Desechos del ca­fé que va­len oro

La pro­duc­ción de bio­gás por me­dio de los desechos del ca­fé no so­lo con­tri­bu­ye a las prác­ti­cas ami­ga­bles pa­ra el me­dio am­bien­te, sino pue­den ayu­dar al pro­duc­tor a dis­mi­nuir cos­tos

Productor Agropecuario - - CONSERVACIÓN - Por Byan­ka Nar­vaez byan­ka.nar­vaez@gru­po­cer­ca.com

La pro­duc­ción de ca­fé pa­ra Centroamérica ocu­pa un lu­gar es­pe­cial, ya que es con­si­de­ra­do uno de los prin­ci­pa­les pro­duc­tos de ex­por­ta­ción pa­ra los di­fe­ren­tes mer­ca­dos. Sin em­bar­go den­tro de es­te cre­ci­mien­to ace­le­ra­do de siem­bra y co­se­cha, si los desechos no se tra­tan ade­cua­da­men­te pue­den lle­gar a ser un al­to ele­men­to de con­ta­mi­na­ción y es aquí don­de ca­be la im­por­tan­cia de im­ple­men­tar sis­te­mas de bio­gás.

Ya sea por las “aguas mie­les” o por la pul­pa del ca­fé, los pro­duc­to­res pue­den ex­traer un gas com­bus­ti­ble ge­ne­ra­do en dis­po­si­ti­vos es­pe­cí­fi­cos. Es­to se da por una des­com­po­si­ción anae­ró­bi­ca es un mo­do con­si­de­ra­do útil pa­ra tra­tar re­si­duos bio­de­gra­da­bles, ya que pro­du­ce un com­bus­ti­ble de va­lor ade­más de ge­ne­rar un efluen­te que pue­de apli­car­se co­mo acon­di­cio­na­dor de sue­lo o abono ge­né­ri­co.

Car­los Ruiz, De­cano de la Fa­cul­tad de Cien­cia Ani­mal de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Agra­ria (UNA) de Ni­ca­ra­gua, de­ta­lla que las fuen­tes de ener­gía son

El apro­ve­cha­mien­to de es­tos sis­te­mas no so­lo pue­de ser pa­ra pro­du­cir gas, ya que con la ins­ta­la­ción ade­cua­da, los due­ños po­drían ex­traer ener­gía pa­ra cier­tos apa­ra­tos eléc­tri­cos en las fin­cas.

muy im­por­tan­tes y traen be­ne­fi­cios ca­so de los pro­duc­to­res de ca­fé.

En­tre los be­ne­fi­cios de crear es­ta fuen­te al­ter­na­ti­va de pro­duc­ción de ener­gía es­tá la op­ción de con­tar con re­ci­cla­je de los re­si­duos que de­ja la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, eso ge­ne­ra­ría un fuer­te be­ne­fi­cio, pues lle­va­ría a re­du­cir los cos­tos por me­dio de la pro­duc­ción de gas pa­ra co­ci­nar, con lo que dis­mi­nu­ye el de­te­rio­ro de los bos­ques pues ha­bría un consumo de le­ña mu­cho me­nor, co­men­tó Ruiz.

A pe­sar de que la pa­la­bra sis­te­ma pue­de leer­se com­ple­ja, ins­ta­lar es­tos mé­to­dos de apro­ve­cha­mien­to de los desechos del ca­fé pue­de ser al­go tan sen­ci­llo co­mo con­se­guir un tan­que de plás­ti­co o unas bol­sas he­chas pa­ra apro­ve­char el me­tano de las aguas re­si­dua­les co­no­ci­das co­mo bio­bol­sas.

Víc­tor Agui­lar, quien fun­ge co­mo vi­ce­de­cano de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Agra­ria y a su vez se ha de­di­ca­do a in­ves­ti­gar el lla­ma­do “Grano de oro”, ex­pli­ca que “el me­tano tie­ne 23 ve­ces ca­pa­ci­dad de con­ta­mi­na­ción que el CO2. Cuan­do hay que­mas, hay li­be­ra­ción de dió­xi­do de car­bono y ese me­tano se li­be­ra y si us­ted li­be­ra o bo­ta esas aguas mie­les al cam­po es­tá li­be­ran­do me­tano igual que lo ha­ce el es­tiér­col de ga­na­do, cuan­do es­te es­tá en el cam­po es­tá li­be­ran­do me­tano y co­mo le de­cía el me­tano es 23 ve­ces más con­ta­mi­nan­te al am­bien­te”.

La ex­trac­ción de bio­gás se pue­de dar de dos for­mas, ya sea por la pul­pa o bien por las aguas que son uti­li­za­das pa­ra la­var el grano de ca­fé y vie­nen con al­to gra­do de azú­ca­res.

EN EL CA­SO DE LA PUL­PA SE NE­CE­SI­TA­RÁ apli­car un po­co más de ener­gía, ya que hay que frag­men­tar­la pa­ra que va­ya lo más di­suel­ta po­si­ble al bio­di­ges­tor. Ruiz men­cio­na que “hay que ha­cer una mo­lien­da a es­te ti­po de re­si­duos pa­ra que ellos pue­dan ser fá­cil­men­te des­com­pues­tos y ese car­bohi­dra­to de de­sin­te­gre y nos per­mi­ta el pro­ce­so de fer­men­ta­ción”.

EL PRO­CE­SO DE ALI­MEN­TA­CIÓN DEL Bio­di­ges­tor es ca­si el mis­mo si el pro­duc­tor de­ci­de ali­men­tar­lo ya sea de pul­pa o de aguas re­si­dua­les de ca­fé. “Lo im­por­tan­te es que el pro­duc­tor sea cons­tan­te con la ali­men­ta­ción de la BIOBOLSA O EL DO­MO fi­jo. SI EL PRO­DUC­TOR de­ja de po­ner­le sí va­ria­ría, pe­ro si en el ca­so de la pul­pa del ca­fé es más efec­ti­va por­que es más pu­ra que en el ca­so de las aguas mie­les por­que lleva me­nos nu­trien­tes me­nos só­li­dos que en el ca­so de la pul­pa de ca­fé, es­ta­mos ha­blan­do que es ca­si só­li­da”.

¿Biobolsa o BIO­DI­GES­TOR fi­jo?

Se­gún la ca­pa­ci­dad y ob­je­ti­vo del pro­duc­tor, es­te de­be sa­ber si un bio­DI­GES­TOR fi­jo (PUE­DE SER DE CON­CRE­TO O tan­ques plás­ti­cos) o una biobolsa que son mu­chos más fá­ci­les de ins­ta­lar y a la vez re­mo­ver; tam­bién son idea­les pa­ra LOS PRO­PÓ­SI­TOS DE PRO­DUC­CIÓN DE LA FIN­CA.

A pe­sar de ser ins­ta­la­do el sis­te­ma a tra­vés bio­bol­sas o geo­mem­bras, el pro­ce­so es el mis­mo. Siem­pre hay que des­car­gar­lo por­que los lí­qui­dos es­tán pre­sen­tes en el mé­to­do de al­ma­ce­na- MIEN­TO. ESE RE­SI­DUO QUE QUE­DA EN LA SU­PER­FI­CIE SE LLA­MA BIOL, ES DE­CIR TO­DO EL AFLUEN­TE QUE SA­LE DEL BIO­DI­GES­TOR, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

Si es­tas bol­sas son bien ma­ne­ja­das por los pro­duc­to­res, pue­den du­rar has­ta cin­co años y una de las ven­ta­jas pa­ra las per­so­nas que ma­ne­jan ca­fé por tem­po­ra­das, es que el bio­di­ges­tor pue­de ser ins­ta­la­do y desin­ta­la­do se­gún la pro­duc­ción del grano en las FIN­CAS.

“Se de­be evi­tar que las ra­tas u otros ani­ma­les va­yan a mor­der la bolsa, por­que yo he vis­to bio­di­ges­to­res que es­tán en los co­rra­les y el ga­na­do cuan­do se pe­lean rom­pen la tu­be­ría, PE­RO UN BIO­DI­GES­TOR CON DO­MO fi­jo LE pue­de du­rar de 15 a 20 años siem­pre y cuan­do le dé un buen man­te­ni­mien­to. Ya a los 20 años lo más re­co­men­da­ble es ha­cer uno nue­vo bus­car don­de cons­truir­lo y por lo ge­ne­ral de­be ha­cer una pen­dien­te pa­ra que se ali­men­te, se fer­men­te, y des­pués sal­ga el biol”, pre­ci­sa Agui­lar.

EL APRO­VE­CHA­MIEN­TO DE ES­TOS SIS­TE­MAS no so­lo pue­de ser pa­ra pro­du­cir gas, ya que con la ins­ta­la­ción ade­cua­da, los due­ños po­drían ex­traer ener­gía pa­ra cier­tos apa­ra­tos eléc­tri­cos en LAS FIN­CAS.

“Se pue­de mo­ver una má­qui­na con la pre­sión del gas y pro­du­cir luz eléc­tri­ca y tam­bién pue­de usar el bio­gás de acuer­do a la pre­sión mo­ver maquinas pi­ca­do­ras de pas­to pa­ra dar­le ga­na­do y ya no uti­li­za­ría ener­gía eléc­tri­ca, tam­bién es po­si­ble mo­ver los mo­to­res que des­pul­pan el mis­mo ca­fé con el bio­gás por­que no ne­ce­si­ta de­ma­sia­da fuer­za en vez de uti­li­zar ener­gía eléc­tri­ca. To­do es­to es re­ci­cla­je”, pre­ci­sa Agui­lar.

Por otro la­do, las aguas usa­das den­tro de un bio­di­ges­tor tam­bién pue­den ser re­uti­li­za­das den­tro del mis­mo la­va­do del ca­fé, una prác­ti­ca que se­gún el es­pe­cia­lis­ta Agui­lar es per­mi­ti­do y no afec­ta la ca­li­dad en el pro­ce­so de la pro­duc­ción.

EN EL CA­SO DE LA PUL­PA, AUN CUAN­DO es­ta pa­sa por el pro­ce­so de fer­men­ta­ción del bio­di­ges­tor, su desecho pue­de ser usa­do co­mo una fuen­te adi­cio­nal pa­re­ci­da al car­bón lla­ma­do “bri­que­tas”, que po­seen un al­to po­der CA­LO­RÍ­FI­CO, PO­CA HU­ME­DAD Y EL COS­TO de pro­duc­ción es muy ba­jo.

Una de las ven­ta­jas pa­ra las per­so­nas que ma­ne­jan ca­fé por tem­po­ra­das, es que el bio­di­ges­tor pue­de ser ins­ta­la­do y desin­ta­la­do se­gún la pro­duc­ción del grano en las fin­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.