NO­TA DE POR­TA­DA

MAS­CO­TAS: UN NE­GO­CIO CRE­CIEN­TE

Productor Agropecuario - - CONTENIDO - Por Daisy Bo­ni­lla

Fa­ri­da, Lo­ba y Sas­ha son tres pe­rras Pas­tor Ale­mán que lle­van una vi­da muy gra­ta: tie­nen co­mi­da de pri­me­ra ca­li­dad, en­tre­na­mien­to y tiem­po de em­be­lle­ci­mien­to en al­gu­nos ho­te­les de al­ta ca­te­go­ría, don­de son ba­ña­das y pei­na­das co­mo rei­nas, mien­tras sus due­ños sa­len de via­je. Se les ofre­ce tam­bién ca­mas, ca­si­tas he­chas a la me­di­da y ju­gue­tes pa­ra pa­sar­la en per­ma­nen­te di­ver­sión. Tam­po­co se es­ca­ti­ma pre­cio en la ca­li­dad de la co­mi­da pa­ra es­tas mas­co­tas, que es­tán acos­tum­bra­das a re­ci­bir bo­ca­di­llos es­pe­cia­les pa­ra su die­ta so­cia­li­té.

Sus due­ños, una pa­re­ja con­for­ma­da por in­ge­nie­ros am­bien­ta­les, ase­gu­ran que in­vier­ten mi­les de dó­la­res anua­les en las ma­nu­ten­cio­nes de es­tos pe­rros, que se­gún ellos, son par­te de su nú­cleo fa­mi­liar y por en­de, es­tán den­tro del pre­su­pues­to.

Lo prio­ri­ta­rio es la ali­men­ta­ción ca­da vein­te días, por lo cual ad­quie­ren un sa­co de 25 li­bras de ali­men­to cu­yo cos­to es de US$40, a es­to se su­ma el ho­tel que tie­ne un cos­to de US$20 por ca­da pe­rra, un ba­ño fluc­túa en­tre US$15 y US$20, en va­cu­nas la in­ver­sión es de US$50. Ca­da dos me­ses se les apli­can me­di­ca­men­tos pa­ra re­pe­ler pul­gas y ga­rra­pa­tas que va­len US$25. A es­to se agre­ga la des­pa­ra­si­ta­ción que cues­ta US$20. Y si se en­fer­man, el gas­to mí­ni­mo es de US$100, cal­cu­ló el ma­tri­mo­nio.

La ex­pe­rien­cia de es­ta pa­re­ja es el re­fle­jo del rol a ma­yor es­ca­la que cum-

plen las aten­cio­nes a mas­co­tas en la eco­no­mía cen­troa­me­ri­ca­na. No hay una me­di­ción exac­ta, pe­ro ex­per­tos vin­cu­la­dos con el ru­bro cal­cu­lan que, tres de ca­da diez fa­mi­lias de las prin­ci­pa­les ciu­da­des tie­nen una mas­co­ta de com­pa­ñía, de ellas el 70 % son pe­rros; le si­guen los pá­ja­ros con el 15% y los ga­tos que re­gis­tran el 13%. El res­to del pas­tel se lo re­par­ten tor­tu­gas, háms­te­res, co­ne­jos y pe­ces, en­tre otros.

Pe­ro no to­do es co­lor de ro­sa en es­te mer­ca­do efer­ves­cen­te. Los mé­di­cos ve­te­ri­na­rios com­pi­ten por lo­grar un es­pa­cio y, si bien exis­te de­man­da, un seg­men­to de la po­bla­ción pro­pie­ta­ria de ani­ma­les tie­ne li­mi­ta­do ac­ce­so por el al­to cos­to de los ser­vi­cios, ex­pre­sa Juan Carlos Pé­rez, ga­na­de­ro pro­pie­ta­rio de cua­tro ca­ba­llos y quien, en va­rias oca­sio­nes, ha re­cu­rri­do a me­di­ci­nas ca­se­ras pa­ra dar­les man­te­ni­mien­to y cu­ra­ción a sus “fie­les ayu­dan­tes”. “Sé que no es lo co­rrec­to pe­ro el di­ne­ro, es es­ca­so”, la­men­ta.

Pre­su­pues­to

El ve­te­ri­na­rio San­tos Ba­raho­na, pro­pie­ta­rio de la clí­ni­ca el Ar­ca de Noé, en San Pe­dro Su­la, ex­pre­sa que los due­ños de ani­ma­les de­ben pre­su­pues­tar al me­nos U$174 men­sua­les por mas­co­ta, en los pri­me­ros tres me­ses.

“Las ra­zas que pre­do­mi­nan (en la re­gión) son las pe­que­ñas, las gran­des se han ido que­dan­do a la za­ga. Además, en los re­cur­sos de los cua­les de­be dis­po­ner una per­so­na que adop­te un pe­rro me­diano co­mo mas­co­ta de­be con­si­de­rar que siem­pre lo más ca­ro se­rá el con­su­mo de ali­men­to, ya que los pla­nes de va­cu­na­ción se apli­can so­la­men­te cuan­do son ca­cho­rros y se les po­nen re­fuer­zos anua­les”, ex­pli­ca.

No obs­tan­te, pa­ra un ca­cho­rro que va ini­ciar de ce­ro su va­cu­na­ción cal­cu­ló tres me­ses y, en ese tiem­po, en­tre va­cu­nas , ali­men­to y con­sul­tas la in­ver­sión en man­te­ni­mien­to que la per­so­na de­be te­ner pre­pa­ra­da es de unos US$174 pa­ra su­fra­gar esos gas­tos.

Pos­te­rior­men­te, la ma­nu­ten­ción de un pe­rro me­diano os­ci­la en unos U$35. Pe­ro so­bre to­do, afir­ma, “hay que te­ner la dis­po­ni­bi­li­dad de tiem­po, esa es la res­pon­sa­bi­li­dad que ad­qui­ri­mos por­que no es so­lo te­ner­los y dar­les de co­mer, ne­ce­si­tan tiem­po, ca­ri­ño y hay que edu­car­los y sa­car­los a pa­sear”, ma­ni­fies­ta.

Va­rie­dad de ser­vi­cios

Otros pro­pie­ta­rios de mas­co­tas, preo­cu­pa­dos por te­ra­pias pe­rru­nas y co­mi­da sa­lu­da­ble pa­ra sus ani­ma­li­tos de­jan en con­sul­tas lo­ca­les unos US$175 pa­ra en­tre­na­mien­tos en los paí­ses del trián­gu­lo nor­te, y unos U$109 en “vian­das” mul­ti­sa­bo­res pa­ra sa­tis­fa­cer el pa­la­dar de sus exi­gen­tes “com­pa­ñe­ros”, cal­cu­lan al­gu­nos ex­per­tos en ve­te­ri­na­ria.

Ese, afir­ma la psi­có­lo­ga ca­ni­na y en­tre­na­do­ra Ta­nia Pa­na­me­ño, es un con­cep­to no­ve­do­so y ren­ta­ble por­que ca­da vez más per­so­nas se acer­can a las clí­ni­cas ve­te­ri­na­rias pa­ra con­sen­tir de cual­quier for­ma a sus mas­co­tas. Ser­vi­cios de es­té­ti­ca, uñas, cor­tes de pe­lo, groo­ming, ma­sa­jes, hos­pe­da­je y ali­men­ta­ción ho­lís­ti­ca for­man par­te de la di­ver­sa pro­pues­ta con la cual pro­fe­sio­na­les de es­tas áreas com­pi­ten por cau­ti­var a usua­rios ávi­dos del me­jor tra­to pa­ra sus “pe­lu­di­tos” de cual­quier ra­za.

Ta­nia Pa­na­me­ño se­ña­la que mi­les de ha­bi­tan­tes de to­dos los es­tra­tos so­cia­les han in­cor­po­ra­do a sus ho­ga­res co­mo un miem­bro más a sus ani­ma­li­tos a quie­nes lla­man “perrhi­jas o perrhi­jos”. La tam­bién es­ti­lis­ta ca­ni­na for­ma­da en Mé­xi­co, y Es­ta­dos Uni­dos, ex­pli­ca que: “las y los perrhi­jos son par­te de la nue­va ten­den­cia de la in­dus­tria ca­ni­na a ni­vel mun­dial, por­que ca­da vez más lle­gan a los con­sul­to­rios due­ños de mas­co­tas bus­can­do aten­ción psi­co­ló­gi­ca pa­ra con­tro­lar el es­trés, o por­que no obe­de­cen ya que son mal edu­ca­dos”.

Igual que al ser hu­mano, afir­ma, la pri­sa por es­te mun­do la­bo­ral tan com­pe­ti­ti­vo tam­bién afec­ta a los pe­rri­tos, quie­nes se han ape­ga­do a sus due­ños. “Fal­ta de so­cia­li­za­ción, ge­ne­ra mu­chos pro­ble­mas, pues ellos tie­nen ne­ce­si­da­des de pe­rro, no de hu­mano, ne­ce­si­tan un lí­der, ha­cer ejer­ci­cio, y sa­ber iden­ti­fi­car que él no do­mi­na al due­ño, son mal­cria­dos en su ma­yo­ría, y al­gu­nos vi­ven en cu­nas de oro”, ex­pli­ca.

En nues­tra so­cie­dad, la ex­per­ta con­si­de­ra que tan­to el hom­bre co­mo la mu­jer que son pro­fe­sio­na­les y ga­nan muy buen di­ne­ro, ge­ne­ral­men­te de­ci­den no ca­sar­se, y gas­tan su pla­ta en sus de­seos y los de sus ani­ma­les do­més­ti­cos, otros acuer­dan no te­ner hi­jos o sim­ple­men­te adop­tan co­mo hi­jas a las mas­co­tas.

Es­to ge­ne­ra opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les pa­ra en­tre­na­do­res que en el mer­ca­do son muy po­cos. “Se pue­de ha­cer que su pe­rro ha­ga tru­cos, que le obe­dez­ca, que ten­ga ape­go, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te cual­quie­ra pue­de ha­cer lo mis­mo, por­que ca­da uno es di­fe­ren­te. Des­de las eta­pas de ca­cho­rros hay que

Gua­te­ma­la y Cos­ta Ri­ca, son los dos paí­ses que más pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos ex­por­tan ha­cia el res­to del área.

en­tre­nar­los pa­ra qui­tar­les el mie­do”. Es­tos ser­vi­cios tie­nen un va­lor de unos U$170, du­ran­te seis me­ses.

Te­ra­pia pa­ra pe­rros

La psi­co­lo­gía ca­ni­na ya es más pun­tual e im­pli­ca una in­ver­sión es­ti­ma­da en unos U$18 dó­la­res por se­sión. “Aquí nos da­mos cuen­ta que ca­da pe­rro es un mun­do di­fe­ren­te, los re­sul­ta­dos no son rá­pi­dos con so­lo una ci­ta, es un pro­ce­so, má­xi­me cuan­do son pro­ble­má­ti­cos o tie­ne ma­los há­bi­tos. Son im­por­tan­tes los re­fuer­zos po­si­ti­vos pa­ra ellos, al igual que to­dos los es­tí­mu­los por­que su prin­ci­pal in­te­rés es lla­mar la aten­ción. Aun­que sea el re­ga­ño. La cons­tan­cia es muy im­por­tan­te pa­ra po­der edu­car a un can. Hay que ex­pli­car­le al due­ño que no es una má­qui­na lo que ha ad­qui­ri­do”, opi­na la es­pe­cia­lis­ta.

Los ca­ni­nos de ma­yor pre­fe­ren­cia en­tre los hu­ma­nos son los de ra­za pe­que­ña pa­ra el ca­so Chihuahua, Bea­gle, Pug, Sh­nau­zer mi­nia­tu­ras, o en ra­zas me­dia­nas y gran­des, La­bra­dor, Ame­ri­can Pit­bull, Te­rrier, Hus­kie si­be­riano, Bó­xer y Roth­wei­ller.

Mer­ca­do pa­ra ga­tos

El mer­ca­do de ser­vi­cios pa­ra ga­tos ha te­ni­do mu­cha más suer­te. Se ofre­ce des­de pa­que­tes fu­ne­ra­rios y cre­ma­cio­nes has­ta fies­tas de cum­plea­ños y ven­ta de gim­na­sios pa­ra fe­li­nos. El ru­bro tam­bién se mue­ve en ro­pa, ju­gue­tes, ho­te­les, res­tau­ran­tes y has­ta spas de­di­ca­dos a es­tos ani­ma­les. “El cre­ci­mien­to en los aman­tes de los ga­tos se da a un rit­mo mu­cho más ve­loz que el de los pe­rros, por­que los miem­bros de una fa­mi­lia no es­tán to­do el día en ca­sa y los fe­li­nos no re­quie­ren tan­ta aten­ción o con­tac­to en com­pa­ra­ción con los pe­rros”, con­si­de­ra el eco­no­mis­ta Fé­lix La­gos, un apa­sio­na­do tan­to de pe­rros co­mo de ga­tos. Des­de su pers­pec­ti­va, los sec­to­res co­mer­cia­les con ma­yor cre­ci­mien­to pa­ra las mas­co­tas son los ali­men­tos, ac­ce­so­rios y es­tán en al­za los ser­vi­cios de ho­te­les y spas.

Otros ser­vi­cios

De los paí­ses de la re­gión El Sal­va­dor se está des­ta­can­do con un au­ge de la de­man­da de los ser­vi­cios ve­te­ri­na­rios de to­do ti­po, y ca­da vez más es­pe­cí­fi­cos, con la exi­gen­cia de tec­no­lo­gía

Las ra­zas de mas­co­tas que pre­do­mi­nan son las pe­que­ñas, las gran­des se han ido que­dan­do a la za­ga.

que atien­da con la ma­yor pron­ti­tud los pro­ble­mas de la sa­lud de las mas­co­tas.

La in­dus­tria ve­te­ri­na­ria sal­va­do­re­ña, a di­fe­ren­cia de otros sec­to­res, ha cre­ci­do y avan­za­do ace­le­ra­da­men­te. Des­de 2007 a la fe­cha, aún du­ran­te la cri­sis mun­dial de 2009, fue uno de los ru­bros que nun­ca de­jó de cre­cer. Así lo ase­gu­ró el Dr. Gia­com­mo Zap­pa­lá, al re­fe­rir­se a la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos, cre­ci­mien­to en hos­pi­ta­les, clí­ni­cas ve­te­ri­na­rias y el vo­lu­men de ad­qui­si­ción de mas­co­tas.

El avan­ce de es­ta in­dus­tria se fun­da­men­ta en el equi­po tec­no­ló­gi­co del cual se dis­po­ne hoy en día. Ha­ce 25 años, los equi­pos pa­ra ra­dio­gra­fías, eran de los mis­mos mo­de­los que se usa­ron en la gue­rra de Viet­nam. Sin em­bar­go, ac­tual­men­te, en El Sal­va­dor, los 450 mé­di­cos ve­te­ri­na­rios aglu­ti­na­dos en las Aso­cia­cio­nes de Mé­di­cos Ve­te­ri­na­rios de Pe­que­ñas Es­pe­cies y la de Mé­di­cos Ve­te­ri­na­rios, tam­bién dis­po­nen de equi­pos di­gi­ta­les de rayos X don­de se pue­den mag­ni­fi­car las imá­ge­nes y ver es­truc­tu­ras en de­ta­lle.

Hay además, má­qui­nas pa­ra ul­tra­so­ni­do, lá­ser pa­ra ci­ru­gías, in­clu­si­ve pa­ra pro­fi­la­xis den­tal lá­ser y es po­si­ble rea­li­zar co­lo­nos­co­pias.

En torno a los me­di­ca­men­tos, se cuen­ta con pro­duc­tos qui­mio­te­ra­péu­ti­cos pa­ra cán­cer, pro­duc­tos na­tu­ra­les pa­ra eli­mi­nar an­sie­dad, pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra eli­mi­nar cálcu­los en ve­sí­cu­la bi­liar, pa­ra in­su­fi­cien­cia re­nal, pro­duc­tos es­pe­cia­li­za­dos pa­ra con­trol de pul­gas y ga­rra­pa­tas, me­di­ca­men­tos pa­ra eli­mi­nar el pa­rá­si­to cau­san­te del tras­torno car­día­co, pa­ra glau­co­mas y pa­ra ca­ta­ra­tas, en­tre otros.

Far­ma­céu­ti­cas

Aun­que es­tos ser­vi­cios pa­ra mas­co­tas im­pul­san la in­dus­tria ve­te­ri­na­ria, aún hay una deu­da con la pro­duc­ción de far­ma­céu­ti­cos. En mu­chas na­cio­nes no exis­ten la­bo­ra­to­rios que pro­duz­can in­su­mos con los cua­les pu­die­ran sa­tis­fa­cer­se los re­que­ri­mien­tos de los ani­ma­les do­més­ti­cos y pa­ra la pro­duc­ción del cam­po, sin em­bar­go, esa fa­len­cia tra­ta de equi­li­brar­se con la im­por­ta­ción del 95% de los pro­duc­tos des­de al­gu­nos paí­ses del área que son pro­duc­to­res.

Gua­te­ma­la y Cos­ta Ri­ca, son los dos paí­ses que más pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos ex­por­tan ha­cia el res­to del área. En am­bas na­cio­nes se en­cuen­tran las re­pre­sen­ta­cio­nes re­gio­na­les de la in­dus­tria ve­te­ri­na­ria a ni­vel mun­dial. En Hon­du­ras se cuen­ta con 250 mé­di­cos ve­te­ri­na­rios afi­lia­dos, de los cua­les só­lo es­tán ac­ti­vos 140, se­gún el Co­le­gio de Mé­di­cos Ve­te­ri­na­rios de Hon­du­ras.

Ba­raho­na, pro­pie­ta­rio de la clí­ni­ca Ar­ca de Noé, con­si­de­ra que el pa­no­ra­ma de la in­dus­tria ve­te­ri­na­ria en Cen­troa­mé­ri­ca ha ido en cre­ci­mien­to. “Es­to se ha da­do con­for­me va pa­san­do el tiem­po, so­bre to­do por­que los pro­duc­to­res pe­cua­rios se in­tere­san en te­ner ha­tos ga­na­de­ros más sa­lu­da­bles pa­ra ob­te­ner ren­di­mien­tos y pro­duc­cio­nes óp­ti­mas, tam­bién se ha me­jo­ra­do mu­cho en cuan­to a fa­bri­ca­ción de in­su­mos ve­te­ri­na­rios, po­dría­mos de­cir que Cos­ta Ri­ca, está a la ca­be­za en re­gu­la­cio­nes sa­ni­ta­rias muy im­por­tan­tes”, opi­nó el pro­fe­sio­nal.

Ba­raho­na ci­tó co­mo ejem­plo que, en to­dos los ex­pen­dios don­de se ven­den pro­duc­tos ve­te­ri­na­rios, la ley los obli­ga a te­ner un mé­di­co ve­te­ri­na­rio, ca­so con­tra­rio su­ce­de en paí­ses co­mo Hon­du­ras don­de es­tos pro­duc­tos se en­cuen­tran has­ta en los su­per­mer­ca­dos y al­gu­nas per­so­nas “sin for­ma­ción ade­cua­da los re­ce­tan, los apli­can, los ma­ni­pu­lan y has­ta los ven­den”.

Al­go que­da cla­ro: las re­gu­la­cio­nes exis­ten en to­da la re­gión, pe­ro las le­yes se apli­can me­jor en al­gu­nos de los paí­ses. En Ni­ca­ra­gua, ejem­pli­fi­có, con apli­ca­ción de la nor­ma téc­ni­ca obli­ga­to­ria de me­di­ca­men­tos ve­te­ri­na­rios y pro­duc­tos afi­nes (NTON 20 002-10/ RTCA65.05.51:08.), se ha lo­gra­do que mu­chos pro­duc­tos ve­te­ri­na­rios que es­ta­ban ex­pues­tos en tien­das de con­ve­nien­cia, fue­ran re­ti­ra­dos por la pre­sión que ejer­cie­ron las au­to­ri­da­des y el gre­mio de ve­te­ri­na­rios. Hoy, se ven­den en ex­pen­dios ca­li­fi­ca­dos pa­ra ello.

La in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca ins­ta­la­da en Ni­ca­ra­gua, de­no­ta el po­ten­cial que es­te ru­bro re­pre­sen­ta en la nu­tri­ción y sa­lud de los ani­ma­les. Quim­vet­sa, Co­re­ca, Es­ca­san, An­ta­res, Ba­yer y Di­satyr, son so­lo al­gu­nas de las em­pre­sas pro­vee­do­ras de fár­ma­cos y mo­lé­cu­las que pre­vie­nen y con­tro­lan las en­fer­me­da­des in­fec­to­con­ta­gio­sas más co­mu­nes que afec­tan al ha­to na­cio­nal. Y, al to­mar co­mo re­fe­ren­cia el pro­ce­sa­mien­to y dis­tri­bu­ción de ali­men­tos ba­lan­cea­dos, prin­ci­pal­men­te pa­ra aves y cer­dos fi­gu­ran El Gran­je­ro, Car­gill, y Abra­sa, co­mo las dis­tri­bui­do­ras que ofer­tan va­rie­dad de con­cen­tra­dos pa­ra bo­vi­nos y equi­nos.

Pa­ra las pe­que­ñas es­pe­cies Ba­yer, Abra­sa, Nestlé y Es­ca­san, tam­bién ofre­cen di­fe­ren­tes op­cio­nes. De ma­ne­ra si­mi­lar a otros paí­ses del ist­mo, la ins­ta­la­ción de la­bo­ra­to­rios na­cio­na­les pa­ra la fa­bri­ca­ción de me­di­ci­nas es muy es­ca­sa.

Mé­di­cos ve­te­ri­na­rios

En la ac­tua­li­dad la de­man­da de mé­di­cos ve­te­ri­na­rios en los mi­nis­te­rios de Sa­lud y de Desa­rro­llo Agro­pe­cua­rio de Pa­na­má es ca­da vez ma­yor pa­ra en­fren­tar el re­to de man­te­ner la bio­se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y pre­ve­nir la trans­mi­sión de en­fer­me­da­des de los ani­ma­les al hom­bre. De acuer­do a es­ta­dís­ti­cas de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Mé­di­cos Ve­te­ri­na­rios de Pa­na­má, en ese país so­lo se cuen­ta con el 50% de es­tos pro­fe­sio­na­les re­que­ri­dos pa­ra cu­brir los pro­gra­mas de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y zoo­no­sis.

Jo­sé To­rres, pre­si­den­te de esa agru­pa­ción, ex­pli­có que, al fi­na­li­zar el año 2015, en­tre el Mi­nis­te­rio de Sa­lud (Min­sa) y el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo Agro­pe­cua­rio (Mi­da), exis­tían 241 ve­te­ri­na­rios, cuan­do la can­ti­dad mí­ni­ma de­be

ser 500. Re­por­tes del Mi­nis­te­rio de Sa­lud in­di­can que en la na­ción ca­na­le­ra, hay 989 mé­di­cos ve­te­ri­na­rios de­bi­da­men­te acre­di­ta­dos. Se­gún pro­yec­cio­nes Carlos Mo­rán, de­cano de la fa­cul­tad de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na Ve­te­ri­na­ria de la Uni­ver­si­dad de Pa­na­má (UP) se re­quie­ren 900 nue­vos pro­fe­sio­na­les pa­ra el sec­tor pri­va­do y pú­bli­co.

Se­gún da­tos pro­por­cio­na­dos por el Co­le­gio de Mé­di­cos Ve­te­ri­na­rios de Cos­ta Ri­ca, en el país hay 1.497 mé­di­cos ve­te­ri­na­rios ac­ti­vos con­tan­do los de los tres hos­pi­ta­les que exis­ten en el país. Además exis­ten 265 clí­ni­cas de mas­co­tas y 137 mix­tas.

Pa­ra Pe­dro Vi­lla­lo­bos, pro­fe­sor de la Es­cue­la de Me­di­ci­na y Ci­ru­gía Ve­te­ri­na­ria San Fran­cis­co de Asís, la tec­no­lo­gía y sus apli­ca­cio­nes en la in­dus­tria ve­te­ri­na­ria en Cos­ta Ri­ca han con­tri­bui­do en el desa­rro­llo de la pro­fe­sión, des­de equi­pos mé­di­cos de diag­nós­ti­co, has­ta equi­pos de pro­ce­so in­dus­trial, de in­ves­ti­ga­ción y de eje­cu­ción de fun­cio­nes. “To­do eso ha con­tri­bui­do a me­jo­rar en for­ma po­si­ti­va la pro­fe­sión. Por ejem­plo el uso de equi­pos de diag­nós­ti­co co­mo Ul­tra­so­ni­do, to­mo­gra­fía axial compu­tari­za­da y to­rres pa­ra la­pa­ro­to­mía, han re­vo­lu­cio­na­do los ser­vi­cios mé­di­cos ve­te­ri­na­rios”, des­ta­ca Vi­lla­lo­bos.

El pro­fe­sor ejem­pli­fi­có que, en las plan­tas de pro­ce­so de ali­men­tos (le­che, car­ne, hue­vos, etc.) hoy en día se uti­li­zan equi­pos compu­tari­za­dos con Soft­wa­re di­se­ña­do pa­ra ana­li­zar, iden­ti­fi­car, ela­bo­rar el pro­duc­to fi­nal, con lo cual se fa­ci­li­ta de ma­ne­ra óp­ti­ma bue­na par­te del tra­ba­jo hu­mano. Por otro la­do, du­ran­te es­tos úl­ti­mos 25 años, la Me­di­ci­na Ve­te­ri­na­ria ha evo­lu­cio­na­do de for­ma tan po­si­ti­va co­mo pro­fe­sión y co­mo una in­dus­tria con la cual Cos­ta Ri­ca ha cre­ci­do. En esa na­ción exis­ten ac­tual­men­te dos Es­cue­las for­ma­do­ras de Mé­di­cos Ve­te­ri­na­rios: la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal (UNA) y Ve­ri­tas con la Es­cue­la de Me­di­ci­na y Ci­ru­gía Ve­te­ri­na­ria, San Fran­cis­co de Asís. Es­tos cen­tros gra­dúan un pro­me­dio de pro­mo­ción cer­cano a 100 nue­vos pro­fe­sio­na­les ca­da año. A es­to de­be­mos su­mar los pro­fe­sio­na­les que lle­gan del ex­tran­je­ro y que de­ben re­ci­bir la equi­pa­ra­ción de sus tí­tu­los.

El mer­ca­do de ser­vi­cios pa­ra ga­tos ha te­ni­do mu­cha más suer­te. Se ofre­ce des­de pa­que­tes fu­ne­ra­rios y cre­ma­cio­nes has­ta fies­tas de cum­plea­ños y ven­ta de gim­na­sios pa­ra fe­li­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.