Cien­cia y Tec­no­lo­gía

Las ti­la­pias han co­lo­ni­za­do há­bi­tats di­ver­sos, y al tra­tar­se de un pez de aguas cá­li­das, dul­ces, sa­lo­bres o sa­li­nas pue­de adap­tar­se a aguas con ba­ja con­cen­tra­ción de oxí­geno, y de po­ca co­rrien­te.

Productor Agropecuario - - CONTENIDO -

La se­gun­da es­pe­cie ob­je­ti­vo de la acui­cul­tu­ra en la re­gión es la ti­la­pia, de la que se pro­du­cen unas 60 mil to­ne­la­das mé­tri­cas anua­les, es­ti­ma la Or­ga­ni­za­ción del Sec­tor Pes­que­ro y Acuí­co­la del Ist­mo Cen­troa­me­ri­cano (Os­pes­ca).

Di­cha es­pe­cie se dis­tin­gue por ser una de las que tie­ne un ma­yor por­cen­ta­je de con­ver­sión de ali­men­to en car­ne, lo que la ha­ce muy atrac­ti­va pa­ra su cul­ti­vo, ade­más de la pre­co­ci­dad de su co­se­cha, que per­mi­te una al­ta ro­ta­ción de las pis­ci­nas don­de se cría.

Esa par­ti­cu­la­ri­dad ha­ce que la ti­la­pia sea im­por­tan­te no so­la­men­te co­mo una es­pe­cie que tie­ne muy bue­na de­man­da ex­por­ta­ble, sino que tam­bién es una bue­na so­lu­ción pa­ra la pro­vi­sión de pro­teí­na ani­mal, es­pe­cial­men­te en las áreas ru­ra­les don­de ha­bi­tual­men­te se fo­men­ta su cul­ti­vo pa­ra con­tri­buir a la sos­te­ni­bi­li­dad de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria.

Se­gún Os­pes­ca, las lí­neas de ti­la­pia ni­lo­ti­ca, au­rea, ro­jas, hí­bri­dos y ster­ling son las que ma­yor­men­te se pro­du­cen y re­pro­du­cen en los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos, cu­ya ca­pa­ci­dad es de 13 mi­llo­nes de ale­vi­nes, en­tre los sis­te­mas de cul­ti­vo ex­ten­si­vo, se­mi-ex­ten­si­vo e in­ten­si­vo.

El ente re­fie­re que unos 2, 300 pro­duc­to­res, se en­car­gan de sos­te­ner es­te ne­go­cio me­dian­te jau­las a pe­que­ña, me­dia­na y gran es­ca­la, al igual que en tan­ques y es­tan­ques.

Un ejem­plo cla­ro del apro­ve­cha­mien­to que se le ha da­do al sec­tor es Hon­du­ras, que ha fi­gu­ra­do co­mo el prin­ci­pal ex­por­ta­dor de es­te pez a Es­ta­dos Uni­dos, uno de los mercados más im­por­tan­tes de con­su­mo.

Da­tos de la Se­cre­ta­ria de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría (SAG) re­fie­ren que Hon­du­ras ex­por­tó al me­nos 20 mi­llo­nes de li­bras de ti­la­pia en 2016, que le sig­ni­fi­có

un in­gre­so de di­vi­sas de más de US$60 mi­llo­nes.

En la ac­tua­li­dad, el go­bierno hon­du­re­ño en con­jun­to con el apo­yo téc­ni­co y fi­nan­cie­ro de Chi­na Tai­wán in­vier­te al­re­de­dor de US$672.000 en el mar­co del Pro­yec­to “Cul­ti­vo de Ti­la­pia en Jau­las Flo­tan­tes en Aguas Sa­lo­bres del Gol­fo de Fonseca”, me­dian­te el cual se da­rá ca­pa­ci­ta­ción a unos 100 pes­ca­do­res con tec­no­lo­gía y en la or­ga­ni­za­ción en coope­ra­ti­vas en la zo­na.

La Di­rec­ción Ge­ne­ral de Pes­ca y Acui­cul­tu­ra, (Di­ge­pes­ca), re­fi­rió que los go­bier­nos pre­ten­den in­cen­ti­var a los pro­duc­to­res pa­ra que pue­dan al­can­zar una pro­duc­ción anual de 100 to­ne­la­das de peces de ti­la­pia y a la vez, in­cre­men­tar los in­gre­sos eco­nó­mi­cos así co­mo la di­ver­si­fi­ca­ción de las la­bo­res.

En el ca­so de Gua­te­ma­la, el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra Ga­na­de­ría y Ali­men­ta­ción (MA­GA), ha se­ña­la­do que se ha in­cre­men­ta­do la siem­bra y pro­duc­ción de la ti­la­pia, aun­que la eta­pa de pro­duc­ción y pro­ce­sa­mien­to in­dus­trial aún es­tá en fa­ses muy in­ci­pien­tes.

Pa­ra el Cen­tro de Desa­rro­llo de la Pes­ca y la Acui­cul­tu­ra (Cen­de­pes­ca) aun­que se co­no­cen más de 100 es­pe­cies de ti­la­pia en el mun­do, só­lo diez son de im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca y de pro­duc­ción de pro­teí­na ani­mal pa­ra me­jo­rar la ali­men­ta­ción de la po­bla­ción.

Nor­mal­men­te las 10 es­pe­cies con po­ten­cial im­por­tan­te se pro­du­cen en con­di­cio­nes con­tro­la­das en las aguas tro­pi­ca­les y sub­tro­pi­ca­les del mun­do, agre­ga.

Se­gún Cen­de­pes­ca, por sus ca­rac­te­rís­ti­cas fa­vo­ra­bles de adap­ta­ción, es­ta es­pe­cie es muy apro­pia­da pa­ra la pis­ci­cul­tu­ra y tie­ne rá­pi­do cre­ci­mien­to, es fá­cil su re­pro­duc­ción y es re­sis­ten­te a en­fer­me­da­des.

Lo que la ha­ce tam­bién atrac­ti­va es su ba­jo cos­to de pro­duc­ción, la to­le­ran­cia a desa­rro­llar­se en con­di­cio­nes de al­ta den­si­dad, su ha­bi­li­dad pa­ra so­bre­vi­vir a ba­jas con­cen­tra­cio­nes de oxí­geno y so­por­tar un am­plio ran­go de sa­li­ni­da­des, por las con­di­cio­nes ex­tre­mas del agua ma­ri­na, re­co­no­ce el ente.

Apun­ta ade­más que téc­ni­ca­men­te, la ti­la­pia tie­ne una enor­me ca­pa­ci­dad pa­ra nu­trir­se a par­tir de una gran ga­ma de ali­men­tos na­tu­ra­les y ar­ti­fi­cia­les. Sin em­bar­go, la gran des­ven­ta­ja es que no re­sis­te el frío y ge­ne­ral­men­te cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra se en­cuen­tra aba­jo de 10°C siem­pre cau­sa mor­ta­li­dad.

¿Có­mo se da la re­pro­duc­ción se­mi Ar­ti­fi­cial DE ti­la­pia?

De acuer­do con el ing. Mi­guel Ma­drid, ge­ren­te de pro­duc­ción de Re­gal Springs Hon­du­ras, la ti­la­pia es una es­pe­cie que es­tá sien­do al­ta­men­te di­fun­di­da en­tre pe­que­ños y gran­des pro­duc­to­res, con oportunidades de mer­ca­do pues­to que la ten­den­cia de los con­su­mi­do­res es a una ma­yor de­man­da.

No obs­tan­te, re­fie­re que la par­te del pro­ce­so más crí­ti­co es su re­pro­duc­ción, y aun­que hay pro­duc­to­res o em­pre­sas que se de­di­can a la re­pro­duc­ción y ven­ta de ale­vi­nes, otros op­tan por ha­cer­lo en sus fin­cas te­nien­do al­gu­nos in­con­ve­nien­tes prin­ci­pal­men­te el sos­te­ni­mien­to de re­pro­duc­to­res y ca­ren­cias en co­no­ci­mien­tos de ge­né­ti­ca.

Se­gún el ex­per­to, las es­pe­cies de ma­yor in­te­rés en acua­cul­tu­ra son cla­si­fi­ca­das en el gé­ne­ro de oreo­chro­mis, es­tos peces pre­sen­tan la in­cu­ba­ción bu­cal ma­ter­na de los em­brio­nes y de los peces-lar­va re­cién na­ci­dos.

Es así co­mo la fa­se de re­pro­duc­ción de ti­la­pia co­mien­za con una bue­na se­lec­ción de los re­pro­duc­to­res, una co­rrec­ta se­lec­ción que com­pren­de una bue­na ge­né­ti­ca, ca­rac­te­rís­ti­cas y cri­te­rios ge­no­tí­pi­cos que pue­dan ge­ne­rar un pie de cría com­pe­ten­te en la in­dus­tria.

No obs­tan­te, in­di­ca la se­lec­ción de­be es­tar va­li­da­da por un mé­di­co ve­te­ri­na­rio, con­si­de­ran­do no usar re­pro­duc­to­res ma­yo­res de 5 años pa­ra te­ner una re­la­ción 2:1 (dos hem­bras: 1 ma­cho) en el es­tan­que.

Pa­ra el ex­per­to de Aqua­fin­ca, De­nis Saenz, exis­te una mar­ca­da di­fe­ren­cia en el rit­mo de cre­ci­mien­to en­tre el ma­cho y la hem­bra, pu­dien­do lograr de 1 a 5 g/pez/día en eta­pa de en­gor­de, to­do es­to di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con la ca­li­dad de agua, la tem­pe­ra­tu­ra del agua, den­si­dad de siem­bra y la ali­men­ta­ción, en­tre otros.

Re­fie­re que du­ran­te el cor­te­jo, el ma­cho que es­tá se­xual­men­te ma­du­ro, ex­ca­va un ni­do en el fondo del es­tan­que, uti­li­zan­do la bo­ca pa­ra re­mo­ver par­tí­cu­las de se­di­men­to, mien­tras tan­to an­da en bus­ca de una hem­bra re­cep­ti­va y se­xual­men­te ma­du­ra. La hem­bra po­ne los hue­vos en pe­que­ños gru­pos, es­pe­ran­do que pa­se el ma­cho pa­ra fe­cun­dar ca­da gru­po de hue­vos, es­tos hue­vos al ser fe­cun­da­dos son re­co­gi­dos en la ca­vi­dad bu­cal de la hem­bra.

Pa­ra de­ter­mi­nar el nú­me­ro de hue­vos que pue­de po­ner una hem­bra se pue­de uti­li­zar la téc­ni­ca de la re­la­ción al cua­dra­do de su lon­gi­tud en cen­tí­me­tros. Por ejem­plo, una hem­bra de 30 cm de lar­go pue­de lle­gar a po­ner 900 hue­vos en ca­da pos­tu­ra, apun­to Saenz.

La ca­li­dad de la car­ne de ti­la­pia es sa­bro­sa, pues­to que su tex­tu­ra es fir­me, de co­lor blan­co y no po­see es­pi­nas in­ter­mus­cu­la­res, lo cual ha­ce que cons­ti­tu­ya un pes­ca­do al­ta­men­te ape­te­ci­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.