Se­men de ga­na­do: en bús­que­da de una fuer­te lí­nea ge­né­ti­ca

La in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial es una ex­ce­len­te op­ción pa­ra im­ple­men­tar ra­zas re­sis­ten­tes a los em­ba­tes del cam­bio cli­má­ti­co en la re­gión. Es­tos son los ele­men­tos a to­mar en cuen­ta.

Productor Agropecuario - - INNOVACIÓN PECUARIA - ‘”Por Byan­ka Nar­vaez byan­ka.nar­vaez@gru­po­cer­ca.com ›ƒƒ ƒ”˜ž‡œ

Ariel Ca­ji­na es­tu­dió arquitectura y di­se­ño, no obs­tan­te ha­ce sie­te años por cues­tio­nes de la vi­da le to­có ha­cer­se car­go de la fin­ca fa­mi­liar la cual fue siem­pre tra­ba­ja­da por su pa­dre, un re­co­no­ci­do gre­mial del sector ga­na­de­ro. Aho­ra Ca­ji­na es el en­car­ga­do de con­ti­nuar con uno de los re­tos a los cua­les se en­fren­tó su pa­dre: im­ple­men­tar una lí­nea ge­né­ti­ca de ga­na­do que cum­plie­ra con las ex­pec­ta­ti­vas de la zo­na y la me­ta pro­duc­ti­va.

Ca­ji­na cuen­ta que des­de ha­ce unos do­ce años su pa­dre co­men­zó a in­se- mi­nar en la fin­ca. Des­de ese mo­men­to, su pa­dre pre­fi­rió el Gyr Le­che­ro por su adap­ta­bi­li­dad climática y a su vez por su am­plia pro­duc­ción le­che­ra.

Ac­tual­men­te, en es­ta fin­ca ya hay un 80% de ga­na­do Gyr, en don­de es­pe­ran en un año y me­dio po­der ob­te­ner un ejem­plar de ra­za pu­ra de es­ta ra­za de ori­gen bra­si­le­ño. Sin em­bar­go, a pe­sar de es­te cre­ci­mien­to, Ariel men­cio­na que ellos se han en­fren­ta­do a va­rios obs­tácu­los pa­ra po­der cre­cer es­ta lí­nea ge­né­ti­ca.

En Ni­ca­ra­gua, la ley no per­mi­te la im­por­ta­ción de se­men de ga­na­do de Bra­sil, por lo que ellos han bus­ca­do di­ver­sas for­mas pa­ra po­der ob­te­ner pa­ji­llas de se­men de es­ta lí­nea ge­né­ti­ca. “Pa­ra so­bre­vi­vir tie­nen que in­ver­tir en ge­né­ti­ca. Aquí lo que más te re­co­mien­dan es el Hols­tein pues no so­por­tan las tem­pe­ra­tu­ras al­tas”, re­fie­re Ariel.

In­ver­tir en el me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co por me­dio de la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial no es muy di­fí­cil, aun­que los pro­duc­to­res de­ben de to­mar en cuen­ta una se­rie de con­si­de­ra­cio­nes pa­ra que el se­men a ad­qui­rir fi­na­li­ce con un ter­ne­ro sano y fuer­te.

Crist­hian Ra­yo, quien tra­ba­ja en Agro­pe­cua­ria Glo­bal, ex­pli­ca que es muy im­por­tan­te ob­ser­var el ma­ne­jo da­do al se­men an­tes de la com­pra. Den­tro de es­to se con­tem­pla que es­té en su ter­mo, con ni­tró­geno lí­qui­do y que es­te no ha­ya si­do vol­tea­do.

La in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial es con­si­de­ra­da pa­ra mu­chos pro­duc­to­res de ga­na­do más que una téc­ni­ca bio­tec­no­ló­gi­ca de re­pro­duc­ción, pa­ra los es­pe­cia­lis­tas co­mo En­ri­que Rim­baud, quien es De­cano de la Fa­cul­tad de Cien­cias Agra­rias de la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Co­mer­cia­les (UCC), vie­ne a ser una prác­ti­ca que fa­ci­li­ta el me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co en la fin­ca al po­der ele­gir el se­men con los ob­je­ti­vos plan­tea­dos.

“Es im­por­tan­te te­ner cla­ro el ob­je­ti­vo: ¿Qué es lo que que­re­mos? Fa­ci­li­dad de par­to, con­for­ma­ción de ubre, lar­go del lo­mo, ma­yor pe­so al des­te­te, pre­co­ci­dad en el pri­mer ser­vi­cio, ma­yor pro­duc­ción de le­che en can­ti­dad o ca­li­dad, mar­mó­reo, etc., Es­tas son las co­sas que de­bo te­ner cla­ras y las que me de­bo plan­tear a la ho­ra de es­co­ger el to­ro”, aña­de Rim­baud.

El pro­duc­tor siem­pre de­be pe­dir cuan­do lle­ga a com­prar una pa­ji­lla de se­men, el ca­tá­lo­go del to­ro o se­men­tal a es­co­ger. A pe­sar de con­tar con es­ta in­for­ma­ción, los ven­de­do­res jue­gan con una pa­la­bra den­tro del ne­go­cio lla­ma­da éti­ca.

“Si hay un ven­de­dor de se­men que te di­ce, te ven­do es­to y no le en­se­ña el ca­ta­lo­go, es cual­quier co­sa. No lo de­be de com­prar, to­do ven­de­dor de se­men de­be de te­ner un ca­tá­lo­go. Aho­ra bien na­die pue­de pro­bar que el se­men vie­ne de ese to­ro, en­ton­ces ahí vie­ne la éti­ca… Si el ven­de­dor no se la da, ese ven­de­dor es cual­quier co­sa”, aña­de el Doc­tor Roldán Co­rra­les de la Fa­cul­tad de Cien­cia Ani­mal de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Agra­ria (UNA).

Otra de las con­si­de­ra­cio­nes cuan­do se desea im­ple­men­tar in­se­mi­na­cio­nes ar­ti­fi­cia­les den­tro de la fin­ca, son los ins­tru­men­tos ade­cua­dos pa­ra ma­ne­jar, ya sea la pa­ji­lla de se­men y pa­ra des­con­ge­lar­lo pa­ra su de­bi­da apli­ca­ción. Si es­to no se cum­ple, la pa­ji­lla se pue­de ave­riar y no cau­sa­rá pre­ñez den­tro de la va­qui­lla.

“Te­ner al per­so­nal ca­pa­ci­ta­do que le va a tra­ba­jar el se­men, te­ner los equi­pos ade­cua­dos pa­ra ma­ne­jar el se­men (el ter­mo, la es­pa­da, to­do su equi­po de in­se­mi­na­ción, pis­to­la, fun­das, cor­ta­pa­ji­llas, des­con­ge­la­dor de se­men)”, men­cio­na Ra­yo co­mo par­te de las co­sas a te­ner al mo­men­to de apli­car una in­se­mi­na­ción.

¿Es ca­ro es­te pro­ce­di­mien­to?

Una pa­ji­lla de se­men pue­de va­riar el pre­cio se­gún el to­ro que se va­ya a es­co­ger. En la re­gión un “shot” de se­men se pue­de co­ti­zar des­de los 12 dó­la­res, has­ta los 4 mil dó­la­res si es uno de los se­men­ta­les más co­ti­za­dos de Bra­sil, en don­de la in­dus­tria ge­né­ti­ca es una de las más fuer­tes o bien Es­ta­dos Uni­dos, en don­de rei­nan ra­zas co­mo el Brah­man o el Beef­mas­ter.

Fer­nan­do Ben­da­ña, quien es res­pon­sa­ble del Centro de Ne­go­cios de Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes Ga­na­de­ras de Ni­ca­ra­gua (FAGANIC), pro­mue­ven con sus agre­mia­dos la ven­ta de se­men, sin em­bar­go con la pre­mi­sa de apo­yar la adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co, ellos se han en­car­ga­do de pro­mo­ver una ra­za desa­rro­lla­da en Es­ta­dos Uni­dos de nom­bre Beef­mas­ter.

“Los ani­ma­les de la ra­za Beef­mas­ter son de gran ta­lla, dis­po­nen de cuer­nos y al­can­zan ín­di­ces de cre­ci­mien­to ele­va­do. Re­sis­ten cli­mas va­ria­dos y se mues­tran afa­no­sos por lo­grar el ali­men­to…es­tos ani­ma­les son una ra­za de do­ble pro­pó­si­to, lo que sig­ni­fi­ca que se pue­den uti­li­zar pa­ra la le­che, así co­mo la car­ne de va­ca”, re­fie­re Ben­da­ña.

Ra­yo men­cio­na por su par­te, que an­tes de es­co­ger una ra­za pa­ra in­tro­du­cir­la a la fin­ca, los pro­duc­to­res de­ben es­tar cla­ros de “que sean ani­ma­les man­sos, que ge­né­ti­ca­men­te es­tén en el top de su lí­nea, el se­men sea via­ble con ex­ce­len­te ca­li­dad y que ten­ga buen re­sul­ta­do de pre­ñez”.

“Si hay un ven­de­dor de se­men que te di­ce, te ven­do es­to y no le en­se­ña el ca­ta­lo­go, es cual­quier co­sa”.

Doc­tor Roldán Co­rra­les de la Fa­cul­tad de Cien­cia Ani­mal de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Agra­ria

La es­co­gen­cia de ra­za pue­de de­pen­der de los pro­pó­si­tos en par­te del pro­duc­tor. “Si yo ten­go por ejem­plo va­cas que son más ce­bú y quie­ro au­men­tar la pro­duc­ción de le­che, en­ton­ces yo ten­go que po­ner un to­ro, que ti­ra a pro­duc­ción de le­che, se­gún la ba­se que ten­go con mis va­cas”, pre­ci­sa el Doc­tor Roldán.

Una vez pre­ci­sa­dos los ob­je­ti­vos pa­ra la lí­nea ge­né­ti­ca (ya sea pa­ra pro­duc­ción de car­ne, le­che o bien do­ble pro­pó­si­to), los pro­duc­to­res de­ben bus­car las ra­zas que se ade­cuen más a es­to.

“Si mi me­ta es fa­ci­li­dad de par­to, pue­do usar ra­zas pe­que­ñas (Jer­sey, An­gus). En cam­bio si mi me­ta es au­men­tar la pro­duc­ción de le­che usa­ré ra­zas le­che­ras (Hols­tein, Gy­ro­lan­do). Mien­tras si lo que quie­ro es rus­ti­ci­dad pue­do usar ra­zas eu­ro­peas o brah­má­ni­cas (Sim­ment­hal, Fleck­vieh, Gu­ze­rá, Ne­lo­re) y por úl­ti­mo si quie­ro me­jo­rar ca­li­dad de car­ne usa­ré ra­zas que pro­pen­dan al mar­mó­reo (Beef Mas­ter, An­gus, He­re­ford), to­do de­pen­de de mi ob­je­ti­vo o me­ta”, re­co­mien­da el Doc­tor Rim­baud.

Por otro la­do la de­man­da es otra. En el ca­so con­cre­to de Cos­ta Ri­ca, Ra­yo ex­pli­ca que las ra­zas más de­man­da­das por los ga­na­de­ros son el Gyr Le­che­ro y el Gu­ze­rá, ya que de es­ta for­ma rea­li­zan sus cru­ces con Hols­tein, Jer­sey pa­ra pro­du­cir ra­zas co­mo el Gy­ro­lan­do, Gu­zo­lan­do, Gu­zo­par­do, es­to con el fin de man­te­ner la rus­ti­ci­dad den­tro del ha­to.

Mien­tras que en Ni­ca­ra­gua, la de­man­da de pa­ji­llas de se­men an­da por la mis­ma sin­to­nía. Mu­chos de los ga­na­de­ros pre­fie­ren el Gyr, aun­que por las li­mi­ta­cio­nes de im­por­ta­ción de Bra­sil, los ven­de­do­res co­mer­cia­li­zan se­men de un to­ro Nor­te­ame­ri­cano.

“Hay mu­chos fac­to­res que in­flu­yen pa­ra que la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial sea un éxi­to o un fra­ca­so. Pa­ra que el pro­ce­so sea efec­ti­vo la per­so­na que va a rea­li­zar­lo de­be es­tar ca­pa­ci­ta­da y sa­ber iden­ti­fi­car cuan­do es­tá en ce­lo el ani­mal y si se en­cuen­tra en óp­ti­mas con­di­cio­nes. Otros as­pec­tos que in- flu­yen son la nu­tri­ción y la sa­lud de la va­ca”, pun­tua­li­za Ben­da­ña.

Una de las no­ve­da­des den­tro de es­ta in­dus­tria es el se­men se­xa­do. “Es un po­co más ca­ro, pe­ro us­ted por ejem­plo va a usar en las no­vi­llas se­men se­xa­do y us­ted so­lo va a te­ner so­lo hem­bras o so­lo ma­chos…au­men­ta su ha­to de for­ma más efi­cien­te y se es­tá aho­rran­do el 50% del tiem­po”, di­ce Roldán.

En cuan­to al se­men se­xa­do por el mo­men­to los pre­cios son un po­co ele­va­dos. Pa­ra dar un ejem­plo, una pa­ji­lla con­ven­cio­nal de un to­ro bra­si­le­ño pue­de ron­dar des­de los US $140, pe­ro si es se­xa­do es­te pue­de lle­gar has­ta los US $4. Eso sí, ga­ran­ti­za el se­xo del ani­mal que el ga­na­de­ro quie­re te­ner den­tro de su fin­ca.

Otro de los as­pec­tos a te­ner en con­si­de­ra­ción es el es­ta­do de la va­qui­lla an­tes de la in­se­mi­na­ción. “Hay tres co­sas que tie­nen que ir de la mano, ma­ne­jo, nu­tri­ción y sa­ni­dad. Ese es un círcu­lo que no pue­de sol­tar­se”, reite­ra Ra­yo.

El Doc­tor Rim­baud re­co­mien­da que “las va­cas de­ben es­tar sa­nas y en con­di­ción cor­po­ral mí­ni­mo de 3, y las va­qui­llas de 3,5 (es­ca­la del 1 al 5). Con bue­nos ni­ve­les nu­tri­cio­na­les so­bre to­do en pro­teí­nas y mi­ne­ra­les”.

Una de las co­sas cu­rio­sas que en­tran den­tro de una in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial exi­to­sa, es el es­ta­do de áni­mo de la va­ca. Es de­cir si es­ta se en­cuen­tra den­tro de un po­tre­ro, con con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ma­las, es muy pro­ba­ble que el pro­ce­de de in­se­mi­na­ción no sea exi­to­so.

En Centroamérica se en­cuen­tra buen se­men, pe­ro tam­bién en otros paí­ses, no so­lo Bra­sil. Pue­de ser Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Mé­xi­co, Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­dia, Su­da­fri­ca y paí­ses eu­ro­peos, pre­ci­sa el Doc­tor Rim­baud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.