Apis Li­liam: la ca­li­dad de una miel 100% pu­ra

En el cor­to pla­zo es­ta em­pre­sa pre­vé in­cur­sio­nar con fuer­za en el mer­ca­do far­ma­céu­ti­co a tra­vés de me­di­ca­men­tos pa­ra el as­ma, cre­mas ci­ca­tri­zan­tes y un spray bu­cal.

Productor Agropecuario - - CASO DE ÉXITO -

La ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da en una em­pre­sa que ma­ne­ja­ba cin­co mil col­me­nas y su pa­so por el mun­do apí­co­la en Bra­sil ins­pi­ra­ron al in­ge­nie­ro agró­no­mo Da­vid Me­jia a em­pren­der, en el año 2000, su pro­pio ne­go­cio: Apis Li­liam.

La em­pre­sa co­mer­cia­li­za hoy en día sus pro­duc­tos en re­co­no­ci­dos su­per­mer­ca­dos de Hon­du­ras, tan­to na­cio­na­les co­mo de ori­gen ex­tran­je­ro.

Va­lió la pe­na en­ton­ces aque­lla pri­me­ra in­ver­sión en las 50 col­me­nas con las que Me­jía co­men­zó su sue­ño, que al prin­ci­pio le per­mi­tió ven­der unos 60 ba­rri­les de miel a clien­tes de San Pe­dro Su­la y Tegucigalpa, es­pe­cial­men­te las dro­gue­rías.

Pe­ro el em­pren­di­mien­to de­bió en­fren­tar, en sus pri­me­ros años, al­gu­nas di­fi­cul­ta­des en la co­mer­cia­li­za­ción del pro­duc­to. “Llegamos a un pun­to que no nos com­pra­ban to­da la pro­duc­ción y fue cuan­do de­ci­di­mos co­men­zar a en­va­sar la miel con nues­tra pro­pia mar­ca”, co­men­tó. Fue así co­mo co­men­zó con su frac­cio­na­mien­to pa­ra ven­der­la en bo­te­llas, cu­ya pre­sen­ta­ción ini­cial fue de 750 ml.

Tras ini­ciar el pro­ce­so de en­va­sa­do por cuen­ta pro­pia el em­pren­de­dor to­có va­rias puer­tas pa­ra ven­der el pro­duc­to y, en 2003, Pri­ces­mart, le brin­dó la opor­tu­ni­dad de co­mer­cia­li­zar la miel en su tien­da de Tegucigalpa.

“En­tra­mos for­mal­men­te al mer­ca­do”, di­jo Me­jía, que en el año 2005 ya ha­bía co­lo­ca­do los pro­duc­tos de Apis Li­liam en la ca­de­na nor­te­ame­ri­ca­na Wal­mart, a tra­vés del pro­gra­ma Una Mano pa­ra Cre­cer; que “abrió la opor­tu­ni­dad a los pe­que­ños pro­duc­to­res de ven­der sus pro­duc­tos en al­gu­nos for­ma­tos de las tien­das. En ese en­ton­ces lo­gra­mos co­mer­cia­li­zar la miel en cin­co tien­das en Tegucigalpa”.

La ex­ce­len­te acep­ta­ción del pro­duc­to por mi­les de con­su­mi­do­res se de­be

a su ca­li­dad, una miel de abe­ja 100% pu­ra, lo que ha hi­zo cre­cer sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su de­man­da.

Esa am­plia­ción del con­su­mo obli­gó a Me­jía a de­le­gar, en 2008, la co­mer­cia­li­za­ción a una dis­tri­bui­do­ra que, por su ca­pa­ci­dad y lo­gís­ti­ca, lo­gró co­lo­car el pro­duc­to en otras ca­de­nas, co­mo Su­per­mer­ca­do La Co­lo­nia y La An­tor­cha, ade­más de lle­gar a dis­tin­tos pun­tos del te­rri­to­rio hon­du­re­ño.

La em­pre­sa, que co­men­zó co­mer­cia­li­zan­do una to­ne­la­da de miel, ven­dió en 2016 al­re­de­dor de 65 to­ne­la­das . Pe­se al in­cre­men­to de la de­man­da del pro­duc­to fun­cio­na con dos em­plea­dos per­ma­nen­tes y de vez en cuan­do con­tra­ta per­so­nal tem­po­ral pa­ra re­vi­sar col­me­nas, co­se­char miel o ha­cer otras ac­ti­vi­da­des que de­man­dan mano de obra.

“Te­ne­mos nues­tras pro­pias col­me­nas y pro­du­ci­mos un cier­to por­cen­ta­je de la miel que co­mer­cia­li­za­mos, lo que ha­ce al ne­go­cio un po­co más di­fí­cil por­que te­ne­mos que con­tro­lar to­da la ca­de­na, des­de la pro­duc­ción has­ta la ven­ta”, re­co­no­ció el mi­cro­em­pre­sa­rio, quien ex­pli­có que Apis Li­liam com­pra miel a pe­que­ños pro­duc­to­res in­de­pen­dien­tes, a los que brin­da asis­ten­cia téc­ni­ca con el fin de ayu­dar­los a con­tro­lar los pro­ce­sos que ga­ran­ti­cen una pro­duc­ción de al­ta ca­li­dad. La em­pre­sa los apo­ya pa­ra que cum­plan con los re­qui­si­tos que se les de­man­da.

“No es cual­quier pro­duc­tor el que nos va a ven­der miel. Com­pra­mos en va­rios de­par­ta­men­tos de Hon­du­ras a unos 25 api­cul­to­res, a tra­vés de in­ter­me­dia­rios; y les in­di­ca­mos los pa­rá­me­tros re­que­ri­mos”, aña­dió.

Ex­por­ta­ción e in­no­va­ción

An­te la acep­ta­ción que los pro­duc­tos han go­za­do en es­tos 17 años en el mer­ca­do lo­cal, Da­vid Me­jía ase­gu­ró que su me­ta es ex­por­tar miel a otros paí­ses, prin­ci­pal­men­te de la re­gión y Es­ta­dos Uni­dos, lo que le per­mi­ti­ría lle­gar a un mer­ca­do de 70 mi­llo­nes de per­so­nas. El em­pre­sa­rio co­men­tó que cuen­ta con pro­duc­tos re­gis­tra­dos en Pa­na­má a los que es­pe­ra co­mer­cia­li­zar en bre­ve.

Ac­tual­men­te es­tán ha­cien­do con­tac­tos con otros paí­ses, co­mo Gua­te­ma­la, y Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra dar ini­cio es­te año al en­vío de pro­duc­tos nos­tál­gi­cos, se­ña­ló.

Esa vi­sión in­no­va­do­ra del ge­ren­te de Apis Li­liam le ha per­mi­ti­do di­ver­si­fi­car los pro­duc­tos con nue­vas pre­sen­ta­cio­nes, co­mo la mi­ni miel en bur­bu­jas, un pro­ce­sa­do crea­do con la fi­na­li­dad de po­pu­la­ri­zar el con­su­mo de miel, que ha te­ni­do una bue­na acep­ta­ción en el mer­ca­do.

Al gi­ro del ne­go­cio tam­bién se su­mó con fuer­za el área far­ma­céu­ti­ca. La em­pre­sa cuen­ta con Eu­ca­miel, un pro­duc­to me­di­ci­nal re­co­men­da­do pa­ra en­fer­me­da­des de las vías res­pi­ra­to­rias, co­mo la tos y el as­ma.

“Eu­ca­miel ya es co­mer­cia­li­za­da en las far­ma­cias, te­ne­mos to­dos los cer­ti­fi­ca­dos vi­gen­tes, el pro­duc­to es­tá re­gis­tra­do en Pa­na­má y en el cor­to pla­zo co­men­za­re­mos a co­mer­cia­li­zar­lo allá. La ofer­ta se­rá am­plia­da con cre­mas ci­ca­tri­zan­tes y un spray bu­cal”, ex­pre­só.

Pa­ra lle­gar al po­si­cio­na­mien­to que hoy le dis­tin­gue la em­pre­sa se ha man­te­ni­do con fon­dos pro­pios y el fi­nan­cia­mien­to de la ban­ca pri­va­da, a los que Me­jía agre­gó una cons­tan­te ca­pa­ci­ta­ción en el pro­ce­so de la miel, el ma­ne­jo de las col­me­na y has­ta en re­cur­sos hu­ma­nos.

Col­me­nas y po­li­ni­za­ción sil­ves­tre

Apis Li­liam tra­ba­ja con un lí­mi­te de 500 col­me­nas, ya que se­gún su ge­ren­te es el nú­me­ro ade­cua­do que pue­den ma­ne­jar y coor­di­nar, pe­ro acla­ra que no es que to­das es­tén en pro­duc­ción, ya que el ne­go­cio in­clu­ye tem­po­ra­das en las col­me­nas son al­qui­la­das pa­ra po­li­ni­zar.

“Ma­ne­ja­mos el pro­ce­so de po­li­ni­za­ción, prin­ci­pal­men­te de me­lón, san­día y ca­la­ba­za”. Tam­bién hay clien­tes que quie­ren com­prar col­me­nas y se les ven­den, re­fi­rió.

En es­te pro­ce­so la pro­duc­ción de miel por col­me­na se ha man­te­ni­do en­tre 40 y 68 ki­los anua­les. Se rea­li­zan re­vi­sio­nes ca­da diez días y se da man­te­ni­mien­to du­ran­te to­do el año.

El pro­ce­so in­ten­si­vo per­mi­te mo­vi­mien­tos de col­me­nas has­ta tres ve­ces al año, en los que se bus­can flo­ra­cio­nes en dis­tin­tos lu­ga­res de Hon­du­ras, es de­cir se tie­nen tres co­se­chas y hay tem­po­ra­das en las que las col­me­nas des­can­san, en las cua­les se ha­cen los pro­ce­di­mien­tos pa­ra ver si tie­nen pla­gas o en­fer­me­da­des.

Las mie­les de Apis Li­liam son pro­du­ci­das en mon­ta­ñas al­tas, en zo­nas con flo­ra­cio­nes ne­ta­men­te sil­ves­tres y, “por la in­ten­si­dad del ma­ne­jo de las col­me­nas ha­ce­mos cam­bio de rei­na to­dos los años, con­tro­la­mos que el ma­te­rial es­té en bue­nas con­di­cio­nes pa­ra man­te­ner las col­me­nas ap­tas en el mo­men­to en que se ini­cien las flo­ra­cio­nes de co­se­cha”, con­clu­yó el api­cul­tor.

Se­gún los da­tos de la Se­cre­ta­ria de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría (SAG), Hon­du­ras cuen­ta con un po­ten­cial de pro­duc­ción de 500.000 col­me­nas, no obs­tan­te exis­ten en la ac­tua­li­dad unas 40.000 en pro­duc­ción, que son ma­ne­ja­das por 2.485 api­cul­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.