Mer­kel vs Trump: ¿Quién man­da aquí?

Summa - - Contenido - POR Mar­lon Se­gu­ra*

Una ima­gen di­ce más que mil pa­la­bras, re­za el di­cho po­pu­lar, y lo con­fir­ma una se­rie de fo­to­gra­fías so­bre las re­cien­tes ne­go­cia­cio­nes de la Cum­bre G7.

Una ima­gen di­ce más que mil pa­la­bras, re­za el di­cho po­pu­lar, y lo con­fir­ma la se­rie de fo­to­gra­fías de la que les voy a ha­blar, so­bre las re­cien­tes ne­go­cia­cio­nes de la Cum­bre G7, ce­le­bra­da del 7 al 8 de ju­nio, en Ca­na­dá. Cap­tan un mo­men­to inusual en­tre la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel y Do­nald Trump, pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, otros lí­de­res y sus equi­pos ne­go­cia­do­res. Al prin­ci­pio pen­sé que no eran reales. Trump se veía fue­ra de lu­gar. Li­te­ral­men­te, me pro­vo­có ri­sa, pe­ro con­fir­mé que no se tra­ta­ba de un mon­ta­je.

Me pu­se a leer va­rios re­sú­me­nes so­bre lo qué ha­bía pa­sa­do en la ci­ta, que abor­dó te­mas co­mo el pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial, la re­for­ma a la Or­ga­ni­za­ción Internacional de Co­mer­cio y el rol de Ru­sia en di­ver­sos paí­ses y su apo­yo al ré­gi­men de Si­ria. No pu­de evi­tar re­la­cio­nar­lo con la ima­gen. ¿Se­rá que pue­de sin­te­ti­zar lo que fue la G7? Pa­ra mí, ha­bía al­go en la can­ci­ller Mer­kel que no lo­gra­ba el ob­je­ti­vo de pre­sen­tar­se an­te Trump co­mo una lí­der fuer­te, ca­paz de pre­sio­nar y bus­car una lí­nea en co­mún. Por otro la­do, aun­que él no cal­za­ba, pa­re­cía ro­bar la aten­ción.

Me per­mi­to com­par­tir las si­guien­tes apre­cia­cio­nes:

Ju­gan­do es­cue­li­ta

Mer­kel pa­re­ce la di­rec­to­ra de al­gu­na es­cue­la de pri­ma­ria internacional. El pe­que­ño Do­nald es­tá sen­ta­do y se re­sis­te a coope­rar. Su com­por­ta­mien­to desafian­te no es no­ve­dad. Es­ta vez, in­ten­ta pre­sio­nar­lo. Quie­re co­no­cer de­ta­lles de qué fue lo que hi­zo, por qué y qué pla­nea. En sus aden­tros, desea­ría ex­pul­sar­lo. Él lo in­tu­ye y dis­fru­ta, in­clu­so, quie­re reír­se. Sa­be que na­da, ni na­die, lo ha­rá ha­blar. Su es­pí­ri­tu no es co­la­bo­ra­dor. ¡Po­co o na­da lo in­ti­mi­da­rá! En el cen­tro se co­lo­ca el maes­tro Mr. Shin­zo Abe (pri­mer mi­nis­tro de Ja­pón) que de sus bra­zos cru­za­dos apa­ren­ta re­sig­na­ción. Es un hom­bre acos­tum­bra­do a amol­dar­se a la si­tua­ción y evi­ta­rá in­vo­lu­crar­se en un po­si­ble con­flic­to; su rol es más que to­do de tes­ti­go. El pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés Shin­zo Abe 4 tie­ne una pos­tu­ra de bra­zos li­ge­ra­men­te si­mi­lar a

Trump, pe­ro hay al­go que lo di­fe­ren­cia por com­ple­to. Con­tra­rio a Trump, sus ma­nos no es­tán ocul­tas, lo cual per­mi­te que se le pue­da per­ci­bir con un tono te­nue­men­te más ca­sual. La le­ve in­cli­na­ción de su ca­be­za ha­cia el la­do de­re­cho su­gie­re es­tar aten­to a lo que se di­ce. Em­ma­nuel Ma­cron 7 no so­lo es­tá a la par de la can­ci­ller Mer­kel, sino que co­lo­ca su mano de­re­cha so­bre la me­sa. Es­to per­mi­te que se le per­ci­ba co­mo su alia­do. Mer­kel, de pár­pa­dos li­ge­ra­men­te caí­dos, en­fo­ca su mi­ra­da en Trump. El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se la es­qui­va, con una mi­ra­da que se per­ci­be en­du­re­ci­da y el men­tón li­ge­ra­men­te ele­va­do, co­mo di­cien­do: “Ven­ga, la re­to y ve­rá lo que su­ce­de.”

De cor­ba­ta ro­ja es­tá John Bol­ton, con­se­je­ro de se­gu­ri­dad na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos, co­mo el pa­dre que acep­ta los ca­pri­chos que el ni­ño de­man­da. Su fi­lo­so­fía es que las re­glas es­tán he­chas pa­ra la gen­te pro­me­dio y sa­be el hi­jo que tie­ne, aun­que pa­ra no en­lo­dar a su chi­qui­to y ver­se co­mo ‘buen pa­dre’, se ha­rá el sor­pren­di­do.

Los que no se “mue­ven”

Ves­ti­da de blan­co hue­so, la me­sa es un per­so­na­je en la es­ce­na. La po­bre que­dó atrapada en me­dio de dos ban­dos opues­tos, ayu­dan­do inevi­ta­ble­men­te a crear una fron­te­ra en­tre in­tere­ses de­sigua­les. Por su lon­gi­tud, la ne­go­cia­ción no es la es­pe­cia­li­dad de es­te ti­po de me­sas. Por un la­do dis­tan­cia a la tri­bu que exi­ge una res­pues­ta y, por otro, con­tri­bu­ye a que Do­nald Trump sea el lo­ne wolf (lo­bo so­li­ta­rio). Que­rien­do pa­sar por des­aper­ci­bi­do, hay un va­so con agua. Tal vez es el úni­co ele­men­to en cal­ma. ¿Quién ocu­pa­rá de ese lí­qui­do?

Eché­mo­nos un pul­so

Nor­mal­men­te, se cree que quien abar­ca ma­yor es­pa­cio tie­ne po­der. A ve­ces sí, a ve­ces no. Por el án­gu­lo en la que fue to­ma­da la ima­gen, Mer­kel pa­re­ce te­ner es­pa­cio li­bre tan­to del la­do de­re­cho co­mo del iz­quier­do –un tan­to más del iz­quier­do–. Eso ayu­da a que gran par­te de la aten­ción cai­ga so­bre ella, otor­gán­do­le uno de los ro­les pro­ta­gó­ni­cos. Sus ma­nos se im­po­nen so­bre la me­sa: la iz­quier­da apun­ta ha­cia Trump y la de­re­cha se que­da en “mo­do de es­pe­ra”, en re­ser­va. Ese ti­po de pos­tu­ra, nor­mal­men­te, se aso­cia con “es­tar al man­do” (being in char­ge) y ha si­do uti­li­za­da, con efec­ti­vi­dad, por lí­de­res co­mo Ba­rack Oba­ma. La ac­ti­tud re­fle­ja el rep­til in­terno que lle­va­mos, ese im­pul­so agre­si­vo de nues­tro ori­gen ani­mal. El zoó­lo­go y etó­lo­go bri­tá­ni­co Des­mond Mo­rris di­ría que en esa pos­tu­ra se pue­de ver el “si­mio al ata­que” o “el mono des­nu­do”. En con­tex­tos de gue­rra en­tre na­cio­nes, di­ver­sos lí­de­res la han uti­li­za­do pa­ra trans­mi­tir una sen­sa­ción de con­trol, in­si­nuan­do que se de­be ir ade­lan­te, que no hay na­da que te­mer. Mer­kel pa­re­ce ser la que proyecta fuer­za y se­gu­ri­dad, la que es­tá dis­pues­ta a en­trar en ac­ción, pe­ro hay al­go que no le ayu­da del to­do. La cla­ve es­tá en sus hom­bros y en su mi­ra­da. En su ca­so, es­tán al­go en­co­gi­dos, ha­cien­do que el ple­xo so­lar se hun­da, y su mi­ra­da re­fle­ja can­san­cio. Pa­ra res­tar­le fuer­za, Do­nald pa­re­ce mi­rar­la, pe­ro no es a ella a quien di­ri­ge sus ojos. Si de mor­ti­fi­car se tra­ta, acá Trump su­ma­ría un pun­to.

Cuan­do es­can­da­li­zar es una pa­sión

Trump no tie­ne el cuer­po an­gu­la­do ha­cia Mer­kel y abre sus pier­nas de for­ma am­plia pa­ra mos­trar que es el ma­cho al­fa, quien man­da en la ma­na­da y es­pe­ra ser obe­de­ci­do y res­pe­ta­do por el res­to del gru­po.

Por el con­tex­to, sus bra­zos cru­za­dos no son un signo de rehu­sar­se. En él hay con­ten­ción y al no vér­se­le las ma­nos, te­ne­mos una pis­ta de que no hay in­te­rés de co­nec­tar­se con la ma­na­da. El án­gu­lo de su men­tón, li­ge­ra­men­te ele­va­do, se aso­cia con arro­gan­cia. En sus la­bios se ob­ser­va una li­ge­ra ex­pre­sión de di­ver­sión al em­pu­jar su­til­men­te las co­mi­su­ras ha­cia ca­da la­do. De es­ta ma­ne­ra, da la im­pre­sión de re­te­ner sus pen­sa­mien­tos, lo cual ge­ne­ra aún más cu­rio­si­dad por sa­ber qué pien­sa real­men­te. Hay ros­tros a su al­re­de­dor que es­tán ten­sos, vi­gi­lan­tes y al­go can­sa­dos, al igual que Mer­kel, mien­tras que él jue­ga a no mos­trar­se afec­ta­do. Trump pue­de de­jar la du­da de si apli­ca o no aque­lla fra­se de Ma­quia­ve­lo: “Po­cos ven lo que so­mos, pe­ro to­dos ven lo que apa­ren­ta­mos.”

¿Y el su­pues­to “ga­na­dor” es…?

Si ha­ce­mos una lí­nea ha­cia quién apun­tan las mi­ra­das de los lí­de­res que apa­re­cen en la ima­gen, tan­to Mer­kel co­mo Ma­cron (co­lo­ca­do a su de­re­cha) ob­ser­van a Trump. A The­re­sa May so­lo le ve­mos par­te de su ca­be­lle­ra gris, pe­ro por el án­gu­lo que el que es­tá co­lo­ca­da su ca­be­za, pue­de que tam­bién lo es­té mi­ran­do. La aten­ción, por tan­to, re­cae so­bre él. ¡Es un ex­per­to en bus­car có­mo ser el cen­tro del hu­ra­cán! Sa­be bien que por la for­ma que co­lo­car su cuer­po pue­de afec­tar có­mo lo per­ci­ban los de­más . Iró­ni­ca­men­te, el que es­tá sen­ta­do y apa­ren­te­men­te dis­fru­tan­do, es el que pa­re­ce te­ner la bo­la en sus ma­nos. ¡Es­te hom­bre se de­lei­ta en mos­trar­se im­pre­de­ci­ble! So­bre lo que es­tén ha­blan­do es­tos lí­de­res pa­sa a un se­gun­do plano, pues el cuer­po de Trump tie­ne el pe­so del men­sa­je. Mer­kel no lo ha­ce mal, pe­ro no lo­gra cum­plir del to­do su ob­je­ti­vo, por­que Trump pa­re­ce re­pre­sen­tar­le un do­lor de ca­be­za. En la es­ce­na, ca­si to­dos los pre­sen­tes se mi­ran co­mo po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les; Trump, por el con­tra­rio, ga­nó la elec­ción ven­dién­do­se co­mo el an­ti-es­ta­blish­ment, no sien­do no ser un po­lí­ti­co de ca­rre­ra y sus pos­tu­ras re­fle­jan el mo­tor que lo im­pul­sa: ¡Ha­go lo que quie­ra y me com­por­to co­mo yo quie­ra! *El au­tor es di­rec­tor es­cé­ni­co, ana­lis­ta y coach no ver­bal, egre­sa­do de Tea­tro y Ci­ne con én­fa­sis en Cien­cias Po­lí­ti­cas por la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca-Kan­sas. Más­ter en Edu­ca­ción Internacional, Uni­ver­si­dad de Mas­sa­chu­setts. Es­tu­dios de aná­li­sis de mo­vi­mien­to, Eco­le Jac­ques Le­coq, Pa­rís.

Per­so­na­jes de la fo­to: 1. Do­nald Trump, pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. 2. John Bol­ton, con­se­je­ro de se­gu­ri­dad na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos. 3. Ka­zu­yu­mi Ya­ma­za­ki, mi­nis­tro de asun­tos ex­te­rio­res de Ja­pón. 4. Shin­zo Abe, pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés. 5. Ya­su­tos­hi Nis­hi­mu­ra, se­cre­ta­rio de ga­bi­ne­te ad­jun­to ja­po­nés. 6. An­ge­la Mer­kel, can­ci­ller ale­ma­na. 7. Em­ma­nuel Ma­cron, pre­si­den­te de Fran­cia. 8. The­re­sa May, primera mi­nis­tra bri­tá­ni­ca. 9. Larry Kud­low, di­rec­tor del con­se­jo eco­nó­mi­co es­ta­dou­ni­den­se.

Una Mer­kel 6 al­go can­sa­da apo­ya las ma­nos so­bre la me­sa. La po­si­ción de sus ma­nos no es si­mé­tri­ca, lo cual su­gie­re que no hay ar­mo­nía. Su mano de­re­cha se­ña­la ha­cia Trump. Su pe­cho se apre­cia cón­ca­vo. ¿In­ten­ta Mer­kel mos­trar­se desafian­te? Trump 1 se cru­za de bra­zos, pe­ro no es el úni­co ges­to que le de­la­ta co­mo al­guien que no es­tá dis­pues­to a ce­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.