Ma­qui­na­ria y Equi­pos

En los pro­ce­sos de au­to­ma­ti­za­ción de la in­dus­tria ali­men­ta­ria exis­te un im­por­tan­te ries­go de con­ta­mi­na­ción. Por ello los lu­bri­can­tes uti­li­za­dos jue­gan un pa­pel muy im­por­tan­te, pues in­ci­den en la inocui­dad de los ali­men­tos.

Productor Agropecuario - - CONTENIDO -

La in­dus­tria ali­men­ta­ria em­plea en sus pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción una va­rie­dad de lu­bri­can­tes. La au­to­ma­ti­za­ción y la pro­duc­ción ma­si­va re­quie­ren má­qui­nas más ve­lo­ces y de al­ta pre­ci­sión, en las que la lu­bri­ca­ción jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te.

Se­gún ex­pli­có Ge­rar­do Tru­ji­llo, di­rec­tor ge­ne­ral de No­ria La­tin Ame­ri­ca, S.A. de C.V. la lu­bri­ca­ción es res­pon­sa­ble de cer­ca del 80% del des­gas­te me­cá­ni­co de las par­tes y com­po­nen­tes de la ma­qui­na­ria, lo que la con­vier­te en un fac­tor cla­ve pa­ra la con­fia­bi­li­dad y dis­po­ni­bi­li­dad de la plan­ta pro­duc­ti­va. “Una es­tra­te­gia de lu­bri­ca­ción ape­ga­da a los prin­ci­pios de cla­se mun­dial pue­de in­cre­men­tar la vi­da de los equi­pos has­ta en 10 ve­ces y tri­pli­car la du­ra­ción del acei­te en la ma­qui­na­ria, lo cual ge­ne­ra im­por­tan­tes be­ne­fi­cios en la pro­duc­ti­vi­dad, el cos­to de man­te­ni­mien­to y el im­pac­to am­bien­tal”, de­ta­lló el ex­per­to.

Las má­qui­nas que pro­ce­san ali­men­tos es­tán ex­pues­tas a di­ver­sos ries­gos, co­mo las al­tas ve­lo­ci­da­des, las tem­pe­ra­tu­ras al­tas o muy ba­jas, una fuer­te fric­ción, la hu­me­dad ex­ce­si­va, el la­va­do con quí­mi­cos y sol­ven­tes muy agre­si­vos y a com­pues­tos al­ta­men­te abra­si­vos co­mo el azú­car; así co­mo a las al­tas car­gas de tra­ba­jo. To­das es­tas con­di­cio­nes de­ben ser con­si­de­ra­das en el mo­men­to de se­lec­cio­nar los lu­bri­can­tes en pro de que la plan­ta sea con­fia­ble.

Pe­ro la con­fia­bi­li­dad tam­bién de­be con­tem­plar que los lu­bri­can­tes a uti­li­zar sean se­gu­ros pa­ra la sa­lud hu­ma­na, pues exis­te el ries­go po­ten­cial de una con­ta­mi­na­ción. Por ejem­plo, en el mo­vi­mien­to in­te­rior he­cho por ca­de­nas,

¿qué pa­sa si hay go­teos de acei­te so­bre el pro­duc­to fa­bri­ca­do o si por efec­to de la tem­pe­ra­tu­ra se pro­du­ce una eva­po­ra­ción de acei­te en el in­te­rior de un horno?

Por ello se re­quie­re que los agroin­dus­tria­les cum­plan con las nor­ma­ti­vas de se­lec­ción de lu­bri­can­tes en fun­ción de la má­qui­na en que tra­ba­ja­rán.

“La com­po­si­ción mo­le­cu­lar de los lu­bri­can­tes con­ven­cio­na­les y de gra­do ali­men­ti­cio es la mis­ma, la di­fe­ren­cia ra­di­ca en su re­fi­na­ción, que es el pro­ce­so me­dian­te el cual se eli­mi­nan los agen­tes tó­xi­cos, el olor, co­lor y sa­bor”, di­jo Luis Urru­tia, pre­si­den­te de la So­cie­dad de Tri­bo­lo­gis­tas e In­ge­nie­ros de Lu­bri­ca­ción (STLE Cen­tro Amé­ri­ca).

His­tó­ri­ca­men­te el de­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de los Es­ta­dos Uni­dos (USDA por sus si­glas en in­glés) fue la en­ti­dad que apro­ba­ba los lu­bri­can­tes de uso en plan­tas de ali­men­tos que pu­die­ran te­ner con­tac­to in­ci­den­tal con los pro­duc­tos. Sin em­bar­go el pro­gra­ma fue aban­do­na­do en fe­bre­ro de 1998, du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Clin­ton, de­bi­do a que una ini­cia­ti­va del go­bierno pa­ra dis­mi­nuir el gas­to de­jó sin re­cur­sos a es­ta agen­cia.

En el año 1999 to­mó su lu­gar la Na­tio­nal Sa­ni­ta­tion Foun­da­tion (NSF), que ad­mi­nis­tra un pro­ce­so de re­gis­tro en el que in­clu­ye los ela­bo­ra­dos ba­jo la la nor­ma V0010517 2000-08 del Ins­ti­tu­to Ale­mán de Nor­ma­li­za­ción (DIN), que me­jo­ró los li­nea­mien­tos de la USDA.

Los pro­duc­tos apro­ba­dos pa­ra ser uti­li­za­dos en la in­dus­tria de ali­men­tos son pu­bli­ca­dos en la pá­gi­na web de la or­ga­ni­za­ción, pa­ra que los fa­bri­can­tes de ali­men­tos con­sul­ten so­bre los que uti­li­zan en sus plan­tas y pue­dan de­mos­trar an­te sus clien­tes o las au­to­ri­da­des que sus pro­ce­sos cum­plen con las re­gu­la­cio­nes.

Se­gún el di­rec­tor ge­ne­ral de No­ria, al no ha­ber le­yes que obli­guen a la in­dus­tria a ape­gar­se a es­tos li­nea­mien­tos, muy po­cas em­pre­sas uti­li­zan los lu­bri­can­tes con­for­me a lo re­que­ri­do. Es im­por­tan­te men­cio­nar que un lubricante de ca­te­go­ría H-1 pue­de cos­tar has­ta 5 ve­ces más ca­ro que uno tra­di­cio­nal.

“Mi ex­pe­rien­cia es que en las plan­tas de pro­ce­sa­mien­to de ali­men­tos en Amé­ri­ca La­ti­na, me­nos del 30% cum­ple con las nor­mas y que las que lo ha­cen es de­bi­do a los re­que­ri­mien­tos es­pe­cí­fi­cos de sus clien­tes de ex­por­ta­ción; ge­ne­ral­men­te de ali­men­tos que van al mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos o a em-

“Mi ex­pe­rien­cia es que en las plan­tas de pro­ce­sa­mien­to de ali­men­tos en Amé­ri­ca La­ti­na, me­nos del 30% cum­ple con las nor­mas” Ge­rar­do Tru­ji­llo, di­rec­tor ge­ne­ral de No­ria La­tin Ame­ri­ca, S.A. de C.V.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.