Se­pa con qué ali­men­ta a sus mas­co­tas

Sa­ber qué es lo me­jor pa­ra ali­men­tar a sus mas­co­tas pue­de ayu­dar­le a cui­dar­les ade­cua­da­men­te. Se de­be te­ner cla­ro que las ne­ce­si­da­des nu­tri­cio­na­les de las mas­co­tas o ani­ma­les de com­pa­ñía no son igua­les a las de los se­res hu­ma­nos.

Productor Agropecuario - - SALUD ANIMAL - Por Dr. Noel Mar­tí­nez Me­na, Mé­di­co Ve­te­ri­na­rio. Do­cen­te de de la asig­na­tu­ra de Nu­tri­ción de Pe­que­ñas Es­pe­cies en la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Co­mer­cia­les UCC.

Una de las obli­ga­cio­nes que se con­traen con un ani­mal de com­pa­ñía es la de pro­por­cio­nar­le una ali­men­ta­ción ade­cua­da que cu­bra sus ne­ce­si­da­des y le ayu­de a go­zar de bue­na sa­lud.

Pa­ra cum­plir con es­ta obli­ga­ción se de­ben te­ner cla­ros al­gu­nos con­cep­tos so­bre nu­tri­ción ani­mal, que pue­den ayu­dar a ali­men­tar de la for­ma más ade­cua­da al nue­vo miem­bro de la fa­mi­lia.

Por ejem­plo, en el ca­so del pe­rro, an­tes se creía que es­ta­ba den­tro de la cla­si­fi­ca­ción de los car­ní­vo­ros, sin em­bar­go es­ta hi­pó­te­sis se des­car­tó y hoy en día pa­só a ser un car­ní­vo­ro opor­tu­nis­ta o no obli­ga­to­rio.

Es­to por­que co­men­za­ron a es­tu­diar al lo­bo, an­ces­tro del pe­rro do­més­ti­co, y se die­ron cuen­ta que su prin­ci­pal pre­sa era el co­ne­jo o la lie­bre. Los lo­bos, sus an­te­pa­sa­dos, co­mían un po­co de hier­bas, no só­lo cuan­do co­mían las tri­pas de un co­ne­jo o de un ave, sino co­mo los pe­rros cuan­do co­men pas­to y otras hier­bas.

Un car­ní­vo­ro obli­ga­do (o car­ní­vo­ro ver­da­de­ro) es un ani­mal que de­be con­su­mir car­ne pa­ra desarrollarse (Syufy 2008). Pue­den co­mer otros ali­men­tos, co­mo fru­tas, miel, gra­nos u otros, pe­ro la car­ne de­be for­mar par­te de su ali­men­ta­ción.

La bo­ca del pe­rro cons­ta de unas mue­las apla­na­das que no só­lo les sir­ven pa­ra des­ga­rrar sino pa­ra tri­tu­rar, por ello se les in­clu­yó en es­ta cla­si­fi­ca­ción. A di­fe­ren­cia del ga­to que tie­ne to­dos sus dien­tes afi­la­dos y pun­tia­gu­dos lo cual los ha­ce ser unos car­ní­vo­ros obli­ga­to­rios.

En­ten­dien­do es­te prin­ci­pio, hay die­tas muy ba­lan­cea­das de dis­tin­tas par­tes a ni­vel mun­dial que per­mi­ten que el pe­rro ten­ga una ade­cua­da ali­men­ta­ción.

Por el con­tra­rio, to­dos los fe­li­nos, in­clu­yen­do ga­tos do­més­ti­cos, son car­ní­vo­ros obli­ga­dos. De­ben co­mer car­ne por una ne­ce­si­dad bio­ló­gi­ca.

En los úl­ti­mos años la car­ne se ha en­ca­re­ci­do y es­to ha per­mi­ti­do que la die­ta del ga­to ha­ya va­ria­do con pro­duc­tos que se ven­den en los su­per­mer­ca­dos.

El ra­tón es sin du­da uno de los prin­ci­pa­les ali­men­tos pa­ra el ga­to, ya que tie­ne la can­ti­dad de gra­sa que su cuer­po ne­ce­si­ta y lo ad­quie­re na­tu­ral­men­te. Si me pre­gun­ta­rán ¿qué ali­men­to de­be­ría co­mer el ga­to? les res­pon­de­ría que ra­tón. El sis­te­ma di­ges­ti­vo del ga­to es­tá pre­pa­ra­do pa­ra eso.

Una ade­cua­da ali­men­ta­ción

Ha­ce 5 años en Ni­ca­ra­gua las pul­pe­rías no ven­dían ali­men­tos pa­ra pe­rros y ga­tos. Sin em­bar­go en la ac­tua­li­dad, tan­to en la ca­pi­tal co­mo en los de­par­ta­men­tos, en cual­quier pul­pe­ría se pue­de en­con­trar ali­men­to pa­ra mas­co­tas.

Gra­cias a la co­mu­ni­ca­ción uni­ver­sal so­bre es­te te­ma las per­so­nas han to-

ma­do ma­yor con­cien­cia so­bre la ade­cua­da nu­tri­ción de sus mas­co­tas, co­sa que an­tes no ocu­rría. ¿Có­mo ali­men­tar a mi mas­co­ta? Se ha con­ver­ti­do en una pre­gun­ta obli­ga­to­ria que nos ha­cen a los ve­te­ri­na­rios.

La nu­tri­ción en las mas­co­tas es fun­da­men­tal, aho­ra la gen­te quie­re sa­ber que los ali­men­tos que es­tá co­mien­do su pe­rro le es­tá ca­yen­do bien. Una bue­na ali­men­ta­ción le per­mi­ti­rá a la mas­co­ta desarrollarse sa­na­men­te, evi­tar en­fer­me­da­des, es­ti­mu­lar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, y rea­li­zar el apor­te de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, gra­sas esen­cia­les, etc., que lue­go se ve­rá re­fle­ja­do en un buen pe­la­je, dien­tes, huesos y múscu­los fuer­tes.

El mo­vi­mien­to ho­lís­ti­co es una ten­den­cia re­la­ti­va­men­te nue­va que se desa­rro­lló pa­ra los hu­ma­nos y se ha ex­ten­di­do a nues­tros ani­ma­les de com­pa­ñía. Pro­mue­ve la vuel­ta a un mo­do de vi­da más sano y equi­li­bra­do, a la co­mi­da na­tu­ral, al ejer­ci­cio asi­duo y al de­sa­rro­llo so­cial y es­pi­ri­tual.

La “mo­da fit­ness” ha ve­ni­do a re­vo­lu­cio­nar tan­to la ali­men­ta­ción de las per­so­nas co­mo de sus mas­co­tas. No exis­te el ali­men­to com­ple­ta­men­te ba­lan­cea­do pe­ro si es­tá la po­si­bi­li­dad de dar la ra­ción ade­cua­da y com­ple­men­tar­la, se­gún el es­ti­lo de vi­da que ten­ga el pe­rro o ga­to.

Cui­da­do con cier­tos ali­men­tos

Tra­di­cio­nal­men­te la gen­te ali­men­ta los pe­rros se­gún lo que ve en la te­le­vi­sión, por ejem­plo en el ca­so de las ca­ri­ca­tu­ras: el pe­rro co­me hue­so y el ga­to co­me pes­ca­do. Eso se ha dis­per­so mu­cho en la men­te de los due­ños de ca­ni­nos y fe­li­nos, lo que no quie­re de­cir que es­té co­rrec­to.

Es­pe­cí­fi­ca­men­te, la gen­te lle­gó a pen­sar que los huesos for­man par­te cru­cial de la ali­men­ta­ción del pe­rro, lo cual es un error y una fan­ta­sía.

Si me pre­gun­ta­ran qué no le de­ben de dar de co­mer a su pe­rro, lo pri­me­ro que le di­ría es: huesos. És­tos son muy du­ros y al mo­men­to que el pe­rro los muer­de que­dan muy as­ti­llo­sos, lo que pue­de cau­sar una per­fo­ra­ción in­tes­ti­nal u obs­truc­ción, lle­van­do a la mas­co­ta a la muer­te.

Por otro la­do, en In­ter­net se pue­de en­con­trar in­for­ma­ción que in­di­ca que a los pe­rros y ga­tos no se les dé ca­cao, cho­co­la­te, ce­bo­lla, uvas, man­za­nas, etc. Es­ta in­for­ma­ción es en par­te cier­ta y fal­sa.

Pa­ra que un pe­rro se pue­da in­to­xi­car con­su­mien­do ca­cao o cho­co­la­te de­be con­su­mir cho­co­la­te amar­go, por lo me­nos una libra, co­sa que es muy po­co pro­ba­ble que su­ce­da. Real­men­te los cho­co­la­tes que so­le­mos con­su­mir no son pre­ci­sa­men­te cho­co­la­tes sino azú­car ne­gro.

En cuan­to a la man­za­na lo que le afec­ta es una com­po­si­ción que lleva la se­mi­lla. Los pe­rros pue­den co­mer al­gu­nas fru­tas pe­ro, im­por­tan­te, siem­pre que sea sin se­mi­llas. Aun­que son om­ní­vo­ros, su or­ga­nis­mo no pue­de di­ge­rir­los y le pue­de cau­sar ma­les­tar. Hay unas se­mi­llas que si im­pli­can pe­li­gro pa­ra ellos, co­mo la se­mi­lla o hue­so del du­razno; en me­nor me­di­da, las se­mi­llas de la man­za­na. Es de­cir, to­do en ex­ce­so per­ju­di­ca.

El pe­rro de­be­ría te­ner una die­ta ba­lan­cea­da, re­co­men­da­da por el ve­te­ri­na­rio, de acuer­do a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y ne­ce­si­da­des fi­sio­ló­gi­cas que ten­ga. El arroz es el me­jor car­bohi­dra­to que el pe­rro pue­da di­ge­rir y el po­llo la me­jor proteína que pue­da con­su­mir.

Es ne­ce­sa­rio que se lean las ins­truc­cio­nes de las bol­sas de ali­men­tos pa­ra pe­rros, pa­ra que se­pan en reali­dad que le es­tán dan­do de co­mer. El 70% de la com­po­si­ción del ali­men­to pa­ra pe­rros es des­cri­to en los pri­me­ros tres in­gre­dien­tes. En­ton­ces, si el pri­mer in­gre­dien­te de un ali­men­to pa­ra pe­rro o ga­to es maíz es un mal in­di­ca­dor, pues su prin­ci­pal ali­men­to de­be ser car­ne.

BE­NE­FI­CIOS PA­RA EL ANI­MAL

Di­ce un di­cho “uno es lo que co­me”, y es­to tam­bién apli­ca pa­ra las mas­co­tas. Los be­ne­fi­cios de una ade­cua­da nu­tri­ción ani­mal se pue­den ver clí­ni­ca y fí­si­ca­men­te.

La ali­men­ta­ción se le pue­de dar de acuer­do a la ra­za pe­ro los be­ne­fi­cios son los mis­mos pa­ra to­dos. En el ca­so del pe­rro, las he­ces de­ben te­ner un olor ca­si neu­tro, dien­tes sa­nos, lim­pios y sin pla­cas, tam­bién les per­mi­te te­ner un sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y huesos fuer­tes. Un pe­rro bien nu­tri­do ca­si no se en­fer­ma.

Es im­por­tan­te en­ten­der que las mas­co­tas son ani­ma­les y se les de­be dar una die­ta ani­mal de acuer­do a su fi­sio­lo­gía y re­co­men­da­ción del ve­te­ri­na­rio pa­ra que ten­gan una vi­da sa­lu­da­ble.

Es de su­ma im­por­tan­cia que los pro­pie­ta­rios de mas­co­tas se­pan es­pe­cí­fi­ca­men­te que ali­men­to ofre­cer­le ya que es­to de­ter­mi­na­rá una gran va­rie­dad de ca­rac­te­rís­ti­cas po­si­ti­vas pa­ra el ani­mal du­ran­te to­da su vi­da tan­to de sa­lud co­mo prác­ti­cas. Es­te ase­so­ra­mien­to es re­co­men­da­ble que sea rea­li­za­do por un mé­di­co ve­te­ri­na­rio que le pue­da ex­pli­car a los pro­pie­ta­rios cuá­les son los be­ne­fi­cios de la ali­men­ta­ción.

“El arroz es el me­jor car­bohi­dra­to que el pe­rro pue­da di­ge­rir y el po­llo la me­jor proteína que pue­da con­su­mir.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.