PA­SOS PA­RA LA RE­PRO­DUC­CIÓN:

Los ex­per­tos re­fie­ren que pa­ra desa­rro­llar­se la re­pro­duc­ción de la ti­la­pia se de­be se­guir los si­guien­tes pa­sos:

Productor Agropecuario - - CIENCIA Y TECNOLOGÍA -

1. RE­CO­LEC­CIÓN DE LAR­VA AL REA­LI­ZAR EL DESOVE:

Al rea­li­zar la hem­bra el desove de la lar­va se pro­ce­de con la re­co­lec­ción de la mis­ma en el es­tan­que, con­si­de­ran­do una acep­ta­ble ca­li­dad de agua pa­ra rea­li­zar es­ta ac­ti­vi­dad (Tem­pe­ra­tu­ra, oxí­geno, ph), fac­to­res co­mo la edad de los re­pro­duc­to­res, la nu­tri­ción, la épo­ca del año son de­ter­mi­nan­tes pa­ra el vi­gor de la re­pro­duc­ción. La re­co­lec­ción se ha­ce en ho­ras de la ma­ña­na, se ha­ce con ma­llas ade­cua­das pa­ra el pro­ce­so, se de­be te­ner cui­da­do de no ha­cer arras­tres lar­gos, de lo con­tra­rio pue­de ha­ber al­ta mor­ta­li­dad y po­ca co­lec­ta.

2. TAN­QUES PA­RA SIEM­BRA DE LAR­VA

Los tan­ques son es­truc­tu­ras de con­cre­to don­de se siem­bra la lar­va que fue re­co­lec­ta­da en la la­gu­na con re­pro­duc­to­res, es­tos tan­ques se en­cuen­tran ba­jo una es­truc­tu­ra ti­po in­ver­na­de­ro, cuen­tan con sis­te­mas de ai­rea­ción, ca­le­fac­ción am­bien­tal, en­tra­da y sa­li­da de agua, to­do es­to per­mi­te te­ner un am­bien­te con­tro­la­do pa­ra así po­der ase­gu­rar una me­jor so­bre­vi­ven­cia en los ale­vi­nes. Los ale­vi­nes per­ma­ne­cen 10-20 días en los tan­ques, don­de a par­tir del pri­mer día se co­mien­za el pro­ce­so de re­ver­sión se­xual, al ter­mi­nar los 20 días son co­se­cha­dos y se tras­la­dan a ha­pas den­tro de la­gu­nas con un pe­so de 0.1-0.3 gr

3. SIEM­BRA EN HA­PAS DEN­TRO DE LA­GU­NA

Las ha­pas son re­des muy fi­nas las cua­les tie­nen el ob­je­ti­vo de con­fi­nar a los peces pa­ra su pos­te­rior cre­ci­mien­to y desa­rro­llo, la lar­va es sem­bra­da a 0.100.30 gra­mos has­ta al­can­zar un pe­so de 1 a 3 gra­mos pa­ra su en­vió a los cen­tros de en­gor­de, los ale­vi­nes per­ma­ne­cen 40-50 días en las ha­pas. La can­ti­dad de ha­pas por la­gu­na de­pen­de de las di­men­sio­nes de la la­gu­na, así tam­bién del flu­jo de ale­vi­nes re­que­ri­do. Pa­ra apro­ve­cha­mien­to de in­fra­es­truc­tu­ra e in­ten­si­fi­ca­ción de la pro­duc­ción de 50,000 y 40,000 ale­vi­nes/ha­pa, en épo­ca ca­lien­te y en fun­ción de re­duc­ción de in­ven­ta­rio de se­gu­ri­dad la den­si­dad cam­bia a 30,000/35,000 ale­vi­nes/ha­pa.

4. PRO­CE­SO DE RE­VER­SIÓN SE­XUAL:

Es­te es el pe­rio­do don­de se tra­tan los ale­vi­nes con hor­mo­nas pa­ra po­der ob­te­ner po­bla­cio­nes de peces 100% ma­chos, el cul­ti­vo co­mer­cial de ti­la­pia re­quie­re eli­mi­nar por com­ple­to la re­pro­duc­ción de los peces en la fa­se de en­gor­de, la hor­mo­na uti­li­za­da es la 17-al­fa-me­til-tes­tos­te­ro­na, la cual es una hor­mo­na so­lu­ble en al­cohol, es­ta hor­mo­na es ad­mi­nis­tra­da vía oral a los peces, es de­cir, mez­cla­da con el ali­men­to.

5. ALI­MEN­TA­CIÓN

Se em­plea la ali­men­ta­ción ar­ti­fi­cial en el cul­ti­vo, lla­ma­mos ali­men­to ar­ti­fi­cial por­que es­te es ofre­ci­do a los peces pa­ra in­cre­men­tar el ni­vel de pro­duc­ción, es­tas die­tas con­tie­nen to­dos los nu­trien­tes e in­gre­dien­tes pa­ra sa­tis­fa­cer to­tal­men­te los re­que­ri­mien­tos nu­tri­ti­vos del pez a lar­go pla­zo. Los ale­vi­nes re­quie­ren una ma­yor can­ti­dad de ali­men­to en re­la­ción a su pe­so cor­po­ral que peces más gran­des, con­si­de­ran­do el por­cen­ta­je de pro­teí­na co­mo un fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra los di­fe­ren­tes es­ta­dios de la ti­la­pia. La ta­sa de ali­men­ta­ción de la lar­va en los tan­ques de con­cre­to es del 25%, al ser co­se­cha­da y tras­la­da­da al sec­tor de ha­pas en la­gu­nas la ta­sa de ali­men­ta­ción pa­sa a ser del 9%.

6. ME­DI­CIÓN DE OXIGENO Y TEM­PE­RA­TU­RA

Se ini­cia to­man­do lec­tu­ras en pun­tos más cer­ca­nos a la orilla de la la­gu­na, el oxí­geno y tem­pe­ra­tu­ra se mide du­ran­te el día y la no­che, los da­tos son gra­fi­ca­dos y ana­li­za­dos pa­ra de­ter­mi­nar ten­den­cias.

7. IN­CU­BA­CIÓN DE HUE­VOS

Los hue­vos tam­bién pue­den ser in­cu­ba­dos ar­ti­fi­cial­men­te, la in­cu­ba­ción ar­ti­fi­cial es una téc­ni­ca que per­mi­te imi­tar el pa­pel que ha­ce la hem­bra en el pro­ce­so na­tu­ral, la in­cu­ba­do­ra re­ci­be un flu­jo de agua oxi­ge­na­da y lim­pia, per­mi­tien­do man­te­ner los hue­vos en mo­vi­mien­to len­to y cons­tan­te. Los hue­vos en desa­rro­llo du­ran­te el pro­ce­so de in­cu­ba­ción, ne­ce­si­tan agua con una ri­ca con­cen­tra­ción de oxí­geno, arriba de 4-5 ppm, no po­de­mos ol­vi­dar la tem­pe­ra­tu­ra del agua, va­lo­res me­no­res a 24 gra­dos cen­tí­gra­dos y arriba de 35 gra­dos cen­tí­gra­dos pue­den de­jar al­tas mor­ta­li­da­des, el cre­ci­mien­to óp­ti­mo se ob­tie­ne en­tre 28 y 30 gra­dos cen­tí­gra­dos. El ph del agua de­be de es­tar en­tre 6.5 y 7.5, ni­ve­les de­ba­jo de 4.5 y arriba de 8.5 pue­den cau­sar mor­ta­li­da­des ele­va­das. Es una téc­ni­ca que me­jo­ra la pro­duc­ti­vi­dad, ya que na­tu­ral­men­te las hem­bras no ha­cen las pues­tas en for­ma sin­cro­ni­za­da, al lograr in­cu­bar em­brio­nes de la mis­ma edad, o con di­fe­ren­cias de eda­des muy cor­tas, po­dre­mos ob­te­ner ale­vi­nes con di­fe­ren­cias de ta­ma­ño mí­ni­mas, sin em­bar­go se re­quie­re una in­fra­es­truc­tu­ra ade­cua­da pa­ra po­der im­ple­men­tar el sis­te­ma de in­cu­ba­ción, lo cual re­pre­sen­ta una con­si­de­ra­ble in­ver­sión de ca­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.