Cer­ve­za ar­te­sa­nal cre­ce co­mo es­pu­ma

Summa - - Créditos - POR Ca­ro­li­na Ba­rran­tes, Jenny Lo­zano y Ale­jan­dra So­to

Más de 100 mar­cas se co­mer­cia­li­zan en Cos­ta Ri­ca, mien­tras que Gua­te­ma­la y El Sal­va­dor, aún con po­cas op­cio­nes en el mer­ca­do, in­ten­tan ha­cer cre­cer el gus­to por es­tas be­bi­das pre­mium.

MÁS DE 100 MAR­CAS SE CO­MER­CIA­LI­ZAN EN COS­TA RI­CA, MIEN­TRAS QUE GUA­TE­MA­LA Y EL SAL­VA­DOR, AÚN CON PO­CAS OP­CIO­NES EN EL MER­CA­DO, IN­TEN­TAN HA­CER CRE­CER EL GUS­TO POR ES­TAS BE­BI­DAS PRE­MIUM.

Ru­bias, ne­gras, ro­jas, con to­ques amar­gos o dul­ces, de di­fe­ren­tes tex­tu­ras y aro­mas, así son las cer­ve­zas ar­te­sa­na­les, be­bi­das de al­ta ca­li­dad y pa­ra gus­tos exi­gen­tes, que ca­da vez co­bran más au­ge en el mun­do. La ten­den­cia en su con­su­mo ha si­do más evi­den­te en Es­ta­dos Uni­dos, don­de ope­ran más de 4.200 fá­bri­cas. Sin em­bar­go, Cen­troa­mé­ri­ca no se que­da atrás y ca­da vez son más las op­cio­nes y quie­nes las pre­fie­ren.

Ca­da maes­tro cer­ve­ce­ro, con de­li­ca­de­za y de­di­ca­ción, le da un to­que per­so­nal a su pro­duc­to, uti­li­zan in­gre­dien­tes muy di­ver­sos y sus re­ce­tas des­ta­can la for­ma tra­di­cio­nal y an­ces­tral de ela­bo­ra­ción.

“El en­fo­que de una cer­ve­za ar­te­sa­nal es­tá en la ca­li­dad, más que en el pre­cio. Es co­mún que uti­li­cen va­rios ti­pos de mal­tas (que le im­par­ten co­lo­res y cuer­po) y va­rios ti­pos de lú­pu­los (que son ri­cos en aro­mas); in­clu­so mez­cal­dos con otros in­gre­dien­tes co­mo ca­fé, cho­co­la­te, tri­go, ca­la­ba­za, dis­tin­tos ti­pos de chi­le, rosa de ja­mai­ca, etc. ¡La ima­gi­na­ción y ha­bi­li­dad del cer­ve­ce­ro es el lí­mi­te!”, ex­pli­ca el guatemalteco Luis Es­co­bar, quien es­pe­ra re­ci­bir pron­to las li­cen­cias pa­ra co­mer­cia­li­zar su pro­pia mar­ca: Cer­ve­ce­ría Pan­te­ra. Es­co­bar tam­bién po­see el blog Cer­ve­ce­ro Cha­pín.

“La cer­ve­za ar­te­sa­nal da más li­ber­tad al con­su­mi­dor pa­ra ele­gir en­tre di­ver­sos es­ti­los y sa­bo­res, en com­pa­ra­ción con la cer­ve­za in­dus­trial tra­di­cio­nal. Ese es el prin­ci­pal mo­ti­vo por el cual se ha in­cre­men­ta­do su con­su­mo. Un se­gun­do fac­tor es la in­no­va­ción, ya que los cer­ve­ce­ros, ade­más de ex­pe­ri­men­tar con téc­ni­cas o in­gre­dien­tes es­pe­cia­les, se vuel­ven crea­ti­vos en la elec­ción de la ima­gen y el nom­bre pa­ra que los pro­duc­tos sean di­ver­ti­dos, irre­ve­ren­tes o au­da­ces”, aña­de Luis Ar­ce, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Cer­ve­ce­ros Ar­te­sa­na­les de Cos­ta Ri­ca (ACACR).

Cer­ve­zas ‘ti­cas’ ga­nan te­rreno a pa­sos agi­gan­ta­dos

Ha­ce seis años tan so­lo dos mi­cro­cer­ve­ce­rías lu­cha­ban en Cos­ta Ri­ca por dar a co­no­cer las cer­ve­zas ar­te­sa­na­les. Hoy, son más de 100 mar­cas las que bus­can con­quis­tar los pa­la­da­res de los cer­ve­ce­ros.

La oferta ha cre­ci­do ace­le­ra­da­men­te y ca­da vez más em­pre­sa­rios se ani­man a in­cur­sio­nar en el cam­po ar­te­sa­nal. La ACACR cuen­ta con más de 70 aso­cia­dos, pe­ro no hay un da­to exac­to so­bre el nú­me­ro de fa­bri­can­tes. La or­ga­ni­za­ción, no obs­tan­te, da por he­cho que va en au­men­to.

En­tre los pro­duc­to­res co­no­ci­dos es­tán La Micro Bre­wing Com­pany –co­mer­cia­li­za mar­cas co­mo Do­min­go 7–, Cos­ta Ri­ca's Craft Bre­wing Com­pany –Li­ber­tas, Se­gua y Ma­la­crian­za– y Cer­ve­ce­ría Ran­cho Hu­mo –Ga­lán Sin Ven­tu­ra, Go­se La Amis­tad y Tem­pis­que In­dia Pa­le Ale–, en­tre otras. Es­ta úl­ti­ma crea ade­más al­re­de­dor de 10 be­bi­das de tem­po­ra­da y es­te año pla­nea ini­ciar la cons­truc­ción de su pro­pia plan­ta cer­ve­ce­ra, en una re­ser­va pri­va­da de 1.068 hec­tá­reas, en las in­me­dia­cio­nes del Río Tem­pis­que, en el pa­cí­fi­co cos­ta­rri­cen­se. Allí se ubi­ca el pro­yec­to tu­rís­ti­co Ran­cho Hu­mo, del que la cer­ve­ce­ría se­rá par­te, y de­be su nom­bre a que los pro­pie­ta­rios des­cu­brie­ron que el agua del lu­gar tie­ne cua­li­da­des mi­ne­ra­les y una pu­re­za in­com­pa­ra­bles.

Tam­bién bur­bu­jean en El Sal­va­dor

En El Sal­va­dor la ten­den­cia se vin­cu­la con dos em­pren­de­do­res, que vie­ron la opor­tu­ni­dad pa­ra pre­sen­tar al mer­ca­do sus pro­pues­tas de cer­ve­zas Pre­mium. Da­vid Fal­kens­tein dio el pri­mer pa­so, con Ca­de­jo Bre­wing Com­pany. Co­men­zó a pre­pa­rar cer­ve­zas en ca­sa jun­to con ami­gos y lo que co­men­zó co­mo un hob­bie, se con­vir­tió en 2013 en una em­pre­sa que ya ex­por­ta a la re­gión. Su pro­pues­ta es que la mar­ca Ca­de­jo se iden­ti­fi­que con los sal­va­do­re­ños y a la vez ten­ga un to­que de irre­ve­ren­cia. Sus otras cer­ve­zas tam­bién tie­nen nom­bres po­co co­mu­nes: La Wa­pa, la Hi­ja de Pooh, la Sue­gra, La Je­fa y Lu­pe Re­yes, son al­gu­nas de ellas. Des­pués de Ca­de­jo, abrió sus puer­tas San­to Co­ra­je, em­pren­di“Gua­te­ma­la mien­to de Ce­ci Cruz Pal­ma, una sal­va­do­re­ña de 27 años, úni­ca mu­jer con el tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio de Maes­tra Cer­ve­ce­ra y la pri­me­ra ex­tran­je­ra en Ale­ma­nia gra­dua­da por la Fa­cul­tad de Cien­cias de Cer­ve­ce­ría de la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca de Ber­lín. Ofre­ce una cer­ve­za con ca­li­dad eu­ro­pea pe­ro he­cha 100% en el país, por ma­nos sal­va­do­re­ñas.

“Con­ta­mos con es­ti­los clá­si­cos co­mo Pils (ru­bia), Bal­tic Por­ter (ne­gra), Dun­kel (os­cu­ra) y Wei­zen­bock (tri­go), tan­to Ales co­mo La­gers, to­das fa­bri­ca­das ba­jo la Ley de Pu­re­za Ale­ma­na o Rein­heits­ge­bot, re­gla­men­to ali­men­ta­rio aún vi­gen­te y el más an­ti­guo del mun­do. Tam­bién he­mos in­clui­do es­ti­los tro­pi­ca­li­za­dos co­mo cer­ve­za con rosa de ja­mai­ca o con cás­ca­ra na­tu­ral de na­ran­ja”, ex­pli­ca Cruz.

Una ra­zón ro­mán­ti­ca

En Gua­te­ma­la, a pe­sar del gran in­te­rés, los fa­bri­can­tes de es­te ti­po de be­bi­das al­cohó­li­cas ase­gu­ran que en­fren­tan gran­des obs­tácu­los y los que han lo­gra­do ubi­car mar­cas en el mer­ca­do, adu­cen que ra­zo­nes ro­mán­ti­cas los im­pul­san a al­can­zar su sue­ño. to­da­vía es­tá re­gi­da por una nor­ma­ti­va muy vie­ja con res­pec­to a la fa­bri­ca­ción de be­bi­das al­cohó­li­cas, apro­ba­da en 1948. Ló­gi­ca­men­te, es una nor­ma an­ti­cua­da, que no va de acuer­do con la reali­dad y las ne­ce­si­da­des de hoy, in­clu­so des­de el pun­to de vis­ta de ré­gi­men fis­cal. Aun­que la mia es una mi­cro­em­pre­sa, es­tá ca­ta­lo­ga­da pa­ra el fis­co en­tre los gran­des con­tri­bu­yen­tes”, re­sal­ta Lu­ca Ben­ve­nu­to, maes­tro cer­ve­ce­ro de Ix­ba­lan­qué.

El Prín­ci­pe Gris, la pri­me­ra en co­mer­cia­li­zar es­te ti­po de be­bi­das al­cohó­li­cas en Gua­te­ma­la, en­fren­ta una si­tua­ción si­mi­lar. Se cons­ti­tu­yó a fi­na­les de 2012, pa­só en trá­mi­te tres años y em­pe­zó a ven­der a prin­ci­pios de 2016. “Fue un re­to gi­gan­tes­co y lo si­gue sien­do. Por ejem­plo, no po­de­mos com­prar las bo­te­llas lo­cal­men­te, las te­ne­mos que im­por­tar, por­que las bo­te­llas de cer­ve­za so­la­men­te son uti­li­za­das por la in­dus­tria ma­yor. Ade­más, to­dos los in­su­mos, me­nos el agua, se im­por­tan”, se­ña­la Ale­jan­dro Cas­ti­llo, maes­tro cer­ve­ce­ro de la com­pa­nía.

El de­seo por ela­bo­rar cer­ve­zas de al­ta ca­li­dad ha sa­bi­do de­rri­bar obs­tácu­los. En la ac­tua­li­dad, al me­nos tres cer­ve­ce­rías ar­te­sa­na­les ya co­mer­cia­li­zan sus pro­duc­tos en Gua­te­ma­la y unas tres o cua­tro más es­tán en pro­ce­so de ob­te­ner su li­cen­cia.

“Va­mos len­to, va­mos tar­de, pe­ro por lo me­nos pue­do ha­blar con mu­cho or­gu­llo de nues­tro pro­duc­to, de ca­li­dad mun­dial, y aun­que no es tan ac­ce­si­ble a to­do el mun­do por ra­zo­nes de dis­tri­bu­ción y pre­cio, creo que sí es­tá abrien­do bre­cha y es­tá ayu­dan­do a im­pul­sar la cul­tu­ra cer­ve­ce­ra y a que el con­su­mi­dor des­cu­bra qué es lo que le gus­ta. Van a ve­nir mu­chos otros pro­duc­tos in­tere­san­tes, con di­fe­ren­tes pro­pues­tas”, con­si­de­ra Cas­ti­llo.

Con­su­mi­dor: el gran be­ne­fi­cia­do

Una cer­ve­za ar­te­sa­nal sue­le ser más cos­to­sa en el mer­ca­do que una in­dus­trial. Sin em­bar­go, ex­per­tos se­ña­lan que eso no de­tie­ne el con­su­mo ya que los clien­tes va­lo­ran la ca­li­dad y la va­rie­dad.

“El con­su­mi­dor en­tien­de que es­te pro­duc­to no tie­ne re­lle­nos, ni co­lo­ran­te de za­naho­ria ne­gra. El co­lor, aroma y cuer­po de la cer­ve­za ar­te­sa­nal de­pen­den 100% de la mal­ta, el agua, el lú­pu­lo y la le­va­du­ra”, co­men­ta Ben­ja­mín Cha­ve­rri, en­car­ga­do de Mer­ca­deo y Co­mu­ni­ca­ción de la Cos­ta Ri­ca's Craft Bre­wing Com­pany.

Pa­ra la maes­tra cer­ve­ce­ra Ce­ci Cruz, la acep­ta­ción de los con­su­mi­do­res ha si­do in­men­sa. “Se no­ta que es­tán en bus­ca de una pro­pues­ta di­fe­ren­te de cer­ve­za. Nues­tra al­ta ca­li­dad y va­rie­dad es lo que nos ha pues­to en al­to”, agre­ga.

El re­to es gran­de pa­ra es­tos em­pren­de­do­res que se abren pa­so en me­dio de mar­cas tra­di­cio­na­les con pro­duc­cio­nes in­dus­tria­les, sin em­bar­go, avi­zo­ran un fu­tu­ro bri­llan­te.

Mu­chos cer­ve­ce­ros ela­bo­ran be­bi­das co­mo hob­bie, pa­ra con­su­mo pro­pio, con ami­gos o fa­mi­lia­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.