No cam­bie­mos

Summa - - The Economist -

enfrenten desafíos de los po­pu­lis­tas. El triun­fo de Cam­bie­mos le da­ría co­ra­zón al cen­tris­ta. Ve­ne­zue­la, que tie­ne pro­gra­ma­do con­vo­car a elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, es una excepción. Su par­ti­do go­ber­nan­te re­cién aca­ba de ga­nar una elec­ción re­gio­nal in­jus­ta­men­te y es po­co pro­ba­ble que ce­da el po­der el pró­xi­mo año, sin im­por­tar la vo­lun­tad de los vo­tan­tes. En las elec­cio­nes pri­ma­rias ce­le­bra­das en agos­to, en un son­deo acer­ca de la po­pu­la­ri­dad de los par­ti­dos, Cam­bie­mos su­pe­ra­ba a los par­ti­dos afi­nes con la Sra. Fernández. Si esa ten­den­cia se re­pi­te, ob­ten­drá pues­tos en am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so, más no una ma­yo­ría. Pa­ra en­ton­ces, el se­ñor Ma­cri es­ta­rá en me­jo­res con­di­cio­nes que la Sra. Fernández pa­ra ce­rrar tra­tos con los pe­ro­nis­tas más mo­de­ra­dos. Sin du­da al­gu­na, se­ría un desen­la­ce digno de ce­le­brar­se, al de­mos­trar que los vo­tan­tes es­tán dis­pues­tos a res­pal­dar de­ci­sio­nes di­fí­ci­les si se arro­jan re­sul­ta­dos. Eso ayu­da­ría Ma­cri a pro­se­guir con los pla­nes pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio pa­ra li­be­ra­li­zar las le­yes la­bo­ra­les y pur­gar a los tri­bu­na­les. Rom­pe­ría el he­chi­zo del peronismo rui­no­so de la Sra. Fernández. Lo an­te­rior po­dría ser el ma­yor premio de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.