NO­TA DE POR­TA­DA

BIO­TEC­NO­LO­GÍA DE ALI­MEN­TOS: LA CLA­VE PA­RA PRO­DU­CIR MA­ÑA­NA

Productor Agropecuario - - CONTENIDO - Por Ra­quel Frat­ti ra­quel.frat­ti@gru­po­cer­ca.com

Los ali­men­tos que hoy con­su­mi­mos se en­fren­tan a un fu­tu­ro muy com­pli­ca­do que desafía a los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios del mun­do, por una par­te el cam­bio cli­má­ti­co cam­bia­rá la for­ma en que se cul­ti­va y por otro el in­cre­men­to de la so­bre­po­bla­ción hu­ma­na los obli­ga­rá a pro­du­cir más con la mis­ma can­ti­dad de te­rreno.

Des­de dé­ca­das atrás la bio­tec­no­lo­gía, de la mano del sector pro­duc­tor, tra­ba­ja pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad y re­sis­ten­cia de ma­te­rias pri­mas que ne­ce­si­tan en­fren­tar los es­ce­na­rios ya pro­yec­ta­dos por cien­tí­fi­cos y de­mó­gra­fos (ver re­cua­dro).

Es por ello que in­ves­ti­ga­mos cuá­les son aque­llos pro­duc­tos cen­troa­me­ri­ca­nos que pres­ti­gio­sos cen­tros de bio­tec­no­lo­gía pri­va­dos y pú­bli­cos li­be­ran al mer­ca­do pa­ra be­ne­fi­cio del agri­cul­tor y el con­su­mi­dor.

En Centroamérica, la bio­tec­no­lo­gía ha es­ta­do me­jo­ran­do des­de los pro­duc­tos más tra­di­cio­na­les co­mo el maíz, arroz, fri­jol, y pa­pa has­ta los más me­nos co­no­ci­dos co­mo el ama­ran­to con el fin de for­ta­le­cer­los y he­re­dar­los pa­ra fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

“La bio­tec­no­lo­gía es una he­rra­mien­ta de de­sa­rro­llo, que per­mi­te en­fren­tar los re­tos de pro­du­cir plan­tas adap­ta­das al cam­bio cli­má­ti­co, con una ma­yor pro­duc­ción y una me­nor con­ta­mi­na­ción. De tal for­ma que me­dian­te la bio­tec­no­lo­gía se ten­drá bue­na par­te de las res­pues­tas pa­ra los re­tos de ma­yor pro­duc­ción, va­ria­ción climática y me­nos con­ta­mi­na­ción”, ex­pli­có el Dr. Mi­guel Ro­jas, coor­di­na­dor del Centro de In­ves­ti­ga­ción en Bio­tec­no­lo­gía Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Cos­ta Ri­ca.

Gra­nos bá­si­cos: los más for­ta­le­ci­dos

Uno de los paí­ses del ist­mo que re­ta al fu­tu­ro por me­dio de la bio­tec­no­lo­gía es El Sal­va­dor. Sus es­fuer­zos es­ta­ta­les en la ma­te­ria se cen­tran en me­jo­rar los gra­nos bá­si­cos que son la ba­se de la agri­cul­tu­ra fa­mi­liar en ese país.

Por ello, el Centro Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía Agro­pe­cua­ria y Fo­res­tar (CENTA) tra­ba­ja en el de­sa­rro­llo de se­mi­llas de fri­jol, maíz, sor­go y arroz, en ese or­den de im­por­tan­cia. En los úl­ti­mos sie­te años se han li­be­ra­do unas 20 va­rie­da­des de es­tos gra­nos en bus­ca de dar so­lu­ción a la ne­ce­si­dad de pro­du­cir a ma­nos lle­nas an­te el cam­bio cli­má­ti­co y en­fer­me­da­des.

En el ca­so del maíz, la se­mi­lla de maíz CENTA H-CAS, el sor­go CENTA CHG y el arroz CENTA A-RAZ son las úl­ti­mas va­rie­da­des me­jo­ra­das a tra­vés de la bio­tec­no­lo­gía y li­be­ra­das a fi­na­les del año pa­sa­do por el CENTA.

En­tre las ca­rac­te­rís­ti­cas que se des­ta­can del hí­bri­do de maíz CENTA H-CAS es­tá la al­ta ca­li­dad pro­tei­ca y su po­ten­cial de ren­di­mien­to de 110 quin­ta­les por man­za­na. La se­mi­lla cuen­ta con un al­to ín­di­ce de ca­li­dad de 0.94 com­pa­ra­do al grano de maíz co­mún de 0.40; un 11.60% de proteína con 0.106 de trip­tó­fano que son nu­trien­tes esen­cia­les y necesarios pa­ra me­jo­rar la nu­tri­ción de las per­so­nas.

En So­lo­lá, Gua­te­ma­la, hi­cie­ron un es­tu­dio en la Uni­ver­si­dad del Va­lle, de cuán­tas abs­ce­sos de maíz ha­bía y eran 90, es­to evi­den­cia ri­que­za ge­né­ti­ca. Se ha da­do un pro­ce­so ge­ne­ral de po­li­ni­za­ción cruzada, hay cul­ti­vos re­sis­ten­tes y adap­ta­dos a la re­gión, hay hi­bri­da­cio­nes que se ha da­do por años que se po­dría con­si­de­rar co­mo bio­tec­no­lo­gía.

“La gen­te ha se­lec­cio­na­do las va­rie­da­des de maíz y las ha he­re­da­do por ge­ne­ra­cio­nes, que son se­lec­cio­na­das de for­ma in­cons­cien­te. Com­pran se­mi­llas y siem­bran ve­ge­ta­les que pro­ba­ble­men­te son hí­bri­das sin sa­ber­lo”, co­men­tó Mó­ni­ca Oroz­co, di­rec­to­ra del Centro de Es­tu­dios Atitlán, Uni­ver­si­dad del Va­lle de Gua­te­ma­la

Maíz bio­for­ti­fi­ca­do con zinc pa­ra me­jo­rar la nu­tri­ción

En el te­ma del maíz, pa­ra las au­to­ri­da­des hon­du­re­ñas la prin­ci­pal prio­ri­dad es ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y ha­cer fren­te a la des­nu­tri­ción, es por ello que es­te país tra­ba­ja en la bio­for­ti­fi­ca­ción de va­rios ma­te­ria­les prin­ci­pal­men­te nue­vas va­rie­da­des pa­ra maíz a tra­vés de la Di­rec­ción de Cien­cia y Tec­no­lo­gía (Dic­ta) de la Se­cre­ta­ria de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría (SAG).

En­tre es­tos ma­te­ria­les bio­for­ti­fi­ca­dos des­ta­can las va­rie­da­des DIC­TA B02 y DIC­TA B03 que se­gún los aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio am­bos po­seen con­te­ni­dos de Zinc de 33.8 y 34.9 par-

“Ac­tual­men­te se con­ti­núa la in­ves­ti­ga­ción pa­ra el de­sa­rro­llo de nue­vas va­rie­da­des de maíz con ma­yor con­te­ni­do de Vi­ta­mi­na A re­sis­ten­te a la se­quía”.

tes por mi­llón (ppm) res­pec­ti­va­men­te, cuan­do lo con­ven­cio­nal o no bio­for­ti­fi­ca­das con­tie­nen al­re­de­dor de 25.6 ppm.

La li­be­ra­ción de las va­rie­da­des DIC­TA B02 y DIC­TA B03, se reali­zó por el Co­mi­té Na­cio­nal de Li­be­ra­ción de Se­mi­lla de Híbridos y Ve­ge­ta­les, con el apo­yo del Centro In­ter­na­cio­nal pa­ra el Me­jo­ra­mien­to de Maíz y Trigo (CIMMYT) y el pro­gra­ma Har­vest­plus.

Es­tas va­rie­da­des de maíz con al­to con­te­ni­do de zinc fue­ron desa­rro­lla­das con el fin de pro­veer de es­te nu­trien­te a la po­bla­ción que pre­sen­ta pro­ble­mas de des­nu­tri­ción en el país y es pro­cli­ve a en­fer­me­da­des y muer­te. Apro­xi­ma­da­men­te el 25% de la po­bla­ción hon­du­re­ña pre­sen­ta es­ta con­di­ción y su ali­men­to dia­rio de­pen­de del maíz.

La in­ves­ti­ga­ción pa­ra el de­sa­rro­llo de es­tas dos va­rie­da­des se reali­zó de 2014 a 2016 y se es­tu­dió su desem­pe­ño en días a flo­ra­ción mas­cu­li­na y fe­me­ni­na, in­ci­den­cia de man­cha de as­fal­to, lon­gi­tud y diá­me­tro de ma­zor­ca, hi­le­ras por ma­zor­cas, gra­nos por hi­le­ra, al­tu­ra de plan­ta y ma­zor­ca, aca­me de ta­llo y raíz, cobertura de ma­zor­ca, ma­zor­cas po­dri­das, to­ta­les y por plan­ta, por­cen­ta­je de hu­me­dad, nú­me­ro de plan­tas y ma­zor­cas, ren­di­mien­to, y ade­más, su con­te­ni­do de zinc, ex­pli­co Os­car Cruz, del pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción de maíz de Dic­ta.

El es­tu­dio se reali­zó con ba­se en 12 ma­te­ria­les, don­de las nue­vas va­rie­da­des li­be­ra­das pre­sen­ta­ron ex­ce­len­tes ca­rac­te­rís­ti­cas agro­nó­mi­cas, con ren­di­mien­tos arri­ba de 4-5 to­ne­la­das mé­tri­cas por hec­tá­rea y al­to con­te­ni­do de zinc.

Cruz, di­jo que “el maíz nor­mal es muy ba­jo en sus ami­noá­ci­dos esen­cia­les que sir­ven pa­ra el cre­ci­mien­to y el de­sa­rro­llo del ni­ño, por me­dio del Pro­gra­ma de Maíz se ha ve­ni­do tra­ba­jan­do con maí­ces de al­ta ca­li­dad pro­teí­ni­ca don­de se ha ge­ne­ra­do va­rie­da­des e híbridos di­ri­gi­dos pa­ra el co­rre­dor se­co to­le­ran­tes a la se­quía”.

Pa­na­má es otro de los paí­ses don­de el maíz bio­for­ti­fi­ca­do es una prio­ri­dad, allí la es­tra­te­gia de bio­for­ti­fi­ca­ción sur­ge des­de 1993 co­mo una op­ción via­ble y sos­te­ni­ble pa­ra la pre­ven­ción de las de­fi­cien­cias de mi­cro­nu­trien­tes, que se ba­sa en en­ri­que­cer con vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les los ali­men­tos bá­si­cos que cons­ti­tu­yen la die­ta ha­bi­tual de la gen­te.

A par­tir de 2005, el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Agro­pe­cua­ria de Pa­na­má (Idiap) ini­cia un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción pa­ra la iden­ti­fi­ca­ción, se­lec­ción y dis­tri­bu­ción de cul­ti­va­res de maíz con al­ta ca­li­dad de pro­teí­nas. La ge­ne­ra­ción de es­tos pro­duc­tos bio­for­ti­fi­ca­dos con­sis­te en cul­ti­vos con me­jo­res ca­rac­te­rís­ti­cas agro­nó­mi­cas y nu­tri­cio­na­les.

En­tre las va­rie­da­des de bio­for­ti­fi­ca­dos de maíz que se tie­nen en Pa­na­má es­tán IDIAP-MQ 09, IDIAP- 07, IDIAPMQ 12 e IDIAP-MQ14.

“Ac­tual­men­te se con­ti­núa la in­ves­ti­ga­ción pa­ra el de­sa­rro­llo de nue­vas va­rie­da­des de maíz con ma­yor con­te­ni­do de Vi­ta­mi­na A re­sis­ten­te a la se­quía”, des­ta­có Maika Lorena Ba­rría Cas­tro, nu­tri­cio­nis­ta y ge­ren­te de pro­yec­to de Agro­nu­tre Pa­na­má.

Adi­cio­nal a las in­ves­ti­ga­cio­nes agro­nó­mi­cas se rea­li­zan ac­ti­vi­da­des com­ple­men­ta­rias co­mo es­tu­dios con con­su­mi­do­res, eva­lua­cio­nes de las ca­rac­te­rís­ti­cas cu­li­na­rias y nu­tri­cio­na­les de las nue­vas se­mi­llas y pla­nea­cio­nes pa­ra es­tu­dios so­bre su im­pac­to en nu­tri­ción y ca­li­dad de vi­da de las fa­mi­lias don­de su ali­men­ta­ción de­pen­de prin­ci­pal­men­te de la agri­cul­tu­ra.

Uno de los gra­nos más im­por­tan-

tes en las me­sas de las fa­mi­lias de la re­gión es el fri­jol, es­te pro­duc­to tam­bién ha si­do in­ves­ti­ga­do pa­ra su for­ta­le­ci­mien­to.

En Gua­te­ma­la, el ICTA se en­cuen­tra en pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción pa­ra me­jo­rar el fri­jol, mien­tras que en el Sal­va­dor, la úl­ti­ma va­rie­dad de es­te grano se li­be­ró en 2015, se tra­ta de la va­rie­dad CENTA EAC pe­ro es­te de­sa­rro­llo de­man­dó cin­co años de in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en cam­pos ex­pe­ri­men­ta­les del CENTA y en fin­cas de pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res; quie­nes lo­gra­ron re­sul­ta­dos de al­to po­ten­cial en el ren­di­mien­to.

Al CENTA EAC se le atri­bu­yen ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo su buen po­ten­cial de ren­di­mien­to (36 qq/mz), re­sis­ten­cia al vi­rus de mo­sai­co do­ra­do (BGYMV) y vi­rus del mo­sai­co co­mún, to­le­ran­cia a Mus­tia hi­la­cho­sa; y su adap­ta­ción, que es de los 50 has­ta 800 msnm, to­le­ran­cia a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras y la hu­me­dad li­mi­ta­da (se­quía).

La va­rie­dad de fri­jol “Hon­du­ras Nu­tri­ti­vo”, fue li­be­ra­do en 2016, y se ca­rac­te­ri­za por­que con­tie­ne has­ta 53% más de hie­rro y 54% más de zinc fren­te a las va­rie­da­des tra­di­cio­na­les.

De acuer­do con el Pro­gra­ma Na­cio­nal de Se­mi­llas ac­tual­men­te se evalúan 10 lí­neas avan­za­das de fri­jol for­ti­fi­ca­das que han de­mos­tra­do to­le­ran­cia al vi­rus mo­sai­co do­ra­do, buen ren­di­mien­to y buen va­lor co­mer­cial de grano.

Co­mo par­te de la va­li­da­ción de dos lí­neas de fri­jol con al­to con­te­ni­do de hie­rro y zinc en re­gio­nes del co­rre­dor se­co del país y de­par­ta­men­tos co­mo Co­ma­ya­gua, Olan­cho y El Pa­raí­so se dis­tri­bu­ye­ron 300 gra­mos de se­mi­lla de las dos lí­neas pro­mi­so­rias pa­ra va­li­dar su adap­ta­bi­li­dad.

La apues­ta por los híbridos

Cos­ta Ri­ca cuen­ta ac­tual­men­te con los Híbridos F1 de to­ma­te. De acuer­do con el Ins­ti­tu­to In­te­ra­me­ri­cano de Coope­ra­ción pa­ra la Agri­cul­tra (IICA), es­te hí­bri­do es el pri­me­ro pro­du­ci­do por la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pú­bli­ca, el cual sur­gió tras el tra­ba­jo de 15 años de me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca (UCR), y cua­tro años de ta­reas agru­pa­das con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­no­va­ción y Trans­fe­ren­cia en Tec­no­lo­gía Agro­pe­cua­ria (IN­TA), el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría y la re­pre­sen­ta­ción del IICA en Cos­ta Ri­ca.

El sur­gi­mien­to del pro­di­gio F1 in­cre­men­ta el ni­vel com­pe­ti­ti­vo del sector to­ma­te­ro na­cio­nal, que de­pen­de en su ma­yo­ría de se­mi­llas im­por­ta­das. Ade­más se con­vier­te en una pro­pues­ta atrac­ti­va pa­ra el sector to­ma­te­ro cos­ta­rri­cen­se, que aho­ra tie­ne a su dis­po­si­ción una se­mi­lla con pre­cio com­pe­ti­ti­vo, me­jor ren­di­mien­to y más to­le­ran­cia a en­fer­me­da­des co­mo la Mar­chi­tez Bac­te­ria­na, cau­sa­da por Rals­to­nia so­la­na­cea­rum.

En va­li­da­cio­nes de cam­po, en di­ver­sas re­gio­nes to­ma­te­ras, el nue­vo fru­to pro­du­ci­do por la UCR de­mos­tró que en lo­tes con pro­ble­mas de Mar­chi­tez Bac­te­ria­na hu­bo pe­que­ños pro­duc­to­res que lo­gra­ron ob­te­ner 6.6 ki­los por plan­ta de Pro­di­gio F1, el do­ble de lo que se lo­gró ob­te­ner con dos va­rie­da­des co­mer­cia­les eva­lua­das pa­ra­le­la­men­te.

Un as­pec­to in­no­va­dor en la pro­duc­ción de es­te hí­bri­do ra­di­ca en que los in­gre­sos ge­ne­ra­dos por la ven­ta de las se­mi­llas, se­rán des­ti­na­dos pa­ra fu­tu­ras in­ves­ti­ga­cio­nes, que a la pos­tre se con­ver­ti­rán en nue­vas al­ter­na­ti­vas pa­ra los pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res.

La va­rie­dad de fri­jol “Hon­du­ras Nu­tri­ti­vo”, fue li­be­ra­do en 2016, y se ca­rac­te­ri­za por­que con­tie­ne has­ta 53% más de hie­rro y 54% más de zinc fren­te a las va­rie­da­des tra­di­cio­na­les.

En Hon­du­ras, se pue­de en­con­trar el pro­yec­to de re­pro­duc­ción de se­mi­lla de pa­pa sa­na, en el que tra­ba­jan téc­ni­cos tai­wa­ne­ses con sie­te in­ves­ti­ga­cio­nes de es­te cul­ti­vo y que es­tán por ser li­be­ra­das dos va­rie­da­des de se­mi­llas.

No tra­di­cio­na­les tam­bién bus­can ser fuer­tes

En Ni­ca­ra­gua se ha de­tec­ta­do una es­ca­sez en la bús­que­da de la se­mi­lla de la yu­ca, por lo tan­to no hay ma­te­rial ge­né­ti­co pa­ra ha­cer siem­bra, pues los pro­duc­to­res la con­ser­van, la guar­dan, pe­ro en me­dian­te in­ter­cam­bios se ge­ne­ran pro­ble­mas de pla­gas y en en­fer­me­da­des. De ahí que Ni­ca­ra­gua reali­ce una in­ves­ti­ga­ción por par­te La­bo­ra­to­rio de Bio­tec­no­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma (UNAN) al­re­de­dor de es­te pro­duc­to.

La idea de es­te la­bo­ra­to­rio es uti­li­zar ma­te­rial ge­né­ti­co de al­ta ca­li­dad de la yu­ca y ha­cer cul­ti­vos de te­ji­dos pa­ra ha­cer plan­tas exac­ta­men­te igua­les a la ma­dre pe­ro con un al­to po­ten­cial pro­duc­ti­vo y li­bre de en­fer­me­da­des. El re­sul­ta­do has­ta el mo­men­to: plan­tas re­ju­ve­ne­ci­das que son pro­du­ci­das en me­nor tiem­po y que ade­más no tie­nen nin­gu­na en­fer­me­dad, co­men­tó Sa­mant­ha Mi­ran­da Ca­le­ro, Coor­di­na­do­ra de La­bo­ra­to­rio de Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar, Cul­ti­vos de Te­ji­dos Ve­ge­ta­les y bio­quí­mi­ca, de eta uni­ver­si­dad

Otro de los pro­duc­tos que se de­sa­rro­lla en Ni­ca­ra­gua es el ama­ran­to, el cual se ha tra­ba­ja­do des­de múl­ti­ples vías. De acuer­do con Mart­ha La­ca­yo, di­rec­to­ra del La­bo­ra­to­rio de Bio­tec­no­lo­gía de la UNAN, el ama­ran­to es una plan­ta que na­ce co­mo ma­le­za, pe­ro el ti­po que na­ce en Ni­ca­ra­gua co­mo ma­le­za no se le ha sa­ca­do pro­ve­cho a to­da la par­te nu­tri­cio­nal.

“Pa­ra no­so­tros el ama­ran­to es bien im­por­tan­te por­que cre­ce en zo­nas se­cas, no ne­ce­si­ta mu­cha agua, se pue­de re­gar has­ta con aguas sa­li­nas, es una al­ter­na­ti­va muy via­ble pa­ra el ca­so de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria”, ex­pre­só La­ca­yo.

Se­mi­lla de pa­pa sa­na

En Hon­du­ras, se pue­de en­con­trar el pro­yec­to de re­pro­duc­ción de se­mi­lla de pa­pa sa­na, en el que tra­ba­jan téc­ni­cos tai­wa­ne­ses con sie­te in­ves­ti­ga­cio­nes de es­te cul­ti­vo y que es­tán por ser li­be­ra­das dos va­rie­da­des de se­mi­llas. El pro­yec­to se en­cuen­tra ba­jo la di­rec­ción de Cien­cia y Tec­no­lo­gía con el apo­yo del go­bierno de Tai­wán.

Du­ran­te es­ta in­ves­ti­ga­ción, los ex­per­tos han pro­du­ci­do 35,000 mil plán­tu­las in-vi­tro en el la­bo­ra­to­rio de te­ji­dos y 36,000 plan­tas pa­ra la pro­duc­ción de se­mi­llas pre bá­si­ca y bá­si­ca en in­ver­na­de­ros GO y G1.

Se­gún da­tos de la Se­cre­ta­ria de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría (SAG) des­de Dic­ta se ha­ce la in­ves­ti­ga­ción en mé­to­dos más efec­ti­vos de pro­duc­ción, ma­ne­jo pos-co­se­cha y ma­ne­jo de pla­gas.

En es­te país las prin­ci­pa­les li­mi­tan­tes a la pro­duc­ción de pa­pa en el país han si­do por el da­ño pro­vo­ca­do por el in­sec­to Pa­ra­trio­za y al­to cos­to de la se­mi­lla ya que es­te año se co­ti­za en US$ 82.00 el quin­tal.

Ac­tual­men­te se siem­bra del ru­bro en unas 4,000 mil man­za­nas. Los cos­tos pa­ra pro­du­cir una man­za­na son al­tos de has­ta 170,000 mil lem­pi­ras. Hon­du­ras pro­du­ce 18.3 to­ne­la­das del tu­bércu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.