Re­do­ble de tam­bo­res

Summa - - The Economist -

En los úl­ti­mos años, una de­bi­li­ta­da Fran­cia ha si­do un so­cio cró­ni­ca­men­te dé­bil pa­ra Ale­ma­nia, in­ci­tan­do a Mer­kel a un pa­pel en so­li­ta­rio que ni bus­có, ni dis­fru­tó. Si Ma­cron quie­re cam­biar esa di­ná­mi­ca, ne­ce­si­ta mo­ver­se rá­pi­da­men­te pa­ra ha­cer coin­ci­dir su ley la­bo­ral con una re­vi­sión del pre­su­pues­to in­efi­cien­te de ca­pa­ci­ta­ción de Fran­cia, au­men­tar el nú­me­ro de pa­san­tías y re­no­var los ser­vi­cios ale­tar­ga­dos de em­pleo del es­ta­do. Tam­bién ne­ce­si­ta ex­pli­car, en un tono me­nos des­pec­ti­vo, por qué sus pla­nes de recortes fis­ca­les, in­clui­do el im­pues­to so­bre el pa­tri­mo­nio y el im­pues­to a las em­pre­sas La po­lí­ti­ca do­més­ti­ca de Ma­cron po­dría ha­ber te­ni­do un mal ini­cio. Ha aca­pa­ra­do los ti­tu­la­res de la prensa gra­cias al cos­to de su fac­tu­ra de ma­qui­lla­je, el co­lap­so de su po­pu­la­ri­dad y su arro­gan­cia acer­ca de su enfoque de po­der "Ju­pi­te­riano". Co­mo era de es­pe­rar, los mal­hu­mo­ra­dos fran­ce­ses ya es­tán cues­tio­nan­do la le­gi­ti­mi­dad de los pla­nes que eli­gie­ron al se­ñor Ma­cron. La re­for­ma en Fran­cia, se­gún pa­re­ce, si­gue un pa­trón: el pue­blo ob­je­ta, el go­bierno se re­trac­ta y el in­mo­vi­lis­mo se es­ta­ble­ce. No obs­tan­te, al echar un vis­ta­zo más de cer­ca, Ma­cron po­dría es­tar a pun­to de rom­per el es­que­ma. Al­go ex­tra­or­di­na­rio, aun­que po­co per­ci­bi­do, tu­vo lu­gar es­te ve­rano. Mien­tras que la ma­yo­ría de los fran­ce­ses es­ta­ban en la playa, Ma­cron ne­go­ció y acor­dó con los sin­di­ca­tos una re­for­ma la­bo­ral de gran al­can­ce y li­be­ra­li­za­ción, que apro­bó co­mo ley el 22 de sep­tiem­bre, con po­co al­bo­ro­to. Ni los sin­di­ca­tos mi­li­tan­tes de Fran­cia, no es­tán di­se­ña­dos sim­ple­men­te pa­ra be­ne­fi­ciar a los ne­go­cios y a los más aco­mo­da­dos. En Eu­ro­pa, Ma­cron ne­ce­si­ta tran­qui­li­zar a las eco­no­mías más abier­tas del Nor­te que no es­tá tra­tan­do de le­van­tar mu­ros. Por supuesto, los pri­me­ros pa­sos de Ma­cron en el cen­tro de aten­ción pue­den va­ci­lar. Las pro­ba­bi­li­da­des nun­ca son al­tas so­bre cual­quier lí­der que re­for­ma Fran­cia. Lu­cha­rá pa­ra con­ven­cer a Ale­ma­nia de que adop­te su vi­sión de la re­for­ma de la zo­na Eu­ro. Pe­ro, si es­te año ha de­mos­tra­do al­go, es que es un error apos­tar con­tra el for­mi­da­ble se­ñor Ma­cron.

de Fran­cia, ni la fo­go­sa iz­quier­da ex­tre­ma, han lo­gra­do has­ta aho­ra el apo­yo ma­si­vo que es­pe­ra­ban en las ca­lles. El 59% de los fran­ce­ses di­cen que res­pal­dan la re­for­ma la­bo­ral. Más pro­tes­tas se­gui­rán. Las ba­ta­llas más du­ras –so­bre las pen­sio­nes, los im­pues­tos, el gas­to pú­bli­co y la edu­ca­ción– es­tán por ve­nir. El se­ñor Ma­cron ne­ce­si­ta man­te­ner su pos­tu­ra, pe­ro, sor­pren­den­te­men­te, ya pa­só su pri­me­ra gran prue­ba. En mu­chos sentidos, Ma­cron, de 39 años, aún no es bien com­pren­di­do. De­trás del arro­gan­te ex­te­rior, emer­ge un lí­der que pa­re­ce ser va­lien­te, dis­ci­pli­na­do y re­fle­xi­vo. Va­lien­te, por­que las re­for­mas la­bo­ra­les, co­mo sa­ben Ale­ma­nia y Es­pa­ña, toman tiem­po pa­ra tra­du­cir­se en la crea­ción de em­pleo y, por lo ge­ne­ral, ofre­cen recompensas po­lí­ti­cas a los su­ce­so­res de quie­nes ha­cen el in­gra­to tra­ba­jo de lo­grar­las. Dis­ci­pli­na­do, por­que ex­pu­so cla­ra­men­te an­tes de su elec­ción lo que planeaba ha­cer y se afe­rró a su pa­la­bra. Los sin­di­ca­tos fue­ron ple­na­men­te con­sul­ta­dos y dos de los tres más gran­des acep­ta­ron la re­for­ma. Si se com­pa­ra con su pre­de­ce­sor, Fra­nçois Ho­llan­de, que in­ten­tó re­for­mar por si­gi­lo, so­lo en­con­tró acu­sa­cio­nes de ma­la fe. Fi­nal­men­te, re­fle­xi­vo: no abor­da la po­lí­ti­ca co­mo un me­nú a la carta. En­tien­de có­mo la tec­no­lo­gía digital es­tá trans­for­man­do el mun­do del tra­ba­jo. Su fi­lo­so­fía de go­bierno, en con­se­cuen­cia, es adap­tar el an­ti­cua­do sis­te­ma de re­glas y pro­tec­cio­nes de Fran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.