Nue­vas ru­tas en el cul­ti­vo de ca­ma­rón

Las ten­den­cias de la ac­ti­vi­dad ca­ma­ro­ne­ra es­tán re­fle­ja­das en una ma­yor tec­ni­fi­ca­ción y en el uso de he­rra­mien­tas cien­tí­fi­cas.

Productor Agropecuario - - CONSERVACIÓN -

En la dé­ca­da de los años 30, con el pro­pó­si­to de re­po­blar las zo­nas de pes­ca de los ma­res de Ja­pón, el Dr. Mo­to­sa­ku Fu­ji­na­ga ini­ció las in­ves­ti­ga­cio­nes ten­dien­tes a ob­te­ner lar­vas de ca­ma­rón pa­ra es­tos pro­pó­si­tos.

Fue así co­mo na­ció el pri­mer la­bo­ra­to­rio o “hat­chery” pa­ra pro­du­cir lar­vas de ca­ma­rón de la es­pe­cie Pe­naeus

ja­po­ni­cus, que des­pués de re­pe­ti­das prue­bas, se lo­gró una me­to­do­lo­gía de pro­duc­ción a es­ca­la co­mer­cial. La tec­no­lo­gía se com­ple­tó fi­nal­men­te en 1967.

Es­tas ba­ses de pro­ce­di­mien­to se em­plea­ron en Tai­wán pa­ra desa­rro­llar la pro­duc­ción co­mer­cial del Pe­naeus

mo­no­don, con­du­ci­do por el Dr. Ichio Liao. Los pos­te­rio­res mé­to­dos que se desa­rro­lla­ron pa­ra es­pe­cies de ca­ma­rón de ma­res tro­pi­ca­les tu­vie­ron di­fe­ren­cias en el ti­po de ali­men­ta­ción na­tu­ral. Los cri­te­rios bá­si­cos se man­tu­vie­ron, co­mo el uso de tan­ques pa­ra con­fi­na­mien­to del agua fil­tra­da, la pro­duc­ción de al­gas mi­cros­có­pi­cas y del zoo­planc­ton, la ob­ser­va­ción ru­ti­na­ria de la po­bla­ción en los tan­ques de cría y el mo­ni­to­reo dia­rio de los pa­rá­me­tros del agua.

Era mo­der­na y en­fer­me­da­des

En los ini­cios el en­gor­de de ca­ma­rón se cen­tró en el uso de for­mas abier­tas

Los desafíos que en­fren­ta la ca­ma­ro­ni­cul­tu­ra ac­tual­men­te es­tán re­la­cio­na­dos con el ma­ne­jo acer­ta­do de las en­fer­me­da­des, la sa­ni­dad del ca­ma­rón y la es­ta­bi­li­dad del am­bien­te.

de cir­cu­la­ción de agua, con pis­ci­nas de tie­rra de va­ria­do ta­ma­ño, pro­vis­tas de una com­puer­ta de en­tra­da y otra pa­ra la sa­li­da, apro­ve­chan­do el flu­jo de las ma­reas.

Sin em­bar­go, la ca­ma­ro­ni­cul­tu­ra mo­der­na se ini­ció en los años 70. Los nue­vos pro­ce­di­mien­tos tu­vie­ron mo­di­fi­ca­cio­nes y fue­ron di­fun­dién­do­se a otros paí­ses del mun­do. Los cam­bios en el ma­ne­jo fue­ron sig­ni­fi­ca­ti­vos en los pri­me­ros años de la dé­ca­da del 90 y las en­fer­me­da­des se hi­cie­ron más no­to­rias.

Las vías de pro­pa­ga­ción fa­ci­li­ta­ron su pre­sen­cia en ca­si to­dos los paí­ses que cul­ti­van ca­ma­rón, in­dis­tin­ta­men­te de la es­pe­cie. En los la­bo­ra­to­rios de Ecua­dor, pa­ra 1982 el Bacu­lovi­rus Pe­naei (BP) cau­só sen­das mor­ta­li­da­des; ven­ta­jo­sa­men­te las ca­ma­ro­ne­ras se abas­te­cían con lar­vas sil­ves­tres, evi­tan­do que la pro­duc­ción de ca­ma­rón se de­ten­ga.

En 1994 se pre­sen­tó un even­to de gran afec­ta­ción pa­ra la in­dus­tria ca­ma­ro­ne­ra en Ecua­dor y Mé­xi­co. Se lo de­no­mi­nó Sín­dro­me de Tau­ra (TSV) cau­sa­do por un vi­rus des­co­no­ci­do en ese en­ton­ces. Es­ta en­fer­me­dad se pro­pa­gó a otros o paí­ses pro­duc­to­res. Tan­to el vi­rus BP co­mo el TSV fue­ron in­tra­ta­bles, pe­ro se die­ron adap­ta­cio­nes del ca­ma­rón a los agen­tes y tam­bién mo­di­fi­ca­cio­nes en el ma­ne­jo de las gran­jas. Los efec­tos de am­bas pa­to­lo­gías en la pro­duc­ción de ca­ma­rón no tu­vie­ron la di­men­sión del Sín­dro­me de la Man­cha Blan­ca (WSSV), que mar­có cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en la ac­ti­vi­dad ca­ma­ro­ne­ra.

Los cam­bios se die­ron en apli­car ma­yor ri­gu­ro­si­dad pa­ra la se­lec­ción de re­pro­duc­to­res, sur­gien­do las lí­neas li­bres de pa­tó­ge­nas (SPF); se evi­ta­ron las siem­bras de pis­ci­nas de en­gor­de con lar­vas sil­ves­tres, se re­for­za­ron los pla­nes de bio­se­gu­ri­dad en las ca­ma­ro­ne­ras, las prue­bas de es­trés pa­ra la ad­qui­si­ción de lar­vas en los la­bo­ra­to­rios fue­ron más exi­gen­tes; cre­ció el uso de adi­ti­vos pa­ra es­ti­mu­lar los me­ca­nis­mos de de­fen­sa del ca­ma­rón en las pis­ci­nas, co­mo an­ti­bió­ti­cos y áci­dos or­gá­ni­cos, pa­ra con­tro­lar vi­brios, pro­to­zoa­rios y hon­gos. Las pér­di­das eco­nó­mi­cas cau­sa­das por es­tos even­tos y la bús­que­da de ma­yor efi­cien­cia en el ne­go­cio re­vo­lu­cio­na­ron el con­cep­to de eco­no­mía acuí­co­la.

El Sín­dro­me de la Man­cha Blan­ca obli­gó a rea­li­zar cam­bios en el ma­ne­jo de la ca­ma­ro­ni­cul­tu­ra en ge­ne­ral, co­mo cui­dar la ca­li­dad del agua y del sue­lo; el uso de nue­vas me­to­do­lo­gías pa­ra la se­lec­ción ge­né­ti­ca de re­pro­duc­to­res y el uso de die­tas me­jor ba­lan­cea­das. No se tie­ne re­por­tes de que el Sín­dro­me de Mor­ta­li­dad Tem­pra­na (EMS) ha­ya cau­sa­do efec­tos im­por­tan­tes en Ecua­dor has­ta el mo­men­to.

¿Ha­cia dón­de va la ca­ma­ro­ni­cul­tu­ra?

An­te las si­tua­cio­nes vi­vi­das en el sec­tor, que­da sa­ber de las nue­vas ten­den­cias en el cul­ti­vo de ca­ma­rón. La ali­men­ta­ción su­ple­men­ta­ria se es­pe­ra que crez­ca, con una pro­duc­ción mun­dial so­bre los 70 mi­llo­nes de to­ne­la­das pa­ra el 2020. Es­te vo­lu­men tra­du­ce las ex­pec­ta­ti­vas que se tie­ne del cre­ci­mien­to en la pro­duc­ción del ca­ma­rón.

Los pa­ra­dig­mas que se es­tán dan­do en los paí­ses pro­duc­to­res, que ya su­man 60 en el mun­do, tie­nen que ver con cam­bios en los va­ria­dos con­cep­tos que en­cie­rra la pro­duc­ción ca­ma­ro­ne­ra en ge­ne­ral. En­tre ellos es­tán los lí­mi­tes am­bien­ta­les pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad de los

eco­sis­te­mas y de la pro­duc­ción; hay ma­yor con­cien­cia so­bre el cui­da­do de los re­cur­sos que ge­ne­ra una ri­que­za que in­vo­lu­cra al­re­de­dor de 15 bi­llo­nes de dó­la­res en el co­mer­cio mun­dial; pa­ra lo cual, las nue­vas tec­no­lo­gías se desa­rro­llan to­man­do en cuen­ta la pre­ser­va­ción de los am­bien­tes es­tua­ri­nos, cos­te­ros y de ríos. Los go­bier­nos crean le­yes di­ri­gi­das al cui­da­do y pre­ser­va­ción de es­tos re­cur­sos que, sien­do re­no­va­bles, son sen­si­bles de ero­sio­nar­se y con­ta­mi­nar­se.

Las nue­vas ten­den­cias de la ca­ma­ro­ni­cul­tu­ra en el pla­ne­ta gi­ran ma­yor­men­te en torno a la es­pe­cie Li­to­pe­naeus van­na­mei por­que es­ta es­pe­cie ori­gi­na­ria del Pa­ci­fi­co de Amé­ri­ca, ha si­do in­tro­du­ci­da en al­gu­nos paí­ses de­bi­do a las ven­ta­jas que su bio­lo­gía ofre­ce.

Hoy es la es­pe­cie más cul­ti­va­da en el mun­do, de­bi­do a que por su co­lor es la más ape­te­ci­da por el con­su­mi­dor; ofre­ce me­nos di­fi­cul­tad pa­ra adap­tar­se a los dis­tin­tos cau­ti­ve­rios; po­see un ran­go en­zi­má­ti­co, con el que me­ta­bo­li­za pro­teí­nas de di­fe­ren­tes fuen­tes. Es una es­pe­cie om­ní­vo­ra, re­sis­ten­te y de cre­ci­mien­to rá­pi­do.

Im­pul­so cien­tí­fi­co

Sin em­bar­go, los desafíos que en­fren­ta hoy la ca­ma­ro­ni­cul­tu­ra no son po­cos. Es­tán re­la­cio­na­dos con el ma­ne­jo acer­ta­do de las en­fer­me­da­des, la sa­ni­dad del ca­ma­rón y la es­ta­bi­li­dad del am­bien­te que, par­tien­do de las ba­ses del co­no­ci­mien­to acu­mu­la­do, en­con­tró gran apo­yo en la bio­lo­gía mo­le­cu­lar, en las cien­cias ge­nó­mi­cas y en la in­for­má­ti­ca.

La apli­ca­ción de es­te nue­vo es­que­ma con­du­ce a una ma­yor pre­ci­sión en el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de las en­fer­me­da­des, in­clu­so an­tes de que se desa­rro­llen; mi­ni­mi­zan los erro­res en la se­lec­ción ge­né­ti­ca de una lí­nea de re­pro­duc­to­res y su des­cen­den­cia.

Las cien­cias ge­nó­mi­cas apo­yan la tra­za­bi­li­dad de los pro­ce­di­mien­tos, pa­ra una pro­duc­ción más se­gu­ra. Los desafíos pa­ra es­tas nue­vas ten­den­cias tam­bién es­tán vin­cu­la­dos con la dis­po­ni­bi­li­dad de ma­te­rias pri­mas pa­ra la fa­bri­ca­ción de ba­lan­cea­dos. Una ven­ta­ja es la con­di­cio­nes om­ní­vo­ra del L. van­na­mei, que da fa­ci­li­dad pa­ra el uso de pro­teí­nas de ori­gen ve­ge­tal y que pue­den ser asi­mi­la­das por es­te crus­tá­ceo.

Tam­bién son con­si­de­ra­dos los lí­mi­tes am­bien­ta­les y sus re­gu­la­cio­nes pa­ra el uso ami­ga­ble de los re­cur­sos na­tu­ra­les, en­mar­ca­do en le­yes es­ta­ta­les que los pro­duc­to­res ca­ma­ro­ne­ros acep­tan y si­guen. Se es­pe­ra que es­tos lí­mi­tes sean res­pe­ta­dos en to­dos los paí­ses pro­duc­to­res del mun­do.

Nue­vas téc­ni­cas y ten­den­cias

Por otra par­te, las nue­vas téc­ni­cas pa­ra la crian­za de ca­ma­rón en pis­ci­nas van mo­di­fi­cán­do­se, con for­mas de ma­ne­jo que im­pli­can el uso co­rrec­to del agua, me­dian­te sis­te­mas de re­cir­cu­la­ción. Un mo­de­lo que se ajus­ta a es­te pro­pó­si­to tie­ne que ver con la trans­fe­ren­cia del ca­ma­rón des­de la pis­ci­na “ma­dre” a la “hi­ja”, una mo­da­li­dad que pro­cu­ra un me­jor apro­ve­cha­mien­to del agua, el ba­lan­cea­do y el tiem­po.

El agua usa­da en es­tos sis­te­mas tie­ne un va­lor agre­ga­do a su ca­li­dad, lo que su­po­ne es­ta­ría en me­jor con­di­ción que la del es­tua­rio, más aun si es­ta fuen­te está ex­pues­ta a con­ta­mi­nar­se por las es­co­rren­tías de los bo­ta­de­ros de ba­su­ra, pis­ci­nas de oxi­da­ción y las des­car­gas de la ciu­dad.

Las nue­vas ten­den­cias bus­can ma­ne­jar es­tos sis­te­mas más efi­cien­te­men­te, man­te­nien­do la es­ta­bi­li­dad quí­mi­ca y bio­ló­gi­ca del agua y del sue­lo en las pis­ci­nas; apli­can­do es­tra­te­gias de ma­ne­jo pa­ra “acor­tar” los ci­clos de cría y ob­te­ner ma­yor ren­ta­bi­li­dad en el año.

Es­tos sis­te­mas em­plean ele­va­das den­si­da­des de siem­bra, con lar­vas de bue­na ca­li­dad y ali­men­ta­das con ba­lan­cea­do de bue­na ca­li­dad. En las nue­vas tec­no­lo­gías des­ta­can el RAS (Re­cir­cu­la­tion Aqua­cul­tu­re Sys­tem) y la tec­no­lo­gía Bio­floc. En el RAS y Bio­floc el ta­ma­ño de las pis­ci­nas es me­nor con re­la­ción a las tra­di­cio­na­les; el agua es con­si­de­ra­da li­mi­tan­te, por lo que se usa la ne­ce­sa­ria y se la re­ci­cla.

Los ali­men­ta­do­res au­to­má­ti­cos y los oxi­ge­na­do­res son inevi­ta­bles en es­tos sis­te­mas, de­bi­do a las al­tas den­si­da­des de siem­bra que se em­plean y tam­bién por las des­car­gas de ma­te­ria or­gá­ni­ca que se pro­du­ce.

Por tan­to, los ali­men­ta­do­res au­to­má­ti­cos en al­gu­nos ca­sos son compu­tari­za­dos y ope­ran con pa­ne­les so­la­res; es­tán pro­vis­tos de sen­so­res que cons­tan­te­men­te re­por­tan las va­ria­bles más crí­ti­cas del agua. Un re­loj au­to­má­ti­co ac­ti­va el ali­men­ta­dor pa­ra li­be­rar el ba­lan­cea­do en las ho­ras claves del día y de la no­che prin­ci­pal­men­te.

El sis­te­ma “ma­dre” “hi­ja” usa­do en ca­ma­ro­ne­ras de pis­ci­nas gran­des, el RAS y la tec­no­lo­gía Bio­floc son res­pues­tas a la ne­ce­si­dad de con­tar con nue­vos mo­de­los de pro­duc­ción. To­das es­tas in­no­va­cio­nes que se apli­can en la acua­cul­tu­ra mo­der­na son cos­to­sas y re­quie­ren pro­fe­sio­na­les de la acua­cul­tu­ra con su­fi­cien­te co­no­ci­mien­to y ex­pe­rien­cia. Los ad­mi­nis­tra­do­res de es­tas em­pre­sas de­ben ser en­tre­na­dos pa­ra rea­li­zar ágil­men­te su tra­ba­jo.

En 1994 se pre­sen­tó un even­to de gran afec­ta­ción pa­ra la in­dus­tria ca­ma­ro­ne­ra de­no­mi­na­da co­mo Sín­dro­me de Tau­ra (TSV) que se pro­pa­gó a otros o paí­ses pro­duc­to­res.

Henry Al­va­rez Di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo Ba­lan­cea­dos No­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.