­go se les pro­vee de ali­men­tos mi­cro­en­cap­su­la­dos has­ta lle­gar a postlar­va”, in­di­có De Beaus­set.

¿Qué tec­no­lo­gías se em­plean?

Acua­ma­ya se apo­ya en su la­bo­ra­to­rio pa­ra la­bo­res de mi­cros­co­pía, cálcu­lo de ali­men­tos e iden­ti­fi­ca­ción de en­fer­me­da­des, en­tre otros as­pec­tos; así co­mo en tec­no­lo­gías que op­ti­mi­zan el uso de agua y son am­bien­tal­men­te ami­ga­bles.

A dia­rio se to­man mues­tras mi­cros­có­pi­cas de los 195 tan­ques cons­trui­dos con PVC y elec­tro­ma­lla pa­ra ver la po­bla­ción al­gal, sa­ber cuán­ta tha­las­sio­si­ra y chae­to­ce­ros ha si­do con­su­mi­da y cuán­ta más se ne­ce­si­ta pa­ra nu­trir a los ca­ma­ro­nes.

En una sa­la se res­guar­dan las ce­pas en es­ta­do lí­qui­do y só­li­do pa­ra desa­rro­llar­las y pro­du­cir cé­lu­las pu­ras. Lue­go, se es­te­ri­li­zan, se co­lo­can en tu­bo de en­sa­yo y tras 20 días las al­gas han cre­ci­do. Lue­go son sem­bra­das en un ban­co de cé­lu­las, el cual con­tie­ne tan­ques de dis­tin­tas ca­pa­ci­da­des en don­de son ali­men­ta­das con mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas, ni­tró­geno y es­tán ba­jo ilu­mi­na­ción per­ma­nen­te pa­ra que la fo­to­sín­te­sis sea con­ti­nua. Pre­via­men­te, el agua ha si­do clo­ra­da y pa­sa­da por ra­yos ul­tra­vio­le­ta.

En otra área se cul­ti­van quis­tes de Ar­te­mia sa­li­na, un ti­po de mi­cro­crus­tá­ceo im­por­ta­do des­de EE. UU. que sus­ti­tu­ye al zoo­planc­ton y es fun­da­men­tal en los pri­me­ros es­ta­díos de los ani­ma­les. Ahí se los hi­dra­ta, se re­gu­la la tem­pe­ra­tu­ra pa­ra que se agran­den y eco­lo­sio­nen; pos­te­rior­men­te se co­se­chan y fil­tran en ma­llas de 100 mi­cras.

En la zo­na de ali­men­ta­ción se de­ter­mi­nan las do­sis de mi­cro­en­cap­su­la­dos (un com­pues­to de pes­ca­do, pro­teí­nas, ve­ge­ta­les, al­gas y le­va­du­ra, en­tre otros) con los que se for­ti­fi­ca­rá a los nau­plios, zoea, my­sis o postlar­vas de los dis­tin­tos mó­du­los. Ade­más se re­vi­sa si es­tán ali­men­tán­do­se de ma­ne­ra ade­cua­da o han ocu­rri­do pro­ble­mas por mu­da de piel u hon­gos pa­ra to­mar me­di­das co-

rrec­ti­vas has­ta iden­ti­fi­car las cau­sas de las afec­ta­cio­nes.

“Se les da ali­men­to lí­qui­do y se­co, ca­da vez que van cre­cien­do se les aplica ali­men­to de di­fe­ren­te mi­cra­je; la pér­di­da de ani­ma­les, en con­di­cio­nes bue­nas, es mí­ni­ma”, in­di­có Al­bin Gó­mez, su­per­vi­sor de área.

Un la­bo­ra­to­rio co­mo el de Acua­ma­ya, con­si­de­ra­do co­mo de los más gran­des en Amé­ri­ca La­ti­na, em­plea tres ban­cos tri­fá­si­cos de 240 kva pa­ra los cria­de­ros y el área de ma­du­ra­ción; y dos ban­cos mo­no­fá­si­cos ubi­ca­dos en la pla­ya y en las pis­ci­nas.

Ca­da mó­du­lo tie­ne tres ai­rea­do­res de 10 ca­ba­llos de fuer­za (HP) tri­fá­si­cos y una bom­ba de cin­co HP tri­fá­si­ca. En ca­so de que se in­te­rrum­pa la ener­gía, cuen­tan con cin­co ge­ne­ra­do­res a dié­sel y dis­tin­tos vol­ta­jes pa­ra una au­to­no­mía pro­lon­ga­da. A dia­rio, el la­bo­ra­to­rio re­quie­re de unos 400 kva.

“En es­ta par­te del la­bo­ra­to­rio hay una to­rre me­teo­ro­ló­gi­ca que es­tá co­nec­ta­da con el ICC de los ca­ñe­ros y nos da in­for­ma­ción en tiem­po real. Es la úni­ca es­ta­ción fren­te al océano Pa­cí­fi­co y es­tá en nues­tras ins­ta­la­cio­nes”, in­di­có Fi­del Mo­ra­les, ge­ren­te del la­bo­ra­to­rio.

Hoy el la­bo­ra­to­rio cuen­ta con una nue­va área en la que hay dos mó­du­los pa­ra las ne­ce­si­da­des pro­pias de Gua­te­ma­la y pa­ra la sa­lud de los ani­ma­les, ade­más de te­ner se­cos sa­ni­ta­rios in­di­vi­dua­les en ca­da mó­du­lo, mien­tras se em­plean los otros seis mó­du­los, eso les da más lim­pie­za y se­gu­ri­dad en el cul­ti­vo.

“Cre­ci­mos un 30% en tan­ques de pro­duc­ción de postlar­va y 33% en al­gas en cul­ti­vos ex­ten­si­vos y cul­ti­vos ma­si­vos”, fi­na­li­zó Mo­ra­les al re­fe­rir­se a los bue­nos re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos con la la­bor que se lle­va a ca­bo des­de el la­bo­ra­to­rio.

Las bue­nas con­di­cio­nes de los ma­chos son de­ter­mi­nan­tes pa­ra la re­pro­duc­ción y me­jo­ra­mien­to de ca­da ge­ne­ra­ción de ca­ma­ro­nes.

En una sa­la se res­guar­dan las ce­pas en es­ta­do lí­qui­do y só­li­do pa­ra desa­rro­llar­las y pro­du­cir cé­lu­las pu­ras.

En otra área se cul­ti­van quis­tes de Ar­te­mia sa­li­na, un ti­po de mi­cro­crus­tá­ceo im­por­ta­do des­de EE. UU. que sus­ti­tu­ye al zoo­planc­ton.

Al­gas ba­jo ilu­mi­na­ción per­ma­nen­te pa­ra que la fo­to­sín­te­sis sea con­tí­nua. El agua ha si­do clo­ra­da y pa­sa­da por ra­yos ul­tra­vio­le­ta.

Ca­la­mar hal­gas y po­li­que­to - una es­pe­cie de lom­briz ma­rin - es la die­ta de los ca­ma­ro­nes en to­das las fa­ses pa­ra que su cre­ci­mien­to sea óp­ti­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.