No­ve­da­des In­sec­ti­ci­das

Productor Agropecuario - - NOTA DE PORTADA -

Los nue­vos pro­duc­tos ca­da vez se ali­nean al cui­da­do del me­dio am­bien­te y a apli­ca­cio­nes de do­sis me­no­res por área; ade­más hay un sur­gi­mien­to de pro­duc­tos bio­ló­gi­cos (ex­trac­tos ve­ge­ta­les, hon­gos, bac­te­rias e in­sec­tos) que es­tán ga­nan­do po­pu­la­ri­dad.

En El Sal­va­dor, por ejem­plo, las no­ve­da­des son el in­gre­so de her­bi­ci­das preemer­gen­tes pa­ra la ca­ña, fun­gi­ci­das con­tra la ro­ya y el in­cre­men­to del 60-65% de ge­né­ri­cos del mer­ca­do to­tal, di­jo Luis Fer­nan­do Ore­lla­na, de Bayer.

Pa­ra el asis­ten­te de ven­tas de Fer­qui­do, en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na la si­tua­ción es preo­cu­pan­te ya que no hay mu­chas op­cio­nes nue­vas en las mo­lé­cu­las que ma­ne­jan las com­pa­ñías de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo. “Es una preo­cu­pa­ción, pa­ra los prin­ci­pa­les pro­ble­mas no hay no­ve­da­des, no se ve una re­vo­lu­ción que di­na­mi­ce, ex­cep­to con los ami­noá­ci­dos que des­de ha­ce cua­tro años han to­ma­do in­te­rés”, di­jo Or­tiz.

El di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Agre­qui­ma in­di­có que en Gua­te­ma­la “tam­bién se ha in­cre­men­ta­do el apa­re­ci­mien­to de mu­chos pro­duc­tos a ba­se de mez­clas de in­gre­dien­tes ac­ti­vos con el fin de au­men­tar su es­pec­tro de con­trol”.

A ello se ha su­ma­do el in­cre­men­to de pro­duc­tos post­pa­ten­te (ge­né­ri­cos) de ba­jo pre­cio que son más ase­qui­bles pa­ra los agri­cul­to­res.

Héc­tor Ca­rri­llo, coor­di­na­dor ins­ti­tu­cio­nal y ase­sor re­gio­nal de BPA en Agre­qui­ma, ha­bló de los pro­duc­tos que se adap­tan fa­vo­ra­ble­men­te al ma­ne­jo in­te­gra­do de plan­tas, así co­mo ma­te­ria­les de ca­rac­te­rís­ti­cas hi­dro­so­lu­bles pa­ra la crea­ción de en­va­ses de plaguicidas que son más se­gu­ros pa­ra quien los apli­ca y el am­bien­te.

Her­bi­ci­das

Los her­bi­ci­das en­ca­be­zan la lis­ta de agroin­su­mos en Cen­troa­mé­ri­ca por sus ca­rac­te­rís­ti­cas ali­nea­das al com­por­ta­mien­to cli­má­ti­co y por la de­man­da que hay en sec­to­res de pro­duc­tos cla­ves.

En ge­ne­ral, el cre­ci­mien­to va del 3 al 5% anual y se ha re­por­ta­do un mo­vi­mien­to cons­tan­te en el in­gre­so de pro­duc­tos nue­vos, así co­mo la sa­li­da de otros. Es­tos no so­lo re­por­tan un au­men­to en el con­su­mo sino ade­más mo­di­fi­ca­cio­nes en la cons­ti­tu­ción de los pro­duc­tos pa­ra que las ac­ti­vi­da­des agrí­co­las se ape­guen a los re­que­ri­mien­tos de los mercados y con­su­mi­do­res.

“Son los de ma­yor vo­lu­men de ven­tas en ca­da año; son al­ta­men­te de­man­da­dos por te­mas de cli­ma, por­que el in­vierno es errá­ti­co. Cuan­do llue­ve bas­tan­te, hay que es­tar con­tro­lan­do la ma­le­za, la mano de obra es es­ca­sa y ha­ce­mos uso de her­bi­ci­das”, afir­mó Ir­ving Te­ja­da, ge­ren­te ge­ne­ral de Disagro.

Es­tos han per­mi­ti­do que ha­ya un me­jor se­lec­ti­vi­dad de los pro­duc­tos en lu­gar de los de na­tu­ra­le­za to­tal, usados en la ma­yo­ría de cul­ti­vos.

“Ha ido ce­dien­do a cul­ti­vos se­lec­ti­vos que son más li­ga­dos. Se res­pe­ta el cul­ti­vo de ma­ne­ra in­te­gral. An­tes la gen­te ha­cía apli­ca­cio­nes que im­pac­ta­ban en el ren­di­mien­to del maíz, ca­ña, frí­jol, palma y otros pro­duc­tos de ín­do­les se­lec­ti­vo, con­tro­lan­do la ma­le­za y res­pe­tan­do el cul­ti­vo”, di­jo Ro­dol­fo Ru­bio, in­ge­nie­ro téc­ni­co en Ca­del­ga.

Por su par­te, Héc­tor Her­nán­dez, ge­ren­te cor­po­ra­ti­vo de Mer­ca­deo en Agro­cen­tro en Gua­te­ma­la, di­jo que es­tos han ex­pe­ri­men­ta­do mo­di­fi­ca­cio­nes en las for­mu­la­cio­nes y su efi­ca­cia de tal ma­ne­ra que hoy se re­quie­re me­nos can­ti­dad de in­gre­dien­te ac­ti­vo que lo usa­do ha­ce una dé­ca­da.

En Gua­te­ma­la, los por­cen­ta­jes de con­su­mo va­rían de acuer­do a la épo­ca, el cli­ma, la pre­sión de pla­gas en­fer­me­da­des y la ma­le­zas, etc., el mer­ca­do re­fle­ja un con­su­mo del 34% de her­bi­ci­das, fren­te al 30% de fun­gi­ci­das, el 30% de in­sec­ti­ci­das y el 6% de otro ti­po de pro­duc­tos, di­jo Jorge Her­nán­dez, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Agre­qui­ma.

En El Sal­va­dor, el por­cen­ta­je ha si­do del 10%, y se ha ca­rac­te­ri­za­do por ser un mer­ca­do muy tra­di­cio­na­lis­ta en­fo­ca­do ma­yor­men­te a gra­nos bá­si­cos, su prin­ci­pal evo­lu­ción es­tá en los her­bi­ci­das pre emer­gen­tes de apli­ca­ción en se­co, di­jo Luis Fer­nan­do Ore­lla­na, Re­gio­nal Crop Ma­na­ger de Bayer.

En Nicaragua, el con­su­mo se vio im­pac­ta­do du­ran­te 2014 -2015 y el in­cre­men­to de las áreas y el vo­lu­men de pro­duc­ción en los prin­ci­pa­les cul­ti­vos fue muy dis­cre­to a con­se­cuen­cia de los es­tra­gos de la se­quía.

“Re­fle­jó un con­su­mo mo­de­ra­do del uso de los bie­nes in­ter­me­dios re­que­ri­dos por la agri­cul­tu­ra co­mo son los fer­ti­li­zan­tes, her­bi­ci­das, fun­gi­ci­das y pes­ti­ci­das”, in­di­có Flor de Ma­ría Ri­vas, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Aso­cia­ción Ni­ca­ra­güen­se de For­mu­la­do­res y Dis­tri­bui­do­res de Agro­quí­mi­cos (Ani­fo­da).

Fer­ti­li­zan­tes

Es­tos han te­ni­do un buen com­por­ta­mien­to de­bi­do a los be­ne­fi­cios que en­tre­gan a los agri­cul­to­res pa­ra me­jo­res ren­di­mien­tos en las co­se­chas y son de los que me­jor cre­ci­mien­to han ex­pe­ri­men­ta­do en los dis­tin­tos paí­ses de Amé­ri­ca Cen­tral.

De acuer­do con Flor de Ma­ría Ri­vas, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Ani­fo­da, los fer­ti­li­zan­tes es­tán en­tre los prin­ci­pa­les agro­quí­mi­cos con me­jor mo­vi­mien­to de ven­tas por los re­sul­ta­dos que en­tre­gan tan­to pa­ra el te­rreno co­mo en los cul­ti­vos y en la ren­ta­bi­li­dad de las co­se­chas.

“Es­tán en­tre los prin­ci­pa­les pro­duc­tos que se co­mer­cia­li­zan en ge­ne­ral, de­bi­do a que una bue­na fer­ti­li­dad del sue­lo pue­de au­men­tar un 50% el ren­di­mien­to del cul­ti­vo y por en­de exis­te una ma­yor opor­tu­ni­dad pa­ra au­men­tar la ren­ta­bi­li­dad pa­ra el agri­cul­tor”, afir­mó Ri­vas.

En los úl­ti­mos cin­co años, el seg­men­to de fer­ti­li­zan­tes ha te­ni­do el me­jor com­por­ta­mien­to en re­la­ción con los de­más pro­duc­tos que se em­plean en las ta­reas agrí­co­las, ase­gu­ró Ir­ving Te­ja­da, ge­ren­te ge­ne­ral de Disagro. “Ha ido ex­pan­dién­do­se y es­tá por en­ci­ma del cre­ci­mien­to de los agro­quí­mi­cos por­que los agri­cul­to­res quie­ren pro­duc­tos más efi­cien­tes”, in­di­có Te­ja­da.

A di­fe­ren­cia de los otros pro­duc­tos, los fer­ti­li­zan­tes se orien­tan a dos usos: pro­tec­ción de cul­ti­vos y pa­ra nu­tri­ción, es­tos úl­ti­mos son los fer­ti­li­zan­tes; los pri­me­ros son her­bi­ci­das fun­gi­ci­das e in­sec­ti­ci­das, se en­fo­can en las en­fer­me­da­des que es­tán tam­bién da­ñan la ca­li­dad co­se­cha, aun­que to­dos son com­ple­men­ta­rios pa­ra evi­tar da­ños.

“El fer­ti­li­zan­te es la co­mi­da del cul­ti­vo, es pa­ra pro­du­cir más; ca­da vez más agri­cul­to­res es­tán uti­li­zán­do­los pa­ra pro­du­cir más en me­nos tie­rra, por ejem­plo, a un 7% al año apro­xi­ma­da­men­te”, agre­gó Te­ja­da.

Por ejem­plo, en Hon­du­ras se ha re­gis­tra­do un cam­bio en el uso de las fór­mu­las me­dian­te la apli­ca­ción de ba­lan­ces nu­tri­cio­na­les a par­tir de la edad fe­no­ló­gi­ca, el ti­po de cul­ti­vo o el ti­po de sue­lo.

“Las mez­clas fí­si­cas han he­cho una dis­rup­ción pa­ra ha­cer el fer­ti­li­zan­te a la me­di­da con al­gu­nas tec­no­lo­gías que pro­te­ge de pér­di­das o el la­va­do, au­men­tan la efi­cien­cia y cau­san me­nos da­ños; lo que se apli­ca es apro­ve­cha­do en ma­yor gra­do en el cul­ti­vo”, se­ña­ló Ro­dol­fo Ru­bio, de Ca­del­ga.

En la ac­tua­li­dad, tan­to los pro­vee­do­res co­mo los agri­cul­to­res ya no so­lo ha­blan de fer­ti­li­za­do MPK, co­mo el ca­so de si­li­cio, de­bi­do a que se in­cor­po­ran de ma­ne­ra ge­ne­ral otros ele­men­tos co­mo el zinc, mag­ne­sio, hie­rro y bo­ro, en­tre otros.

En Gua­te­ma­la, se­gún Héc­tor Her­nán­dez, de Agro­cen­tro, el por­ta­fo­lio de fer­ti­li­zan­tes “in­clu­ye la sa­tis­fac­ción de dos re­que­ri­mien­tos di­fe­ren­tes: Ofer­ta ge­ne­ral de di­fe­ren­tes nu­trien­tes y ofer­ta es­pe­cí­fi­ca de un ele­men­to o nu­trien­te re­que­ri­do”.

De acuer­do con un in­for­me de mer­ca­do que pu­bli­có Lu­cin­tel a fi­na­les del ter­cer tri­mes­tre de 2016, el fu­tu­ro de la in­dus­trial glo­bal de los plaguicidas con oportunidades pa­ra los in­sec­ti­ci­das, fun­gi­ci­das y her­bi­ci­das apun­ta­ba a en­con­trar oportunidades que la lle­va­rán a ge­ne­rar US$ 81.1 mil mi­llo­nes en 2021.

“Se pre­vé que la in­dus­tria mun­dial de plaguicidas crez­ca a una ta­sa com­pues­ta anual del 4.4% en va­lor de 2016 a 2021. Los prin­ci­pa­les vec­to­res de cre­ci­mien­to de es­te mer­ca­do son au­men­to de la po­bla­ción, la dis­po­ni­bi­li­dad li­mi­ta­da de la tie­rra cul­ti­va­ble y el au­men­to de la con­cien­cia de la uti­li­za­ción de pes­ti­ci­das”, di­jo Pr­news­wi­re en una pu­bli­ca­ción.

En Cen­troa­mé­ri­ca, los in­sec­ti­ci­das es­tán cre­cien­do a un rit­mo del 3%, aun­que el con­su­mo no es tan alto de­bi­do a la uti­li­za­ción de re­cur­sos co­mo las co­ber­tu­ras y ma­cro­tú­ne­les que evi­tan el in­gre­so de los in­sec­tos a las áreas de cul­ti­vo.

“En ca­fé, el en­do­sul­fán pa­ra broca prác­ti­ca­men­te es­tá prohi­bi­do a ni­vel mun­dial. Los in­sec­ti­ci­das de ti­po bio­ló­gi­co se han man­te­ni­do”, di­jo Ir­ving Te­ja­da, ge­ren­te ge­ne­ral de Disagro.

En Hon­du­ras, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, el cre­ci­mien­to de es­tos pro­duc­tos fue del 10 al 15% del mer­ca­do de­bi­do al au­men­to del cul­ti­vo de ca­fé a 200.000 hec­tá­reas en 10 años, a 15.000 Ha en ca­ña en los úl­ti­mos 15 años y a unas 25.000 Ha de palma afri­ca­na, en los úl­ti­mos ocho años. “El va­lor del mer­ca­do au­men­tó, aun­que el va­lor por área ha dis­mi­nui­do de­bi­do a in­sec­ti­ci­das no­ve­do­sos”, se­gún Ro­dol­fo Ru­bio, in­ge­nie­ro téc­ni­co en Ca­del­ga.

En tan­to, Agro­cen­tro di­jo que los nue­vos pro­duc­tos in­vo­lu­cran dos o más in­gre­dien­tes ac­ti­vos pa­ra con­tro­lar di­fe­ren­tes ti­pos de in­sec­tos con dis­tin­tos há­bi­tos de ali­men­ta­ción (mas­ti­ca­do­res, mi­na­do­res, chu­pa­do­res, etc.). Las im­por­ta­cio­nes de in­sec­ti­ci­das se ubi­can por de­trás de los fun­gi­ci­das y los her­bi­ci­das.

Pa­ra Ju­lio Quezada, ge­ren­te co­mer­cial agrí­co­la en dis­tri­bu­cio­nes Agroal­fa, los fun­gi­ci­das han evo­lu­cio­na­do a tec­no­lo­gías de pre­ven­ción de en­fer­me­da­des, de la mano de ten­den­cias en el uso de tec­no­lo­gías de pro­duc­tos eco ami­ga­bles, con cer­ti­fi­ca­cio­nes y bio­ló­gi­cos.

“Hay un alto im­pac­to da­do que los agro­quí­mi­cos ga­ran­ti­zan sa­ni­dad des­de que se siem­bra (pla­gas y en­fer­me­da­des en el sue­lo) has­ta la co­se­cha de pro­duc­tos ga­ran­ti­zan­do ren­di­mien­to agrí­co­la y ca­li­dad”, in­di­có Quezada.

En Cos­ta Ri­ca, es­te año en­tró en vi­gen­cia un nue­vo re­gla­men­to pa­ra el re­gis­tro de plaguicidas pa­ra me­jo­rar el re­gis­tro de es­tas sus­tan­cias y lle­var com­pe­ti­ti­vi­dad al sec­tor agro­pe­cua­rio, la sa­lud hu­ma­na, el me­dio am­bien­te y la sa­ni­dad ve­ge­tal.

Por otro la­do, el mo­ni­to­reo de pre­cios en agro­quí­mi­cos del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, In­dus­tria y Co­mer­cio de Cos­ta Ri­ca, has­ta el cuar­to tri­mes­tre de 2016, in­di­có que los in­sec­ti­ci­das con Al­fa Ci­per­me­tri­na y Z Ci­per­me­tri­na tu­vie­ron pre­cios pro­me­dio de US$10 y US$37 por li­tro en tres de cua­tro ser­vi­cios con­sul­ta­dos.

Fun­gi­ci­das

Los fun­gi­ci­das pre­sen­tan nue­vas fa­mi­lias con me­ca­nis­mos de ac­ción efi­cien­te que es­tán dan­do me­jo­res efi­ca­cias y con­trol. En paí­ses co­mo Hon­du­ras, hay una ten­den­cia a usar me­nos do­sis de in­gre­dien­tes ac­ti­vos por con­di­cio­na­mien­tos del mer­ca­do pa­ra lograr me­jo­res pro­duc­tos de ex­por­ta­ción, co­mo el me­lón, que es­tá su­je­to a nor­ma­ti­vas eu­ro­peas, asiá­ti­cas y nor­te­ame­ri­ca­nas.

“La evo­lu­ción de fun­gi­ci­das y tria­zo­les, que tie­nen 30 años de es­tar en el mer­ca­do, ha me­jo­ra­do la for­mu­la­ción y pu­ri­fi­ca­ción del epo­xi­co­na­zol, que es de cuar­ta ge­ne­ra­ción; en los tria­zo­les se ha­bla de cua­tro ge­ne­ra­cio­nes. Ha ha­bi­do una evo­lu­ción en cuan­to al con­trol de la ca­li­dad”, ex­pli­có Ro­dol­fo Ru­bio, de Ca­del­ga.

Agre­gó que los in­gre­dien­tes ac­ti­vos en cuan­to al con­te­ni­do iner­te son mo­lé­cu­las que vie­nen ro­dea­das de isó­me­ros, un me­jor pro­ce­so de sín­te­sis pa­ra pu­ri­fi­car el in­gre­dien­te ac­ti­vo. Por otro la­do, la fa­mi­lia de­ter­mi­na el va­lor del mer­ca­do: el 50% de los fun­gi­ci­das son de la fa­mi­lia de tria­zo­les.

“Pa­ra el ca­so de los fun­gi­ci­das, por ejem­plo, pue­de tra­tar­se a una plan­ta de for­ma cu­ra­ti­va co­mo pre­ven­ti­va. En los ca­sos de her­bi­ci­das, una mez­cla pue­de tra­tar me­jor, con ma­yor efi­ca­cia una eli­mi­na­ción de pla­ga, de­ri­van­do tam­bién en una me­jo­ra de la du­ra­ción del ci­clo de con­trol”, apun­tó Ale­jan­dro Huard, de Agro­cen­tro.

“La ma­yor im­por­ta­ción es de fun­gi­ci­das y her­bi­ci­das, se­gui­dos por in­sec­ti­ci­das de fun­gi­ci­das, un 30%”, in­di­có por su par­te Jorge Her­nán­dez, di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de Agre­qui­ma.

En Nicaragua, los fun­gi­ci­das tu­vie­ron un cre­ci­mien­to de 4 a 5% de­bi­do al in­cre­men­to de la ro­ya en el ca­fé, una si­tua­ción que ha em­pu­ja­do el cre­ci­mien­to en el sec­tor y que en­tre 2014-2015 gol­peó con fuer­za al sec­tor.

Por su par­te, el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría de Cos­ta Ri­ca pre­ten­de ha­cer un uso me­nor de plaguicidas y pa­ra ello, a prin­ci­pios de es­te año, apro­bó un nue­vo re­gla­men­to pa­ra el re­gis­tro de plaguicidas, el cual ad­mi­nis­tra­rá el Sis­te­ma Fi­to­sa­ni­ta­rio del Es­ta­do, per­te­ne­cien­te al mi­nis­te­rio. En las re­gu­la­cio­nes tam­bién par­ti­ci­pa­rán los mi­nis­te­rios de Sa­lud y el de Am­bien­te y Ener­gía.

En­tre tan­to, en el mo­ni­to­reo de pre­cios en agro­quí­mi­cos del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, In­dus­tria y Co­mer­cio cos­ta rri­cen­se, al cuar­to tri­mes­tre de 2016, so­bre­sa­lie­ron los pro­duc­tos con ba­se de Car­ben­da­zim (li­tro) y Man­co­zeb (Kg), con pre­cios pro­me­dio de US$7.38 y US$11.00 res­pec­ti­va­men­te.

Por su par­te, el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo Agro­pe­cua­rio de Pa­na­má con­ta­bi­li­za 510 fun­gi­ci­das con una ca­te­go­ría to­xi­co­ló­gi­ca II y IV, tal co­mo lo se­ña­la la lis­ta de fun­gi­ci­das con re­gis­tro co­mer­cial en di­cho país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.