IN­DUS­TRIA ALI­MEN­TA­RIA

MÁS ALLÁ DE UNA ETI­QUE­TA

Productor Agropecuario - - CONTENIDO -

Ha­ce más de 40 años, se es­cu­chó el pri­mer ¡pip! en un su­per­mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se y fue una ca­ja de chi­cles de 67 cen­ta­vos de dó­lar la que re­ci­bió a es­te alia­do del co­mer­cio mun­dial. Su ma­yor re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal, se ba­sa en el im­pac­to que ha te­ni­do co­mo fa­ci­li­ta­dor de las ta­reas co­mer­cia­les.

Pa­ra mu­chos ex­per­tos, la vi­da sin có­di­gos de ba­rras se­ría un ver­da­de­ro caos mun­dial. Si por un día los pro­duc­tos no pu­die­ran ser es­ca­nea­dos, es de­cir, se de­ja­ran de rea­li­zar las más de cin­co bi­llo­nes de transac­cio­nes que se efec­túan dia­ria­men­te en el mun­do, pro­vo­ca­ría largas fi­las en las ca­jas de los su­per­mer­ca­dos u otros co­mer­cios de­ta­llis­tas, pues los ca­je­ros ten­drían que mar­car ma­nual­men­te to­dos los dí­gi­tos del có­di­go de ba­rras de ca­da ar­tícu­lo o bien los pre­cios del ar­tícu­lo.

La eti­que­ta es un alia­do pa­ra el mer­ca­do na­cio­nal y global que bus­ca ser más efi­cien­te y au­to­ma­ti­za­do, in­de­pen­dien­te­men­te de si es fa­bri­can­te, dis­tri­bui­dor, de­ta­llis­ta o bien otro ac­tor den­tro de la ca­de­na de abas­te­ci­mien­to.

Es­te có­di­go es un sím­bo­lo com­pues­to por una se­rie de ba­rras os­cu­ras y es­pa­cios cla­ros pa­ra­le­los en­tre sí y de an­chos va­ria­bles, es ca­paz de por­tar di­fe­ren­tes iden­ti­fi­ca­cio­nes. La más am­plia­men­te uti­li­za­da al­re­de­dor del mun­do es el Nú­me­ro Global de Iden­ti­fi­ca­ción Co­mer­cial o GTIN, co­mo se le co­no­ce téc­ni­ca­men­te por sus si­glas en in­glés, la cual es úni­ca y no am­bi­gua pa­ra ar­tícu­los co­mer­cia­les (pro­duc­tos), de es­ta ma­ne­ra ca­da ar­tícu­lo de­be te­ner su pro­pio có­di­go y con­for­me se creen nue­vos ar­tícu­los ca­da uno de ellos ten­drá un GTIN dis­tin­to, es de­cir, fun­cio­na co­mo la cé­du­la de iden­ti­dad del pro­duc­to.

En el pro­ce­so de eti­que­ta­do es im­por­tan­te con­si­de­rar la in­clu­sión de los có­di­gos de ba­rras, por los be­ne­fi­cios que apor­ta pa­ra to­dos los in­vo­lu­cra­dos de la ca­de­na de su­mi­nis­tro y que día con día trans­for­man la ma­ne­ra de

tra­ba­jar y vi­vir de mi­llo­nes de per­so­nas.

El có­di­go de ba­rras abre las puer­tas mun­dia­les a em­pre­sas de to­dos los ta­ma­ños y sec­to­res, ya que al tra­tar­se de un es­tán­dar in­ter­na­cio­nal les per­mi­te ven­der su pro­duc­to a di­ver­sos so­cios de ne­go­cios al­re­de­dor del mun­do.

Ade­más, pa­ra los de­ta­llis­tas per­mi­te un re­gis­tro más rá­pi­do de las ven­tas, con­trol exac­to de los pro­duc­tos que se ven­den, co­no­ci­mien­to de los gus­tos y pre­fe­ren­cias de los con­su­mi­do­res y la rea­li­za­ción de pe­di­dos a los pro­vee­do­res ajus­ta­dos a la de­man­da.

A la in­dus­tria en ge­ne­ral se be­ne­fi­cia en al co­lo­car y ven­der el pro­duc­to en el mer­ca­do lo­cal e in­ter­na­cio­nal, me­jo­rar el con­trol de pro­duc­ción, in­ven­ta­rios, al­ma­ce­na­mien­to y dis­tri­bu­ción y au­to­ma­ti­zar el re­ci­bo de las ór­de­nes de com­pra.

Ru­ta a se­guir

El pa­so pri­mor­dial que de­be dar una em­pre­sa si re­quie­re có­di­go de ba­rras, es acer­car­se a la ofi­ci­na GS1 lo­ca­li­za­da en su país, úni­ca au­to­ri­za­da pa­ra ad­mi­nis­trar y asig­nar el có­di­go de ba­rras es­tán­dar GS1 acep­ta­do mun­dial­men­te y la cual le fa­ci­li­ta­rá la in­for­ma­ción ofi­cial so­bre el te­ma.

Los es­tán­da­res GS1, en­tre ellos, el Có­di­go de Ba­rras, re­pre­sen­tan un im­por­tan­te be­ne­fi­cio pa­ra las em­pre­sas, al aho­rrar mi­llo­nes de co­lo­nes, evi­tan­do pér­di­das y fal­tan­tes de pro­duc­tos.

De es­ta ma­ne­ra, las com­pa­ñías pue­den con­tar con un in­ven­ta­rio cla­ro y pla­ni­fi­car ade­cua­da­men­te las com­pras, gra­cias a una au­to­ma­ti­za­ción en sus pro­ce­sos lo­gís­ti­cos.

Ade­más de to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas y be­ne­fi­cios ex­pues­tos, exis­te una se­rie de me­jo­res prác­ti­cas pa­ra la co­rrec­ta im­pre­sión del có­di­go de ba­rras en la eti­que­ta o em­pa­que del pro­duc­to, con el ob­je­ti­vo de cum­plir con el prin­ci­pio uni­ver­sal de ser leí­do en la pri­me­ra vez que pa­se por el es­cá­ner.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.