La so­le­dad del agri­cul­tor cos­ta­rri­cen­se

Hay po­cos es­tí­mu­los pa­ra que los jó­ve­nes ru­ra­les quie­ran con­ti­nuar con el tra­ba­jo de sus pa­dres, y por eso no de­be­ría ex­tra­ñar a na­die que ca­da día me­nos de ellos quie­ran ser agri­cul­to­res.

Productor Agropecuario - - OPINIÓN - Ar­man­do Que­sa­da Webb Pe­rio­dis­ta

En­tre abril y ju­nio de es­te año tu­ve la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar un re­por­ta­je pa­ra el Se­ma­na­rio Uni­ver­si­dad acer­ca de un te­ma que, a pe­sar de su im­por­tan­cia, ha si­do prác­ti­ca­men­te ig­no­ra­do por lo círcu­los es­pe­cia­li­za­dos del país: el en­ve­je­ci­mien­to y la fal­ta de re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal en el agro cos­ta­rri­cen­se. La gran cues­tión del tra­ba­jo era en­ten­der por qué una pro­fe­sión que ha si­do tra­di­cio­nal­men­te fa­mi­liar y he­re­di­ta­ria es­tá sien­do re­nun­cia­da por los jó­ve­nes y, por lo tan­to, tra­ba­ja­da ma­yo­ri­ta­ria­men­te por per­so­nas de edad avan­za­da. Des­pués de vi­si­tar a va­rios agri­cul­to­res y con­ver­sar con ellos en­ten­dí la res­pues­ta: la agri­cul­tu­ra es­tá más em­po­bre­ci­da que nun­ca an­tes y los pro­duc­to­res se sien­ten aban­do­na­dos por to­das aque­llas ins­ti­tu­cio­nes en­car­ga­das de su bie­nes­tar y pro­gre­so.

Vi­vi­mos en una épo­ca don­de ser agri­cul­tor se es­tá vol­vien­do si­nó­ni­mo de po­bre­za y se es­tá de­jan­do a un la­do a los pe­que­ños y me­dia­nos pro­duc­to­res a fa­vor de las gran­des em­pre­sas ex­tran­je­ras de mo­no­cul­ti­vo. Hay po­cos es­tí­mu­los pa­ra que los jó­ve­nes ru­ra­les quie­ran con­ti­nuar con el tra­ba­jo de sus pa­dres, y por eso no de­be­ría ex­tra­ñar a na­die que ca­da día me­nos de ellos quie­ran ser agri­cul­to­res.

Me re­sul­tó im­pre­sio­nan­te có­mo to­dos los pro­duc­to­res agrí­co­las que vi­si­té res­pon­dían de ma­ne­ra ca­si idén­ti­ca cuan­do yo les pre­gun­ta­ba por las di­fi­cul­ta­des ac­tua­les de su ofi­cio. To­dos ci­ta­ban a los in­ter­me­dia­rios, el au­men­to de los cos­tos, la fal­ta de apo­yo del go­bierno, en­tre otras. Da mu­cho en qué pen­sar có­mo cua­tro per­so­nas de di­fe­ren­tes zo­nas del país y que siem­bran pro­duc­tos dis­tin­tos vi­ven con in­con­ve­nien­tes tan pa­re­ci­dos. Es­to apun­ta a que se tra­ta de una pro­ble­má­ti­ca na­cio­nal, y no só­lo de un par de ca­sos ais­la­dos. Ade­más, to­dos ellos ti­tu­bea­ban cuan­do yo les pre­gun­ta­ba so­bre el fu­tu­ro, nin­guno es­ta­ba se­gu­ro de qué pa­sa­ría con sus fin­cas en al­gu­nos años, cuan­do ellos no fue­ran ca­pa­ces de se­guir tra­ba­jan­do.

Es fun­da­men­tal te­ner en cuen­ta que es­te “aban­dono” del go­bierno del que ha­blan los agri­cul­to­res no es cul­pa úni­ca­men­te de la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual, sino una cir­cuns­tan­cia que se vie­ne dan­do des­de los años ochen­ta, apro­xi­ma­da­men­te des­de los pro­gra­mas de ajuste es­truc­tu­ral de Luis Al­ber­to Monge, que re­cor­ta­ron con­si­de­ra­ble­men­te las asis­ten­cias del Es­ta­do en di­fe­ren­tes sec­to­res. Es de­cir, ha si­do un pro­ce­so de 25 ó 30 años de pre­ca­ri­za­ción de la agri­cul­tu­ra que no se re­sol­ve­rá de un día al otro.

Aun­que la ma­yo­ría de los da­tos que re­co­lec­té pue­den pa­re­cer muy ne­ga­ti­vos, se­ría un error asu­mir que to­do es­tá per­di­do. Rea­li­zan­do es­ta in­ves­ti­ga­ción en­ten­dí que sí hay jó­ve­nes in­tere­sa­dos en la agri­cul­tu­ra, así co­mo fun­cio­na­rios pú­bli­cos con un au­tén­ti­co in­te­rés en pro­mo­ver el de­sa­rro­llo de es­te ofi­cio, pe­ro in­te­grar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes en la agri­cul­tu­ra es un gran re­to por la can­ti­dad de obs­tácu­los pre­sen­tes.

Dis­tin­tos ex­per­tos del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra es­ta­ban de acuer­do en que se de­be rea­li­zar una ar­ti­cu­la­ción de ins­ti­tu­cio­nes pa­ra lo­grar en­ca­de­na­mien­tos que le per­mi­tan a la ju­ven­tud in­cor­po­rar­se en la agri­cul­tu­ra. Es­to abar­ca des­de ca­pa­ci­ta­cio­nes pro­fe­sio­na­les has­ta fa­ci­li­dad pa­ra ac­ce­der a prés­ta­mos, to­do con el fin de po­si­bi­li­tar el em­pren­de­du­ris­mo, cu­ya cla­ve es­tá en el acom­pa­ña­mien­to.

Si se otor­gan im­pul­sos y se le da prio­ri­dad al pro­duc­tor na­cio­nal en el mer­ca­do, es po­si­ble que el país se en­ca­mi­ne ha­cia una me­jo­ra en las con­di­cio­nes de los agri­cul­to­res, y se lo­gre vol­ver a dig­ni­fi­car es­te ofi­cio. Así se pue­de evi­tar la pro­pa­ga­ción de es­te rom­pi­mien­to ge­ne­ra­cio­nal que ame­na­za a la agri­cul­tu­ra na­cio­nal. Es vi­tal que Cos­ta Ri­ca no aban­do­ne su tra­di­ción agrí­co­la, por­que de es­ta de­pen­de nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.