AGRONEGOCIOS

SEC­TOR AGRÍ­CO­LA Y SU NE­CE­SI­DAD DE VA­LOR AGRE­GA­DO

Productor Agropecuario - - CONTENIDO - Por Boris Rios / boris.rios@gru­po­cer­ca.com

Cuan­do pre­pa­ra­ba su te­sis uni­ver­si­ta­ria una idea re­vo­lo­tea­ba en la men­te de la es­tu­dian­te Sa­ra Pit­ti: crear su pro­pia em­pre­sa y dar va­lor agre­ga­do al pro­duc­to agrí­co­la que abun­da­ba en su fin­ca. Hoy es la ge­ren­te ge­ne­ral de Ali­men­tos Mon­te Li­rio, una em­pre­sa de­di­ca­da a la fa­bri­ca­ción de ta­ja­das de plá­tano con di­fe­ren­tes sa­bo­res.

La agroin­dus­tria del plá­tano re­pre­sen­ta una al­ter­na­ti­va pa­ra agre­gar va­lor a la pro­duc­ción agrí­co­la, ca­da vez más afec­ta­da por las pér­di­das pos co­se­chas y la ba­ja pro­duc­ti­vi­dad. Ac­tual­men­te Pit­ti se pro­po­ne di­ver­si­fi­car su lí­nea de pro­duc­tos, pa­ra in­cluir la yu­ca, ade­más de em­pa­car sus pro­duc­tos en di­fe­ren­tes ta­ma­ños.

La agre­ga­ción de va­lor a lo lar­go de las ca­de­nas agro­pro­duc­ti­vas es un as­pec­to es­tra­té­gi­co, ya que me­jo­ra las con­di­cio­nes de co­mer­cia­li­za­ción, la ca­li­dad, la va­rie­dad y la se­gu­ri­dad del pro­duc­to, co­mo así tam­bién el ac­ce­so al con­su­mi­dor. Su pro­mo­ción de­be­ría tra­du­cir­se en más y me­jo­res em­pleos, ma­yo­res in­ver­sio­nes y un me­jor uso de los re­cur­sos na­tu­ra­les. Sin em­bar­go, en Cen­troa­mé­ri­ca to­da­vía se ne­ce­si­ta trans­for­mar los pro­duc­tos ali­men­ta­rios, con­ver­tir­los y dar­les va­lor, pa­ra ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo y el ac­ce­so a mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

Los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, co­mo el Pro­gra­ma de Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Agri­cul­tu­ra y Ali­men­ta­ción (FAO), el Ins­ti­tu­to In­te­ra­me­ri­cano de Coo­pe­ra­ción pa­ra la Agri­cul­tu­ra (IICA) y la Co­mi­sión

La agre­ga­ción de va­lor a lo lar­go de las ca­de­nas agro­pro­duc­ti­vas me­jo­ra las con­di­cio­nes de co­mer­cia­li­za­ción, ca­li­dad, va­rie­dad y se­gu­ri­dad del pro­duc­to, así co­mo el ac­ce­so al con­su­mi­dor.

Eco­nó­mi­ca pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be (Ce­pal); sos­tie­nen que pa­ra man­te­ner e in­cre­men­tar la com­pe­ti­ti­vi­dad re­gio­nal se de­ben for­ta­le­cer los sis­te­mas de in­no­va­ción, pro­mo­ver la agre­ga­ción de va­lor y la di­fe­ren­cia­ción a par­tir de fac­to­res am­bien­ta­les, te­rri­to­ria­les o cul­tu­ra­les, ade­más de for­ta­le­cer la vin­cu­la­ción de la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar con los mer­ca­dos.

Uno de los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les es que el con­su­mi­dor per­ci­ba la ca­li­dad del pro­duc­to y es­té dis­pues­to a pa­gar un me­jor pre­cio por ese va­lor agre­ga­do.

“La le­che tie­ne un al­to im­pac­to en el de­sa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co del país, ya que es el me­jor ejem­plo de un en­ca­de­na­mien­to pro­duc­ti­vo ren­ta­ble, en el que la ma­te­ria pri­ma es lo­cal y se le com­pra a los pro­duc­to­res; pe­ro lue­go se le da un va­lor agre­ga­do me­dian­te la ela­bo­ra­ción de los pro­duc­tos de­ri­va­dos, co­mo la le­che sa­bo­ri­za­da, el yo­gurt y los que­sos”, afir­mó el Ing. Víc­tor Pé­rez de Pro­duc­tos Lác­teos San An­to­nio S. A.

Hay di­fe­ren­tes ma­ne­ras de ven­der a los su­per­mer­ca­dos, aun­que por lo ge­ne­ral se lo ha­ce a tra­vés de in­ter­me­dia­rios que, en al­gu­nas oca­sio­nes, ge­ne­ran un va­lor agre­ga­do al re­co­ger el pro­duc­to, la­var­lo, em­pa­car­lo y en­tre­gar­lo. Pe­ro por lo ge­ne­ral so­lo ne­go­cian la com­pra de los pro­duc­tos y los en­tre­gan en los su­per­mer­ca­dos.

El mer­ca­do mar­ca la ru­ta

Se­gún un aná­li­sis rea­li­za­do por la fir­ma Eu­ro­mo­ni­tor In­ter­na­cio­nal, en los pró­xi­mos años la de­man­da de pro­duc­tos va a es­tar mar­ca­da por las si­guien­tes ten­den­cias de con­su­mo: la bús­que­da de va­lo­res, la cau­te­la en el uso del cré­di­to, el po­der del con­su­mi­dor, el con­su­mis­mo mul­ti­cul­tu­ral, la lu­cha con­tra la obe­si­dad, el cam­bio de ac­ti­tud con res­pec­to al en­ve­je­ci­mien­to, el con­su­mo ba­sa­do en la ex­pe­rien­cia, el in­cre­men­to de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, la re­duc­ción en el uso de pro­duc­tos quí­mi­cos y el “co­coo­ning” mó­vil.

Es­tas ten­den­cias in­cre­men­tan la im­por­tan­cia del va­lor agre­ga­do en los pro­duc­tos agrí­co­las co­mo un di­fe­ren­cia­dor sus­tan­cial en ma­te­ria de com­pe­ti­ti­vi­dad.

En el mer­ca­do agroa­li­men­ta­rio con­vie­ne dis­tin­guir en­tre los pro­duc­tos fres­cos y los pro­ce­sa­dos, ya que am­bos tie­nen dis­tin­tos com­por­ta­mien­tos en tér­mi­nos de es­ta­bi­li­dad, vo­lu­men y pre-

cio, se­ña­la “Un Ma­nual de Ca­pa­ci­ta­ción: Agre­ga­ción de va­lor a pro­duc­tos de ori­gen agro­pe­cua­rio” rea­li­za­do por IICA.

Es­to in­ci­de di­rec­ta­men­te en el va­lor agre­ga­do que se le pue­de dar a los di­fe­ren­tes pro­duc­tos. Por ejem­plo, pa­ra de­ci­dir el ni­vel de pro­ce­sa­mien­to con­ve­nien­te se de­ben co­no­cer la de­man­da del mer­ca­do y las ca­rac­te­rís­ti­cas del pro­duc­to. Mu­chas ve­ces, pe­ro no en to­dos los ca­sos, un ma­yor ni­vel de pro­ce­sa­mien­to co­rres­pon­de a un ma­yor va­lor agre­ga­do, pe­ro se de­be te­ner en cuen­ta que la ma­yor com­ple­ji­dad in­cre­men­ta­rá los re­que­ri­mien­tos en ma­te­ria de in­ver­sión, tec­no­lo­gía y ges­tión.

No obs­tan­te, fren­te a la ac­tual di­ná­mi­ca del mer­ca­do, la pro­duc­ción y las ex­por­ta­cio­nes de­ben orien­tar­se a la co­mer­cia­li­za­ción de ar­tícu­los con ma­yor va­lor agre­ga­do y de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co.

Los pro­ce­sos agroin­dus­tria­les per­mi­ten agre­gar va­lor a los pro­duc­tos agro­pe­cua­rios me­dian­tes ope­ra­cio­nes sen­ci­llas, co­mo la se­lec­ción, el lavado y la cla­si­fi­ca­ción; o más es­pe­cia­li­za­das, co­mo la con­ser­va­ción, la trans­for­ma­ción, el en­va­sa­do, el trans­por­te y la co­mer­cia­li­za­ción.

Es im­por­tan­te, an­tes de ini­ciar un pro­yec­to agroin­dus­trial o ex­pan­dir una lí­nea de pro­duc­ción, co­no­cer el mer­ca­do, lo cual es pun­to de par­ti­da pa­ra jus­ti­fi­car cual­quier ini­cia­ti­va. “Uno de los re­qui­si­tos prin­ci­pa­les que exi­gen los su­per­mer­ca­dos es la cla­si­fi­ca­ción de los pro­duc­tos en ta­ma­ños pe­que­ños, me­dia­nos y gran­des. Ca­da uno tie­ne su mer­ca­do, por ejem­plo, la pa­pa pe­que­ña se usa pa­ra el con­su­mo ma­si­vo en tien­das, la gran­de es usa­da pa­ra los asa­dos y la pe­que­ña pa­ra las en­sa­la­das. Por ello es im­por­tan­te em­pa­car­las de acuer­do al ta­ma­ño y que no ven­ga mez­cla­da, lo que no es ade­cua­do des­de el pun­to de vis­ta co­mer­cial”, ex­pli­có Iván Ríos, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Co­mer­cian­tes de Ví­ve­res de Pa­na­má (Aco­vi­pa).

El mer­ca­do de pro­duc­tos con­ge­la­dos se per­fi­la con un gran po­ten­cial de cre­ci­mien­to, pe­ro tie­ne que me­jo­rar su ima­gen de ca­li­dad fren­te al de los pro­duc­tos fres­cos. Las in­no­va­cio­nes en el em­pa­que, las tec­no­lo­gías em­plea­das y los for­ma­tos de ven­ta al por me­nor son una es­tra­te­gia co­rrec­ta pa­ra au­men­tar su con­su­mo.

Los ali­men­tos des­hi­dra­ta­dos tam­bién tie­nen bue­nas pers­pec­ti­vas. En es­pe­cial se pre­vé un au­men­to en la de­man­da de fru­tas y hortalizas des­hi­dra­ta­das; de ahí que es­te mé­to­do pa­re­ce ser una bue­na op­ción pa­ra aña­dir va­lor a las ma­te­rias pri­mas. La des­hi­dra­ta­ción, que es un mé­to­do de pro­ce­sa­mien­to im­por­tan­te en la in­dus­tria de ali­men­tos, tie­ne ba­jos cos­tos de pro­duc­ción , los equi­pos no son so­fis­ti­ca­dos, el em­pa­que y la dis­tri­bu­ción son re­la­ti­va­men­te sen­ci­llos y los pro­duc­tos no de­man­dan mu­cho es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to.

Los ali­men­tos pre­co­ci­na­dos o lis­tos pa­ra co­mer han ga­na­do te­rreno por cues­tio­nes de­mo­grá­fi­cas y por el au­men­to de los in­gre­sos de los con­su­mi­do­res. Uno de los re­tos que en­fren­ta­rán las agroem­pre­sas pe­que­ñas y me­dia­nas que quie­ran in­gre­sar a es­te mer­ca­do es la in­ver­sión en tec­no­lo­gía e in­no­va­ción pa­ra desa­rro­llar nue­vos pro­duc­tos. Por ejem­plo, el re­gis­tro sa­ni­ta­rio es una lla­ve de en­tra­da; sin él di­fí­cil­men­te se po­drán es­ta­ble­cer re­la­cio­nes co­mer­cia­les for­ma­les con las gran­des ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos.

El em­pa­que y eti­que­ta­do es otro re­to que de­ben en­ca­rar en con­jun­to las py­mes (in­clu­yen­do a los pro­duc­to­res) y las gran­des ca­de­nas, tan­to pa­ra ha­cer atrac­ti­vo el pro­duc­to co­mo pa­ra cum­plir con las re­gu­la­cio­nes y los as­pec­tos lo­gís­ti­cos de al­ma­ce­na­je y ex­hi­bi­ción.

Ca­fé, aro­ma que cru­za fron­te­ras

Du­ran­te la pa­sa­da fe­ria co­mer­cial es­pe­cia­li­za­da World of Cof­fee 2016 (SCAE 2016), ce­le­bra­da en Du­blín, Ir­lan­da, en el ca­fé es­pe­cial pa­na­me­ño, que man­tie­ne su li­de­raz­go en el sec­tor, se des­ta­có la in­no­va­ción que en­ca­ra­ron los ex­por­ta­do­res, al pre­sen­tar pro­pues­tas de pro­duc­tos de­ri­va­dos del ca­fé con va­lor agre­ga­do, co­mo es el ca­so del té de cás­ca­ra de ca­fé geis­ha.

Igual­men­te, mu­chos pro­duc­to­res han op­ta­do por dar­le va­lor agre­ga­do a su ca­fé, pa­ra lo cual han in­gre­sa­do al mer­ca­do del pre­pa­ra­do pa­ra con­su­mo in­me­dia­to. Un ejem­plo de ello es Cof­fee Hat, que na­ció co­mo una co­lec­ción ex­clu­si­va de ca­fés es­pe­cia­les ofre­ci­dos al mer­ca­do en un for­ma­to con­tem­po­rá­neo y en lí­nea con las exi­gen­cias de prac­ti­ci­dad de con­su­mo de las fa­mi­lias y las ofi­ci­nas mo­der­nas y ace­le­ra­das. “El con­su­mo de ca­fé en Europa se es­tá mu­dan­do rá­pi­da­men­te ha­cia es­tos ti­pos de for­ma­tos. No­so­tros bus­ca­mos los me­jo­res gra­nos del mun­do y los pro­ce­sa­mos en Ita­lia con un de­li­ca­do equi­li­brio en­tre la tra­di­ción y la tec­no­lo­gía, en la que he­mos in­ver­ti­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en es­tos años”, de­ta­lló Lo­ren­zo Ver­lic­chi, so­cio fun­da­dor de la em­pre­sa.

En la me­di­da que la agri­cul­tu­ra ge­ne­re pro­duc­tos de al­to va­lor agre­ga­do cre­ce­rá la in­te­gra­ción de los dis­tin­tos pro­ce­sos, que van des­de la pro­duc­ción has­ta el pro­ce­sa­mien­to y la dis­tri­bu­ción de los pro­duc­tos. Ese en­ca­de­na­mien­to apun­ta a la ge­ne­ra­ción de un ma­yor va­lor agre­ga­do, que es una con­di­ción pa­ra al­can­zar, sos­te­ner o ele­var la com­pe­ti­ti­vi­dad; aun­que no es la úni­ca vía pa­ra lle­gar a ella.

Uno de los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les de la agroin­dus­tria es que el con­su­mi­dor per­ci­ba la ca­li­dad del pro­duc­to y es­té dis­pues­to a pa­gar un me­jor pre­cio por ese va­lor agre­ga­do. Fren­te a la ac­tual di­ná­mi­ca del mer­ca­do, la pro­duc­ción y las ex­por­ta­cio­nes de­ben orien­tar­se a la co­mer­cia­li­za­ción de ar­tícu­los con ma­yor va­lor agre­ga­do y de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.