In­dus­tria Ali­men­ta­ria

Sus con­su­mi­do­res tien­den a te­ner ma­yo­res exi­gen­cias de ca­li­dad en los in­su­mos y pro­ce­sos de ela­bo­ra­ción de los pro­duc­tos, pa­ra es­tar se­gu­ros de que ga­ran­ti­cen que no con­su­men sus­tan­cias ne­ga­ti­vas pa­ra el or­ga­nis­mo y me­dio am­bien­te.

Productor Agropecuario - - CONTENIDO - ‘” ‘”‹• À‘• Ȁ „‘”‹•Ǥ”‹‘•̷‰”—’‘…‡”…ƒǤ…‘

Los ali­men­tos con­ge­la­dos son una op­ción ideal y, den­tro de es­tos, los ve­ge­ta­les pin­tan co­mo una res­pues­ta a la cre­cien­te ten­den­cia ha­cia una ali­men­ta­ción ca­da vez más sa­lu­da­ble.

El me­nor tiem­po que hoy se pue­de des­ti­nar a la ela­bo­ra­ción de co­mi­das en el ho­gar ge­ne­ra la con­ve­nien­cia de con­su­mir los pro­duc­tos fres­cos pre­cor­ta­dos o con­ge­la­dos. Su em­pleo cre­ce a me­di­da que me­jo­ra la tec­no­lo­gía de em­pa­que y en­vío, lo que ase­gu­ra pro­duc­tos de al­ta ca­li­dad gra­cias al cum­pli­mien­to de nor­mas de hi­gie­ne y las bue­nas prác­ti­cas de ma­nu­fac­tu­ra.

As­pec­tos co­mo el acon­di­cio­na­mien­to y pre­ser­va­ción de es­tos ali­men­tos con tem­pe­ra­tu­ras con­tro­la­das per­mi­ten que los con­su­mi­do­res dis­pon­gan de ellos to­do el año, in­de­pen­dien­te­men­te de la tem­po­ra­da.

En los Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, los ró­tu­los de los en­va­ses de fru­tas y hor­ta­li­zas, pue­den con­te­ner de­cla­ra­cio­nes re­la­cio­na­das con las cua­li­da­des de sa­lud, siem­pre que sean pre-apro­ba­das por la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Dro­gas de los Es­ta­dos Uni­dos (FDA).

Las en­sa­la­das en bol­sa, la­va­das, cor­ta­das y lis­tas pa­ra co­mer, re­pre­sen­tan hoy un im­por­tan­te sec­tor de la in­dus­tria de hor­ta­li­zas fres­cas. Los nue­vos desa­rro­llos en las tec­no­lo­gías de em­pa­que han im­pul­sa­do el cre­ci­mien­to de una gran va­rie­dad de pro­duc­tos fres­cos pre­cor­ta­dos y con­ge­la­dos.

Es­ta­dos Uni­dos es el prin­ci­pal mer­ca­do mun­dial pa­ra fru­tas y ve­ge­ta­les, fres­cos o con­ge­la­dos; mien­tras que los prin­ci­pa­les abas­te­ce­do­res son Mé­xi­co, Chi­le, Cos­ta Ri­ca, Hon­du­ras y Gua­te­ma­la.

Los cam­bios en la die­ta ali­men­ti­cia de los con­su­mi­do­res, es­pe­cial­men­te por razones de sa­lud y es­té­ti­cas; las in­no­va­cio­nes en los sa­bo­res, es­pe­cial­men­te los de cier­tos ve­ge­ta­les con­ge­la­dos co­mo ce­bo­llas, bró­co­li, cham­pi­ño­nes, es­pá­rra­gos, etc.; así co­mo las mez­clas de sa­bo­res en en­sa­la­das fres­cas o jugos, son los fac­to­res que ge­ne­ra­ron el cre­ci­mien­to del con­su­mo en ese país du­ran­te los úl­ti­mos años.

Otros fac­to­res del in­cre­men­to de las com­pras de co­mi­da rá­pi­da son las in­no­va­cio­nes en la pre­sen­ta­ción y las nue­vas ten­den­cias en la dis­tri­bu­ción, que pue­den ofre­cer una ma­yor va­rie­dad de pro­duc­tos fres­cos du­ran­te to­das las épo­cas del año; así co­mo la pre­sen­ta­ción de pla­tos pre­pa­ra­dos que pue­den ser con­ser­va­dos por va­rias se­ma­nas.

El Ins­ti­tu­to Nor­te­ame­ri­cano de Ali­men­tos Con­ge­la­dos, Ame­ri­can Fro­zen Food Ins­ti­tu­te (AFFI), a tra­vés de su par­ti­ci­pa­ción en la Fun­da­ción Pro­du­ce for Bet­ter Health, desa­rro­lla pro­gra­mas pa­ra me­jo­rar la per­cep­ción en los con­su­mi­do­res de los ali­men­tos con­ge­la­dos

Una en­cues­ta de opi­nión rea­li­za­da por AFFI arro­jó re­sul­ta­dos in­tere­san­tes. Los con­su­mi­do­res apre­cian la fle­xi­bi­li­dad que les pro­por­cio­nan las fru­tas y ver­du­ras con­ge­la­das, es­pe­cí­fi­ca­men­te la ca­pa­ci­dad pa­ra ser uti­li­za­das al ca­bo de va­rias se­ma­nas sin que se de­te­rio­re la ca­li­dad de los nu­trien­tes. Al­gu­nos da­tos re­ve­la­ron que el con­te­ni­do de cier­tos nu­trien­tes fue ma­yor en la ver­sión con­ge­la­da que en la fres­ca.

De acuer­do a AFFI, la con­ge­la­ción y los pro­ce­sos de en­la­ta­do in­hi­ben el cre­ci­mien­to de cier­tos pa­tó­ge­nos, lo que re­du­ce la pro­ba­bi­li­dad de ser­vir pro­duc­tos con­ta­mi­na­dos.

Los con­su­mi­do­res tam­bién se es­tán abrien­do a pro­bar ali­men­tos or­gá­ni­cos con­ge­la­dos co­mo par­te de su bús­que­da de un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble. Es­tu­dios de Eu­ro­mo­ni­tor en­con­tra­ron que del año 2010 al 2015, en La­ti­noa­mé­ri­ca, el con­su­mo de pa­pas con­ge­la­das pa­só de 138 a 183 to­ne­la­das. Por su par­te, el de ver­du­ras, en el mis­mo pe­rio­do, pa­só de 108 a 134 to­ne­la­das res­pec­ti­va­men­te.

“Ac­tual­men­te, de­bi­do a nues­tro rit­mo de vi­da, te­ne­mos me­nos tiem­po pa­ra co­ci­nar de for­ma sa­lu­da­ble. La ten­den­cia a con­su­mir pro­duc­tos con­ge­la­dos es ca­da vez ma­yor. Un ejem­plo son las ver­du­ras con­ge­la­das que son pre­sen­ta­das en di­fe­ren­tes for­mas, pe­ro son igual de sa­lu­da­bles que las fres­cas. Las téc­ni­cas ac­tua­les de con­ge­la­ción per­mi­ten pre­ser­var in­tac­tas las pro­pie­da­des de los ve­ge­ta­les”, se­ña­la la Aso­cia­ción de Pro­duc­to­res y Ex­por­ta­do­res de Nicaragua.

Los ve­ge­ta­les son re­co­lec­ta­dos en su me­jor mo­men­to y el tiem­po que trans­cu­rre en­tre la co­se­cha y el con­ge­la­do es muy es­ca­so, por lo que con­ser­van has­ta su con­su­mo sus pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les, co­mo así tam­bién su sa­bor, tex­tu­ra, olor y co­lor. Da­do que el frío es un mé­to­do na­tu­ral de con­ser­va­ción, no ha­ce fal­ta agre­gar adi­ti­vos o con­ser­van­tes, lo cual per­mi­te que los ali­men­tos se man­ten­gan na­tu­ra­les y sa­lu­da­bles.

En es­tos tiem­pos mo­der­nos, en los que la sim­ple­za, prac­ti­ci­dad y ra­pi­dez son muy im­por­tan­tes, los ve­ge­ta­les fres­cos re­quie­ren cui­da­dos pre­vios a su coc­ción que no siem­pre los con­su­mi­do­res es­tán dis­pues­tos a asu­mir. En cam­bio, los ve­ge­ta­les con­ge­la­dos es­tán lis­tos pa­ra su uti­li­za­ción; ya que es­tán la­va­dos, cor­ta­dos, pre-co­ci­dos y li­bres de des­per­di­cios.

La de­man­da de ve­ge­ta­les con­ge­la­dos plan­tea co­mo uno de los com­pro­mi­sos la in­no­va­ción, pa­ra que el mer­ca­do es­té en con­di­cio­nes de ofre­cer nue­vos pro­duc­tos, pues aun­que el pro­nós­ti­co de cre­ci­mien­to de la ca­te­go­ría de hor­ta­li­zas con­ge­la­das no es tan fuer­te co­mo el de las ver­du­ras fres­cas (que se es­pe­ra au­men­te en un 10%), se pre­vé que su con­su­mo au­men­ta­rá en un 3% has­ta el 2024.

Se­gún Da­vid Por­ta­la­tin, vi­ce­pre­si­den­te de la in­dus­tria ali­men­ta­ria del NPD

La de­man­da de ve­ge­ta­les con­ge­la­dos cre­ce a la me­di­da que me­jo­ra la tec­no­lo­gía de em­pa­que y en­vío, lo que ase­gu­ra pro­duc­tos de al­ta ca­li­dad gra­cias al cum­pli­mien­to de nor­mas de hi­gie­ne y las bue­nas prác­ti­cas de ma­nu­fac­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.