Star­bucks in­tro­du­ce su pri­mer ca­fé ex­clu­si­vo para Cos­ta Ri­ca

Sabores - - Entre Sartenes -

Re­me­mo­ra su­til­men­te al aro­ma de la le­ña se­ca en la co­ci­na y al pe­so de la fra­gan­cia del cho­co­la­te amar­go. Al sor­ber­lo, su sa­bor es chis­pean­te, con no­tas de cí­tri­cos, y el re­ma­nen­te en el pa­la­dar se aso­cia al ca­ra­me­lo. To­do es­to sin abru­mar: un cuer­po me­dio, una aci­dez me­dia, en fin, un ba­lan­ce, un equi­li­brio. Así se pue­de des­cri­bir el ca­fé Ha­cien­da Al­sa­cia™, un tri­bu­to de la com­pa­ñía mul­ti­na­cio­nal Star­bucks a Cos­ta Ri­ca, a nues­tro sue­lo, que ha si­do cla­ve en el éxi­to de la cor­po­ra­ción du­ran­te más 40 años.

Es un tri­bu­to, un re­ga­lo y un lu­jo: es­te grano, sem­bra­do en la Ha­cien­da Al­sa­cia, ubi­ca­da a las fal­das del vol­cán Poás, es un pro­duc­to ex­clu­si­vo en Cos­ta Ri­ca, ob­te­ni­ble so­lo en los 11 lo­ca­les de Star­bucks ins­tau­ra­dos en el país y en nin­gún otro lugar del glo­bo. Tal Ha­cien­da tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad que ha de enor­gu­lle­cer: es la pri­me­ra y, ac­tual­men­te, úni­ca fin­ca ad­mi­nis­tra­da por Star­bucks en el mun­do.

Es­to la con­vier­te en más que un lugar don­de se cul­ti­va buen grano: es un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción, ca­pa­ci­ta­ción y ase­so­ra­mien­to, una puer­ta para que la com­pa­ñía apren­da so­bre la pro­duc­ción del cul­ti­vo y co­la­bo­re en el de­sa­rro­llo de una prác­ti­ca ca­fe­ta­le­ra sos­te­ni­ble, ren­ta­ble para to­das las par­tes y, prin­ci­pal­men­te, de ca­li­dad.

“El grano de Cos­ta Ri­ca ha he­cho de Star­bucks una em­pre­sa re­co­no­ci­da a ni­vel mun­dial. So­mos una com­pa­ñía pre­sen­te en más de 75 paí­ses, y to­dos los clien­tes de Star­bucks en los otros 74 paí­ses han po­di­do de­gus­tar ca­fé cos­ta­rri­cen­se des­de el ini­cio”, men­cio­nó Mó­ni­ca Bian­chi­ni, ge­ren­te de país de Star­bucks Cos­ta Ri­ca, con res­pec­to a la re­la­ción que ha te­ni­do la mul­ti­na­cio­nal con nues­tro país.

La Ha­cien­da Al­sa­cia, pro­pie­dad de una fa­mi­lia des­de la dé­ca­da de 1970, fue ad­qui­ri­da por Star­bucks en ma­yo del 2013. ¿Por qué es­te te­rreno es­pe­cí­fi­co en­tre to­dos los que tie­ne para ofre­cer el país?, ¿qué lo ha­ce tan es­pe­cial? La pri­me­ra ra­zón es la al­tu­ra, que os­ci­la en­tre los 1.400 y 1.600 me­tros so­bre el ni­vel del mar, una me­di­da óp­ti­ma para el cul­ti­vo y que brin­da fle­xi­bi­li­dad al mo­men­to de ex­pe­ri­men­tar con di­fe­ren­tes gra­nos.

Tam­bién es­tá el sue­lo vol­cá­ni­co, un sue­lo ri­co en nu­trien­tes que ayu­da a pro­du­cir un ca­fé de ca­li­dad. Otro as­pec­to im­por­tan­te es la ubi­ca­ción cer­ca­na al ae­ro­puer­to internacional Juan San­ta­ma­ría, que per­mi­te una fa­ci­li­dad lo­gís­ti­ca al mo­men­to de traer in­vi­ta­dos y ex­per­tos, lo cual atien­de al ob­je­ti­vo de con­ver­tir al es­pa­cio en un lugar de diá­lo­go e in­ter­cam­bio de co­no­ci­mien­tos.

Car­los Ma­rio Ro­drí­guez, di­rec­tor de Agro­no­mía Glo­bal de Star­bucks, ase­gu­ró que la ad­mi­nis­tra­ción de la pro­pie­dad per­mi­te a Star­bucks acom­pa­ñar a sus pro­vee­do­res de ca­fé en el pro­ce­so de sem­bra­do y cul­ti­vo para lo­grar una co­mu­ni­ca­ción que atien­da a sus ne­ce­si­da­des y preo­cu­pa­cio­nes.

Con­cre­ta­men­te, ta­les preo­cu­pa­cio­nes abar­can te­mas co­mo los cos­tos de pro­duc­ción, la lu­cha con­tra pla­gas —es­pe­cial­men­te la ro­ya— y la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal. Ta­les co­no­ci­mien­tos be­ne­fi­cia­rían a los pro­duc­to­res cos­ta­rri­cen­ses que brin­dan su co­se­cha a Star­bucks, pe­ro tam­bién a ca­fi­cul­to­res que tra­ba­jan con la com­pa­ñía en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do.

El ca­fé Ha­cien­da Al­sa­cia™ es un tues­te me­dio pro­vie­ne de di­fe­ren­tes va­rie­da­des de grano, co­mo el ca­tuaí, el ca­tu­rra y el Vi­lla Sar­chí. El pro­duc­to se pue­de ad­qui­rir en las ca­fe­te­rías Star­bucks ya mo­li­do, en pre­sen­ta­ción de 250 g. A su vez, los clien­tes que quie­ran dis­fru­tar de las no­tas cí­tri­cas de es­te ca­fé po­drán so­li­ci­tar­lo para las pre­pa­ra­cio­nes de be­bi­das clá­si­cas de la mar­ca, co­mo el el el

y el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.