Flo­res ger­mi­nan en­tre el ca­fé

Mal­raud es la úni­ca fin­ca del Dis­tri­to Cen­tral de Hon­du­ras que pro­du­ce grano especial ba­jo un es­que­ma sos­te­ni­ble.

Productor Agropecuario - - CASO DE ÉXITO - Por Daisy Bo­ni­lla

Aso­lo 40 mi­nu­tos de Tegucigalpa, flo­re­ció en el úl­ti­mo quin­que­nio un nue­vo em­pren­di­mien­to que está sien­do re­co­no­ci­do por com­bi­nar el ne­go­cio de los or­na­men­ta­les con el cul­ti­vo de ca­fé especial y pro­duc­ción de ma­de­ras. La fin­ca Mal­raud, na­ció en 1998 y su nom­bre pro­ce­de la unión de los ape­lli­dos de su due­ño, el in­ge­nie­ro Hum­ber­to Mal­do­na­do Rau­da­les, quién es tam­bién el ge­ren­te ge­ne­ral. Es una fin­ca con gran con­cien­cia am­bien­tal ba­jo un ma­ne­jo ho­lís­ti­co y un for­ma­to de po­li­cul­ti­vo, que está si­tua­da en una ex­ten­sión de 8 hec­tá­reas com­pues­tas de pro­duc­ción de or­na­men­ta­les (flo­res de cor­te) y ca­fé que se cul­ti­va ba­jo una som­bra de ma­de­ras pre­cio­sas.

Ba­jo téc­ni­cas de ma­ne­jo, y el apor­te na­tu­ral de su am­bien­te se bus­ca equi- li­brio, por eso po­see unas 12 es­pe­cies de hon­gos e in­sec­tos be­né­fi­cos, flo­res sil­ves­tres, ma­le­zas y fau­na, que po­si­bi­li­tan un pro­duc­to de ca­li­dad y so­cial­men­te res­pon­sa­ble con el am­bien­te ya que se evi­ta el uso de pes­ti­ci­das y de­pre­da­ción del mi­cro­cli­ma y sue­los.

“Te­ne­mos un en­fo­que de pro­duc­tos de al­to va­lor en áreas pe­que­ñas en or­na­men­ta­les va­rie­da­des co­mo Ger­be­ras, As­ter, So­li­da­go y Hy­pe­ri­cum; En ca­fé Va­rie­da­des de cua­li­da­des ex­cep­cio­na­les co­mo ty­pi­ca, pa­ca­ma­ra, ca­tuai, pa­cas; y en ma­de­ra­bles cao­bas, ce­dro y lau­rel”, de­ta­lló el in­ge­nie­ro Mal­do­na­do. Es­ta fin­ca es la úni­ca en la zo­na del Dis­tri­to Cen­tral de Hon­du­ras pun­tua­da co­mo pro­duc­to­ra de ca­fés es­pe­cia­les y está cla­si­fi­ca­da pa­ra con­cur­sar en la Ta­za de Ex­ce­len­cia.

El pro­ce­so

El pro­ce­so co­mien­za al sem­brar lo­tes de ca­fé jun­to a lo­tes de flo­res y plan­tas de ca­fé den­tro de las mis­mas ca­mas de flo­res. Ha­cien­do uso de los be­ne­fi­cios que trae una plan­ta­ción so­bre la otra. “Ha­ce­mos una sim­bio­sis de lo que pro­du­ci­mos tan­to en la par­te téc­ni­ca de cam­po co­mo en la par­te co­mer­cial. Am­bas plan­ta­cio­nes pro­pi­cian con­di­cio­nes na­tu­ra­les en­tre ellas que in­flu­yen a man­te­ner un pro­gra­ma or­gá­ni­co, in­sec­tos be­né­fi­cos, pe­so en grano e in­fluen­cia de las cua­li­da­des or­ga­no­lép­ti­cas de ta­za de nues­tro grano y en ma­te­ria co­mer­cial pue­den ad­qui­rir­se a am­bos pro­duc­tos o in­di­vi­dual­men­te en el mis­mo mue­ble de la tien­da co­mo el clien­te así lo desee”, se­ña­ló.

La fin­ca tie­ne co­mo slo­gan “lo sem­bra­mos pa­ra ser per­fec­to”; tie­nen la mi­sión de pro­du­cir con al­to va­lor a pre­cios ac­ce­si­bles cui­dan­do el me­dio am­bien­te. El pro­duc­to es cus­to­dia­do has­ta al anaquel y “don­de es­te nues­tro ca­fé ba­jo la mar­ca Ca­fé Ro­ble 1600 en­con­tra­rá tam­bién flo­res”, ase­gu­ró el ge­ren­te.

Obs­tácu­los

Pe­ro el ne­go­cio al prin­ci­pio tu­vo cier­tos obs­tácu­los. En el ca­so de las flo­res fue en­con­trar la puer­ta di­rec­ta a los clien­tes ya que tra­di­cio­nal­men­te el mer­ca­do lo bus­ca­ba por me­dio de las flo­ris­te­rías, y eso en­ca­re­cía la ca­de­na al con­su­mi­dor fi­nal. “Al in­gre­sar nues­tros pro­duc­tos de ca­fé a las lí­neas de su­per­mer­ca­dos crea­mos fuer­tes re­la­cio­nes con ellos e ini­cia­mos un pro­gra­ma que ge­ne­ra una cul­tu­ra pa­ra que la gen­te con­su­ma flo­res di­rec­ta­men­te de nues­tro cul­ti­vo a pre­cios muy ac­ce­si­bles no so­lo pa­ra re­ga­lar sino pa­ra ador­nar sus ca­sas”, ase­ve­ró el in­ge­nie­ro.

En el ca­so de ca­fé, el re­to fue in­tro­du­cir las lí­neas de ver­da­de­ros ca­fés es­pe­cia­les en anaquel don­de el pre­cio no fue­ra tan sen­si­ble al con­su­mi­dor y ge­ne­rar con­cien­cia al con­su­mi­dor que los ca­fé to­rre­fac­tos tra­di­cio­na­les no ma­ne­ja las mis­mas lí­neas de ca­li­dad que ca­fé es­pe­cia­les y de­fi­ni­ti­va­men­te ha­brá una di­fe­ren­cia­ción de pre­cios. “Fue una cam­pa­ña muy fuer­te de con­cien­ti­za­ción en el ca­nal de co­mer­cia­li­za­ción que edu­ca al con­su­mi­dor so­bre las cua­li­da­des de es­te ca­fé. Am­bos pro­duc­tos (ca­fé y flo­res) van de la mano, tan­to en cam­po co­mo en la tien­da del su­per­mer­ca­do ya que se ven­den jun­tos en el mue­ble dan­do la op­ción de dar uno o dos re­ga­los com­ple­men­ta­rios a un ser que­ri­do”, de­ta­lló el em­pren­de­dor.

Mer­ca­dos

Además de cre­cer en el mer­ca­do lo­cal, el mer­ca­do de ca­fés es­pe­cia­les en Es­ta­dos Uni­dos, In­gla­te­rra son clien­tes con ni­chos es­pe­cí­fi­cos y que bus­can la ven­ta di­rec­ta con es­ta fin­ca, lle­van­do el grano de ca­fé di­rec­ta­men­te del cul­ti­vo a la ta­za de sus clien­tes. Ac­tual­men­te tam­bién les so­li­ci­tan mues­tras del mer­ca­do asiá­ti­co y sui­zo que es­tán en pro­ce­so.

Las claves

Una de las ba­ses pa­ra triun­far es la in­ves­ti­ga­ción tan­to en cam­po co­mo de mer­ca­do. Por ello re­co­no­ce que se to­mó años en in­ves­ti­gar que el en­torno del cul­ti­vo de flo­res in­ci­de en las cua­li­da­des de la ta­za y en es­tu­diar cua­les eras los in­sec­tos be­né­fi­cos, fau­na y hon­gos be­né­fi­cos que for­ma­ban par­te del am­bien­te, pa­ra ge­ne­rar un equi­li­brio en­tre am­bas plan­ta­cio­nes. “Los pro­duc­to­res de­ben ser in­ves­ti­ga­do­res de sus pro­pias fin­cas. Co­no­cien­do real­men­te sus pro­pios re­cur­sos (fau­na, in­sec­tos y hon­gos be­né­fi­cos, record anual cli­má­ti­co y de pla­gas lle­va­re­mos fin­cas au­to sos­te­ni­bles”, di­jo.

En cuan­to al mer­ca­do, el prin­ci­pal desafío fue co­no­cer e iden­ti­fi­car un mer­ca­do que bus­ca­ba ca­fés es­pe­cia­les y co­no­cer la sen­si­bi­li­dad de pre­cio del con­su­mi­dor dis­pues­to a pa­gar­lo. “Re­su­mi­ría­mos es­tas cua­li­da­des en dis­ci­pli­na, de­di­ca­ción y per­se­ve­ran­cia”, di­jo el em­pre­sa­rio.

Con­se­jos

El in­ge­nie­ro Mal­do­na­do agre­gó que una plan­ta­ción de ca­fé no so­bre­vi­ve por sí so­la por ello, no de­be vi­sua­li­zar el ca­fé co­mo una úni­ca fuen­te de in­gre­sos sino más bien co­mo par­te de un sis­te­ma; in­cor­po­rar nue­vas lí­neas de pro­duc­tos es la ru­ta a se­guir.

Por otro la­do re­fi­rió que el pre­cio de ca­fé es muy va­rian­te y por ello se de­be ser muy de­ta­llis­tas en es­tu­diar cos­tos de sus ope­ra­cio­nes de be­ne­fi­cia­do, se­ca­do y co­mer­cia­li­za­ción pa­ra te­ner éxi­to. Los nue­vos pro­duc­to­res tam­bién de­ben ser di­ná­mi­cos y abier­tos a los cam­bios den­tro de sus fin­cas, “de­be­mos apren­der a mu­tar rá­pi­da­men­te en ba­se a las exi­gen­cias del mer­ca­do na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal por­que los cam­bios son per­ma­nen­tes”, re­cal­có.

Pla­nes

Es­ta fin­ca tie­ne en su ca­mino mu­cho pla­nes, en­tre ellos ini­ciar un pro­gra­ma So­cial den­tro de la co­mu­ni­dad de Rin­cón de Do­lo­res que es don­de se en­cuen­tra la fin­ca con un en­fo­que en es­cue­las en edu­ca­ción tec­no­ló­gi­ca, cui­da­dos del me­dio Am­bien­te y apo­yo en in­fra­es­truc­tu­ra. Tam­bién bus­can se­guir en­fo­ca­do a tra­ba­jar en el es­que­ma de po­li­cul­ti­vo con nue­vas lí­neas pro­duc­tos a los que se pue­de dar el va­lor agre­ga­do; ser un cen­tro ex­pe­ri­men­tal de ma­ne­jo or­gá­ni­co que sir­van de ejem­plo pa­ra otras fin­cas y ser una fin­ca con un sen­ti­do tu­rís­ti­co edu­ca­cio­nal cer­cano a la ca­pi­tal.

“No de­be vi­sua­li­zar el ca­fé co­mo una úni­ca fuen­te de in­gre­sos sino más bien co­mo par­te de un sis­te­ma; in­cor­po­rar nue­vas lí­neas de pro­duc­tos es la ru­ta a se­guir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.