Con­ser­va­ción

Azu­ca­re­ra El Vie­jo es el prin­ci­pal in­ge­nio de pro­duc­ción de azú­car en Cos­ta Ri­ca, con al­re­de­dor de 2.000.000 de bul­tos de azú­car de 50 kg al año.

Productor Agropecuario - - CONTENIDO -

Cuan­do Fer­nan­do Pin­to Eche­ve­rría fun­dó en 1950 la em­pre­sa azu­ca­re­ra El Vie­jo, en Fi­la­del­fia, Gua­na­cas­te, Cos­ta Ri­ca, no ima­gi­na­ba el gi­gan­te a ni­vel cen­troa­me­ri­cano en el que se ha­bría de con­ver­tir la com­pa­ñía.

Hoy la em­pre­sa agroin­dus­trial cos­ta­rri­cen­se pro­du­ce al­re­de­dor de 2.000.000 de bul­tos de azú­car de 50 kg al año. El sub­pro­duc­to bio­má­si­co de es­te pro­ce­so, el ba­ga­zo, es uti­li­za­do co­mo ma­te­ria pri­ma pa­ra pro­du­cir ener­gía eléc­tri­ca, apro­ve­chan­do el po­ten­cial ca­ló­ri­co del mis­mo. La com­pa­ñía su­mi­nis­tra hoy al Sis­te­ma Eléc­tri­co Na­cio­nal apro­xi­ma­da­men­te 54 mi­llo­nes de Kw-hr.

Azu­ca­re­ra El Vie­jo pro­ce­sa la ca­ña de azú­car que pro­du­ce en sus 8.200 hec­tá­reas y la que pro­vie­ne de 570 agri­cul­to­res que mue­len su ca­ña en el in­ge­nio, pa­ra pro­du­cir azú­car en las mo­da­li­da­des de Cru­do, Blan­co y Es­pe­cial.

Cuen­ta con 410 co­la­bo­ra­do­res fi­jos y 400 tra­ba­ja­do­res even­tua­les que in­gre­san du­ran­te la zafra, ade­más de 1.666 pro­vee­do­res na­cio­na­les y son más de 3.000 las per­so­nas be­ne­fi­cia­das con un em­pleo in­di­rec­to pro­ve­nien­te de la pro­duc­ción de azú­car. La em­pre­sa, el in­ge­nio nú­me­ro uno del país, re­pre­sen­ta el 24% de la pro­duc­ción na­cio­nal de azú­car.

El Vie­jo apli­ca un mo­de­lo de apo­yo al pro­duc­tor que in­clu­ye la ven­ta de los in­su­mos, la asis­ten­cia téc­ni­ca, la ad­mi­nis­tra­ción del pro­yec­to, un pro­gra­ma de fi­nan­cia­mien­to que con­sis­te en una lí­nea de cré­di­to de Banca pa­ra el Desa­rro­llo y un pro­gra­ma de arren­da­mien­to; me­dian­te el cual le pa­ga al pro­duc­tor un mon­to fi­jo anual por hec­tá­rea desa­rro­lla­da.

Azu­ca­re­ra El Vie­jo in­vier­te más de US $462.000 de su pre­su­pues­to anual en pro­gra­mas so­cia­les y am­bien­ta­les. La com­pa­ñía re­uti­li­za más del 47% del to­tal de agua ex­traí­da, pa­ra dar­le el me­jor uso po­si­ble, ex­pli­có Lau­ra Agüe­ro, je­fe del De­par­ta­men­to Am­bien­tal de El Vie­jo. “Des­de el 2009 rea­li­za­mos im­por­tan­tes es­fuer­zos en la re­duc­ción del con­su­mo de agua, co­mo el ini­cio del pro­yec­to de re­cir­cu­la­ción pa­ra la lim­pie­za de ce­ni­zas en las cal­de­ras. En el 2012 eli­mi­na­mos el la­va­do de la ca­ña en me­sa y en el 2015 cons­trui­mos una pi­le­ta de re­cir­cu­la­ción que per­mi­te su en­fria­mien­to. Es­tos cam­bios ge­ne­ran un aho­rro to­tal de 5.890 ga­lo­nes por mi­nu­to”.

El agua re­si­dual del in­ge­nio, una vez tra­ta­da, es re­uti­li­za­da en el rie­go de la ca­ña pa­ra mi­ni­mi­zar su ver­ti­do en el Río Tem­pis­que, así co­mo la ex­trac­ción de más lí­qui­do. Las más de mil hec­tá­reas del pro­yec­to cuen­tan con una efi­cien­cia en el uso de agua ma­yor al 90% en to­do sus sis­te­mas de rie­go.

En el mar­co de una alian­za con el Ins­ti­tu­to Cos­ta­rri­cen­se de Acue­duc­tos y Al­can­ta­ri­lla­dos (AYA) la em­pre­sa rea­li­za aná­li­sis anua­les de agua pa­ra ga­ran­ti­zar su con­su­mo. Asi­mis­mo cuen­ta con pro­gra­mas de po­ta­bi­li­za­ción pa­ra las co­mu­ni­da­des, de man­te­ni­mien­to de man­tos acuí­fe­ros; de edu­ca­ción en el con­su­mo ra­cio­nal y pro­yec­tos de co­se­cha de agua.

Pro­duc­ción de ener­gía

Ha­ce 37 años que Azu­ca­re­ra El Vie­jo le ven­de ener­gía lim­pia al Ins­ti­tu­to Cos­ta­rri­cen­se de Elec­tri­ci­dad (ICE), por lo cual es el pri­mer in­ge­nio en Cen­troa­mé­ri­ca en desa­rro­llar un pro­yec­to co­mer­cial de ge­ne­ra­ción con bio­ma­sa.

La ener­gía que ge­ne­ra pro­vie­ne de los re­si­duos fi­bro­sos del ba­ga­zo que se ob­tie­ne al ex­traer el ju­go de la ca­ña. Su uso evi­ta que­mar com­bus­ti­bles fó­si­les que con­ta­mi­nan el am­bien­te y, ade­más, cons­ti­tu­ye una so­lu­ción pa­ra el ma­ne­jo de los re­si­duos. En pro­me­dio, el 63% de es­ta ener­gía lim­pia es ven­di­da al ICE, que la su­mi­nis­tra a unas 28.000 fa­mi­lias. El res­to lo uti­li­za la em­pre­sa en el in­ge­nio y en el rie­go del cam­po.

“Es im­por­tan­te des­ta­car que apro­ve­cha­mos el 99,8% de nues­tros re­si­duos; el des­per­di­cio en el in­ge­nio es

ce­ro”, re­cal­có Agüe­ro. Más del 60% de la ca­ña pro­pia es co­se­cha­da en ver­de, mien­tras que el res­tan­te 40% es que­ma­do si­guien­do es­tric­tos pro­ce­di­mien­tos de se­gu­ri­dad y cum­plien­do con el re­gla­men­to de que­mas agrí­co­las con­tro­la­das.

La azu­ca­re­ra po­see el Re­fu­gio de Vi­da Sil­ves­tre Ha­cien­da El Vie­jo, crea­do ofi­cial­men­te me­dian­te un de­cre­to del Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, Am­bien­te y Ener­gía en oc­tu­bre del 2009. Se tra­ta de una zo­na pro­te­gi­da pri­va­da, con una ex­ten­sión de 1.138 hec­tá­reas, en la cual el 83% co­rres­pon­de a zo­nas bos­co­sas y un 17% al hu­me­dal La Bol­sa. Cuen­ta con al­re­de­dor de 187 es­pe­cies de flo­ra y 270 de fau­na.

El Vie­jo ha en­fo­ca­do es­fuer­zos en la aper­tu­ra de es­pe­jos de agua y en man­te­ner una ade­cua­da pro­por­ción de ve­ge­ta­ción, con la cual las aves acuá­ti­cas pue­dan ali­men­tar­se, re­pro­du­cir­se y ani­dar. Fue­ron reha­bi­li­ta­das más de 40 hec­tá­reas y se ha lo­gra­do atraer a 60 es­pe­cies de aves.

Pro­gra­mas de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial

La com­pa­ñía rea­li­za ac­ti­vi­da­des de edu­ca­ción am­bien­tal y de sa­lud en es­cue­las, co­mu­ni­da­des y con los tra­ba­ja­do­res de la em­pre­sa; siem­bra unos 500 ár­bo­les ca­da año (más de 4.500 ár­bo­les fue­ron sem­bra­dos en los úl­ti­mos 10 años) y más de 1.200 per­so­nas re­ci­bie­ron char­las de edu­ca­ción am­bien­tal en el 2016.

Cuen­ta con un pro­gra­ma de ca­pa­ci­ta­ción, be­cas uni­ver­si­ta­rias pa­ra sus co­la­bo­ra­do­res, be­cas de ex­ce­len­cia pa­ra los hi­jos de es­tos y el Kínder Cu­ri­me, que es gra­tui­to. Tie­ne a dis- po­si­ción de sus tra­ba­ja­do­res un con­sul­to­rio mé­di­co pa­ra los em­plea­dos y sus fa­mi­lias; nu­tri­cio­nis­ta; ac­cio­nes de se­gu­ri­dad la­bo­ral pa­ra pre­ve­nir y evi­tar ac­ci­den­tes; y un pro­gra­ma de re­crea­ción y fo­men­to del ejer­ci­cio en pro de la sa­lud.

Por otra par­te, la em­pre­sa brin­da ase­so­rías le­ga­les y téc­ni­cas en la com­pra de vi­vien­das o te­rre­nos y apo­ya a sus co­la­bo­ra­do­res en la ges­tión de los bo­nos de vi­vien­da, de me­jo­ra o cons­truc­ción. Por otro la­do, cuen­ta con un pro­gra­ma de vo­lun­ta­ria­do en el que 400 per­so­nas han ofre­ci­do 1.605 ho­ras cor­po­ra­ti­vas y 1.569 ho­ras vo­lun­ta­rias. Me­dian­te es­te pro­gra­ma hn co­la­bo­ra­do en 57 pro­yec­tos en 14 co­mu­ni­da­des. Igual­men­te, el Pro­gra­ma de Ju­bi­la­ción ofre­ce ase­so­ría y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra un plan de re­ti­ro, apo­yo en los pro­yec­tos pro­duc­ti­vos al ju­bi­lar­se, apo­yo y edu­ca­ción fi­nan­cie­ra pa­ra esa eta­pa y una reunión anual con los pen­sio­na­dos de la em­pre­sa, en la cual se les rinde cuen­tas del ma­ne­jo de la com­pa­ñía.

Sin ol­vi­dar uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de la Ha­cien­da El Vie­jo: La Ca­so­na, cons­trui­da en 1850 y res­tau­ra­da en 2008, don­de los vi­si­tan­tes pue­den dis­fru­tar de la música y la co­mi­da tí­pi­ca cos­ta­rri­cen­se.

Po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas

La Azu­ca­re­ra El Vie­jo re­ci­be a tu­ris­tas, es­tu­dian­tes, es­pe­cia­lis­tas en la pro­duc­ción azu­ca­re­ra y a cual­quier per­so­na que desee co­no­cer el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de es­te pro­duc­to.

“Las puer­tas abier­tas nos ha­cen más fuer­tes. He­mos vi­si­ta­do mu­chas ope­ra­cio­nes en otros paí­ses, co­mo Aus­tra­lia, que se de­di­can a lo mis­mo y he­mos co­no­ci­do em­pre­sas de otros am­bien­tes. Esas per­so­nas que nos abren sus puer­tas nos ha­cen me­jo­res y sen­ti­mos que no­so­tros de­be­mos te­ner la mis­ma po­lí­ti­ca”, in­di­có Brian Camp­bell, CEO de El Vie­jo.

“A cual­quier per­so­na que nos quie­ra vi­si­tar le de­ci­mos que es­tá es su ca­sa y que las puer­tas es­tán abier­tas. No co­bra­mos por las gi­ras, mu­chas ve­ces re­ci­bi­mos es­tu­dian­tes a los que en­se­ña­mos una for­ma di­fe­ren­te de ha­cer ne­go­cios”, agre­gó Camp­bell. Pa­ra vi­si­tar la plan­ta se pue­den con­tac­tar a tra­vés de Jeimy Gam­boa, al co­rreo jgam­boa@el­vie­jocr.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.