La ru­ta pa­ra la reac­ti­va­ción del ca­fé

Productor Agropecuario - - OPINIÓN -

La in­dus­tria­li­za­ción del ca­fé ha su­fri­do la pér­di­da de áreas cul­ti­va­das y el aban­dono de fin­cas por in­sol­ven­cia; co­mo úl­ti­mos sín­to­mas de un fe­nó­meno mul­ti­fac­to­rial en el cual pre­va­le­ce el en­deu­da­mien­to cró­ni­co y la au­sen­cia de ins­ti­tu­cio­na­li­dad en la ge­ne­ra­ción y trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía.

La pro­duc­ción ca­fe­ta­le­ra ha des­cen­di­do des­de el 2009 has­ta la fe­cha de 3 mi­llo­nes de quin­ta­les a me­nos de 600 mil en la úl­ti­ma co­se­cha 2016-17. En es­tos mo­men­tos son más de 10 los be­ne­fi­cios que han des­apa­re­ci­do y la ma­yo­ría ope­ra de­ba­jo de sus pun­tos de equi­li­brio.

La re­ce­ta pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad, que es uni­ver­sal, re­quie­re un com­pro­mi­so a lar­go pla­zo pa­ra in­ver­tir en la in­ves­ti­ga­ción, la for­ma­ción aca­dé­mi­ca de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que atien­den la ca­de­na y un sis­te­ma de trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía. Es­tas ac­ti­vi­da­des pro­du­cen va­lor cuan­do ope­ran en una ins­ti­tu­ción, por lo ge­ne­ral in­de­pen­dien­te, con vi­sión y com­pro­mi­so de lar­go pla­zo.

El sec­tor ca­fe­ta­le­ro fue uno de los más di­ná­mi­cos e in­no­va­do­res en su de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, in­te­gra­ción y so­li­dez; pe­ro hoy con­tri­bu­ye so­lo con el 4% del PIB agrí­co­la, des­pués de ha­ber si­do uno de los prin­ci­pa­les apor­tan­tes, de­bi­do a la pér­di­da de su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción. El círcu­lo vir­tuo­so de un sec­tor vis­to en ese con­tex­to co­mien­za con la pro­duc­ti­vi­dad.

Pa­ra lo­grar un sec­tor pro­duc­ti­vo y ren­ta­ble es ne­ce­sa­rio que sus ju­ga­do­res ten­gan el apo­yo de una ins­ti­tu­ción que sa­tis­fa­ga las de­man­das de tec­no­lo­gía, cré­di­to, in­te­li­gen­cia de mer­ca­dos e in­fra­es­truc­tu­ra. El nú­cleo ge­ne­ra­dor de­be ser una ins­ti­tu­ción in­de­pen­dien­te de in­ves­ti­ga­ción, la aca­de­mia y la trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía.

La sen­si­bi­li­dad del cul­ti­vo a los cam­bios en el cos­to de los in­su­mos es ba­ja, si la com­pa­ra­mos con las in­dus­trias no agro­pe­cua­rias. Es por eso que la in­ver­sión en es­te sec­tor tie­ne un ín­di­ce eco­nó­mi­co mul­ti­pli­ca­dor más al­to que otras, sin des­me­ri­tar a nin­gu­na in­dus­tria.

Pe­ro exis­ten otros re­tos que el sec­tor en­fren­ta en el te­ma de cos­tos, por ejem­plo, el in­cre­men­to al sa­la­rio mí­ni­mo vi­gen­te a par­tir de enero de es­te año. Es­te au­men­to tie­ne dos vías pa­ra­le­las en las que de­be­mos tra­ba­jar y en El Salvador so­mos pio­ne­ros, pues no se tra­ta de per­ju­di­car las con­di­cio­nes de vi­da de los tra­ba­ja­do­res, sino que de­be­mos en­fo­car­nos en la pro­duc­ti­vi­dad, que se lo­gra por me­dio de la adop­ción de prác­ti­cas agro­nó­mi­cas efec­ti­vas, la pla­ni­fi­ca­ción de áreas de siem­bra, la se­lec­ción de los sis­te­mas de cul­ti­vo, som­bras y rie­go; la mo­di­fi­ca­ción me­cá­ni­ca y or­gá­ni­ca del sue­lo; a to­do lo cual se su­ma la elec­ción de una va­rie­dad cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas han de­mos­tra­do ser com­pa­ti­bles el ti­po de sue­lo, pen­dien­te y cli­ma en los que de­be­rá pro­du­cir.

El ca­fé sal­va­do­re­ño tie­ne va­lo­res que lo di­fe­ren­cian de otros: es la ca­li­dad, la cre­di­bi­li­dad de los ex­por­ta­do­res y la his­to­ria de la in­dus­tria. En esa can­cha com­pi­te con otros paí­ses cu­yos go­bier­nos han in­ver­ti­do en ins­ti­tu­cio­nes au­tó­no­mas, sin víncu­los po­lí­ti­cos, que se han com­pro­me­ti­do con la in­ves­ti­ga­ción. Aque­llos que pres­cin­die­ron de ellas aho­ra su­fren las con­se­cuen­cias, Mé­xi­co y no­so­tros por ejem­plo.

El ca­fé, des­pués del con­flic­to ar­ma­do, no fue ob­je­to de un sal­va­ta­je , a pe­sar de que se le co­bró a las ex­por­ta­cio­nes un im­pues­to pa­ra fi­nan­ciar el con­flic­to e INCAFE ha si­do uno de los frau­des y ca­jas de co­rrup­ción más gran­des de la his­to­ria. El país, que no tu­vo un plan Mars­hall, ne­ce­si­ta aho­ra pa­ra el ca­fé, la por­ci­cul­tu­ra, la avi­cul­tu­ra, las fru­tas, las hortalizas y la ga­na­de­ría; le­yes de fo­men­to a ca­da in­dus­tria.

“La re­ce­ta pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad re­quie­re un com­pro­mi­so a lar­go pla­zo pa­ra in­ver­tir en la in­ves­ti­ga­ción, for­ma­ción aca­dé­mi­ca de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y un sis­te­ma de trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.