Con­ser­va­ción

Re­co­men­da­cio­nes pa­ra im­ple­men­tar un ade­cua­do pro­gra­ma de ma­ne­jo de las en­fer­me­da­des del café an­te la va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca.

Productor Agropecuario - - CONTENIDO - Por Ha­rold Gam­boa Mu­ri­llo, coor­di­na­dor Re­gio­nal del Pro­gra­ma Cen­troa­me­ri­cano de Ges­tion In­te­gral de la Ro­ya del Ca­fe (PORCAGICA-UE-IICA), Ins­ti­tu­to In­te­ra­me­ri­cano de Coo­pe­ra­cion pa­ra la Agri­cul­tu­ra

Las plan­tas, al igual que los se­res hu­ma­nos y los ani­ma­les, es­tán ex­pues­tas y sus­cep­ti­bles a la in­fec­ción por mi­cro­or­ga­nis­mos y vi­rus. El prin­ci­pal im­pac­to de es­tos agen­tes so­bre la plan­ta y los cul­ti­vos, se tra­du­cen en la re­duc­ción de la pro­duc­ti­vi­dad, ca­li­dad y va­lor nu­tri­cio­nal de los pro­duc­tos. Las en­fer­me­da­des en las plan­tas, son uno de los fac­to­res na­tu­ra­les que ma­yo­res efec­tos oca­sio­nan so­bre la pro­duc­ti­vi­dad agrí­co­la; es­tas re­duc­cio­nes se tra­du­cen en pér­di­das eco­nó­mi­cas pa­ra los agri­cul­to­res, pre­cios más ele­va­dos pa­ra los con­su­mi­do­res y sig­ni­fi­ca­ti­vas con­se­cuen­cias so­cia­les pa­ra la po­bla­ción que es­tá di­rec­ta e in­di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con el ru­bro agrí­co­la.

La va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca hoy en día juega un rol de­ter­mi­nan­te en el desa­rro­llo de las en­fer­me­da­des, cu­yas va­ria­cio­nes pe­rió­di­cas con­tri­bu­yen a de­ter­mi­nar la ca­pa­ci­dad de un pa­tó­geno o in­sec­to pla­ga pa­ra pros­pe­rar o per­sis­tir ba­jo con­di­cio­nes na­tu­ra­les en una lo­ca­li­dad da­da.

An­te los es­ce­na­rios ac­tua­les, el ma­ne­jo in­te­gra­do del cul­ti­vo del café de­be ges­tio­nar­se a par­tir del co­no­ci­mien­to in­te­gral de to­dos los fac­to­res que tie­nen in­ci­den­cia so­bre el cul­ti­vo, con es­pe­cial én­fa­sis so­bre el ma­ne­jo de las va­ria­bles cli­má­ti­cas, que re­sul­tan ser de­ter­mi­nan­tes en la pla­ni­fi­ca­ción de las ac­ti­vi­da­des de ma­ne­jo a rea­li­zar­se den­tro de la fin­ca.

De es­ta ma­ne­ra, re­sul­ta im­pe­ra­ti­vo rea­li­zar ajus­tes a los pro­gra­mas de ma­ne­jo de acuer­do a la con­di­ción cli­má­ti­ca pre­sen­te y de es­ta ma­ne­ra, adap­tar las ac­cio­nes de ma­ne­jo ha­cia la va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca.

A par­tir de lo an­te­rior, se pre­sen­tan al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes ge­ne­ra­les a con­si­de­rar al mo­men­to de im­ple­men­tar un plan pa­ra la ges­tión in­te­gral de la ro­ya y del cul­ti­vo del café, las cua­les de­ben ajus­tar­se a las con­di­cio­nes es­pe-

cí­fi­cas don­de se desa­rro­lla el sis­te­ma de pro­duc­ción.

Es­ce­na­rios cli­má­ti­cos

El cul­ti­vo del café al igual que otros sis­te­mas de pro­duc­ción, es vul­ne­ra­ble al dé­fi­cit y ex­ce­so hí­dri­co, así co­mo tam­bién a las va­ria­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra y otros fac­to­res am­bien­ta­les. Es­tas afec­ta­cio­nes va­rían su in­ten­si­dad de acuer­do a la re­gión don­de se cul­ti­va, el ni­vel de tec­ni­fi­ca­ción o ma­ne­jo del cul­ti­vo y la to­po­gra­fía lo­cal. Asi­mis­mo, el ma­ne­jo de las co­ber­tu­ras ar­bó­reas uti­li­za­das pa­ra re­gu­lar los ni­ve­les de ra­dia­ción so­lar que in­gre­san al cul­ti­vo tam­bién pue­den al­te­rar los ni­ve­les de agua llu­via que se in­ter­cep­tan al in­gre­sar al sis­te­ma cuan­do no se rea­li­za una ade­cua­da dis­po­si­ción de los cul­ti­vos. Por lo an­te­rior, los efec­tos oca­sio­na­dos por even­tos cli­má­ti­cos, no se pue­den ge­ne­ra­li­zar pa­ra to­das las re­gio­nes.

La tem­pe­ra­tu­ra es uno de los fac­to­res am­bien­ta­les de ma­yor re­le­van­cia que in­flu­yen de ma­ne­ra di­rec­ta en el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo de la plan­ta de café. La tem­pe­ra­tu­ra óp­ti­ma me­dia del ai­re pa­ra el cul­ti­vo, se en­cuen­tra en­tre los 18 y 22 °C pa­ra la es­pe­cie Cof­feea ro­bus­ta y en­tre 22 y 26°C pa­ra Cof­feea ca­nep­ho­ra.

Son mu­chos los efec­tos des­cri­tos por di­fe­ren­tes au­to­res que pue­den pre­sen­tar­se por va­ria­ción en la tem­pe­ra­tu­ra, por ejem­plo, a tem­pe­ra­tu­ras in­fe­rio­res a 10ºc du­ran­te lar­gos pe­rio­dos de tiem­po, pue­de pre­sen­tar­se clo­ro­sis y la de­ten­ción en el cre­ci­mien­to de las ho­jas de­bi­do a la muer­te de los clo­ro­plas­tos.

A ma­yor al­tu­ra so­bre el ni­vel del mar, la tem­pe­ra­tu­ra su­fre un des­cen­so, efec­to que se tra­du­ce en el in­cre­men­to del tiem­po pa­ra que la plan­ta lo­gre al­can­zar su desa­rro­llo fo­liar. Las tem­pe­ra­tu­ras pro­me­dio me­no­res a 16ºc cau­san una dis­mi­nu­ción del cre­ci­mien­to del café y las tem­pe­ra­tu­ras ma­yo­res de 23ºc ace­le­ran el cre­ci­mien­to ve­ge­ta­ti­vo y li­mi­tan la flo­ra­ción y fruc­ti­fi­ca­ción.

El sis­te­ma de pro­duc­ción de café en Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, en su gran ma­yo­ría (más del 90%) se desa­rro­lla en ma­nos de pe­que­ños pro­duc­to­res con di­fe­ren­tes ni­ve­les de tec­ni­fi­ca­ción, lo que ha­ce que el ru­bro, sea to­tal­men­te de­pen­dien­te del agua llu­via (muy po­cos o ca­si nu­los sis­te­mas de irri­ga­ción). Por lo an­te­rior, las al­te­ra­cio­nes en los re­gí­me­nes de pre­ci­pi­ta­ción por efec­to de la pre­sen­cia de un even­to de El Ni­ño, lo con­vier­ten en un ru­bro con un ries­go muy al­to de vul­ne­ra­bi­li­dad a la no dis­po­ni­bi­li­dad de agua.

La in­ci­den­cia de El Ni­ño, se re­fle­ja prin­ci­pal­men­te en la de­fi­cien­cia hí­dri­ca del sue­lo y sus con­se­cuen­tes efec­tos so­bre el cul­ti­vo del café. En nues­tra re­gión, ge­ne­ral­men­te du­ran­te es­te even­to cli­má­ti­co, se re­du­ce la can­ti­dad de agua llu­via es­pe­ra­da prin­ci­pal­men­te du­ran­te los me­ses de ma­yo, ju­nio, ju­lio y agos­to. Cuan­do se pre­sen­tan de­fi­cien­cias hí­dri­cas se­ve­ras, las prin­ci­pa­les afec­ta­cio­nes a la plan­ta se evi­den­cian en el desa­rro­llo fo­liar, el cre­ci­mien­to de las ra­mas y el desa­rro­llo de los fru­tos.

Los efec­tos de las de­fi­cien­cias hí­dri­cas se pre­sen­tan con ma­yor im­pac­to, en re­gio­nes que mues­tran anor­ma­li­da­des en la dis­tri­bu­ción de las llu­vias y tex­tu­ras del sue­lo muy are­no­sas, sue­los po­co pro­fun­dos y pe­dre­go­sos, con ba­ja ca­pa­ci­dad de re­ten­ción de agua y re­gio­nes ubi­ca­das en al­ti­tu­des ba­jas. Un es­trés hí­dri­co pro­lon­ga­do ace­le­ra el en­ve­je­ci­mien­to de las ho­jas y co­mo res­pues­ta de la plan­ta al fi­nal de és­te, se ob­ser­va un ama­ri­lla­mien­to ace­le­ra­do y la pér­di­da de gran can­ti­dad de ho­jas.

Las pro­pie­da­des fí­si­cas del sue­lo, es­tán muy aso­cia­das al dé­fi­cit hí­dri­co, por cuan­to la es­truc­tu­ra del sue­lo, in­flu­ye en la ca­pa­ci­dad de re­ten­ción de agua útil. Así, los sue­los are­no­sos y suel­tos, pre­sen­tan una pro­por­ción ma­yor de po­ros gran­des que re­tie­nen mu­cho ai­re y poca agua. De la mis­ma ma­ne­ra, el ti­po de ar­ci­lla pre­sen­te en el sue­lo, tie­ne in­fluen­cia en la ca­pa­ci­dad de re­ten­ción. El dé­fi­cit hí­dri­co, no so­lo re­du­ce la dis­po­ni­bi­li­dad de agua pa­ra las plan­tas, sino tam­bién, la de cier­tos nu­trien­tes. El fós­fo­ro (P) es un buen ejem­plo de ello, ya que la ma­yor par­te de los com­pues­tos de es­te ele­men­to, son po­co so­lu­bles.

En cuan­to a los efec­tos so­bre la pro­duc­ción, la es­ca­sez de agua pue­de in­fluir so­bre el desa­rro­llo nor­mal de la

En cuan­to a los efec­tos so­bre la pro­duc­ción, la es­ca­sez de agua pue­de in­fluir so­bre el desa­rro­llo nor­mal de la co­se­cha, des­de el mis­mo mo­men­to de la flo­ra­ción has­ta la ma­du­ra­ción de los fru­tos de café.

co­se­cha, des­de el mis­mo mo­men­to de la flo­ra­ción has­ta la ma­du­ra­ción de los fru­tos de café y cau­sar dis­tin­tos ni­ve­les de pér­di­da de la pro­duc­ción es­pe­ra­da del cul­ti­vo.

Pro­gra­ma ade­cua­do

Pa­ra con­tri­buir a ga­ran­ti­zar el éxi­to en la sos­te­ni­bi­li­dad de la pro­duc­ción, el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad, mi­ni­mi­zar el im­pac­to oca­sio­na­do por la pre­sen­cia de pla­gas y la con­ser­va­ción de la ca­li­dad en la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va, la pre­ven­ción y ma­ne­jo de las en­fer­me­da­des y pla­gas del café se de­ben abor­dar des­de un con­tex­to in­te­gra­dor, don­de la im­ple­men­ta­ción de bue­nas prác­ti­cas en el ma­ne­jo in­te­gra­do del cul­ti­vo, mar­ca­rá la di­fe­ren­cia en la apa­ri­ción y desa­rro­llo de una en­fer­me­dad/pla­ga, cuan­do no se rea­li­za de ma­ne­ra apro­pia­da y opor­tu­na, las ac­ti­vi­da­des re­que­ri­das pa­ra el ma­ne­jo de la plan­ta­ción.

Pa­ra man­te­ner los ni­ve­les de afec­ta­ción de las pla­gas por de­ba­jo del um­bral de da­ño eco­nó­mi­co y con bue­nos ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad, se re­co­mien­dan con­tem­plar los si­guien­te:

1. Rea­li­zar las bue­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo in­te­gra­do del cul­ti­vo, pa­ra ca­da ci­clo de pro­duc­ción.

Las ac­ti­vi­da­des que el hom­bre lle­va a ca­bo en el cul­ti­vo, de­ben res­pon­der a un plan de ma­ne­jo pre­de­fi­ni­do. Aquí se in­clu­yen la­bo­res iden­ti­fi­ca­das pre­via­men­te al es­ta­ble­ci­mien­to de la plan­ta­ción, co­mo por ejem­plo, la va­rie­dad de café a sem­brar, la den­si­dad de siem­bra, los in­su­mos a uti­li­zar y las ac­ti­vi­da­des rea­li­za­das en res­pues­ta a con­di­cio­nes cam­bian­tes que se pre­sen­ten a lo lar­go del desa­rro­llo de la plan­ta cul­ti­va­da.

Den­tro de es­tas ac­cio­nes, el hom­bre juega un pa­pel prio­ri­ta­rio en la apa­ri­ción y desa­rro­llo de una en­fer­me­dad, cuan­do no rea­li­za de ma­ne­ra apro­pia­da y opor­tu­na, las ac­ti­vi­da­des re­que­ri­das pa­ra el ma­ne­jo del cul­ti­vo. En el con­tex­to re­gio­nal, se re­co­mien­da rea­li­zar al me­nos las si­guien­tes ac­ti­vi­da­des: un diag­nós­ti­co pro­duc­ti­vo del ca­fe­tal, re­gu­la­ción de la som­bra, ma­ne­jo de te­ji­dos en la plan­ta de café (po­da), mues­treo del sue­lo pa­ra aná­li­sis quí­mi­co, apli­ca­ción de en­mien­das cal­cá­reas (si se re­quie­re), re­gis­trar la flo­ra­ción prin­ci­pal, mo­ni­to­rear la ro­ya y otras pla­gas de im­por­tan­cia pa­ra el café, con­trol quí­mi­co (de ser ne­ce­sa­rio), apli­car un co­rrec­to pro­gra­ma de nu­tri­ción, así co­mo re­co­lec­tar gra­nos ma­du­ros, so­bre­ma­du­ros y se­cos que que­dan des­pués de la co­se­cha en la plan­ta y en el sue­lo (fru­tos que re­sul­tan de las flo­ra­cio­nes lo­cas, pa­ra evi­tar la in­fes­ta­ción de pla­gas co­mo la bro­ca del café).

2.Orien­tar las prác­ti­cas de ma­ne­jo in­te­gra­do del cul­ti­vo, ha­cia las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas im­pe­ran­tes pa­ra adap­tar los sis­te­mas de pro­duc­ción a los efec­tos de la va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca.

Pa­ra el pre­sen­te año 2017, los di­fe­ren­tes mo­de­los de pro­nós­ti­co in­di­can la pre­sen­cia de con­di­cio­nes neu­tras con una po­si­ble ten­den­cia ha­cia una con­di­ción de fe­nó­meno de El Ni­ño du­ran­te el se­gun­do se­mes­tre del año, con­di­ción que de­be­rá ser ra­ti­fi­ca­da por los en­tes re­gio­na­les y na­cio­na­les es­pe­cia­li­za­dos en el te­ma. An­te un es­ce­na­rio con ten­den­cia ha­cia con­di­cio­nes de fe­nó­meno de El Ni­ño, se re­co­mien­da to­mar en cuen­ta las si­guien­tes con­si­de­ra­cio­nes, las cua­les de­be­rán re­vi­sar­se y dis­cu­tir­se con las en­ti­da­des na­cio­na­les res­pon­sa­bles de la asis­ten­cia téc­ni­ca y ca­pa­ci­ta­ción del sec­tor café en ca­da país:

Las ac­ti­vi­da­des que el pro­duc­tor lle­va a ca­bo en el cul­ti­vo de café, de­ben res­pon­der a un plan de ma­ne­jo pre­de­fi­ni­do.

Pa­ra las re­gio­nes que en con­di­cio­nes nor­ma­les pre­sen­tan pe­río­dos se­cos con­se­cu­ti­vos y sue­los vul­ne­ra­bles al dé­fi­cit hí­dri­co, se re­co­mien­da eva­luar los por­cen­ta­jes de som­bra en el ca­fe­tal, con­si­de­ran­do la al­ti­tud de la zo­na so­bre el ni­vel del mar. De ser ne­ce­sa­rio, in­cor­po­rar más som­bra, con es­pe­cies uti­li­za­das co­mo som­brío tem­po­ral y de rá­pi­do cre­ci­mien­to.

No po­dar los ár­bo­les de som­bra, pa­ra con­tri­buir a man­te­ner la hu­me­dad en el cul­ti­vo y re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra.

Pa­ra con­tra­rres­tar la fal­ta de hu­me­dad en el sue­lo, se re­co­mien­da man­te­ner un ni­vel de cobertura ve­ge­tal rea­li­zan­do un ma­ne­jo in­te­gra­do de ar­ven­ses.

Ajus­tar las la­bo­res de fer­ti­li­za­ción de los ca­fe­ta­les (ade­lan­tar o re­tra­sar), de­pen­dien­do de la dis­po­ni­bi­li­dad de llu­via y hu­me­dad en el sue­lo.

Eva­luar los años y fe­chas más fac­ti­bles pa­ra rea­li­zar la siem­bra de nue­vas plan­ta­cio­nes, a fin de evi­tar pér­di­das por dé­fi­cit hí­dri­co.

Rea­li­zar co­se­chas sa­ni­ta­rias re­co­lec­tan­do los pri­me­ros fru­tos que re­sul­tan de las flo­ra­cio­nes lo­cas, así co­mo aque­llos so­bre­ma­du­ros y se­cos en la plan­ta y en el sue­lo, con el áni­mo de dis­mi­nuir la fuen­te de ali­men­to y re­pro­duc­ción de la bro­ca del café.

Con­sul­tar los pro­nós­ti­cos de cli­ma ge­ne­ra­dos por las ins­ti­tu­cio­nes de ca­da país, pa­ra co­no­cer la ten­den­cia de las con­di­cio­nes en ca­da re­gión.

Rea­li­zar el aná­li­sis del por­cen­ta­je de da­ño pre­sen­te en los fru­tos de café, du­ran­te la eta­pa de cre­ci­mien­to y for­ma­ción del grano, pa­ra ve­ri­fi­car afec­ta­cio­nes por es­trés hí­dri­co y es­ti­mar po­si­bles pér­di­das en la pro­duc­ción.

De acuer­do a lo an­te­rior, los prin­ci­pa­les efec­tos an­te un es­ce­na­rio de fe­nó­meno de El Ni­ño so­bre el cul­ti­vo de café, se pue­den re­su­mir en la dis­mi­nu­ción de la can­ti­dad de llu­via, lo que oca­sio­na el lle­na­do in­com­ple­to de los fru­tos, el re­tar­do en el cre­ci­mien­to de los gra­nos, así co­mo la pér­di­da de pe­so y ca­li­dad de los mis­mos. Por su par­te, el in­cre­men­to del bri­llo so­lar, pue­de ade­lan­tar el pro­ce­so de la­flo­ra­ción y el in­cre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio, se tra­du­ce en una ma­yor eva­po­trans­pi­ra­ción del sis­te­ma.

rn ma­yor nú­me­ro de días con dé­fi­cit hí­dri­co, con­lle­va al re­tra­so en las prác­ti­cas de fer­ti­li­za­ción de los ca­fe­ta­les y pro­du­ce afec­ta­cio­nes en el cre­ci­mien­to de las nue­vas plan­ta­cio­nes y en aque­llos que es­tán en pro­duc­ción.

La ma­ne­ra en có­mo lo­gre­mos ajus­tar nues­tras ac­cio­nes de ma­ne­jo del cul­ti­vo ha­cia las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas pre­sen­tes, con­tri­bui­rá de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va a lo­grar una adap­ta­ción de la ca­fi­cul­tu­ra de nues­tra re­gión ha­cia los es­ce­na­rios cam­bian­tes de va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca.

Plan­ta­ción de café en Ala­jue­la, Cos­ta Ri­ca.

Ha­rold Gam­boa Mu­ri­llo, coor­di­na­dor Re­gio­nal de PROCAGICA-UE-IICA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.