Se­mi­llas del fu­tu­ro es­tán en Cos­ta Ri­ca

En me­dio de las crí­ti­cas, D&PL Se­mi­llas de­sa­rro­lla se­mi­llas de al­ta ca­li­dad de al­go­dón pa­ra la ex­por­ta­ción.

Productor Agropecuario - - INNOVACIÓN AGRÍCOLA - Por Ra­quel Frat­ti ra­quel.frat­ti@gru­po­cer­ca.com ƒ“—‡Ž ”ƒ––‹

En Cho­mes, pro­vin­cia de Pun­ta­re­nas, Cos­ta Ri­ca, des­ta­ca una ma­rea blan­ca en me­dio del ca­lor y los fuer­tes vien­tos de la zo­na. Se tra­ta del cul­ti­vo de al­go­dón, del cual se res­ca­ta­rán úni­ca­men­te las se­mi­llas pa­ra su ex­por­ta­ción a Es­ta­dos Uni­dos.

Mon­san­to Cos­ta Ri­ca, a tra­vés de su sub­si­dia­ria Del­ta & Pi­ne Land Com­pany (D&PL Se­mi­llas) arran­có ope­ra­cio­nes en 1997 en el país cen­troa­me­ri­cano, con se­de en Ca­ñas en Gua­na­cas­te, así co­mo en Cho­mes de Pun­ta­re­nas. Se de­di­ca prin­ci­pal­men­te a la ge­ne­ra­ción, siem­bra y ex­por­ta­ción de se­mi­llas de al­ta ca­li­dad del cul­ti­vo de al­go­dón co­mo par­te del pro­ce­so de de­sa­rro­llo e in­ves­ti­ga­ción de nue­vas va­rie­da­des pa­ra agri­cul­to­res en Es­ta­dos Uni­dos, al­qui­lan­do las tie­rras don­de cul­ti­va en Cos­ta Ri­ca. Su pro­ce­so con­tem­pla plan­tas con­ven­cio­na­les y mo­di­fi­ca­das ge­né­ti­ca­men­te, lo que le ha traí­do ma­la fa­ma en­tre el sector ambientalista.

La trans­na­cio­nal ofre­ce em­pleo a un pro­me­dio de 180 em­plea­dos por mes: 36 per­so­nas de ma­ne­ra per­ma­nen­te y más de 150 (es­ta ci­fra va­ría) de for­ma tem­po­ral. Con­tra­tan en oc­tu­bre, pa­ra co­se­char de abril a ma­yo. En oc­tu­bre de 2014, Great Pla­ce to Work ubi­có a Mon­san­to co­mo la me­jor com­pa­ñía agrí­co­la en el mun­do pa­ra tra­ba­jar y la nú­me­ro ocho en el ran­king glo­bal, de acuer­do con el re­por­te “World´s Best Mul­ti­na­tio­nal Work­pla­ces 2014”.

Adrián Vargas, ge­ren­te ge­ne­ral de Mon­san­to en Cos­ta Ri­ca, ex­pli­có que la cer­ca­nía geo­grá­fi­ca, un buen cli­ma que per­mi­te ob­te­ner va­rias co­se­chas al año a di­fe­ren­cia de Es­ta­dos Uni­dos, y el marco re­gu­la­to­rio hi­cie­ron que la com­pa­ñía se asen­ta­ra en el país cen­troa­me­ri­cano.

“Por ca­da se­mi­lla, hay apro­xi­ma­da­men­te 10 años de tra­ba­jo. He­mos tra­ba­ja­do en la re­pro­duc­ción de la se­mi­lla de al­go­dón orien­ta­da al mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos. La se­mi­lla que ma­ne­ja­mos acá es la se­mi­lla que po­ten­cial­men­te va a ser co­mer­cial en unos 3 años”, re­ve­ló Vargas.

El pro­ce­so

La com­pa­ñía re­ci­be des­de Es­ta­dos Uni­dos mi­les de ki­los de se­mi­lla (la can­ti­dad va­ría se­gún el año) y me­dian­te in­no­va­do­ras téc­ni­cas agrí­co­las las re­pro­du­ce pa­ra ser de­vuel­tas nue­va­men­te a los in­ves­ti­ga­do­res en ese país nor­te­ame­ri­cano. Por ca­da 50-60 hec­tá­reas se pro­du­cen 1.250 ki­los de al­go­dón, es­ti­mán­do­se la pro­duc­ción pa­ra la co­se­cha 2017 de 181.000 ki­los. Por ca­da mota de al­go­dón se ob­tie­nen 35 se­mi­llas. Es­tas ci­fras cam­bian ca­da año: si pa­ra la va­rie­dad A tie­nen buen “stock” de se­mi­lla en Es­ta­dos Uni­dos, la ne­ce­si­dad de que D&PL Se­mi­llas pro­duz­ca va a ser me­nor; siem­pre va­ría la de­man­da se­gún el in­ven­ta­rio en Es­ta­dos Uni­dos.

La plan­ta de al­go­dón es des­mo­ta­da, es de­cir, se se­pa­ra la fi­bra de la se­mi­lla, la cual vie­ne sien­do el pro­duc­to me­ta de la com­pa­ñía. La fi­bra re­sul­tan­te es un sub­pro­duc­to que de igual for­ma es ex­por­ta­do a los paí­ses que Mon­san­to asig­ne.

Lo que la em­pre­sa pro­du­ce no es co­mer­cial, to­do lo que es­tá sem­bra­do en Cos­ta Ri­ca es pa­ra ex­por­tar la se­mi­lla a Es­ta­dos Uni­dos. “El ti­po de per­mi­so que te­ne­mos nos obli­ga a que cual­quier re­ma­nen­te de se­mi­lla sea des­trui­do, eso es in­ci­ne­ra­do lo­cal­men­te. Al lle­gar la se­mi­lla a Es­ta­dos Uni­dos ellos las dis­tri­bu­yen a di­fe­ren­tes fin­cas don­de ellos tie­nen con­ve­nios de re­pro­duc­ción”, in­di­có Vargas.

Hay sie­te va­rie­da­des sem­bra­das en Cos­ta Ri­ca que se re­pro­du­ci­rán ma­si­va­men­te, se dis­tri­bui­rán al agri­cul­tor con el que tie­nen con­ve­nio pa­ra re­pro­du­cir­las y ellos ob­ten­drán 300.000 bol­sas de al­go­dón den­tro de un año que se­rán ven­di­das.

“No­so­tros es­ta­mos re­pro­du­cien­do la ma­te­ria pri­ma: la se­mi­lla pa­ra que el agri­cul­tor siem­bre y co­mer­cia­li­ce des­pués la fi­bra. Cuan­do ha­blo de la tec­no­lo­gía don­de la mi­tad de la ca­mi­sa ela­bo­ra­da en Es­ta­dos Uni­dos ha pa­sa­do por acá, no es la fi­bra en sí sino que lo­gra­mos po­ner a dis­po­si­ción del agri­cul­tor nor­te­ame­ri­cano al­go que di­ce ‘he­cho en Cos­ta Ri­ca’”, di­jo.

¿Por qué D&PL Se­mi­llas no co­mer­cia­li­za la fi­bra que ob­tie­ne del al­go­dón? Vargas ex­pli­có que “so­mos el ‘In­tel de la agri­cul­tu­ra’, es co­mo si tra­ba­já­ra­mos con el chip que se va a es­tar usan­do en las compu­tado­ras den­tro de 3 años, o co­mo si aquí es­tu­vié­ra­mos desa­rro­llan­do el ipho­ne 10, cuan­do co­mer­cial­men­te se usa el 7. No co­mer­cia­li­za­mos el al­go­dón de­bi­do al vo­lu­men, por­que no­so­tros de es­ta pro­duc­ción po­de­mos es­tar sa­can­do unas 800 pa­cas; esa fi­bra es tan po­ca en el vo­lu­men to­tal que no es co­mer­cial­men­te atrac­ti­va”.

Res­pon­sa­bi­li­dad so­cial de la em­pre­sa

D&PL Se­mi­llas tie­ne un pro­gra­ma pa­ra la re­duc­ción del uso de agua; “es­ta­mos pa­san­do de tra­ba­jar en áreas don­de el rie­go es por gra­ve­dad, a la fin­ca en Cho­mes don­de tra­ba­ja­mos con rie­go por as­per­sión, y en al­gu­nos pro­yec­tos con rie­go por go­teo. Se bus­ca que la pro­duc­ción re­quie­ra me­nos agua”, se­gún Vargas.

La com­pa­ñía pre­ten­de ha­cer me­nos uso de in­sec­ti­ci­das y pes­ti­ci­das de ban­da ro­ja; ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 3 años no uti­li­zan es­te ti­po de in­sec­ti­ci­das, dan­do co­mo re­sul­ta­do una pro­duc­ción más sos­te­ni­ble.

La em­pre­sa cuen­ta con un pro­gra­ma de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial a ni­vel glo­bal que tra­ba­ja a tra­vés de tres pi­la­res: Mon­san­to Fund, Se­mi­lle­ro del Fu­tu­ro y Mon­san­to To­get­her.

Mon­san­to Fund apo­ya a di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes y pro­gra­mas al­re­de­dor del mun­do, con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas, re­du­cien­do la bre­cha en­tre sus ne­ce­si­da­des y los recursos. El fon­do es­tá en­fo­ca­do en el ob­je­ti­vo de for­ta­le­cer tan­to a las co­mu­ni­da­des agrí­co­las co­mo a las co­mu­ni­da­des don­de es­tá asen­ta­da la em­pre­sa.

Es­te fon­do pro­por­cio­na apo­yo pa­ra me­jo­rar la edu­ca­ción en las co­mu­ni­da­des agrí­co­las de to­do el mun­do. Asi­mis­mo, bus­ca sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des crí­ti­cas de las co­mu­ni­da­des me­dian­te el apo­yo a or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro que ayu­dan en as­pec­tos co­mo la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, el sa­nea­mien­to, el ac­ce­so al agua po­ta­ble, la se­gu­ri­dad pú­bli­ca y otras ne­ce­si­da­des lo­ca­les.

Se­mi­lle­ro del Fu­tu­ro bus­ca fi­nan­ciar pro­yec­tos so­cia­les de al­to im­pac­to so­cial de in­te­rés agro­pe­cua­rio; mien­tras que Mon­san­to To­get­her es el pro­gra­ma glo­bal de vo­lun­ta­ria­do de Mon­san­to, en el que to­dos los em­plea­dos par­ti­ci­pan do­nan­do su tiem­po pa­ra rea­li­zar la­bo­res que apo­yen la edu­ca­ción, el me­dio am­bien­te y a las co­mu­ni­da­des.

“So­mos el ‘In­tel de la agri­cul­tu­ra’”

Adrián Vargas, ge­ren­te ge­ne­ral de Mon­san­to en Cos­ta Ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.