Sa­lud in­tes­ti­nal: Pro­duc­ción aví­co­la sin an­ti­bió­ti­cos

Las op­cio­nes al­ter­na­ti­vas al an­ti­bió­ti­co pa­ra eli­mi­nar los pa­tó­ge­nos del in­tes­tino de las aves tie­nen una cre­cien­te de­man­da.

Productor Agropecuario - - INNOVACIÓN PECUARIA -

La in­dus­tria aví­co­la ha vis­to un au­men­to en la de­man­da de car­ne y hue­vos pro­ve­nien­tes de aves cria­das sin an­ti­bió­ti­cos, pues los con­su­mi­do­res se in­vo­lu­cran ca­da vez más en la for­ma en que se pro­du­cen las pro­teí­nas de ori­gen ani­mal.

Al­gu­nas de las cla­si­fi­ca­cio­nes caen ba­jo las ca­te­go­rías: An­ti­bio­tic Free – Sin an­ti­bió­ti­cos (ABF) o No An­ti­bio­tics Ever­nun­ca con an­ti­bió­ti­cos (NAE). Pe­ro in­de­pen­dien­te­men­te del ti­po de de­cla­ra­ción que uti­li­cen, los pro­duc­to­res en­fren­tan nue­vos re­tos en sus prác­ti­cas dia­rias. Du­ran­te la tran­si­ción de un sis­te­ma con­ven- cio­nal a uno ABF o NAE lu­chan con­tra los pro­ble­mas aso­cia­dos a la dis­mi­nu­ción del ren­di­mien­to de la pro­duc­ción y al in­cre­men­to del ries­go de en­fer­me­da­des.

Se ob­ser­va un au­men­to de las en­fer­me­da­des in­tes­ti­na­les que eran me­nos fre­cuen­tes con las prác­ti­cas con­ven­cio­na­les y el uso, con ba­jos ni­ve­les, de los fár­ma­cos apro­ba­dos pa­ra la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des, pues po­dían con­tro­lar o ali­viar las in­fec­cio­nes de pa­rá­si­tos pro­tis­tas y bac­te­rias. En ABF y NAE es­tas op­cio­nes no es­tán dis­po­ni­bles, lo que de­ja muy po­cas al­ter­na­ti­vas en la lu­cha con­tra las en­fer­me­da­des in­tes­ti­na­les.

Sa­lud in­tes­ti­nal de las aves

En la crian­za in­ten­si­va de aves los fun­da­men­tos bá­si­cos son ig­no­ra­dos o pa­san por me­nos im­por­tan­tes, pe­ro en ABF/NAE pue­den ser la di­fe­ren­cia en­tre el éxi­to y el fra­ca­so.

La sa­lud in­tes­ti­nal tie­ne un pa­pel muy im­por­tan­te en los sis­te­mas de pro­duc­ción de ABF/NAE, pues el in­tes­tino es­tá den­sa­men­te po­bla­do con mi­cro­or­ga­nis­mos que pue­den ser be­ne­fi­cio­sos, pues no so­lo ayu­dan a me­jo­rar la ab­sor­ción de pien­sos y sus­tra­tos po­co di­ge­ri­bles, sino que tam­bién co­la­bo­ran con el desarro-

llo del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, la pro­duc­ción de áci­dos gra­sos y vi­ta­mi­nas y a la des­in­to­xi­ca­ción.

El ren­di­mien­to de los pa­rá­me­tros de pro­duc­ción y la ca­pa­ci­dad de su­pe­rar el desafío de las en­fer­me­da­des pue­den ser in­flui­das por el es­ta­do de sa­lud in­tes­ti­nal.

Pa­ra op­ti­mi­zar a la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal es esen­cial pro­mo­ver po­bla­cio­nes bac­te­ria­nas que la reha­bi­li­ten y ace­le­ren. El én­fa­sis pa­ra es­ta­ble­cer una eco­lo­gía in­tes­ti­nal es­ta­ble de­be cen­trar­se en ini­ciar el in­tes­tino con las bac­te­rias be­ne­fi­cio­sas ade­cua­das, ase­gu­rar­se de que per­sis­tan en el in­tes­tino y eli­mi­nar las bac­te­rias des­fa­vo­ra­bles.

En los Es­ta­dos Uni­dos es una prác­ti­ca co­mún criar o re­pro­du­cir los po­llos de en­gor­de en ca­ma­das usa­das. La po­bla­ción mi­cro­bia­na exis­ten­te se tras­la­da por ci­clos a las si­guien­tes co­lo­ca­cio­nes de po­lli­tos. Pe­que­ños cam­bios en es­ta po­bla­ción mi­cro­bia­na pue­den afec­tar ne­ga­ti­va­men­te el cre­ci­mien­to de los fu­tu­ros ci­clos.

A tra­vés de la con­ta­mi­na­ción de la cás­ca­ra del hue­vo y el pa­so tran­so­va­riano, los pri­me­ros mi­cro­or­ga­nis­mos que ac­ce­den a los po­llos son de los pa­dres. Por lo tan­to, la sa­lud in­tes­ti­nal de­be co­men­zar en el ni­vel de los pa­dres. Es im­pe­ra­ti­vo que la mi­cro­bio­ta apro­pia­da se es­ta­blez­ca des­de el prin­ci­pio de la vi­da del po­lli­to. Des­pués de na­cer, el sis­te­ma gas­tro­in­tes­ti­nal del po­lli­to es prác­ti­ca­men­te in­ge­nuo e ino­cuo. Ese mo­men­to es cla­ve pa­ra in­cor­po­rar las po­bla­cio­nes mi­cro­bia­nas be­ne­fi­cio­sas.

Co­lo­ni­za­ción del in­tes­tino

La co­lo­ni­za­ción del in­tes­tino con bac­te­rias que mo­du­lan la ex­pre­sión gé­ni­ca pa­ra el de­sa­rro­llo del epitelio in­tes­ti­nal pue­de op­ti­mi­zar la ab­sor­ción de los nu­trien­tes. El sem­bra­do de es­tas co­lo­nias tam­bién pue­de ayu­dar a pre­ve­nir, a tra­vés de la ex­clu­sión com­pe­ti­ti­va, la co­lo­ni­za­ción por bac­te­rias pa­tó­ge­nas.

En las prác­ti­cas de pro­duc­ción in­ten­si­va las aves es­tán ba­jo múl­ti­ples fac­to­res de es­trés que con­tri­bu­yen a la ines­ta­bi­li­dad de su mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal. Tras es­ta­ble­cer des­de el prin­ci­pio una po­bla­ción de bac­te­rias be­ne­fi­cio­sas, el si­guien­te pa­so es con­ti­nuar pro­mo­vién­do­las.

El uso de áci­dos or­gá­ni­cos dé­bi­les pue­de ayu­dar a pro­mo­ver las po­bla­cio­nes bac­te­ria­nas be­né­fi­cas, al evi­tar so­bre­pa­sar el ph más ba­jo del pro­ven­trícu­lo y del ven­trícu­lo, lo cual ge­ne­ra me­jo­ras en el trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal su­pe­rior me­dian­te la pro­mo­ción de en­tor­nos en los que pros­pe­ran las bac­te­rias be­ne­fi­cio­sas. Las bac­te­rias del áci­do lác­ti­co, co­mo los Lac­to­ba­ci­los y las Bi­fi­do­bac­te­rias se con­si­de­ran po­si­ti­vas.

Se ha de­mos­tra­do que la ex­clu­sión com­pe­ti­ti­va a tra­vés de la co­lo­ni­za­ción tem­pra­na con bac­te­rias be­ne­fi­cio­sas y la ad­he­sión al epitelio in­tes­ti­nal dis­mi­nu­yen las po­si­bi­li­da­des de la ad­he­sión bac­te­ria­na pa­tó­ge­na.

Otros fac­to­res que pue­den ge­ne­rar una mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal des­equi­li­bra­da son la po­bre di­ges­ti­bi­li­dad de ali­men­tos y el pa­so del pien­so in­di­ge­ri­do. El au­men­to del pa­so de ali­men­ta­ción con­du­ce a la dis­bac­te­rio­sis, que em­peo­ra la ab­sor­ción de los nu­trien­tes y cau­sa más des­equi­li­brios en las po­bla­cio­nes bac­te­ria­nas.

Al­ter­na­ti­vas al an­ti­bió­ti­co

En los sis­te­mas ABF y NAE el uso de an­ti­bió­ti­cos a ba­jos ni­ve­les no es una op­ción. El con­trol de las po­bla­cio­nes bac­te­ria­nas des­fa­vo­ra­bles y la eli­mi­na­ción de las bac­te­rias pa­tó­ge­nas son a me­nu­do li­mi­ta­das de­bi­do a la fal­ta de pro­duc­tos sos­te­ni­bles, eco­nó­mi­cos y con­sis­ten­tes.

Las op­cio­nes al­ter­na­ti­vas al an­ti­bió­ti­co tie­nen una al­ta de­man­da. La com­pren­sión de có­mo los pa­tó­ge­nos co­lo­ni­zan y se ad­hie­ren al in­tes­tino se ha con­ver­ti­do en la cla­ve de la ges­tión de po­bla­cio­nes bac­te­ria­nas des­fa­vo­ra­bles.

La ad­he­sión bac­te­ria­na a la mu­co­si­dad in­tes­ti­nal y al epitelio se ge­ne­ra a tra­vés de los si­tios receptores, los cua­les desem­pe­ñan un pa­pel cla­ve en la co­lo­ni­za­ción de la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal. Imi­tar es­te ti­po de in­ter­ac­ción con pro­duc­tos na­tu­ra­les y sos­te­ni­bles es fun­da­men­tal pa­ra re­du­cir las bac­te­rias pa­tó­ge­nas.

El éxi­to de la pro­duc­ción sin an­ti­bió­ti­cos de­pen­de en gran me­di­da de la aten­ción al de­ta­lle. En ca­sos ex­tre­mos de prác­ti­ca ABF/NAE sin éxi­to con­ti­nuo, la em­pre­sa pue­de ele­gir vol­ver al ti­po de prác­ti­ca con­ven­cio­nal. Es­to, a me­nu­do, con­du­ce a pér­di­das eco­nó­mi­cas sig­ni­fi­ca­ti­vas.

El pa­pel de All­tech ha si­do la bús­que­da de me­jo­res re­sul­ta­dos y la sa­lud en la in­dus­tria aví­co­la a tra­vés del pro­gra­ma de sem­brar, cul­ti­var y man­te­ner la po­pu­la­ción de bac­te­rias be­ne­fi­cio­sas y disminuir las bac­te­rias pa­to­gé­ni­cas.

Es­to ha si­do la cla­ve pa­ra ayu­dar a los pro­duc­to­res aví­co­las ABF / NAE a te­ner éxi­to. Adop­tar una com­bi­na­ción de bue­nas prác­ti­cas pa­ra pro­mo­ver la sa­lud in­tes­ti­nal, pue­de ser la cla­ve pa­ra la pro­duc­ción exi­to­sa de ABF y NAE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.