MA­QUI­NA­RIA Y EQUI­PO

BLO­QUES NU­TRI­CIO­NA­LES HA­CEN FREN­TE A LA SE­QUÍA

Productor Agropecuario - - CONTENIDO - Por Shei­la Sal­ga­do / shei­la.sal­ga­do@gru­po­cer­ca.com

Mse­quía iti­gar el dé­fi­cit de ali­men­ta­ción en los ru­mian­tes du­ran­te épo­cas de

ha obli­ga­do a los pro­duc­to­res de la re­gión a in­cre­men­tar el uso de su­ple­men­tos ali­men­ti­cios, por lo que es ca­da vez ma­yor en las fin­cas la uti­li­za­ción de blo­ques nu­tri­cio­na­les .

De­bi­do al im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co y a los pro­lon­ga­dos me­ses de se­quía los re­cur­sos fo­rra­je­ros dis­mi­nu­yen tan­to en can­ti­dad co­mo en ca­li­dad, por lo que en es­te pe­río­do es ne­ce­sa­rio uti­li­zar su­ple­men­tos que su­mi­nis­tren la ali­men­ta­ción que re­quie­re el ani­mal.

La zoo­tec­nis­ta Ma­ría Nury To­ro, del de­par­ta­men­to de Ga­na­do Ma­yor del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Ga­na­de­ría y Ali­men­ta­ción (MAGA) de Gua­te­ma­la, ex­pli­ca que los blo­ques nu­tri­cio­na­les son un su­ple­men­to ali­men­ti­cio ba­lan­cea­do, en for­ma só­li­da, que su­mi­nis­tra a los ru­mian­tes di­ver­sas sus­tan­cias nu­tri­ti­vas, co­mo pro­teí­nas, mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas .

El ex­per­to Ti­to Fa­ri­ñas se­ña­la que, pa­ra mi­ti­gar el dé­fi­cit de ali­men­ta­ción du­ran­te las épo­cas se­cas, los pro­duc­to­res re­cu­rren ha­bi­tual­men­te al uso de ras­tro­jos agrí­co­las, pas­tos de cor­te ge­ne­ral­men­te en un es­ta­do de ma­du­rez muy avan­za­do y al pas­to­reo li­bre en po­tre­ros don­de só­lo es­tán dis­po­ni­bles pas­tos se­cos o fo­rra­jes re­si­dua­les. Es­tos ma­te­ria­les se ca­rac­te­ri­zan por po­seer un al­to con­te­ni­do de fi­bra y ba­jo con­te­ni­do de pro­teí­na cru­da y mi­ne­ra­les; lo que ha­ce ne­ce­sa­rio su­ple­men­tar la ali­men­ta­ción de los ru­mian­tes con pro­duc­tos que to­men en cuen­ta las par­ti­cu­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas de su fi­sio­lo­gía di­ges­ti­va.

Los su­ple­men­tos de­ben ade­más con­tri­buir a me­jo­rar la efi­cien­cia del uso de los re­cur­sos fi­bro­sos de ba­ja ca­li­dad, que son prác­ti­ca­men­te los úni­cos ali­men­tos dis­po­ni­bles en los pe­río­dos crí­ti­cos.

De acuer­do con la ex­per­ta del MAGA, en la ma­yo­ría de los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos, los pro­duc­to­res op­tan por la ela­bo­ra­ción ma­nual de los su­ple­men­tos, “Has­ta el mo­men­to en Gua­te­ma­la se tra­ba­ja en for­ma ar­te­sa­nal, acá no se uti­li­zan equi­pos in­dus­tria­les”. Los im­ple­men­tos uti­li­za­dos in­clu­yen: ba­lan­zas, pa­las y bal­des o ti­nas pa­ra ha­cer las mez­clas.

El De­par­ta­men­to de Ex­ten­sión Agro­pe­cua­ria del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría (MAG) de Cos­ta Ri­ca, re­co­mien­da que pa­ra la pre­pa­ra­ción del blo­que se de­be dis­po­ner de: su fór­mu­la, una ro­ma­na y, si ya se tie­ne de­fi­ni­do el ta­ma­ño del blo­que, con el pe­so y el vo­lu­men de los in­gre­dien­tes, los en­va­ses con los ta­ma­ños ade­cua­dos.

Ade­más es ne­ce­sa­rio, agre­ga el en­te, un re­ci­pien­te pa­ra mez­clar, que pue­de ser un me­dio es­ta­ñón o una pa­lan­ga­na gran­de, en­tre otros; y los mol­des o re­ci­pien­tes don­de se de­ja­rán los blo­ques du­ran­te los pri­me­ros días, que pue­den ser de ca­jas de car­tón, plás­ti­co o ma­ce­te­ros ba­ra­tos.

Es­tos blo­ques son sa­bro­sos pa­ra los ani­ma­les, no ge­ne­ran des­per­di­cios, se pue­den al­ma­ce­nar y su trans­por­te es fá­cil.

En cuan­to al con­su­mo, la zoo­tec­nis­ta To­ro in­di­có que, co­mo su­ce­de con cual­quier ali­men­to nue­vo, los ani­ma­les apren­den a con­su­mir los blo­ques nu­tri­cio­na­les, de tal for­ma que cuan­do ya se acos­tum­bra­ron con­su­men de 300 a 400 gra­mos dia­rios por ani­mal los bo­vi­nos y ovi­nos y de 100-200 gra­mos los ca­pri­nos.

Tam­bién re­cor­dó que exis­ten al­gu­nas li­mi­tan­tes en el uso de es­tos su­ple­men­tos, pues es­tos se ne­ce­si­tan so­lo si tie­nen ni­tró­geno no proteico co­mo la urea, ex­cre­ta de aves o amo­nía­co. In­sis­tió que no pue­den re­em­pla­zar la fal­ta de fo­rra­jes, es de­cir, que “se re­quie­re el uso de fo­rra­jes co­mo ba­se de la ali­men­ta­ción, por­que son ani­ma­les ru­mian­tes”.

Aña­dió que “hay que te­ner mu­cho cui­da­do con los ter­ne­ros pe­que­ños que aún no han desa­rro­lla­do el ru­men y con los equi­nos, ya que es­tos ani­ma­les no pue­den con­su­mir urea”.

Los ex­per­tos sos­tie­nen que un pro­duc­tor, an­tes de de­ci­dir­se a fa­bri­car los blo­ques, de­be te­ner en cuen­ta que es­tos son un su­ple­men­to y co­mo tal so­lo sir­ven pa­ra brin­dar­le al ani­mal al­gu­nos nu­trien­tes es­ca­sos en la fin­ca.

Re­co­mien­dan ade­más no ha­cer­se gran­des ilu­sio­nes con los blo­ques, pues la pro­duc­ción de car­ne o le­che va a de­pen­der de mu­chos fac­to­res, co­mo la ge­né­ti­ca, la nu­tri­ción, la sa­ni­dad y el ma­ne­jo.

Ase­gu­ra­ron que el su­ple­men­to es ape­nas un coad­yu­van­te de una lar­ga ca­de­na de re­qui­si­tos que se de­ben cum­plir pa­ra lle­gar a la ex­ce­len­cia pro­duc­ti­va.

li­na de arroz. Ya que to­das son fuen­tes de al­mi­dón y la se­mo­li­na es ade­más una fuen­te de gra­sa.

FUEN­TE DE NI­TRÓ­GENO NO PROTEICO (NNP)

De acuer­do con la in­ves­ti­ga­ción del Catie, las bac­te­rias ru­mi­na­les son ca­pa­ces de usar fuen­tes de ni­tró­geno no proteico pa­ra la sín­te­sis de pro­teí­na mi­cro­bia­na. Por eso se pue­de usar la urea. Al lle­gar es­te com­pues­to al ru­men, li­be­ra amo­nio, el cual es un nu­trien­te esen­cial pa­ra el cre­ci­mien­to de las bac­te­rias que contiene, lo que da co­mo re­sul­ta­do me­jo­ras en el con­su­mo y la di­ges­ti­bi­li­dad de los fo­rra­jes de ba­ja ca­li­dad.

Sin em­bar­go, se re­co­mien­da que no usar más del 10% de urea en la pre­pa­ra­ción de los blo­ques. Por otra par­te, se pue­de sus­ti­tuir has­ta una quin­ta par­te de la urea con sul­fa­to de amo­nio, el cual apor­ta ade­más azu­fre a la die­ta, un nu­trien­te que va a ayu­dar al me­jor de­sa­rro­llo de las bac­te­rias del ru­men y, por en­de, a que se sin­te­ti­ce más pro­teí­na mi­cro­bial.

FUEN­TES DE PRO­TEÍ­NA

El es­tu­dio re­fie­re que exis­ten mu­chos sub­pro­duc­tos que son uti­li­za­dos co­mo fuen­te de pro­teí­na en los blo­ques, de los cua­les son va­rios los que pue­den apor­tar pro­teí­nas que es­ca­pan de la de­gra­da­ción ru­mi­nal.

Es así que en­tre las fuen­tes pro­tei­cas usa­das en la pre­pa­ra­ción, se tie­nen las se­mi­llas en­te­ras y ha­ri­nas o tor­tas de al­gu­nas olea­gi­no­sas, co­mo el al­go­dón, ma­ní y ajon­jo­lí, pues apor­tan gra­sas que dan una ener­gía ex­tra al ani­mal.

En la fin­ca tam­bién se pue­den usar ho­jas y fru­tos de le­gu­mi­no­sas (gli­ri­ci­dia, leu­cae­na, craty­lia, aca­cia, gan­dul, gua­na­cas­te, en­tre otros), ho­jas de ár­bo­les y ar­bus­tos fo­rra­je­ros no le­gu­mi­no­sos, pe­ro que po­sean ni­ve­les de pro­teí­na ma­yo­res al 14%. Se de­ben tra­tar las ho­jas co­mo cuan­do se pre­pa­ra heno y ase­gu­rar­se de que no desa­rro­llen hongos. Si es po­si­ble con­vie­ne pi­car­las fi­na­men­te e in­clu­so mo­ler­las pa­ra pro­du­cir ha­ri­na.

FI­BRA DE SO­POR­TE

Se es­ta­ble­ce que hay sub­pro­duc­tos se pue­den usar co­mo fi­bra de so­por­te en la for­mu­la­ción de los blo­ques, co­mo ser; las cas­ca­ri­llas de di­fe­ren­tes se­mi­llas de so­ya, al­go­dón, arroz, la tu­sa de maíz, el heno de pas­to cor­ta­do o el ba­ga­ci­llo de ca­ña mo­li­do.

Se re­co­mien­da evi­tar el uso de la so­ya en grano, mo­li­da o en ha­ri­na, pues po­see una en­zi­ma lla­ma­da urea­sa, que ac­túa so­bre la urea pro­vo­can­do su des­com­po­si­ción rá­pi­da li­be­ran­do amo­nio, con lo cual no só­lo se pier­de mu­cho ni­tró­geno sino que el amo­nia­co li­be­ra­do pro­vo­ca la irri­ta­ción de las mu­co­sas y la in­co­mo­di­dad de los ope­ra­rios. El ni­vel de in­clu­sión en las fór­mu­las no de­be ser ma­yor al 3 o 5%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.