Fre­de­rik de Klerk

EX­PRE­SI­DEN­TE DE SU­DÁ­FRI­CA (19891994), LI­CEN­CIA­DO EN DE­RE­CHO DE POTCHEFSTROOM UNI­VER­SITY FOR CH­RIS­TIAN HIG­HER EDU­CA­TION Y CON­FE­REN­CIS­TA.

Summa - - Negocios -

Es re­co­no­ci­do uni­ver­sal­men­te por el pa­pel que desem­pe­ñó en la trans­for­ma­ción de Su­dá­fri­ca ha­cia una de­mo­cra­cia no ra­cial y por ha­ber si­do ga­lar­do­na­do jun­to a Nel­son Man­de­la con el pre­mio No­bel de Paz (2003).

En fe­bre­ro de 1989 fue ele­gi­do lí­der del Par­ti­do Na­cio­nal y sie­te me­ses des­pués, tras la re­nun­cia del Pre­si­den­te P.W Bot­ha, fue elec­to por una­ni­mi­dad pa­ra su­ce­der­lo.

Du­ran­te su man­da­to im­pul­só cam­bios fun­da­men­ta­les en los pro­ce­sos po­lí­ti­cos del país y ace­le­ró la eli­mi­na­ción del apart­heid. Adi­cio­nal­men­te, in­tro­du­jo una lis­ta de ini­cia­ti­vas que lle­va­ron a la pri­me­ra elec­ción sud­afri­ca­na abier­ta, en abril de 1994. Fue ala­ba­do por sus es­fuer­zos en man­te­ner el país en el ca­mino ne­go­cia­dor y por la se­re­ni­dad y au­to­con­fian­za que de­mos­tró en su ges­tión.

De Klerk es con­si­de­ra­do un ejem­plo de hu­mil­dad y va­lor. En su his­to­ria des­ta­ca que li­de­ró jun­to a Nél­son Man­de­la una de las his­to­rias más fas­ci­nan­tes de nues­tra era. En un con­tex­to de se­gre­ga­ción ra­cial, se unie­ron pa­ra de­rrum­bar las fron­te­ras que se­pa­ra­ban a ne­gros y blan­cos en una Su­dá­fri­ca ago­bia­da por la vio­len­cia y así al­can­zar el abra­zo en una so­cie­dad libre y de­mo­crá­ti­ca, ba­sa­da en la igual­dad de opor­tu­ni­da­des.

Es un po­lí­ti­co con am­plia ex­pe­rien­cia co­mo lí­der mun­dial, que de­mues­tra en sus in­ter­ven­cio­nes la im­por­tan­cia de un li­de­raz­go fuer­te, el diá­lo­go pa­ra la paz y la re­so­lu­ción al­ter­na­ti­va de con­flic­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.