Fu­sio­nes mar­can pau­ta en el Ist­mo

A ME­DI­DA QUE SE MUL­TI­PLI­CAN LOS ES­CÁN­DA­LOS DEL PAÍS, LA OPO­SI­CIÓN SE EN­DU­RE­CE AN­TE LOS IN­VES­TI­GA­DO­RES QUE LOS ES­TÁN DES­CU­BRIEN­DO

Summa - - Contenido - POR The Eco­no­mist

Re­vis­ta Sum­ma y Ca­pi­tal Fi­nan­cial Ad­vi­sors pre­sen­tan el re­su­men de la actividad de Fu­sio­nes & Ad­qui­si­cio­nes en­tre fe­bre­ro y agos­to 2017

NO SE PRE­VÉ QUE LAS PRÓ­XI­MAS ELEC­CIO­NES TRAI­GAN MU­CHO

CAM­BIO.

Ha­ce dos años, an­tes de que se pos­tu­la­ra a la pre­si­den­cia de Gua­te­ma­la, Jimmy Mo­ra­les fin­gió ser can­di­da­to pre­si­den­cial en una se­rie de te­le­vi­sión lla­ma­da "Mo­ra­le­jas". Ne­to, el tor­pe as­pi­ran­te a la pre­si­den­cia, ves­ti­do con un tra­je blan­co, pa­ñue­lo ro­jo y som­bre­ro de va­que­ro, de­ci­de que des­pués de de­cir "cuan­tio­sas men­ti­ras" se re­ti­ra de la con­tien­da y le ofre­ce a los can­di­da­tos (fic­ti­cios) res­tan­tes al­go de sa­bi­du­ría: "¿No se han da­do cuen­ta de que la gen­te no es ton­ta? ¿Sa­ben que la gen­te los ob­ser­va có­mo se van a dor­mir po­bres y se des­pier­tan ri­cos?"

En las elec­cio­nes, de la vi­da real, de 2015, Mo­ra­les lan­zó el mis­mo ti­po de acu­sa­cio­nes a sus ri­va­les. Se pro­du­jo po­co des­pués de que el pre­si­den­te del país, Ot­to Pé­rez Mo­li­na, y la vi­ce­pre­si­den­ta, Ro­xa­na Bal­det­ti, fue­ran de­te­ni­dos por car­gos de co­rrup­ción. Pos­tu­lán­do­se co­mo ajeno a cual­quier co­ne­xión con la cla­se po­lí­ti­ca des­acre­di­ta­da, Mo­ra­les ob­tu­vo 67% de los vo­tos en una se­gun­da vuel­ta ese octubre.

Hoy por hoy los gua­te­mal­te­cos se sien­ten en­ga­ña­dos. Mo­ra­les muy pron­to en el ejer­ci­cio de su car­go mos­tró la mis­ma inep­ti­tud de Ne­to. Peor aún, mu­chos vo­tan­tes aho­ra lo ven co­mo agra­de­ci­do con el sis­te­ma con­tra el cual se en­fren­tó. El 27 de agos­to or­de­nó la ex­pul­sión del país de Iván Ve­lás­quez, jefe co­lom­biano de la Co­mi­sión Internacional con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la (CICIG), un or­ga­nis­mo res­pal­da­do por la ONU que lle­va más de una dé­ca­da in­ves­ti­gan­do la co­rrup­ción en

el país y que ayu­dó a de­rri­bar a Pé­rez y a Bal­det­ti. La or­den de Mo­ra­les se dio me­nos de dos días des­pués de que Ve­lás­quez in­ten­tó des­po­jar­lo de la in­mu­ni­dad de la acu­sa­ción, ale­gan­do que no ha­bía re­ve­la­do la pro­ce­den­cia de los US$900.000 en con­tri­bu­cio­nes a su cam­pa­ña pre­si­den­cial. Gru­pos ex­tran­je­ros, in­clu­yen­do la ONU y Es­ta­dos Uni­dos, con­de­na­ron la or­den de Mo­ra­les y la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal lo ha blo­quea­do por aho­ra, por lo que Ve­lás­quez pue­de con­ti­nuar con su tra­ba­jo. Pe­ro el en­fren­ta­mien­to ha de­mos­tra­do que los impu­tados pue­den ata­car a sus acu­sa­do­res, de­jan­do al país en un lim­bo po­lí­ti­co. El pre­si­den­te ha per­di­do su au­to­ri­dad mo­ral, sin em­bar­go, nin­gún lí­der al­terno co­man­da un res­pe­to ge­ne­ra­li­za­do y es po­co pro­ba­ble que las pró­xi­mas elec­cio­nes na­cio­na­les, en 2019, va­yan a pro­por­cio­nar uno. Las co­sas han em­peo­ra­do des­de los aje­trea­dos días de 2015, cuan­do unos 100.000 gua­te­mal­te­cos lle­na­ron las ca­lles pa­ra exi­gir la des­ti­tu­ción de Pé­rez y de Bal­det­ti. Lue­go, los ciu­da­da­nos co­mu­nes y la ma­yor par­te de la éli­te del país se unie­ron en mo­les­tia por un ha­llaz­go de la CICIG, tra­ba­jan­do con la fis­cal ge­ne­ral del país, Thel­ma Aldana, de una su­pues­ta irre­gu­la­ri­dad. Los dos po­lí­ti­cos se vie­ron im­pli­ca­dos en un es­cán­da­lo lla­ma­do La Lí­nea, que cons­ta­ba en acep­tar so­bor­nos de em­pre­sas pa­ra per­mi­tir­les evi­tar el pa­go de aran­ce­les adua­ne­ros. Fue­ron po­cos los gua­te­mal­te­cos que la­men­ta­ron ver­los par­tir.

Re­des la­men­ta­bles

Des­de en­ton­ces, el al­can­ce de las in­ves­ti­ga­cio­nes de la CICIG se ha pro­pa­ga­do. Un son­deo re­ve­ló que el Par­ti­do Pa­trio­ta de Pé­rez ha­bía crea­do com­pa­ñías fic­ti­cias con el úni­co fin de so­li­ci­tar do­na­cio­nes de ban­cos, em­pre­sas pe­tro­le­ras y otras com­pa­ñías a cam­bio de fa­vo­res des­pués de ser elec­to. Di­chos es­cán­da­los han cul­pa­do a do­ce­nas de hom­bres de ne­go­cios mien­tras que una quin­ta par­te de los con­gre­sis­tas es­tán ba­jo in­ves­ti­ga­ción. Mu­chos de ellos es­tán vin­cu­la­dos con el am­plio in­fra­mun­do de Gua­te­ma­la: más de dos ter­cios de la co­caí­na que en­tra a Es­ta­dos Uni­dos pa­sa por el país. La CICIG fue crea­da pa­ra in­ves­ti­gar es­tas re­des que tie­nen sus orí­ge­nes en la gue­rra ci­vil de 36 años. Un in­for­me de la CICIG es­ti­ma que una cuar­ta par­te del di­ne­ro de la cam­pa­ña pro­vie­ne de gru­pos de cri­men or­ga­ni­za­do.

Aho­ra la CICIG va tras el Fren­te Na­cio­nal de Con­ver­gen­cia (FCN) del pre­si­den­te Mo­ra­les, fun­da­do en 2008 por an­ti­guos ofi­cia­les del ejér­ci­to, y que se ha con­ver­ti­do en un ho­gar po­lí­ti­co pa­ra los le­gis­la­do­res del ex­tin­to Par­ti­do Pa­trio­ta de Pé­rez. Ta­les ma­las com­pa­ñías han da­ña­do la repu­tación de Mo­ra­les. Al­gu­nos de sus ase­so­res han si­do acu­sa­dos de co­me­ter atro­ci­da­des du­ran­te la gue­rra. Una re­cien­te ca­ri­ca­tu­ra en un pe­rió­di­co lo­cal re­tra­tó a Mo­ra­les co­mo un tí­te­re cu­yas cuer­das son ti­ra­das por ge­ne­ra­les. Aun­que na­die acu­sa a Mo­ra­les de en­ri­que­cer­se, es­te año su hi­jo y su her­mano fue­ron acu­sa­dos de emi­tir fac­tu­ras fal­sas al Re­gis­tro Ge­ne­ral de la Pro­pie­dad.

A me­di­da que las in­ves­ti­ga­cio­nes de la CICIG se han am­plia­do, la opo­si­ción a es­ta co­mi­sión y el apo­yo al se­ñor Mo­ra­les se han en­du­re­ci­do. "Hay un cli­ma de mie­do", ad­mi­te Fer­nan­do Li­na­res Bel­tra­ne­na, un le­gis­la­dor ul­tra­con­ser­va­dor. De­sa­cre­di­ta a la trin­ca ("el trío" –com­pues­to de Ve­lás­quez, Aldana y Todd Ro­bin­son, el em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se–, co­mo un triun­vi­ra­to de iz­quier­da que cons­pi­ra con­tra el go­bierno. La de­re­cha se cues­tio­na ¿Por qué la CICIG no se en­fo­ca más bien en las pan­di­llas ca­lle­je­ras? Y por su par­te, la aso­cia­ción de al­cal­des apo­ya a Mo­ra­les.

Los em­pre­sa­rios afir­man que las in­ves­ti­ga­cio­nes de la CICIG es­tán ale­jan­do la in­ver­sión, lo cual a la vez es­tá per­ju­di­can­do

HOY POR HOY, LOS GUA­TE­MAL­TE­COS SE SIEN­TEN EN­GA­ÑA­DOS.

el cre­ci­mien­to del PIB, que es de al­re­de­dor del 3% anual y que se an­ti­ci­pa des­ace­le­re. "Jimmy es­ta­ba en su de­re­cho de ha­cer lo que hi­zo", di­ce una em­pre­sa­ria. "El sen­ti­mien­to (en­tre las éli­tes gua­te­mal­te­cas) aho­ra es: 'Va­mos a pro­te­ger­nos, to­dos es­ta­mos en el mis­mo bar­co'", se­ña­ló Juan Al­ber­to Fuen­tes Caballero, un ex­mi­nis­tro de Fi­nan­zas re­for­mis­ta.

Quién ga­na­rá el en­fren­ta­mien­to en­tre la cla­se di­ri­gen­te ate­rra­da y el 80% de los gua­te­mal­te­cos que apo­yan a la CICIG no es­tá cla­ro. “Si eli­ge a un pa­ya­so, es­pe­re un cir­co", se leía en las pan­car­tas lle­va­das por par­ti­da­rios de la CICIG en su se­de en la ciu­dad de Gua­te­ma­la. Pe­ro se en­con­tra­ron con gru­pos más gran­des de par­ti­da­rios de Mo­ra­les, que blo­quea­ron la sa­li­da de los au­to­mó­vi­les di­plo­má­ti­cos. "Yo fir­mé los acuer­dos de paz, pe­ro tam­bién pue­do ha­cer la gue­rra", di­jo Ál­va­ro Ar­zú, ex­pre­si­den­te gua­te­mal­te­co y ac­tual­men­te el al­cal­de de la Ciu­dad de Gua­te­ma­la. Pa­ra al­gu­nos, esa de­cla­ra­ción se in­ter­pre­tó co­mo un lla­ma­do a una ofen­si­va con­tra los ma­ni­fes­tan­tes an­ti-Mo­ra­les. La po­li­cía na­cio­nal can­ce­ló la li­cen­cia pa­ra sus ofi­cia­les. La co­mi­sión tie­ne po­cos ami­gos en el Con­gre­so, en don­de se re­quie­re de una ma­yo­ría de dos ter­cios pa­ra su­pri­mir la in­mu­ni­dad de Mo­ra­les. Has­ta aho­ra, el Con­gre­so ha frus­tra­do las re­for­mas apo­ya­das por la CICIG, tal co­mo ex­ten­der los man­da­tos de los jue­ces de cin­co a do­ce años y trans­fe­rir la res­pon­sa­bi­li­dad de ad­mi­nis­trar el sis­te­ma ju­di­cial des­de la cor­te cons­ti­tu­cio­nal a un con­se­jo in­de­pen­dien­te.

No se pre­vé que las pró­xi­mas elec­cio­nes trai­gan mu­cho cam­bio. To­dos los tres blo­ques po­lí­ti­cos prin­ci­pa­les han es­ta­do im­pli­ca­dos en un es­cán­da­lo u otro. Ins­tau­rar nue­vos par­ti­dos po­lí­ti­cos no es ta­rea fá­cil: los pro­to­par­ti­dos tie­nen que re­co­lec­tar 23.000 fir­mas, y una co­mi­sión gu­ber­na­men­tal quie­re ele­var ese nú­me­ro. Un gru­po de jó­ve­nes ac­ti­vis­tas lla­ma­do Mo­vi­mien­to Se­mi­lla es­pe­ra pre­sen­tar un can­di­da­to pre­si­den­cial en 2019, pe­ro to­da­vía tie­ne que ele­gir uno. La se­mi­lla de la re­no­va­ción en Gua­te­ma­la po­dría tar­dar años en flo­re­cer.

QUIÉN GA­NA­RÁ EL EN­FREN­TA­MIEN­TO EN­TRE LA CLA­SE DI­RI­GEN­TE ATE­RRA­DA

Y EL 80% DE LOS GUA­TE­MAL­TE­COS QUE APO­YAN A LA CICIG, NO

ES­TÁ CLA­RO.

Tras dos años en el poder, Jimmy Mo­ra­les en­fren­ta la peor cri­sis en su ad­mi­nis­tra­ción.

El Con­gre­so gua­te­mal­te­co re­cha­zó qui­tar­le la in­mu­ni­dad al pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les.

En Ciu­dad de Gua­te­ma­la es don­de se han pro­du­ci­do las ma­ni­fes­ta­cio­nes más fuer­te con­tra el pre­si­den­te Mo­ra­les.

El pue­blo gua­te­mal­te­co se al­zó con­tra Mo­ra­les tras la ex­pul­sión de Gua­te­ma­la del co­lom­biano Iván Ve­lás­quez jefe Co­mi­sión Internacional con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.