Ele­men­tos pa­ra un plan de ne­go­cios

Los re­sul­ta­dos que da una bue­na pla­ni­fi­ca­ción pue­den cam­biar el pa­no­ra­ma de su fin­ca.

Productor Agropecuario - - AGRONEGOCIOS -

En la ma­yo­ría de las oca­sio­nes en que pen­sa­mos ge­ne­rar ri­que­zas cu­ya ma­triz pa­ra la pro­duc­ción es el cam­po, ol­vi­da­mos ha­cer un al­to an­tes de em­pe­zar a in­ver­tir y pre­gun­tar­nos qué es lo que se quie­re ha­cer, ¿có­mo se de­be de in­ver­tir en el ra­mo agro­pe­cua­rio? Pa­ra es­to es im­por­tan­te ge­ne­rar in­te­rro­gan­tes y bus­car res­pues­tas que se ajus­ten a mi sis­te­ma de pro­duc­ción.

Ha­cer un análisis del pro­ce­so que de­bo de se­guir, me de­be de lle­var a pen­sar en un ver­da­de­ro plan de ne­go­cio pa­ra el cam­po, es­to sig­ni­fi­ca es­truc­tu­rar los ele­men­tos que in­ter­vie­nen pa­ra sa­tis­fa­cer a un gru­po po­bla­cio­nal me­ta, recordemos que en la ca­de­na ali­men­ti­cia y de va­lo­res el ob­je­ti­vo fi­nal es la pro­duc­ción de bie- nes y ser­vi­cios que sa­tis­fa­gan las de­man­das y ne­ce­si­da­des del con­su­mi­dor.

Ele­men­tos

Pa­ra ir de­fi­nien­do la importancia de un plan de ne­go­cio agro­pe­cua­rio men­cio­na­re­mos los prin­ci­pa­les ele­men­tos que in­ter­vie­nen. En­tre es­tos es­tán los re­cur­sos eco­nó­mi­cos y na­tu­ra­les, mis­mos que son prio­ri­ta­rios y ne­ce­sa­rios pa­ra po­der desa­rro­llar una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, con­vir­tien­do­se en la ba­se pa­ra cual­quier ini­cio en una pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca.

Otros de ellos son los ser­vi­cios re­que­ri­dos. Es­tos de­ben de es­tar dis­po­ni­ble en el tiem­po que se ne­ce­si­tan y en co­rres-

Un plan de ne­go­cio pa­ra el sec­tor agro­pe­cua­rio, es la me­jor op­ción pa­ra in­ver­tir y ob­te­ner los re­sul­ta­dos desea­dos.

El pro­duc­tor de­be to­mar en cuen­ta el mer­ca­do me­ta, don­de se de­ben ana­li­zar dos va­ria­bles: pa­ra quién voy a pro­du­cir (de­man­da) y la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va ins­ta­la­da pa­ra sa­tis­fa­cer una de­man­da (ofer­ta)

pon­den­cia a la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria que desea­mos desa­rro­llar.

La dis­po­ni­bi­li­dad y fi­nan­cia­mien­to es par­te sus­tan­cial en es­te plan de ne­go­cios. El cam­po agro­pe­cua­rio al igual que otras ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas ne­ce­si­ta una fuen­te de fi­nan­cia­mien­to que ajus­te sus flu­jos de efec­ti­vos a las ne­ce­si­da­des de ca­da ru­bro agrí­co­la o ga­na­de­ro. Hoy en día el ac­ce­so a los fi­nan­cia­mien­tos no son una uto­pía sin em­bar­go se de­be de to­mar en cuen­ta el cum­pli­mien­to a re­qui­si­tos pro­pios de la in­dus­tria fi­nan­cie­ra.

Tam­bién el pro­duc­tor de­be to­mar en cuen­ta el mer­ca­do me­ta, don­de se de­ben ana­li­zar dos va­ria­bles: pa­ra quién voy a pro­du­cir “de­man­da” y la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va ins­ta­la­da pa­ra sa­tis­fa­cer una de­man­da “ofer­ta”, va­ria­bles des­pe­ja­bles a tra­vés del co­no­ci­mien­to del mer­ca­do em­pí­ri­ca­ma­ne­te o fun­da­men­ta­da en un es­tu­dio de mer­ca­do.

Otra de las co­sas que se de­be pre­ver es la tec­no­lo­gía apli­ca­da. La in­ver­sión rea­li­za­da en un ru­bro del sec­tor agro­pe­cua­rio está li­ga­da al sis­te­ma de pro­duc­ción apli­ca­do, en­tre más tec­no­lo­gía se uti­li­ce los cos­tos in­cre­men­tan, com­pen­sán­do­los con me­jo­res ren­di­mien­tos e in­gre­sos. Al ser ana­li­za­dos los ele­men­tos que in­ter­vie­nen en el agro, la pla­ni­fi­ca­ción co­rrec­ta en un plan de ne­go­cio brin­da ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas co­mo las que se plan­tean:

Un plan de ne­go­cio ana­li­za­do re­du­ce drás­ti­ca­men­te las fa­llas y ries­gos que se pre­sen­tan en un sis­te­ma de pro­duc­ción. Es te­ner una vi­sión am­plia del mo­men­to en que ac­túa ca­da ele­men­to del sis­te­ma pro­duc­ti­vo y a la vez per­mi­te de­tec­tar po­si­bles de­bi­li­da­des for­ta­le­cién­do­las con mi­ti­gan­tes de ries­go. Por ejem­plo: un pro­duc­tor de to­ma­te de me­sa, sa­be que su pro­duc­to de­be sa­lir al mer­ca­do con al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad en ta­ma­ño del fru­to, sa­ni­dad, apa­rien­cia fres­ca y con uni­for­mi­dad en el co­lor, un ex­ce­so en la can­ti­dad de ra­dia­ción so­lar o en hu­me­dad al­te­ra­ría ne­ga­ti­va­men­te la ca­li­dad, ra­zón que obli­ga a los pro­duc­to­res en im­ple­men­tar sis­te­mas de ex­plo­ta­ción se­mi in­ten­si­vo e in­ten­si­vos a tra­vés de la cons­truc­ción de tú­ne­les acom­pa­ña­dos de rie­gos ba­jo go­teo.

Per­mi­te co­no­cer in­te­gral­men­te el ci­clo pro­duc­ti­vo, rea­li­zan­do el pre­su­pues­to con la ca­pa­ci­dad de cu­brir to­da la in­ver­sión des­de el ini­cio has­ta la co­mer­cia­li­za­ción fi­nal.

Fi­nal­men­te, un plan de ne­go­cio agro­pe­cua­rio tie­ne co­mo ob­je­ti­vo fi­nal me­jo­rar los ren­di­mien­tos e in­cre­men­tar los in­gre­sos por uni­da­des de pro­duc­ción.

“A mí me mo­ti­va co­no­cer lo que ha­go y a la me­di­da que me or­ga­ni­zo sien­to que los re­sul­ta­dos son me­jo­res”, era la ex­pre­sión de un pro­duc­tor con una uni­dad pro­duc­ti­va me­dia­na­men­te or­ga­ni­za­da, fra­se que me ge­ne­ra­ba una pre­gun­ta, ¿Cuál de­be de ser la mo­ti­va­ción pa­ra ha­cer un plan de ne­go­cio?

Es­ta­mos cla­ros, en los pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios, no exis­te una cul­tu­ra pa­ra ha­cer un plan de ne­go­cio an­tes de po­ner­lo en mar­cha, par­ti­cu­lar­men­te en Ni­ca­ra­gua y pue­de pa­sar en al­gu­nos ca­sos en la re­gión, de­bi­do a que tra­di­cio­nal­men­te pro­du­cen ali­men­tos de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te úni­ca­men­te pa­ra el con­su­mo lo­cal y co­mo ma­te­ria pri­ma. Co­mo re­sul­ta­do, no exis­te

sa­tis­fac­ción por par­te del pro­duc­tor con la re­la­ción in­gre­sos ver­sus cos­to, ¿a qué se de­be es­ta insatisfacción?, in­ten­tan­do en­con­trar una re­pues­ta nos es re­sal­tan­te las pér­di­das de re­cur­sos en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo, se com­pran y apli­can más in­su­mos agro­pe­cua­rios que los ni­ve­les que re­quie­re la plan­ta, sis­te­mas de rie­go in­efi­cien­te que in­cre­men­tan los cos­tos en con­su­mo de ener­gía, com­bus­ti­bles y mano de obra, no exis­te un cro­no­gra­ma que de­fi­na los mo­men­tos opor­tu­nos pa­ra eje­cu­tar ca­da ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria. Los pun­tos an­tes men­cio­na­dos, son la mo­ti­va­ción pa­ra co­men­zar a ha­cer un cam­bio en la ma­ne­ra en que se desa­rro­lla el sec­tor agro­pe­cua­rio y ese cam­bio de­be de ini­ciar­se pen­san­do en ha­cer un plan de ne­go­cio, es­te plan de ne­go­cio de­be es­truc­tu­rar­se de for­ma sen­ci­lla y prác­ti­co.

Aho­ra bien, qui­zás se pre­gun­tan, si el te­ma de ha­cer un plan de ne­go­cio es tan sencillo co­mo lo des­cri­ben y ayu­da a me­jo­rar la sa­tis­fac­ción en los pro­duc­to­res, ¿Por qué no se con­ver­ti­do en una cul­tu­ra? Cuan­do es­ta­mos fren­te a es­ta in­te­rro­gan­te ca­be re­cor­dar que la insatisfacción de los pro­duc­to­res ha­ce que ter­mi­nen cam­bian­do de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca o mi­gran­do a ciu­da­des pa­ra con­ver­tir­se en un asa­la­ria­do, sin em­bar­go es im­por­tan­te iden­ti­fi­car las cau­sas del por­que hoy en día se­gui­mos pro­du­cien­do em­pí­ri­ca­men­te.

Re­co­men­da­cio­nes

Al ha­blar de ha­cer un plan de ne­go­cio, se lee y es­cu­cha muy téc­ni­co, cla­ro, esa ex­pre­sión no es ami­ga­ble, pe­ro tam­po­co de­ja de ser un re­to pa­ra asu­mir. Lo me­jor es va­lo­rar es­tas re­co­men­da­cio­nes pa­ra ela­bo­rar un plan de ne­go­cio y apli­car­la.

Es­tar se­gu­ro de lo que se quie­re pro­du­cir y pa­ra quién pro­du­cir, el co­no­ci­mien­to y la in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­do de­ben de ayu­dar­me a re­vi­sar as­pec­tos téc­ni­cos, ad­mi­nis­tra­ti­vos, le­ga­les, am­bien­ta­les y eco­nó­mi­cos, ana­li­zar las eta­pas del pro­ce­so pro­duc­ti­vo iden­ti­fi­can­do las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des por eta­pa, un plan de ne­go­cio, de­be es­ti­mar la in­de­pen­den­cia de los in­ter­me­dia­rios y apro­xi­mar­se al con­su­mi­dor fi­nal lo­gran­do me­jo­res pre­cios de ven­ta y bie­nes­tar pa­ra el pro­duc­tor, ajus­tar la in­ver­sión a los re­cur­sos dis­po­ni­bles y la ca­pa­ci­dad téc­ni­ca – eco­nó­mi­ca que se ten­ga ac­ce­so (re­cur­sos pro­pios y los que pue­den ges­tio­nar­se con éxi­to) y por úl­ti­mo ase­so­rar­se con per­so­nas que ten­gan ex­pe­rien­cia y pue­dan guiar­lo en la pla­ni­fi­ca­ción re­to­man­do ex­pe­rien­cias de pro­duc­to­res que apli­can la pla­ni­fi­ca­ción en sus me­dios de pro­duc­ción.

Se­gu­ra­men­te, las re­co­men­da­cio­nes men­cio­na­das in­du­cen a pen­sar bien los pun­tos claves pa­ra ase­gu­rar­se que el plan de ne­go­cio se­rá de apo­yo y las ideas plas­ma­das sean de fá­cil rea­li­za­ción ba­sa­das en una es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va.

Cues­tio­nar el be­ne­fi­cio en­tre ha­cer un plan de ne­go­cio y no ha­cer­lo, po­ne de ma­ni­fies­to un re­to que des­pier­ta el in­te­rés y ge­ne­ra ex­pec­ta­ti­vas. Se­gu­ro ya es­tán sa­can­do sus pro­pias con­clu­sio­nes y acer­ta­da­men­te han de­fi­ni­do ¡sí se in­vier­te ba­sa­do en un plan de ne­go­cio, los re­sul­ta­dos es­tán ase­gu­ra­dos!

Par­te de los be­ne­fi­cios que el pro­duc­tor po­drá ob­ser­var al apli­car es­te plan de Pla­ni­fi­car con an­ti­ci­pa­ción es la se­gu­ri­dad en la in­ver­sión a rea­li­zar­se, eli­mi­na el ses­go de la in­cer­ti­dum­bre y nos per­mi­te ha­cer com­pro­mi­sos mo­ne­ta­rios y no mo­ne­ta­rios, con la se­gu­ri­dad de hon­rar­los al fi­nal del ci­clo.

Por otro la­do da ga­ran­ti­za los in­gre­sos y ren­ta­bi­li­dad sa­tis­fac­to­ria, crean­do la mo­ti­va­ción pa­ra re­pe­tir el ci­clo e in­cre­men­tar los ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad.

Un plan de ne­go­cio pa­ra el sec­tor agro­pe­cua­rio, es la me­jor op­ción pa­ra in­ver­tir y ob­te­ner los re­sul­ta­dos desea­dos.

La in­ver­sión rea­li­za­da en un ru­bro del sec­tor agro­pe­cua­rio está li­ga­da al sis­te­ma de pro­duc­ción apli­ca­do, en­tre más tec­no­lo­gía se uti­li­ce los cos­tos in­cre­men­tan, com­pen­sán­do­los con me­jo­res ren­di­mien­tos e in­gre­sos.

Jo­sé Or­lan­do Be­llo­rín-fin­ca Ni­ca­ra­gua

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.