IN­DUS­TRIA ALI­MEN­TA­RIA

CO­SE­CHA MECANIZADA ANIDA EN LOS INGENIOS.

Productor Agropecuario - - CONTENIDO -

Los ingenios azu­ca­re­ros en Cen­troa­mé­ri­ca le apues­tan a la in­no­va­ción pa­ra op­ti­mi­zar sus pro­ce­sos de pro­duc­ción. Es un dul­ce desafío asu­mi­do por una in­dus­tria que se ha di­na­mi­za­do en la úl­ti­ma dé­ca­da y con­ti­núa in­cor­po­ran­do avan­za­das tec­no­lo­gías y bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las me­nos in­va­si­vas, com­pa­ti­bles con el me­dio am­bien­te, im­pul­sa­das por una ten­den­cia mun­dial.

En una ca­rre­ra en la cual Gua­te­ma­la fi­gu­ra en los pri­me­ros lu­ga­res de Cen­troa­mé­ri­ca co­mo ex­por­ta­do­ra ha­cia el mer­ca­do mun­dial, los ingenios es­tán au­to­ma­ti­za­dos y su mo­der­ni­za­ción, na­die la de­tie­ne. Sin em­bar­go, el cre­ci­mien­to del sec­tor no ha si­do ho­mo­gé­neo en la re­gión y, a par­tir de la úl­ti­ma dé­ca­da, El Sal­va­dor, Ni­ca­ra­gua, Hon­du­ras y Cos­ta Ri­ca, tie­nen desafíos di­fe­ren­tes en su pro­duc­ción de azú­car. En es­te pun­to, el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal y los pre­cios pa­ga­dos por los paí­ses im­por­ta­do­res, jue­gan un pa­pel de­ter­mi­nan­te.

Un es­tu­dio de­no­mi­na­do “For­ta­le­ci­mien­to a tra­vés de la In­te­gra­ción Re­gio­nal”, ela­bo­ra­do por Ra­món Pa­di­lla Pé­rez, plan­tea que las ca­rac­te­rís­ti­cas eco­nó­mi­cas y pro­duc­ti­vas que ha­cen que el cre­ci­mien­to sea di­fe­ren­te, pa­sa por el análisis de áreas sem­bra­das, pro­duc­ción de ca­ña de azú­car, azú­car cru­da, azú­car re­fi­na­da, ren­di­mien­tos en cam­po, ren­di­mien­tos in­dus­tria­les, in­ver­sio­nes, pre­cios pro­me­dios pa­ga­dos por los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes por ca­da país.

La pro­duc­ción e in­dus­tria­li­za­ción de azú­car en el ám­bi­to so­cial ge­ne­ra más de 100,000 em­pleos di­rec­tos y ca­si me­dio mi­llón de em­pleos in­di­rec­tos. Se­gún da­tos de la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na (Cepal) y las aso- cia­cio­nes de azu­ca­re­ros de ca­da país, se cal­cu­la que, en 2011, los in­gre­sos que pro­du­je­ron las ex­por­ta­cio­nes su­pe­raron los 1,200 mi­llo­nes de dó­la­res.

Ba­jo los re­que­ri­mien­tos de in­no­va­ción que el mer­ca­do de­man­da en la ac­tua­li­dad, to­do se orien­ta a en­con­trar y a ge­ne­rar ideas, a se­lec­cio­nar­las, a im­ple­men­tar­las y a co­mer­cia­li­zar­las y eso, jus­ta­men­te, es lo que está bus­can­do la in­dus­tria azu­ca­re­ra.

Las In­no­va­cio­nes

En Hon­du­ras, se vi­sua­li­za adop­tar la ten­den­cia ha­cia la co­se­cha mecanizada, y eso es al­go que no se pue­de de­te­ner, afir­mó Ro­ger Mon­dra­gón, di­rec­tor de Ges­tión Cor­po­ra­ti­va de Com­pa­ñía Azu­ca­re­ra Hon­du­re­ña (CAHSA), In­ge­nio San­ta Ma­til­de, ubi­ca­do en la zo­na nor­te.

La me­ca­ni­za­ción, afir­mó, tie­ne fac­to­res ami­ga­bles con el am­bien­te por­que tam­bién se co­se­cha en “ver­de”, así co­mo tam­bién exis­ten fac­to­res ne­ga­ti­vos co­mo la re­duc­ción de la mano de obra: por ca­da má­qui­na que se agre­gue al sis­te­ma de pro­duc­ción me­ca­ni­za­do se per­de­rán 140 pues­tos de tra­ba­jo en el agro hon­du­re­ño.

La pro­duc­ción del año pa­sa­do en el sur se vio muy afec­ta­da por las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y las se­quías re­du­je­ron los nú­me­ros de pro­duc­ción. No obs­tan­te, el pa­no­ra­ma pa­ra ellos está cam­bian­do pues tra­ba­jan en el rie­go por go­teo y en rie­go de as­per­sión se­mi fi­jo. Igual su­ce­de en el in­ge­nio San­ta Ma­til­de. “Es­ta­mos cre­cien­do en áreas de rie­go por go­teo, con el mé­to­do por as­per­sión tam­bién se fer­ti­li­za a la plan­ta si­mul­tá­nea­men­te”, ex­pli­có el in­ge­nie­ro Mon­dra­gón.

Los ade­lan­tos en co ge­ne­ra­ción re­sul­tan vi­si­bles en ingenios co­mo San­ta Ma­til­de.

La in­dus­tria tam­bién tra­ba­ja en el me­jo­ra­mien­to con­ti­nuo de la ino­cui­dad.

En los úl­ti­mos cin­co años, la in­cor­po­ra­ción de una es­tra­te­gia en in­ves­ti­ga­ción de va­rie­da­des, en nu­tri­ción, en el me­jo­ra­mien­to de rie­gos, en el me­jo­ra­mien­to de co­se­cha y en to­das las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las ha re­sul­ta­do en el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad sos­te­ni­ble, que es lo más im­por­tan­te, con­si­de­ra.

“He­mos agre­ga­do a nues­tro pro­ce­so in­dus­trial ele­men­tos de me­jo­ra con re­fe­ren­cias de Gua­te­ma­la, y tam­bién de Europa, tra­ba­ja­mos con un sis­te­ma de ges­tión de la ca­li­dad que es­ta cer­ti­fi­ca­do ba­jo la nor­ma ISO 9 mil 2008. Y, en 2018, asis­ti­re­mos a la ver­sión dos mil quin­ce”, ex­pre­só.

Pe­ro además, a ni­vel de in­ge­nio, se han rea­li­za­do avan­ces im­por­tan­tes en co­ge­ne­ra­ción y en va­rios pro­ce­sos de la fá­bri­ca co­mo la cris­ta­li­za­ción.

Rei­niery Ayes­tas Pa­di­lla, je­fe de Fa­bri­ca­ción de CAHSA, ex­pli­có que la ope­ra­ción de cris­ta­li­za­ción en la fá­bri­ca se man­tie­ne a la van­guar­dia con la im­ple­men­ta­ción de nue­vos equi­pos lo cual ga­ran­ti­za un me­jor ren­di­mien­to de cris­tal, me­nor pro­duc­ción de mie­les y, por con­si­guien­te, la ma­yor can­ti­dad de azú­car al sa­co (pro­duc­to fi­nal).

Y en in­no­va­ción son pioneros. “El in­ge­nio San­ta Ma­til­de ha im­ple­men­ta­do la cris­ta­li­za­ción por en­fria­mien­to úni­co en la in­dus­tria de ca­ña de azú­car y un ta­cho con­ti­nuo ver­ti­cal el cual es el se­gun­do en Cen­troa­mé­ri­ca y ter­ce­ro en La­ti­noa­mé­ri­ca”, se­ña­ló.

Ta­chos son equi­pos usa­dos en la in­dus­tria azu­ca­re­ra pa­ra la coc­ción de la me­la­du­ra y las mie­les pro­ve­nien­tes de las cen­trí­fu­gas pa­ra ob­te­ner los gra­nos de azú­car y a ese pro­ce­so se le lla­ma cris­ta­li­za­ción.

En sis­te­mas de in­no­va­ción, CAHSA se ha con­so­li­da­do en ges­tión de la ca­li­dad y en el sis­te­ma de ges­tión de la ino­cui­dad. “He­mos ve­ni­do in­no­van­do to­do nues­tro pro­ce­so agrí­co­la y tam­bién in­dus­trial con la automatización, te­ne­mos sa­las de con­trol don­de se está go­ber­nan­do el pro­ce­so, sa­be­mos a qué ve­lo­ci­dad se es­tán ali­men­tan­do los molinos, có­mo es­tán tra­ba­jan­do los eva­po­ra­do­res, los ca­len­ta­do­res, los ta­chos, y, de esa for­ma, se pue­de crear un equi­li­brio o una lí­nea me­jor ba­lan­cea­da de pro­duc­ción con es­ta gran he­rra­mien­ta”, des­ta­ca or­gu­llo­so, al se­ña­lar que, “sin te­mor a equi­vo­car­los me” so­mos uno de los ingenios mas au­to­ma­ti­za­dos en Cen­troa­mé­ri­ca.

Con to­dos esos re­cur­sos a su al­can­ce, eso les ha per­mi­ti­do in­no­var su pro­ce­so in­dus­trial. “Lo que se bus­ca es la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca, por­que en­tre más efi­cien­te ener­gé­ti­ca­men­te es su in­ge­nio, se está tra­ba­jan­do de ma­ne­ra más ami­ga­ble con el am­bien­te”, agre­ga. Au­na­do a lo an­te­rior, ese in­ge­nio tra­ba­ja con ener­gía lim­pia y to­tal­men­te re­no­va­ble. Son au­to­su­fi­cien­tes en ener­gía y la di­fe­ren­cia que no uti­li­zan es la que se ven­de a la red, a un pre­cio más ac­ce­si­ble, tan­to que son los más ba­ra­tos del mer­ca­do.

El lí­der

Un do­cu­men­to del Ins­ti­tu­to Cen­troa­me­ri­cano de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas (INCAE), des­ta­ca que la agroin­dus­tria Azu­ca­re­ra de Gua­te­ma­la se ha ubi­ca­do co­mo el ter­cer ex­por­ta­dor más im­por­tan­te de La­ti­noa­mé­ri­ca des­pués de Bra­sil y Cuba. En ese país, la pro­duc­ción de ca­ña de azú­car es un pro­ce­so agrí­co­la in­dus­trial in­ten­si­vo en in­su­mos y cuen­ta con por lo me­nos 13 ti­pos dis­tin­tos de sue­los, de los cua­les 26 % son pa­ra pro­duc­ción agrí­co­la in­ten­si­va.

me­jo­res sue­los son usa­dos pa­ra la pro­duc­ción de mo­no­cul­ti­vos de agro ex­por­ta­ción. La pro­duc­ción de ca­ña de azú­car es in­ten­si­va en uso de agua, ya sea a tra­vés del rie­go por as­per­sión, por ca­na­les o por inun­da­ción, otro ejem­plo de in­no­va­ción que los po­si­cio­na a la van­guar­dia en el ru­bro.

El cul­ti­vo de ca­ña ha ve­ni­do des­pla­zan­do a otros cul­ti­vos y con­cen­tran­do la pro­duc­ción en ma­nos de los gran­des ingenios. El mo­de­lo de al­ta pro­duc­ti­vi­dad pa­ra un mer­ca­do mun­dial de ex­ce­den­tes con pre­cios dis­tor­sio­na­dos tie­ne sus crí­ti­cos. Lo cier­to hoy es que la in­dus­tria está muy bien or­ga­ni­za­da con pro­gra­mas de for­ma­ción, in­ves­ti­ga­ción, ayu­da so­cial y una fuer­te or­ga­ni­za­ción gre­mial.

La Unión de Pro­duc­to­res Agro­pe­cua­rios de Ni­ca­ra­gua des­ta­ca que es ne­ce­sa­ria la mo­der­ni­za­ción y tec­ni­fi­ca­ción del cam­po en áreas co­mo re­fo­res­ta­ción, co­se­cha de agua, tec­no­lo­gía pa­ra me­jo­rar pro­duc­ti­vi­dad, sis­te­mas de rie­go y los ín­di­ces de pro­duc­ti­vi­dad de to­dos los ru­bros.

Los pro­duc­to­res ni­ca­ra­güen­ses es­tán en­fren­ta­dos, de acuer­do a la en­ti­dad, a fe­nó­me­nos que tie­nen su ori­gen en el cam­bio cli­má­ti­co, lo cual

de­man­da de ca­da uno de los par­ti­ci­pan­tes en esa ac­ti­vi­dad, de res­pues­tas in­no­va­do­ras y con­cer­ta­das pa­ra re­ver­tir el im­pac­to so­bre el sec­tor agro­pe­cua­rio y per­mi­tir a Ni­ca­ra­gua, res­pon­der a los desafíos plan­tea­dos.

En es­te país, un in­cre­men­to en el área cul­ti­va­da no com­pen­só los efec­tos de la se­quía que pro­vo­có una caí­da de 11% en la pro­duc­ción 2015-2016. En la za­fra de ese pe­río­do, la pro­duc­ti­vi­dad ca­yó 16%, con re­la­ción al lap­so pre­ce­den­te, al pa­sar de 1,524 quin­ta­les por man­za­na en la za­fra pre­via a 1,273 quin­ta­les por man­za­na.

Fac­tor cli­ma

En El Sal­va­dor La se­quía cau­só una mer­ma del 18% en la co­se­cha 20152016 y los ex­por­ta­do­res pro­yec­tan una re­duc­ción de US$40 mi­llo­nes en las ven­tas al ex­te­rior. Des­de esa pers­pec­ti­va, los pro­duc­to­res de azú­car apos­ta­rán a me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad por man­za­na en la pró­xi­ma co­se­cha pa­ra in­ten­tar re­cu­pe­rar par­te de lo per­di­do en la za­fra 2015-2016. En la co­se­cha ac­tual el fe­nó­meno cli­má­ti­co, de­no­mi­na­dor co­mún en la re­gión, re­du­jo a ni­ve­les de 2010 la pro­duc­ción to­tal, al pa­sar de 790 mil to­ne­la­das en el pe­rio­do 2014-2015 a 650.000 to­ne­la­das en 2015-2016. La za­fra 2016-2017 pro­me­te lle­gar a los 16.7 mi­llo­nes de quin­ta­les, con lo cual re­fle­ja­ría un cre­ci­mien­to de 15% res­pec­to a la an­te­rior, se­ria­men­te afec­ta­da por la se­quía.

Plan­tas mo­der­nas

El in­ge­nio azu­ca­re­ro en Chi­ri­quí, en Pa­na­má, in­vir­tió en 2016, US$41 mi­llo­nes de dó­la­res en la mo­der­ni­za­ción de la fá­bri­ca y en la cons­truc­ción de una plan­ta de co­ge­ne­ra­ción con ca­pa­ci­dad de 32MW. En una pri­me­ra eta­pa el in­ge­nio Cen­tral Azu­ca­re­ro de Alan­je S.A. (CADASA) pre­vé con­su­mir 8 MW en su ope­ra­ción e in­yec­tar los 24 MW res­tan­tes a la red na­cio­nal, con eso, se da­rá un sal­to cua­li­ta­ti­vo en in­no­va­ción pa­ra la pro­duc­ción de ex­ce­len­cia. Cua­tro ingenios: Com­pa­ñía azu­ca­re­ra La Es­tre­lla con se­de en Na­tá, Azu­ca­re­ra Na­cio­nal en Agua­dul­ce, Cen­tral Azu­ca­re­ra La Vic­to­ria en Ve­ra­guas, y la Cen­tral de Alan­je, en Chi­ri­quí, tra­ba­jan pa­ra ele­var la ex­ce­len­cia en un ru­bro de al­to im­pac­to so­cial pa­ra el desa­rro­llo pa­na­me­ño.

La in­ver­sión en nue­vas plan­tas es­pe­cia­li­za­das, la in­cor­po­ra­ción de nue­vos pro­duc­tos, y alian­zas co­mer­cia­les tam­bién for­man par­te de las es­tra­te­gias que la Li­ga Agrí­co­la In­dus­trial de la Ca­ña de Azú­car (Lai­ca), en Cos­ta Ri­ca, im­ple­men­ta en bus­ca de di­ver­si­fi­car su ofer­ta en un mer­ca­do en el cual la in­no­va­ción es el ob­je­ti­vo es­pe­cí­fi­co.

Y es que, en un año, la or­ga­ni­za­ción ha ins­ta­la­do cua­tro nue­vas plan­tas es­pe­cia­li­za­das (con los cua­les lle­ga­ría a 12) den­tro del Cen­tro de Ope­ra­cio­nes ubi­ca­do en El Co­yol de Ala­jue­la. Aquí, se acu­mu­la una in­ver­sión de 40 mi­llo­nes de dó­la­res, des­de su cons­truc­ción en 2008.

La in­dus­tria azu­ca­re­ra re­gio­nal man­tie­ne un fuer­te com­pro­mi­so con la pre­ser­va­ción del me­dio am­bien­te.

La automatización irá ge­ne­ran­do la pér­di­da de pla­zas en el sec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.