La apues­ta fa­lli­da de The­re­sa May

LA CAM­PA­ÑA FRUS­TRA­DA DE LOS CON­SER­VA­DO­RES TRAE­RÁ CAOS.

Summa - - The Economist - POR The Eco­no­mist

Su ca­rre­ra po­lí­ti­ca se ha ca­rac­te­ri­za­do por ser cau­te­lo­sa, por lo que re­sul­ta bas­tan­te cruel pa­ra The­re­sa May y sa­tis­fac­to­rio pa­ra sus enemi­gos, que pue­da aca­bar­se por una gran y desas­tro­sa apues­ta. Ha­ce ocho se­ma­nas, la se­ño­ra May con­vo­có a una elec­ción ex­pe­di­ta, arries­gan­do a su go­bierno por la opor­tu­ni­dad de ase­gu­rar una ma­yo­ría con­tra una oposición obre­ra apa­ren­te­men­te caó­ti­ca. Con los con­ser­va­do­res 20 pun­tos por de­lan­te en las en­cues­tas de opi­nión, pa­re­cía una apues­ta uni­la­te­ral a una aplas­tan­te vic­to­ria y un nue­vo man­da­to de cin­co años pa­ra su par­ti­do. Sin em­bar­go, sur­gió uno de los co­lap­sos más dra­má­ti­cos de la his­to­ria po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca. Cuan­do fui­mos a im­pren­ta en las pri­me­ras ho­ras del 9 de ju­nio, los con­ser­va­do­res es­ta­ban en cur­so de per­der es­ca­ños y, pro­ba­ble­men­te, su ma­yo­ría. El equi­li­brio de fuer­zas en el Par­la­men­to sig­ni­fi­ca que cual­quier can­ti­dad de re­sul­ta­dos son po­si­bles, pe­ro nin­guno de ellos se­rá el go­bierno "fuer­te y es­ta­ble" que la se­ño­ra May di­jo que el país ne­ce­si­ta­ba cuan­do lla­mó a vo­ta­ción. En aquel mo­men­to, el ra­zo­na­mien­to era de una ma­yo­ría con­ser­va­do­ra de más de 100 dipu­tados. Hoy, el me­jor ar­gu­men­to pa­ra los con­ser­va­do­res es una mi­nús­cu­la ma­yo­ría ba­jo un Pri­mer Mi­nis­tro cu­ya au­to­ri­dad nun­ca po­drá re­cu­pe­rar­se. La úni­ca es­pe­ran­za pa­ra el Par­ti­do La­bo­ris­ta de for­mar un go­bierno se­ría por me­dio de un acuer­do desafian­te con otros par­ti­dos. Otras elec­cio­nes –la cuar­ta en­cues­ta na­cio­nal de Gran Bre­ta­ña en po­co más de dos años– po­drían es­tar en ca­mino.

Quien­quie­ra que se con­vier­ta en Pri­mer Mi­nis­tro ten­drá muy pron­to que li­diar con tres cri­sis. La pri­me­ra es la ines­ta­bi­li­dad cró­ni­ca que se ha apo­de­ra­do de la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca, y que se­rá di­fí­cil de des­arrai­gar. La en­cues­ta de es­ta se­ma­na re­ve­la un país di­vi­di­do en­tre vo­tan­tes de fue­ra y de den­tro, jó­ve­nes y vie­jos, ciu­da­des cos­mo­po­li­tas y el res­to, na­cio­na­lis­tas y sin­di­ca­lis­tas. Los par­ti­dos es­tán en cons­tan­te cam­bio.

LA ECO­NO­MÍA SE DI­RI­GE EN UN CA­MINO INEXTRICABLE QUE PO­COS HAN RE­CO­NO­CI­DO.

La se­ño­ra May ha lle­va­do a los con­ser­va­do­res en una di­rec­ción más es­ta­tis­ta e ili­be­ral, con re­gu­la­cio­nes más pe­sa­das so­bre las em­pre­sas y lí­mi­tes es­tric­tos a la in­mi­gra­ción. Los That­che­ris­tas que re­pri­mie­ron sus crí­ti­cas por un sen­ti­do de de­ber o am­bi­ción, afi­la­rán sus cu­chi­llos. El Par­ti­do La­bo­ris­ta, que ba­jo Tony Blair en­con­tró un acuer­do con el mer­ca­do, se ha trans­for­ma­do en un par­ti­do so­cia­lis­ta de iz­quier­da ba­jo el li­de­raz­go de Je­remy Corbyn, que es aho­ra inata­ca­ble, a di­fe­ren­cia de la se­ño­ra May. Al sur de la fron­te­ra es­co­ce­sa, la po­lí­ti­ca bi­par­ti­dis­ta es­tá de vuel­ta, tras el co­lap­so del Par­ti­do de la In­de­pen­den­cia del Reino Uni­do y una de­cep­cio­nan­te cam­pa­ña de los de­mó­cra­tas li­be­ra­les. Al nor­te de la fron­te­ra, los na­cio­na­lis­tas es­co­ce­ses, aún a car­go, per­die­ron su­fi­cien­tes es­ca­ños pa­ra po­ner en du­da un se­gun­do re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia.

La se­gun­da cri­sis es que la eco­no­mía se di­ri­ge por un ca­mino inextricable que po­cos han re­co­no­ci­do. Mien­tras que en 2016 la eco­no­mía desafió el re­fe­rén­dum del Bre­xit pa­ra cre­cer al rit­mo más rá­pi­do en el G7, en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año fue el más len­to. El des­em­pleo es­tá en su ni­vel más ba­jo en dé­ca­das, pe­ro con tres años de in­fla­ción en su má­xi­mo y en au­men­to, los sa­la­rios reales es­tán dis­mi­nu­yen­do. Los in­gre­sos fiscales y el cre­ci­mien­to su­fri­rán a me­di­da que la in­ver­sión in­ter­na cai­ga y la mi­gra­ción ne­ta de los eu­ro­peos ca­li­fi­ca­dos se de­ten­ga. Los vo­tan­tes no es­tán cons­cien­tes de la pró­xi­ma cri­sis. Jus­to cuan­do han de mar­car con X en las ur­nas que es­tán has­tia­dos de la aus­te­ri­dad, es­ta­rán a pun­to de en­fren­tar­se a tiem­pos aún más di­fí­ci­les.

Y la ter­ce­ra cri­sis es el co­mien­zo de la ne­go­cia­ción más im­por­tan­te que Gran Bre-

LA COM­PLE­JI­DAD DEL BRE­XIT ES­TÁ EN UNA ES­CA­LA QUE LA CLA­SE PO­LÍ­TI­CA DE GRAN BRE­TA­ÑA HA IGNORADO VOLUNTARIAMENTE.

ta­ña ha in­ten­ta­do en tiem­po de paz. El Bre­xit im­pli­ca el des­man­te­la­mien­to de un acuer­do eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co que se ha es­ta­ble­ci­do a lo lar­go de más de me­dio si­glo, vin­cu­lan­do a Gran Bre­ta­ña con el blo­que al que en­vía la mi­tad de sus ex­por­ta­cio­nes de bie­nes, del que pro­vie­nen la mi­tad de sus mi­gran­tes y ha con­tri­bui­do a man­te­ner la paz en Eu­ro­pa y más allá. La com­ple­ji­dad del Bre­xit es­tá en una es­ca­la que la cla­se po­lí­ti­ca de Gran Bre­ta­ña ha ignorado voluntariamente. Apar­te de no ex­pli­car có­mo ne­go­ciar el di­vor­cio más com­ple­jo de la his­to­ria, nin­gún po­lí­ti­co ha res­pon­di­do se­ria­men­te a la pre­gun­ta de có­mo se com­par­ti­rá la pe­nu­ria eco­nó­mi­ca del Bre­xit. Me­nos co­mer­cio, me­nor cre­ci­mien­to y una ba­ja en emi­gran­tes sig­ni­fi­ca­rán im­pues­tos más al­tos y me­nor gas­to pú­bli­co. Los vo­tan­tes pa­re­cen re­sig­na­dos al he­cho de que fue­ron en­ga­ña­dos por las pro­me­sas de un di­vi­den­do del Bre­xit de más di­ne­ro pa­ra el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­lud. Na­die los ha pre­pa­ra­do pa­ra las di­fi­cul­ta­des que so­bre­lle­va­rán en su nom­bre. La se­ño­ra May ma­ni­fes­tó que su mo­ti­vo pa­ra con­vo­car elec­cio­nes era con­se­guir un man­da­to pa­ra ne­go­ciar el Bre­xit ba­jo los li­nea­mien­tos que ella es­ta­ble­ció en enero: aban­do­nar el mer­ca­do úni­co y pro­se­guir con los re­cor­tes a la in­mi­gra­ción que na­die con­si­de­ra fac­ti­bles. Du­ran­te la cam­pa­ña, no agre­gó na­da nue­vo a su re­du­ci­da es­tra­te­gia del Bre­xit, más allá de re­su­ci­tar el fa­tuo es­lo­gan de "nin­gún tra­to es me­jor que un mal tra­to".

Sea­mos cla­ros: des­pués de es­ta vo­ta­ción no hay man­da­to pa­ra tal en­fo­que. So­lo un enemi­go del pue­blo in­ten­ta­ría aho­ra ig­no­rar la elec­ción y se­guir ade­lan­te con la ver­sión ma­so­quis­ta del Bre­xit que The­re­sa May le pro­pu­so a los vo­tan­tes. No exis­ten mo­ti­vos pa­ra re­ver­tir el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum, aun­que Ni­gel Fa­ra­ge, ex lí­der del UKIP, ad­vier­te que un nue­vo re­fe­rén­dum po­dría vis­lum­brar­se. Pe­ro el Bre­xit du­ro, que fue el cen­tro de la cam­pa­ña de la se­ño­ra May, ha si­do re­cha­za­do. De­be ser con­tem­pla­do nue­va­men­te.

LA COM­PLE­JI­DAD DEL BRE­XIT ES­TÁ EN UNA ES­CA­LA QUE LA CLA­SE PO­LÍ­TI­CA DE GRAN BRE­TA­ÑA HA IGNORADO VOLUNTARIAMENTE.

La ciu­dad de Lon­drés se pre­pa­ra pa­ra el Bre­xit.

The­re­sa May, pri­me­ra Mi­nis­tra de Reino Uni­do.

Je­remy Corbyn, lí­der del Par­ti­do La­bo­ris­ta.

Los ana­lis­tas di­fie­ren mu­cho so­bre lo que pue­da su­ce­der con la eco­no­mía bri­tá­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.