La im­por­tan­cia del diag­nós­ti­co ve­te­ri­na­rio ba­sa­do en evi­den­cias

“El bie­nes­tar ani­mal es una res­pon­sa­bi­li­dad del ser hu­mano, es la opor­tu­ni­dad que nos es­tá dan­do la his­to­ria pa­ra de­jar un le­ga­do a nues­tras pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes.”

Productor Agropecuario - - OPINIÓN - Dr. Omar Navarro Di­rec­tor Di­vi­sion Ve­te­ri­na­ria Dy­na­mic Peo­ple Group

El diag­nós­ti­co ve­te­ri­na­rio es la he­rra­mien­ta en­car­ga­da de des­ci­frar tras­tor­nos en los pa­cien­tes, sean mas­co­tas, ani­ma­les de pro­duc­ción, ani­ma­les exó­ti­cos y ani­ma­les no con­ven­cio­na­les, que tam­bién in­clu­ye áreas más com­ple­jas, co­mo el aná­li­sis de pro­duc­tos y sub­pro­duc­tos de ori­gen ani­mal.

La im­por­tan­cia de diag­nos­ti­car es­tas en­fer­me­da­des es que al­gu­nas de ellas son con­si­de­ra­das zoo­nó­ti­cas y de diag­nós­ti­co obli­ga­to­rio pa­ra pro­gra­mas nacionales, con el fin de abrir fron­te­ras co­mer­cia­les y to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes en el país.

El diag­nós­ti­co ba­sa­do en evi­den­cias es la he­rra­mien­ta más útil del mé­di­co ve­te­ri­na­rio pa­ra eva­luar a un pa­cien­te y de­ter­mi­nar el co­rrec­to tra­ta­mien­to, evo­lu­ción y pronostico del pa­cien­te.

Pa­ra el ser hu­mano, ya sea due­ño de mas­co­tas, pro­duc­tor, con­ser­va­cio­nis­ta y en es­pe­cial al mé­di­co ve­te­ri­na­rio, el ha­blar de te­mas co­mo sa­ni­dad o pro­duc­ción ani­mal tie­nen co­mo prin­ci­pal eje el bie­nes­tar ani­mal.

El bie­nes­tar ani­mal es una res­pon­sa­bi­li­dad del ser hu­mano, es la opor­tu­ni­dad que nos es­tá dan­do la his­to­ria pa­ra de­jar un le­ga­do a nues­tras pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes.

El diag­nós­ti­co ve­te­ri­na­rio y su evo­lu­ción en las di­fe­ren­tes áreas es una de las tan­tas co­sas que de­be­mos de­jar den­tro de la his­to­ria de nues­tros paí­ses.

Ha­ce mu­chos años so­lo los paí­ses desa­rro­lla­dos usa­ban es­tas he­rra­mien­tas diag­nós­ti­cas con fre­cuen­cia, ya que te­nían ac­ce­so a la tec­no­lo­gía y evi­den­te­men­te los pu­so en po­si­cio­nes pri­vi­le­gia­das pa­ra exi­gir cam­bios y me­jo­ras en el rum­bo que es­ta­ban te­nien­do las cien­cias ve­te­ri­na­rias.

La me­di­ci­na ve­te­ri­na­ria des­de sus orí­ge­nes fue con­ce­bi­da no so­lo pa­ra be­ne­fi­ciar a los ani­ma­les sino tam­bién al ser hu­mano. Es por eso que ve­mos una se­rie de aná­li­sis que nos per­mi­ten eva­luar las ca­na­les de los ani­ma­les, nos da a co­no­cer có­mo fue su vi­da, y tam­bién de­ter­mi­nar qué tan ap­to es pa­ra el consumo hu­mano e in­clu­so pa­ra los pro­pios ani­ma­les y así me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de am­bos.

Ni­ca­ra­gua al igual que mu­chos paí­ses com­par­ten avan­ces en diag­nós­ti­cos, tan­to en la par­te pri­va­da co­mo ins­ti­tu­cio­nal y ca­da país lu­cha por ac­tua­li­zar­se pa­ra la me­jo­ra de su pro­yec­ción y com­pe­ti­ti­vi­dad en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

Las uni­ver­si­da­des que ofer­tan la ca­rre­ra de me­di­ci­na ve­te­ri­na­ria in­te­gran en sus pro­gra­mas aca­dé­mi­cos el Diag­nós­ti­co Clí­ni­co Ve­te­ri­na­rio, tam­bién ofre­cen cur­sos, ta­lle­res, post gra­dos y op­tan a pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción nacionales e in­ter­na­cio­na­les.

Mu­chos médicos ve­te­ri­na­rios hoy es­tán usan­do las he­rra­mien­tas diag­nós­ti­cas que no es­tu­vie­ron muy dis­po­ni­bles por mu­cho tiem­po. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de médicos ve­te­ri­na­rios lo es­tán in­te­gran­do en su pra­xis dia­ria de una for­ma ex­tra­or­di­na­ria.

Ade­más, la ex­pe­rien­cia nos ha per­mi­ti­do desa­rro­llar áreas in­te­gra­les co­mo bie­nes­tar ani­mal, co­mo por ejem­plo: la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo en equi­po, mo­ti­va­ción, ma­ne­jo del es­trés y ver que el mé­di­co ve­te­ri­na­rio po­sea he­rra­mien­tas tan­to diag­nós­ti­ca co­mo de ma­ne­jo de per­so­nal y recursos que ha­gan que la evo­lu­ción del pa­cien­te y el ma­ne­jo del pro­pie­ta­rio sea más ar­mo­nio­sa con lo que pro­mul­ga­mos co­mo em­ba­ja­do­res del bie­nes­tar ani­mal.

Se es­tán dan­do pa­sos gi­gan­tes en otras áreas de es­pe­cia­li­za­ción co­mo Reha­bi­li­ta­ción, Or­to­pe­dia, Der­ma­to­lo­gía, Ci­ru­gía, etc, gra­cias a la accesibilidad de la edu­ca­ción con­ti­nua y de diag­nós­ti­co.

To­do es­to co­mo una reali­dad de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de aque­llos que no tie­nen voz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.